Martes, 20 de febrero de 2007
II Reyes 4:6
?La unci?n de Dios se multiplicar? en nuestra vida cuando cumplamos con el ministerio que Dios nos ha dado cuando damos a otros lo que hemos recibido.?


La Iglesia es la luz del mundo (Mateo 5.16). Si vivimos para Cristo tenemos que brillar como luces mostrando a otros como es Cristo.

Cuando como cristiano pasas desapercibido, sin hablar de Cristo a aquellos que est?n a tu alrededor est?s:

1. Callando, cuando de Jes?s debes de hablar.
2. Negando la luz de Cristo.
3. Dejando que el pecado nuble la luz de Cristo.
4. No dando a conocer que tu eres la luz como Cristo.
5. No comprendiendo que esa luz de Cristo puede salvar una vida de las garras del enemigo.

Debes ser un faro de verdad y no esconder la luz del mundo. El aceite de la viuda ces? cuando ya no hubo vasijas donde ponerlo. Esta viuda junto con sus hijos recogi? vasijas de sus vecinos y comenzaron a llenarlas con el aceite de una ?nica vasija que ten?an. Ese aceite era de oliva que se usaba para cocinar y para las l?mparas. El n?mero de vasijas que consiguieron fue el indicio de su fe. La provisi?n de Dios fue tan grande como su fe y su disposici?n a obedecer.

Esta es una buena lecci?n para todos nosotros para no limitar a Dios en sus bendiciones por falta de fe o de obedecer.

Dios puede darte mucho m?s abundantemente de lo que pedimos (Efesios 3:20).
Mucha gente dice: ?no sirvo, no tengo talento, no estoy preparado para esto o para aquello?, pero quiero decirte que Dios dice: ?te voy a usar, pon tu vida en mis manos porque la unci?n est? sobre ti?.

No debemos de ser mediocres, ni conformistas. T? no puedes tener a menos lo que Dios te ha dado. Pon el don que hay en ti. Tu vida entera debe de tener su fuente principal en el Esp?ritu Santo, para enfrentar al mundo con sus necesidades diarias, como Jesucristo lo hac?a. La gente est? cansada de palabras huecas, vac?as, sin sentido.
Hay una frase importante que dice: ?no podemos tocar al mundo si Dios no nos toca primero?. La unci?n vendr? cuando entras a tu aposento de oraci?n y entras en contacto con Dios.

Necesitamos ser revestidos espiritualmente todos los d?as de ese aceite de la unci?n dada por el Esp?ritu Santo, porque cuando eres un ungido del Se?or, todos reconocer?n en ti tu autoridad espiritual.

El aceite de la unci?n te har? resplandecer en este mundo de oscuridad. Estamos en d?as de tinieblas, el mundo gira hacia algo desastroso, pero t? eres la luz de Cristo y la gente vendr? a ti para recibir la Palabra del Se?or.

?Sabes? el Salmo 89:20-23 dice:
?Hall? a David mi siervo, lo ung? con mi santa unci?n. Mi mano estar? siempre con ?l, mi mano tambi?n lo fortalecer?. No lo sorprender? el enemigo, ni hijo de iniquidad lo quebrantar?; sino que quebrantar? delante de ?l a sus enemigos, y herir? a los que le aborrecen? Aleluya, Gloria a Dios.

En Hechos 10:8 dice que ?como Dios ungi? con el Esp?ritu Santo y con poder a Jes?s de Nazareth y como este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con ?l?.

Hechos 2:22 (leerlo)
Tienes que actuar como un siervo de Dios ungido por el Esp?ritu Santo. Tienes que llevar el mensaje a las naciones, a tu barrio, a tu pueblo, a tus vecinos. La unci?n debe salir de las 4 paredes de la Iglesia. El mundo nos llama para evangelizar. Todo ese gozo debe de salir para aquellos que no conocen al Se?or.
Somos el candelabro de oro que los sacerdotes pon?an en el Tabern?culo, para que alumbrase de continuo.

Tenemos que alumbrar porque somos la luz del mundo.

Hechos 10:38, Lucas 4:18; Isa?as 49:8-2; II Corintios 6:2
El aceite es tipo del Esp?ritu Santo porque se le design? divinamente en el Antiguo Testamento. El aceite m?s puro se obten?a del fruto a?n verde en el mes de Noviembre y se echaban en recept?culos, era de gran valor.

Los olivos se exprim?an en piedras en forma circular y se somet?an a una gran presi?n. De ah? el nombre de Getseman?, de la palabra hebrea Gat ? Semen, que quiere decir ?prensa de aceite?, debe su nombre al hecho de que hab?a algunas prensas de aceite en las cercan?as.

El aceite serv?a para varios ritos de Israel como la consagraci?n de los sacerdotes (?xodo 29:1-7) en ofrendas, sacrificios (Lev?tico 2:1; N?meros 7:19) en la consagraci?n del Tabern?culo (?xodo 30:22-29; 40:9-10), en las l?mparas del Tabern?culo (?xodo 25:6; Lev?tico 24:2). En la ?poca del Nuevo Testamento se ung?a a los enfermos (Santiago 5:14).

El aceite simboliza alegr?a (Salmo 4:7; Hebreos 1:9), tambi?n prosperidad y abundancia (Deut. 32:13; 33:24), pero tambi?n denotaba pobreza cuando escaseaba (Hageo 1:11; Joel 1:10). El poder de Dios ven?a cuando se ung?a con aceite, o sea, la unci?n del Esp?ritu Santo.

La necesidad de la obra del Esp?ritu Santo en la preparaci?n par el Ministerio est? se?alada en el Antiguo Testamento cuando se ung?a con aceite en la instalaci?n de los sacerdotes (?xodo 40:9-16). Por eso el ministerio del Esp?ritu Santo es indispensable para un ministerio fruct?fero por parte del creyente hoy (Hechos 1:8). Aqu? el Esp?ritu Santo no se limita a una energ?a ordinaria, si no que El da entrega, confianza, conocimiento, habilidad y autoridad, por eso tienes que experimentar el poder del Esp?ritu Santo.

La ?nica luz del Tabern?culo lo daba el aceite santo donde iluminaba el lugar donde Dios era adorado (Exodo 27:20-21). Hoy es el Esp?ritu Santo el que proyecta la luz sobre aquel que es la verdad y es El quien glorifica a Cristo ante los ojos del cristiano (Juan 16:13-15; I Juan 2:20). El aceite se empleaba para la purificaci?n y la santificaci?n (Lev?tico 8:30). Hoy d?a el Esp?ritu Santo santifica a los creyentes en el d?a de hoy.I Juan 2:20 ?Pero vosotros ten?is la unci?n del santo, y conoc?is todas las cosas? Necesitamos la unci?n de ese aceite especial. Se ha dado a usted el Esp?ritu Santo, por el Padre y el Hijo.

Comentarios