Domingo, 11 de febrero de 2007
Jes?s ense?a c?mo reconocer a los falsos Profetas

Otro de los puntos importantes acerca de este ministerio, es aprender a reconocer aquellos que son falsos.
En Mateo 7:15-20, encontramos lo que Jes?s ense?a acerca de los falsos Profetas.

Caracter?sticas:
Aparentan ser corderos, pero son lobos. Dicen, ense?an, predican, pero no viven lo que predican, no son verdaderos siervos de Dios. Su profesi?n es aparentar lo que no son, para enga?ar.

?C?mo reconocerlos?
Por sus frutos. El buen ?rbol da buen fruto, as? como el mal ?rbol da malos frutos. Se debe observar los frutos de la vida del Profeta. Para evaluarlo correctamente, es necesario detenernos en algunos puntos trascendentes, como ser: su vida a nivel personal, matrimonial, ministerial, su madurez, su motivaci?n, su mensaje, su moralidad, y administraci?n del dinero. Estos aspectos son claves, para evaluar b?blicamente a un Profeta.
En el Antiguo Testamento el falso Profeta se indica con toda claridad. En Deuteronomio 13:1-5 encontramos Profeta que se levanta en medio del pueblo, y sue?a o profetiza se?al o prodigio; en este pasaje vemos algunas pautas que arrojan luz sobre el tema.
?...Si se cumpliere la se?al o prodigio...? (v.2).
Puede cumplirse lo que profetiz?, e igual es llamado falso, ?por qu??, porque llev? al pueblo a la adoraci?n de dioses ajenos.
?...Porque Jehov? vuestro Dios os est? ?probando?, para saber...? (v.3).
Dios permite la tarea de estos hombres, para ?probar? el coraz?n de su pueblo, para saber si le aman con todo el coraz?n y el alma. Cuando el pueblo aceptaba a un Profeta como tal, por el s?lo hecho de que ?su profec?a se cumpli?, sin tener en cuenta si por ella era apartado de la devoci?n a Dios y llevado hacia la idolatr?a, entonces su coraz?n era ?descubierto? demostr?ndose que en verdad no amaba a Dios.
?Tal Profeta o so?ador de sue?os ha de ser muerto, por cuanto aconsej? rebeli?n contra Jehov? vuestro Dios...? (v.5).
Esta Palabra nos ense?a que a pesar de cumplirse la se?al o prodigio, el Profeta era considerado falso porque conduc?a al pueblo a la idolatr?a, y por tal motivo, deb?a morir.
En Deuteronomio 18:15, Dios levanta Profeta a quien el pueblo debe escuchar. Los vers?culos 18 y 19 nos hacen saber, que es Dios quien pone las palabras en el Profeta, para que las hable. Aquel que no le oyere, Dios le pedir? cuentas.
Si alg?n Profeta habla con ?presunci?n? en nombre de Dios, sin que ?l le haya enviado, o si habla en nombre de dioses ajenos, ese Profeta morir? (v. 20).
En el caso de que hable en nombre de Jehov? y no se cumpliere lo que dijo, es presunci?n del Profeta; Dios dice: ?...No tengas temor de ?l...? (v.22).
Estos pasajes nos muestran una diferencia en la ense?anza sobre los Profetas en el Antiguo Testamento. El Profeta que anuncia algo como de Dios, ?y que a?n se cumpla?, pero que su palabra lleve a la ?rebeli?n? contra Dios, debe morir. As? tambi?n aquel que hable con presunci?n, llevando el coraz?n del pueblo a la adoraci?n a otros dioses. Sin embargo, el que habla de su propio coraz?n, sin que se cumpla, ni acontezca lo que diga, habl? presumidamente, por lo tanto, el pueblo no deb?a tenerle temor.
Con el prop?sito de no errar, es imprescindible tener muy en cuenta que el s?lo cumplimiento de una profec?a no determina la veracidad o falsedad del Profeta. Para ello, se deben analizar una serie de factores de gran importancia, que ejemplificaremos para una exacta comprensi?n.




Ejemplos B?blicos

En Jerem?as 27:10; 14-16 y 18, Jerem?as dice de parte de Dios, que los Profetas hablaban mentira, y profetizaban en nombre de Jehov? falsamente, sin embargo, estaban vivos en medio del pueblo y no les daban muerte. Esto muestra claramente que no por cualquier palabra se daba muerte a un Profeta, sino solamente en el caso de profetizar ?rebeli?n contra Dios?, e incitar a la ?adoraci?n de otros dioses?.
En el mismo libro, en el cap?tulo 28 encontramos un relato que nos brinda una gran ense?anza:
En los primeros vers?culos vemos al Profeta Hanan?as, profetizando que el yugo de Babilonia se hab?a roto y que en dos a?os volver?an los utensilios de la Casa de Jehov?; tambi?n volver?a el rey, Jecon?as, y todo el pueblo transportado de Jud? (v. 1-4).
Cuando un Profeta hablaba paz a su pueblo, ser?a conocido como Profeta de Dios cuando su palabra, se cumpliera (v.9).
M?s adelante Hanan?as rompe el yugo del cuello de Jerem?as, y dice: ?...As? ha dicho Jehov?: de esta manera romper? el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, del cuello de todas las naciones dentro de dos a?os...? (v.11).
Jerem?as responde que el yugo de Nabucodonosor sobre las naciones, ahora ser?a de hierro: ?...Yugos de madera quebraste, mas en vez de ellos har?s yugos de hierro? (v.13).
Agrega Jerem?as: ?...Ahora oye, Hanan?as: Jehov? no te envi?, y t? has hecho confiar en mentira a este pueblo? (v.15).
?Por tanto, as? ha dicho Jehov?: He aqu? que yo te quito de sobre la faz de la tierra; morir?s en este a?o, porque HABLASTE REBELI?N contra Jehov?. Y en el mismo a?o muri? Hanan?as, en el mes s?ptimo? (v.16-17).
En el contexto arriba citado, vemos que al Profeta Hanan?as no le mata el pueblo, lo hace Dios mismo en la sentencia profetizada por Jerem?as. En el caso de Hanan?as, aunque habl? presumidamente de su propio coraz?n, y su palabra no se cumpli?, no era posible que quedara sin castigo debido a que la gravedad de su pecado, consisti? en hacer creer al pueblo que estaban bien ante Dios, cuando en realidad estaban sufriendo el justo juicio de Dios a causa de su pecado. Hanan?as no s?lo habl? rebeli?n, sino que por su palabra el pueblo se conformaba con una actitud rebelde que los conduc?a a seguir viviendo indiferentes al llamado de arrepentimiento de su maldad. Esta situaci?n era muy peligrosa para el pueblo, debido a que aparentemente las palabras de Hanan?as no llevaban abiertamente a la idolatr?a, o a la rebeli?n contra Dios, pero en una forma muy sutil (que es de las m?s peligrosas), les profetizaba una paz ficticia, que no era nacida de la perfecta comuni?n del pueblo con Dios.
Esto nos deja ver c?mo Dios se encargaba de los profetas que hablaban rebeli?n contra ?l, con presunci?n. En cambio, en aquellos profetas que s?lo auguraban acontecimientos que no se cumpl?an, pero que no llevaban a la rebeli?n contra Dios, ni a la adoraci?n de dioses ajenos, se aplicaba la palabra de Deuteronomio 18:22 donde dice: ?...Es presunci?n del Profeta, no tengas temor de ?l?.
En este contexto la ense?anza de Jes?s en Mateo 7:21-23, afirma una gran verdad, hacia todos aquellos que digan ?hacer sin ser?: ?...Se?or, Se?or, ?No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?? (v.22).
Estos obreros no tienen buenos frutos, son ?rboles malos, son desarraigados, porque no son plantas plantadas por el Padre Dios (Mateo 15:13). No tienen experiencia con Dios, ni comuni?n ?ntima que produzca el buen fruto, por lo tanto son: ?...hacedores de maldad? (v.23).
Los vers?culos 24 al 29, nos hacen saber qui?n es verdadero. El que oye, lo cual significa ?poner por obra la Palabra?, ?se es verdadero. Cuando la casa del prudente es embestida, no cae. La casa del insensato, al ser embestida, es la que cae. ?Cu?l es el motivo? El que es de Dios, tiene fruto bueno y se manifiesta en su vida, por lo tanto, la vida de Dios le sostiene. El obrador de maldad, no tiene vida de Dios, ni sost?n.

Cuando Jes?s predicaba la gente quedaba admirada de su doctrina, ?...Porque les ense?aba como quien tiene autoridad, y no como los escribas? (v.29).
Jes?s pose?a una autoridad, que era su sost?n, pues ?l viv?a y hablaba lo que el Padre le daba. En cambio, los religiosos de su ?poca, no viv?an la Palabra; su ense?anza era para condenar a otros. ?Si vivimos en Dios, tendremos autoridad de Dios?.

Publicado por restaurados @ 7:59  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios