mi?rcoles, 28 de febrero de 2007
Por el Apóstol Rony Chaves

Las reformas de Reconstrucción


“Para la dedicación del muro de Jerusalén, buscaron a los levitas de todos sus lugares para traerlos a Jerusalén para hacer la dedicación y la fiesta con alabanza y con cánticos, con címbalos, salterios y cítaras...

...y se purificaron los sacerdotes y los levitas; y purificaron al pueblo, y las puertas y el muro... y sacrificaron aquel día numerosas víctimas, y se regocijaron, porque Dios los había recreado con grande contentamiento, se alegraron también las mujeres y los niños; y el alboroto de Jerusalén fue oído de lejos.” Nehemías 12:27, 30, 43.

Nehemías fue gobernador de Jerusalén por dos años, por orden del rey Artajerjes. En ese período enfrentó a los árabes, a los amonitas y a los horonitas. Ellos tramaron su destrucción pero el Señor siempre le libró.

Profetas de Judá se vendieron a los enemigos de Nehemías para amedrentarle con profecía falsa. La prudencia, la madurez y el discernimiento propio de un líder maduro (y apostólico) libró a Nehemías del fracaso.

La labor de Nehemías, representativa del apóstol del Nuevo Testamento trajo para Israel algunas reformas y un proceso de restauración nacional. Nehemías:

1. Restaura la identidad nacional en Judá.
2. Restauró los oficios y ministerios de sacerdotes y levitas que habían sido menospreciados.
3. Devolvió a los levitas su posición, sus ofrendas y sustento como en los días de Salomón.
4. Trajo restauración en la administración de las cosas santas del santuario de Dios.
5. Trajo prosperidad al sacerdocio y al pueblo.
6. Quitó la usura y la esclavitud económica.
7. Introdujo otra vez la reverencia al Señor y al día de reposo.
8. Restauró la autoridad en las puertas de la ciudad.
9. Trajo pureza y santificación en el proceso de restauración a Israel.
10. Devolvió el gozo y la alegría de la victoria en la reedificación

Cantores y Músicos en la Restauración

Nehemías era un adorador típico. Él restauró el modelo de alabanza que fluyó en los días de David y Salomón. Él devolvió la dignidad a levitas y cantores y dio un lugar prioritario a la alabanza al Señor. Amén.

Ésta fue parte gloriosa de su labor apostólica en Israel. Como un gobernador; hombre de gobierno y liderazgo, no abusó de su posición. Él fue honesto y sirvió al pueblo. Nehemías señaló con su vida como debe ser hoy la tarea de los apóstoles de la Iglesia.

“...porque era grande el gozo de Judá con respecto a los sacerdotes y levitas que servían. Y habían cumplido el servicio de su Dios, y el servicio de la expiación, como también los cantores y los porteros, conforme al estado de David y de su hijo Salomón.
Porque desde el tiempo de David y de Asaf, ya de antiguo había un director de cantores para los cánticos y alabanzas y acción de gracias a Dios.

Y todo Israel en días de Zorobabel y en días de Nehemías daba alimentos a los cantores y a los porteros, cada cosa en su día; consagraban así mismo sus porciones a los levitas, y los levitas consagraban parte a los hijos de Aarón”.
Nehemías 12:44b-47.


CONCLUSIÓN

Es digno de hacer notar que Nehemías fue un precursor antoguotestamentario de los apóstoles en el Nuevo Testamento. Tanto ayer como en el presente.
Fue un hombre de gobierno, organización y movilización.

Como enviado de Dios, impartió la unción apostólica de edificación, intercesión y restauración.

Quiera el Señor hoy, que sepamos discernir que en este mover fresco del Espíritu Santo. Él está haciendo emerger a los apóstoles modernos para dotar a la Iglesia de organización, visión y estrategia para reedificar sus murallas y puertas, esto es, la oración y la autoridad apostólica y pastoral. Amén.


Por el Apóstol Rony Chaves

La Restauración de los Muros de Jerusalén

“Entonces se levantó el sumo sacerdote Eliasib con sus hermanos los sacerdotes, y edificaron la puerta de las Ovejas. Ellos arreglaron y levantaron sus puertas hasta la torre de Hamea y edificaron la torre de Hananeel . Junto a ellos edificaron los varones de Jericó, y luego edificó.”
Nehemías 3:1-2

No todos los hombres tienen la habilidad de unir pueblos y líderes. El oficio del apóstol está dotado de esta gracia por Dios.

Nehemías, tipo apostólico, nos muestra la operación del Espíritu para unir el liderazgo de un territorio o ciudad.

Es obvio que la “Estrategia Apostólica” es la Reconstrucción en “Unidad”.

Nehemías motivó a los judíos y a su liderazgo para reconstruir las murallas por tramos y por familias. Su llamado y ministerio unió a todos, desde el sumo sacerdote, los sacerdotes levitas, los príncipes hasta el pueblo para reconstruir. Aleluya.

El liderazgo autorizado de Nehemías involucró a todos, aún a los gobernadores, a los plateros y a los perfumeros. La unción los envolvió a todos.
La tarea restaurativa de las murallas por los líderes de familias en Jerusalén nos da una vislumbre de lo que será reedificado en la Iglesia del cual la ciudad era símbolo.

El poder apostólico figurado de Nehemías provocará un trabajo en unidad del liderazgo, esto traerá restauración en diversas áreas del ministerio de la Iglesia.
Las puertas que fueron restauradas hablan de esas verdades o áreas del trabajo de la Iglesia, que será restablecidas al moverse y fluir la unción apostólica en este tiempo final.

Veamos:

1. La Puerta de las Ovejas
2. La Puerta del Pescado
3. La Puerta Vieja
4. La Puerta del Valle
5. La Puerta del Muladar
6. La Puerta de los Caballos
7. La Puerta de la Fuente
8. La Puerta de las Aguas
9. La Puerta del Juicio
10. La Puerta Oriental
11. La Puerta de Efraín
12. La Puerta de la Cárcel.

El poder apostólico trae restauración del trabajo de reconstrucción de los muros. Estos muros son obviamente la protección contra el enemigo.

Las murallas de Jerusalén, resguardaban a la ciudad y su gente de los ladrones, de los saqueadores y homicidas.

Los muros y puertas quemadas implicaban desprotección y vergonzosamente falta de control y autoridad. Era en las puerta donde los ancianos de Israel se ubicaban para juzgar quien entraba o salía. Desde allí se ejercía autoridad y control económico, militar y migratorio.

Muros y puertas quemadas establecían una verdad natural: Jerusalén no tenía cobertura y estaba expuesta al ataque de sus enemigos.

Pero también establecía una verdad espiritual, Jerusalén quedaba abierta a la penetración espiritual de sus adversarios, siendo ésta tipo de la Iglesia. Esto solo nos muestra la desprotección en que queda el pueblo de Dios si sus muros están destruidos y sus puertas quemadas.

Estos muros son espiritualmente hablando los ministerios de intercesión en unidad. Las murallas de la ciudad representan al Ministerio de la oración intercesora de la Iglesia. Si la oración no está levantada, el enemigo, es decir, los demonios, entran y saquean la ciudad.

El poder apostólico y profético que Dios está levantando en el Cuerpo de Cristo, está desatando en éste la unción guerrera, es la constructora de la muralla de oración que necesitamos contra los poderes demoníacos.

Dios dijo que él sería nuestro muro de protección, y esto se cumple a través del levantamiento del espíritu de oración y la oración en la Iglesia. Apóstoles y Profetas son edificadores de la oración y del ministerio de Intercesión en la Casa de Dios.


“Y yo seré para ella, dice Jehová, muro de fuego en derredor y para gloria estaré en medio de ella”
Zacarías 2:5


La Oración: Bastión en la Edificación

“Oye, oh Dios nuestro, que somos objeto de su menosprecio, y vuelve el baldón de ellos sobre su cabeza y entrégalos por despojo en la tierra de su cautiverio. No cubras su iniquidad, ni su pecado sea borrado delante de ti, porque se airaron contra los que edificaban.”
Nehemías 4:4-5

La restauración por tramos y familias de los muros de Jerusalén, enfureció a Sambalat y Tobías. Ellos hicieron escarnio de los judíos edificadores, pero estos oraron a Dios y continuaron su labor.

“Edificaron, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de la altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar.”
Nehemías 4:6

Satanás sabe cuándo es un buen momento para atacar el proceso avanzado de edificación. Por eso la unción apostólica tipificada en el liderazgo de Nehemías, operó para levantar el ánimo, para traer estrategias de batalla ante el ataque enemigo.

“Pero aconteció que oyendo Sambalat y Tobías, y los árabes, los amonitas y los de Asdod, que los muros de Jerusalén eran reparados, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados, se encolerizaron mucho; y conspiraron todos a una para venir a atacar a Jerusalén y hacerle daño.”
Nehemías 4:7-8

Ante los ataques del enemigo, la respuesta es velar y orar, esto es, poner guarda. La oración ferviente y continua es el arma contra el opositor en tiempos de reedificación.

“Entonces oramos a nuestro Dios, y por causa de ellos, pusimos guarda contra ellos de día y de noche.”
Nehemías 4:9

El ataque debilitó a los acarreadores y otros judíos desanimaban con palabras negativas de derrota total.

La estrategia divina fluyó en Nehemías. Su labor apostólica consistió en repartir el trabajo de la reedificación y en distribuir la tarea de defensa de la construcción.

La labor de los apóstoles del Tercer Milenio será semejante a la de Nehemías. Ellos deben repartir el trabajo de reedificación y organizar la tarea de defensa a través de una intercesión efectiva.

“Entonces por las partes bajas del lugar, detrás del muro, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos.”
Nehemías 4:13

Es interesante que en esta enorme tarea reconstructora de Nehemías, a la cual definamos como tarea misionera o apostólica, notamos características importantísimas que anuncian simbólicamente lo que vendrá a la Iglesia en esta Hora de Reforma Apostólica. Apóstoles están siendo liberados a trabajar en el Cuerpo de Cristo con poderes de organización. Estas características que definen a un Apóstol-Edificador podemos resumirlas así:

1. Tienen poderes de organización para la edificación
2. Infunden ánimo en la batalla
3. Establecen estrategias de defensa en la guerra.
4. Son constructores
5. Son restauradores
6. Son reedificadores
7. Son visionarios
8. Son siervos de unidad
9. Trabajan corporativamente
10. Tienen experiencias profundas con Dios
11. Son llamados y enviados por Jehová
12. Son proféticos y operan por el Espíritu
13. Introducen el mover profético en la ciudad
14. Traen cambios y reformas a la nación
15. Destruyen la oposición y a los adversarios
16. Traen la visión del Señor al pueblo. Amén.

Lo Profético en la Reedificación

Los libros de restauración nos presentan una verdad muy clara: en la restauración son necesarios los apóstoles pero también los profetas.
Nehemías, quien se nos ha presentado como un profeta de Israel, en verdad, realizó una tarea más propia de un apóstol. Pero es él mismo, el que nos despierta a una realidad, en medio de la reconstrucción necesitamos dirección profética.

“Desde aquel día la mitad de mis siervos trabajaban en la obra, y la otra mitad tenía lanzas, escudos, arcos y corazas; y detrás de ellos estaban los jefes de toda la casa de Judá.
Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada.

Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaba; y el que tocaba trompeta estaba junto a mí.

Y dije a los nobles, y a los oficiales y al resto del pueblo: La obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el muro, lejos unos de otros.

En el lugar donde oyereis el sonido de la trompeta, reuníos allí con nosotros, nuestro Dios peleará por nosotros.”
Nehemías 4:16-20

En la ardua tarea de reedificación, todo el pueblo estaba entregado y alerta. La voz profética simbolizada en el sonido de las trompetas era su gloriosa defensa.

En la tarea de la Nueva Generación en este Tercer Milenio; apóstoles y profetas son necesarios para llevarnos al final de la reconstrucción. Así sea. Gloria a Dios.


Por el Apóstol Rony Chaves

Nehemías: Un Apóstol para Israel

“Además dije al rey: Si le place al rey que me den cartas para los gobernadores al otro lado del río para que me franqueen el paso hasta que llegue a Judá; y la carta para Asaf, guarda del bosque del rey, para que me dé madera para enmaderar las puertas del palacio de la casa y para el muro de la ciudad, y la casa en que yo estaré. Y me lo concedió el rey, según la benéfica mano de Dios sobre mí”.
Nehemías 2:7-8

Tipos Apostólicos

El Antiguo Testamento es una sombra del Nuevo. Líderes de Israel fueron tipos de apóstoles. En ellos podemos ver la función apostólica en operación, y esto nos da una idea clara de cuál es una labor genuina de un apóstol de la Iglesia.

Moisés, Josué, Salomón y Nehemías entre otros, son tipos apostólicos clásicos.
El llamado de Nehemías procede de Dios y es avalado por el rey, tipo de Cristo. Nehemías es enviado (lo que significa el término apóstol) y ungido para una tarea de reconstrucción. Aleluya.

Apóstoles son reconstructores. Los ministros del tercer Milenio operan bajo la unción de la reedificación, ellos son restauradores y reedificadores de la ciudad de Dios, Amén.

Apóstoles tienen autoridad del Rey

Nehemías fue enviado por el rey Artajerjes a la tarea de reedificar Jerusalén, él fue un apóstol enviado con autoridad real.

“Vine a los gobernadores del otro lado del río, y les di las cartas del rey. Y el rey envió conmigo capitanes del ejército y gente de a caballo.”
Nehemías 2:9

En el proceso de Reforma Apostólica en que el Espíritu Santo nos ha metido hoy, el oficio de los apóstoles es necesario. Apóstoles son reconstructores oficiales del Rey. Ellos tienen la carga de Dios en sus espíritus, ésta los mueve a orar por la restauración de la ciudad de Dios. Apóstoles disciernen la condición paupérrima del Cuerpo de Cristo con respecto a revelación, poder y prosperidad.
Apóstoles son ministros emergentes hoy dados a la Iglesia para reconstruir sus murallas. Glorificado sea el Señor. Amén.

Apóstoles tienen oposición siempre

La tarea apostólica es divina, pero confrontativa. La labor de un apóstol con autoridad del reino confronta autoridades posicionales, humanistas y carentes de autoridad real. En la oposición presentada contra Nehemías vemos un vislumbre de esto:

“Pero oyéndolo Sanbalat horonita y Tobías el siervo amonita, les disgustó en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel”
Nehemías 2:10

Sanbalat y Tobías son tipo clásico de los espíritus antiapostólicos que se oponen a la tarea de los reconstructores en el Reino de Dios.

Ellos representan a espíritus de Satanás que operan en individuos que viven en la ciudad de Dios pero que no son judíos.

Sanbalat y Tobías eran:

a. Antiedificadores.
b. Opositores al plan de restauración de la ciudad
c. Burladores de la autoridad legítima
d. Ignorantes y menospreciadores de las cartas y autoridad del rey
e. Anti enviados del rey
f. Opositores de la reconstrucción de Jerusalén
g. Enemigos del bien del pueblo de Dios

Ellos eran anti Nehemías, eran antiapostólicos.

Nehemías: Un Enviado Planificador

Nehemías como figura de un buen apóstol, planeó su trabajo de reconstrucción. Su labor sería corporativa, del pueblo, sus familias y líderes en unidad.

Recordemos que un apóstol genuino y maduro tiene una visión clara de Cuerpo; él trabaja corporativamente y en una unidad.Después de recorrer los muros de la ciudad haciendo silencio del plan de reconstrucción, él determinó que había llegado la hora de comenzar.

“Y subí de noche por el torrente y observé el muro, y di la vuelta por la puerta del valle, y me volví. Y no sabían los oficiales a dónde yo había ido, ni qué había hecho, ni hasta entonces lo había declarado yo a los judíos y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demás que hacían la obra.

Les dije pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego, venid y edifiquemos el muro a Jerusalén, y no estemos más en oprobio.

Entonces les declaré como la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y así mismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.
Nehemías 2:15-18

Más oposición

Apóstoles movilizan al pueblo a la visión de reconstrucción de la ciudad. Apóstoles son motivadores; ellos animan al pueblo hacia el destino profético en el plan de Dios. Pero esta motivación en el pueblo de Dios, levanta aún más a los enemigos de la restauración:

“Pero cuando lo oyeron Sambalat horonita, Tobías el siervo amonita, Gesén el árabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron diciendo: ‘¿Qué es esto que hacéis vosotros? ¿Os rebeláis contra el rey?
Nehemías 2:19

La respuesta del enviado apostólico no se dejó esperar:

“Y en respuesta les dije: ‘El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos, nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.’” Nehemías 2:20

“Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad y por Jerusalén.
Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en mal y afrenta, el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.
Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné delante del Dios de los cielos.” Nehemías 1:1-4

No hay llamado sin carga

Cada vez que Dios llama a un hombre para que cumpla una misión específica en Su Reino, éste procede de una gran carga por la situación difícil de Su pueblo. En el libro del Éxodo, específicamente en el llamado de Moisés, Jehová le hace ver a este hombre que Él había mirado la aflicción de Su pueblo, por tanto, determinó liberarlos de la esclavitud en Egipto:

“Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores, pues he conocido sus angustias y he descendido para librarlos de mano de los egipcios...” Éxodo 3:7-8ª.

El ministerio de Moisés, su comisión y envío son el resultado de la carga divina por Israel.

Todo ministerio nace en Dios, él es Quien llama, envía, comisiona y equipa al ungido. Amén.

“El clamor pues de los hijos de Israel ha venido delante de mi, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.”
Éxodo 3:9-10

En el caso de Nehemías, su llamado surge por la carga que Dios tiene por el estado trágico de Su pueblo y de Su ciudad santa, Jerusalén.

Dios imparte esta carga a Nehemías a través de las noticias que sus amigos traen de Jerusalén a las tierras donde él estaba esclavo y era el copero del rey Artajerjes.

Si hay carga y llamado, hay ayuno y oración

La oración implica búsqueda y dependencia de Dios. Esta suelta nuestra necesidad de dirección divina, de socorro y de fortaleza en tiempos diversos. La oración es sinónimo de humillación y reconocimiento de la Divinidad y Majestad de Jehová.

Todo llamado genuino del cielo procede del clamor de alguien, quien es llamado y enviado como respuesta a ese clamor; éste será una persona de oración.
El ayuno es sinónimo de rendición total, postración absoluta y espera en confianza del mover de Dios.

Ayuno, habla de búsqueda espiritual, aflicción y carga por personas y pueblos. Es el reposo confiado en que el Señor resolverá según Su voluntad cada situación planteada.

En el caso señalado, Nehemías ayunó y oró, con dolor y humillación ante Jehová.

“Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos”
Nehemías 1:14

Todo proceso de reconstrucción o restauración entre el pueblo de Dios, lo inicia Dios y se mueve a través de la oración y el ayuno. Amén.

Confesión y arrepentimiento son necesarios en la restauración de la ciudad de Dios

Nehemías, conocedor de la Ley y de su Dios, entendió al oír las malas noticias de Jerusalén, que tal estado solo era posible porque Israel había pecado y transgredido sin temor la Palabra del Señor.

Prosperidad, en la mayoría de los casos, es sinónimo de estar bien con Dios.
Nehemías sabía que mientras el pecado no fuera confesado por Israel, el juicio divino no se detendría en la santa ciudad.

Él apresuró los pasos para clamar por Israel y por Jerusalén.

La oración de perdón identificativo es necesaria para libertar ciudades

Es muy continuo ver a los grandes líderes de Israel en los días del antiguo Testamento, asumir la responsabilidad del pecado de la nación.
El verdadero intercesor no acusa ni juzga; toma el lugar del pecador y de la ciudad transgresora.

Vemos en la Biblia a hombres santos como Moisés, Daniel y el mismo Nehemías orar a Jehová la oración identificativa con el pecado de sus antepasados. Esta oración de confesión de pecados actuales o ancestrales de una nación tiene un efecto positivo e impresionantemente fuerte a favor de la liberación de gentes y territorios bajo miseria económica y espiritual. Aleluya.

“Y dije: Te ruego Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que aman y guardan sus mandamientos; esté atento ahora tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel, tus siervos. Confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti, yo y la casa de mi padre hemos pecado.
En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés, tu siervo.”
Nehemías 1:5-7

Nehemías había identificado bien la causa de la pobreza y aflicción de Judá y Jerusalén; esta era el pecado nacional.

Pero Nehemías sabía que Jehová es misericordioso y perdonador. La humillación, la confesión y el arrepentimiento eran la llave para la restauración de la nación. Por eso se humilló, ayunó, oró y lloró, confesando el pecado de Israel ante Jehová.

La oración de perdón identificativo dio resultado y Dios movió su mano a favor de Nehemías y de la recontrucción de la ciudad.

“Acuérdate de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos, pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.

Ellos pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con gran poder, y con tu mano poderosa.

Te ruego oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre, concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.”
Nehemías 1:8-11

Nehemías se humilló ante Dios. Él tuvo una carga por la ciudad y el pueblo de Jerusalén. Pero su mayor anhelo era “reverenciar el nombre de Jehová”
Todo llamado genuino se dirige a servir a Dios entre los hombres, pero la prioridad del ministerio es honrar a Jehová y exaltar Su Santo Nombre. Aleluya.
Nehemías estuvo triste ante el rey Artajerjes, quien discernió su tristeza y después de interrogarle y conocer el por qué de su aflicción le otorgó el permiso para ir a restaurar la ciudad donde se encontraba la casa de Jehová.

“Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?

Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos y dije al rey : Si le place al rey y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres y la reedificaré.

Entonces el rey me dijo (y la reina estaba sentada junto a él): ¿Cuánto durará el viaje, y cuándo volverás? Y agradó al rey enviarme, después de que yo le señalé el tiempo”.
Nehemías 2:3-6

¡La oración inició el proceso de reconstrucción!




Por el Apóstol Rony Chaves


Hoy por la tarde el Señor trajo una impresión divina a mi espíritu “mayo es el mes de los Reedificadores”, comparte el material que te he dado para tu libro “Los Reedificadores de la Casa de Dios”.

Por cuanto tú eres un “edificador del Reino” te dejo estas enseñanzas que no solo enriquecerán tu vida sino que al compartirlas con otros, le llevarán a un nuevo nivel de conocimiento del “presente mover apostólico y profético”. Solo te pido un favor y compromiso, toma estas hojas y guárdalas en tu carpeta, compártelas a otras de gracia, pero no las uses para sacar dinero de su venta. Te las doy con amor par tu edificación mas no autorizo a nadie a sacar provecho económico de las mismas; te reitero son dadas por gracia, entreguémoslas a otros con la misma gracia que nos son dadas, y ¡disfrútalas!

La oración inicia la Reconstrucción

“Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad y por Jerusalén.
Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en mal y afrenta, el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.
Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné delante del Dios de los cielos.”
Nehemías 1:1-4

No hay llamado sin carga

Cada vez que Dios llama a un hombre para que cumpla una misión específica en Su Reino, éste procede de una gran carga por la situación difícil de Su pueblo. En el libro del Éxodo, específicamente en el llamado de Moisés, Jehová le hace ver a este hombre que Él había mirado la aflicción de Su pueblo, por tanto, determinó liberarlos de la esclavitud en Egipto:

“Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores, pues he conocido sus angustias y he descendido para librarlos de mano de los egipcios...”
Éxodo 3:7-8ª.

El ministerio de Moisés, su comisión y envío son el resultado de la carga divina por Israel.

Todo ministerio nace en Dios, él es Quien llama, envía, comisiona y equipa al ungido. Amén.

“El clamor pues de los hijos de Israel ha venido delante de mi, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.”
Éxodo 3:9-10

En el caso de Nehemías, su llamado surge por la carga que Dios tiene por el estado trágico de Su pueblo y de Su ciudad santa, Jerusalén.

Dios imparte esta carga a Nehemías a través de las noticias que sus amigos traen de Jerusalén a las tierras donde él estaba esclavo y era el copero del rey Artajerjes.

Si hay carga y llamado, hay ayuno y oración

La oración implica búsqueda y dependencia de Dios. Esta suelta nuestra necesidad de dirección divina, de socorro y de fortaleza en tiempos diversos. La oración es sinónimo de humillación y reconocimiento de la Divinidad y Majestad de Jehová.

Todo llamado genuino del cielo procede del clamor de alguien, quien es llamado y enviado como respuesta a ese clamor; éste será una persona de oración.
El ayuno es sinónimo de rendición total, postración absoluta y espera en confianza del mover de Dios.

Ayuno, habla de búsqueda espiritual, aflicción y carga por personas y pueblos. Es el reposo confiado en que el Señor resolverá según Su voluntad cada situación planteada.

En el caso señalado, Nehemías ayunó y oró, con dolor y humillación ante Jehová.

“Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos”
Nehemías 1:14

Todo proceso de reconstrucción o restauración entre el pueblo de Dios, lo inicia Dios y se mueve a través de la oración y el ayuno. Amén.

Confesión y arrepentimiento son necesarios en la restauración de la ciudad de Dios

Nehemías, conocedor de la Ley y de su Dios, entendió al oír las malas noticias de Jerusalén, que tal estado solo era posible porque Israel había pecado y transgredido sin temor la Palabra del Señor.

Prosperidad, en la mayoría de los casos, es sinónimo de estar bien con Dios.
Nehemías sabía que mientras el pecado no fuera confesado por Israel, el juicio divino no se detendría en la santa ciudad.

Él apresuró los pasos para clamar por Israel y por Jerusalén.

La oración de perdón identificativo es necesaria para libertar ciudades

Es muy continuo ver a los grandes líderes de Israel en los días del antiguo Testamento, asumir la responsabilidad del pecado de la nación.

El verdadero intercesor no acusa ni juzga; toma el lugar del pecador y de la ciudad transgresora.

Vemos en la Biblia a hombres santos como Moisés, Daniel y el mismo Nehemías orar a Jehová la oración identificativa con el pecado de sus antepasados. Esta oración de confesión de pecados actuales o ancestrales de una nación tiene un efecto positivo e impresionantemente fuerte a favor de la liberación de gentes y territorios bajo miseria económica y espiritual. Aleluya.

“Y dije: Te ruego Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que aman y guardan sus mandamientos; esté atento ahora tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel, tus siervos. Confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés, tu siervo.”
Nehemías 1:5-7

Nehemías había identificado bien la causa de la pobreza y aflicción de Judá y Jerusalén; esta era el pecado nacional.

Pero Nehemías sabía que Jehová es misericordioso y perdonador. La humillación, la confesión y el arrepentimiento eran la llave para la restauración de la nación. Por eso se humilló, ayunó, oró y lloró, confesando el pecado de Israel ante Jehová.

La oración de perdón identificativo dio resultado y Dios movió su mano a favor de Nehemías y de la recontrucción de la ciudad.

“Acuérdate de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos, pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.

Ellos pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con gran poder, y con tu mano poderosa.

Te ruego oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre, concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.”
Nehemías 1:8-11

Nehemías se humilló ante Dios. Él tuvo una carga por la ciudad y el pueblo de Jerusalén. Pero su mayor anhelo era “reverenciar el nombre de Jehová”

Todo llamado genuino se dirige a servir a Dios entre los hombres, pero la prioridad del ministerio es honrar a Jehová y exaltar Su Santo Nombre. Aleluya.
Nehemías estuvo triste ante el rey Artajerjes, quien discernió su tristeza y después de interrogarle y conocer el por qué de su aflicción le otorgó el permiso para ir a restaurar la ciudad donde se encontraba la casa de Jehová.

“Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?

Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos y dije al rey : Si le place al rey y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres y la reedificaré.

Entonces el rey me dijo (y la reina estaba sentada junto a él): ¿Cuánto durará el viaje, y cuándo volverás? Y agradó al rey enviarme, después de que yo le señalé el tiempo”.
Nehemías 2:3-6

¡La oración inició el proceso de reconstrucción!

Por el Apóstol Rony Chaves

“En el mes sétimo, a los veintiún días del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: Habla a hora a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote y al resto del pueblo diciendo:
¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos?
Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.
Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará con vosotros, no temáis.
Porque así dice Jehová de los Ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.”
Hageo 2:1-9

La profecía de Hageo vino en el mes séptimo y en el día veintiuno.

Esta palabra venía dirigida a Zorobabel, el gobernador de Jerusalén, a Josué el sumo sacerdote representantes del liderazgo de Israel y también al pueblo.

Lo primero que hace el profeta es recordar el esplendor de la casa de Dios en su gloria primera, para compararla luego con la trágica decadencia de los días de la profecía.

Él hace un énfasis, la casa estaba en ruinas, era como nada en realidad, ante sus ojos.

Obviamente, al detenerse la construcción, era necesario inyectar una nueva motivación a los líderes edificadores- Este fue el contenido de la profecía:

1. Esfuérzate. Esta expresión es una orden a Zorobabel, a Josué y al pueblo. No fue una queja, fue una motivación. Fue palabra directora, ‘vuelvan al trabajo’ parecía decir el profeta. ‘Levántense y restauren la casa’ podría leerse como la intención del Señor. Amén.

2. Cobrad ánimo y trabajad; porque yo estoy con vosotros. Este anuncio profético implicaba el por qué del esforzarse. Porque el Señor mismo prometía estar con ellos en la batalla y labor de reconstrucción. La sola promesa de la presencia del Señor, debía motivar al trabajo, debía levantar el ánimo del pueblo. El Señor anunciaba su respaldo. Aleluya.

3. Según el pacto que hice con vosotros. Esta era la verdadera razón de la promesa y de la presencia del Señor. Él es un Dios de pacto y él les recordaba que su Espíritu estaría con ellos porque él tenía alianza con Israel como no la tenía con otro pueblo sobre la tierra.

4. Así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. Si el desánimo y el temor fueron el obstáculo más grande contra la edificación. Ahora el Señor les animaba a seguir construyendo garantizándole la presencia del Espíritu entre ellos. Esto sería el motivo de su coraje no de su temor. El Dios del cielo, les da la razón para no temer, el Espíritu estaría en medio de ellos; gloria a Dios.

5. Haré temblar los cielos y la tierra. Dios habla del futuro, él sacudirá las naciones a través de su pueblo. Aleluya. Todo será sacudido, Dios se prepara para hacer temblar todas las estructuras religiosas y políticas de las naciones a través de Su pueblo edificador. Esta es una promesa profética antes de la venida del Señor

6. Y vendrá el Deseado de las naciones. Antes de que Jesucristo vuelva, Dios restaurará Su Casa, la Iglesia, para recibir Su gloria. A pesar de que cuando Jesús en su entrada al Templo restaurado, cumplió esta Escritura, la mejor parte se ha reservado para los últimos días. Días en los cuales Dios llenará Su Casa, la Iglesia, con Su Presencia Manifiesta o Gloria Shekinah. Amén.

7. Mía es la plata, y mío es el oro. El profeta Hageo declara a los constructores: Cobren ánimo, vuelvan al trabajo y esfuércense, porque Jehová, Quien es un Dios de pacto estará con vosotros para cumplir Su alianza con nuestros padres. Él va a llenar Su Casa con Su Gloria otra vez cuando envíe al Mesías al Templo. Trabajad, pues aunque los enemigos se oponen, el Señor es el dueño de toda riqueza y Él nos dará oro y plata para edificar al traer sacudimiento y temblor sobre naciones vecinas. Hageo estaba declarando que todo lo que se necesite en la reconstrucción de la Obra será suplido por Jehová, nuestro proveedor. Aleluya.

8. La Gloria postrera. El Señor anuncia que se propone mostrar una gloria mayor en la casa postrera de la reedificación. Dios a través de Hageo profetiza que la gloria primera de la Casa de Jehová será menor que la manifestación de Su Presencia postreramente.
Dios está por soltar una gloria mayor. El proceso de reedificación del Templo nos anuncia profética y simbólicamente lo que vendrá a la Iglesia, el Templo del Espíritu Santo. Amén.


“or el Apóstol Rony Chaves

La necesidad de profetas en la reedificación del Templo

“Entonces cuando la copia de la carta del rey Artajerjes fue leída delante de Rehum y de Simsai secretario y sus compañeros, fueron apresuradamente a Jerusalén, a los judíos, y les hicieron cesar con poder y violencia.
Entonces cesó la obra de la casa de Dios que estaba en Jerusalén y quedó suspendida hasta el año segundo del reinado de Darío rey de Persia.”
Esdras 4:23-24

A pesar de que los judíos habían retornado a Jerusalén de la cautividad en Babilonia y habían vuelto a levantar el culto y las ofrendas a Jehová, la oposición vino.

Los que retornaron del cautiverio, fueron a la Casa de Dios y restauraron el altar y los holocaustos a Jehová. Esto fue maravilloso para ellos y les animó a volver a levantar los cimientos del templo. Su anhelo y determinación fue restaurar y reedificar la Casa del Señor.

“Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén.
Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac y sus hermanos, y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos como está escrito en la ley de Moisés varón de Dios.”
Esdras 3:1-2


Colocación de los cimientos del Templo

Es bajo el liderazgo de Zorobabel y Jesúa, tipo de apóstoles, que se reinicia la construcción en la Casa de Dios.

“En el año segundo de su venida a la casa de Dios en Jerusalén, en el mes segundo, comenzaron Zorobabel hijo de Salatiel, Jesúa hijo de Salatiel, y los otros sus hermanos, y todos los que habían venido de la cautividad a Jerusalén, y pusieron a los levitas de veinte años arriba para que activasen la obra de la casa de Dios.
Jesúa también, sus hijos y sus hermanos, Cadmiel y sus hijos, hijos de Judá, como un solo hombre asistían para activar a los que hacían la obra en la casa de Dios, junto con los hijos de Henadad, sus hijos y sus hermanos, levitas.”
Esdras 3:8-9

En esta primera etapa de la reedificación y colocación de los cimientos del templo, la emoción y la alegría se hicieron presentes.

Es en esta fase que todo parece marchar bien, solo hay motivos de júbilo y gozo.

“Y cuando los albañiles del templo de Jehová, echaban los cimientos, pusieron a los sacerdotes vestidos de sus ropas, y con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para que alabasen a Jehová, según la ordenanza de David, rey de Israel.” Edras 3:10

Después de viajar desde la Cautividad a Jerusalén con apoyo real, el echar los cimientos del templo fue algo glorioso para los judíos.

“Y cantaban alabando y dando gracias a Jehová, y diciendo: Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel. Y todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los cimientos de la casa de Jehová.” Edras 3:11

La alabanza es fundamental para levantar los cimientos en la casa de Dios. El júbilo, la gritería y la música de exaltación son factores necesarios a considerar hoy si queremos edificar la morada del Rey.

Por otro lado, gritos, júbilo y alabanza, son el anuncio profético de que el Espíritu Santo ha comenzado a echar los cimientos de Su Casa a través de sus constructores apostólicos. Aleluya.

Muchos que habían visto la primera casa en pie en los días de Salomón y los reyes de Judá, lloraban en voz alta. Los que habían contemplado la gloria primera del Templo derramaban su corazón ante el Señor, junto a los más nuevos.

“Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, lloraban en alta voz, mientras muchos otros daban grandes gritos de alegría.

Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz de lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos.”
Esdras 3:12-13

Primero viene la emoción de edificar, pero luego vienen la reacción de los enemigos para tratar de detener la obra.

La construcción que inició rápida se volvió lenta por el ataque de los enemigos.
Los adversarios de la Obra, hicieron cesar el trabajo de la casa de Dios, usando toda su influencia.

“Entonces cesó la obra de la casa de Dios que estaba en Jerusalén, y quedó suspendida” Esdras 4:24a

El enemigo detiene el proceso de reconstrucción del templo infundiendo temor y sobre todo desánimo. Satanás hoy, igual que ayer, atacará a los líderes edificadores operando un espíritu de desánimo.

Líderes apostólicos están detenidos hoy. Muchos proyectos de Dios están suspendidos por el desánimo, Satanás se opuso y bloqueó la construcción.
En medio de esta férrea resistencia, Dios tiene su respuesta o contra ataque. Los profetas son la clave. Amén.

“Profetizaron Hageo y Zacarías hijo de Iddo, ambos profetas, a los judíos que estaban en Judá y en Jerusalén en el monte del Dios de Israel quien estaba sobre ellos. Entonces se levantaron Zorobabel hijo de Salatiel y Jesúa hijo de Josadac, y comenzaron a reedificar la casa de Dios que estaba en Jerusalén...”
Esdras 5:1-2a

Profetas en acción

“Entonces se levantaron Zorobabel hijo de Salatiel, y Jesúa, hijo de Josadac, y comenzaron a reedificar la casa de Dios que estaba en Jerusalén y con ellos los profetas de Dios que les ayudaban”
Esdras 5:2

Cuando Dios inicia un proceso de restauración dos ministerios son necesarios y aún un tercero:

1. Apóstoles
2. Profetas
3. Salmistas (músicos, cantores y directores)

Apóstoles reciben la carga y el llamado. Con éste la visión, la provisión y la unción. Ellos son escogidos y enviados a cumplir la misión.

La tarea como en el caso de Nehemías, Zorobabel y Jesúa inicia con fuerza. Dios desata poderes de organización, unidad y convocatoria territorial.

La intención del Señor es destruir la obra de Satanás, derribar la resistencia de espíritus territoriales asignados a ciudades y regiones.

La unción apostólica trae la estrategia para vencerlos y sacarlos del territorio. Amén.

La tarea misionera se inicia con fuerza y con éxitos iniciales. Pero de inmediato Satanás se opondrá. Él se moverá a través de hombres serviles a él, como Tobías, Sambalat y Tatnai, para detener la obra de reedificación.

Usarán todo tipo de armas viles para oponerse al plan apostólico del Señor.
Su estrategia es infundir miedo a través de amenazas y persecución; también traer desánimo para que se paralice la construcción de la Casa.

La clave del Espíritu Santo en la batalla territorial es unir a los apóstoles y a los profetas. Aleluya.

Dios quiere unir estos dos ministerios, éstos son esenciales para el éxito del Plan Divino.

La unción de apóstoles moviliza al pueblo hacia la edificación. La unción de los profetas levanta el ánimo de los apóstoles y los mueve a continuar edificando. Amén.

Lamentablemente hoy, la Iglesia es débil en la operación de apóstoles y profetas. Peor aún, en ella no está muy desarrollado el ministerio profético. Pero sabemos que el Señor hará emerger en breve a Sus profetas. Gloria a Dios.
Líderes apostólicos deben entender el papel de los profetas en la edificación de la casa de Dios. Profetas animan, infunden ánimo y valor. Además operan junto a los edificadores, ayudándoles a construir.

“Y los ancianos de los judíos edificaban, y prosperaban, conforme a la profecía del profeta Hageo y de Zacarías hijo de Iddo. Edificaron, pues, y terminaron, por orden del Dios de Israel, y por mandato de Ciro, de Darío y de Artajerjes rey de Persia.”
Esdras 6:14

Hoy necesitamos igual que ayer a los Hageo y a los Zacarías, necesitamos profetas para terminar la Casa del Señor.



Tomé la primera parte de esta enseñanza para discutir "Quien es el espíritu de Pitón?" Quería establecer un fundamento bíblico y hablar de dónde viene ese espíritu y dónde lo podemos encontrar en la Biblia.

En este artículo, quiero compartir mas detalles acerca de cómo opera este espíritu y que podemos hacer para vencer su poder. Yo creo que el espíritu de Pitón funciona junto con el espíritu de Jezabel.
Sabemos que Jezabel no solo usa la brujería, pero también promueve y establece una plataforma para los falsos profetas de Baal y para el establecimiento de la brujería en la tierra.

Creo que este espíritu sirve como agenda a Jezabel y es la fuente de toda la adivinación demoníaca y de brujería. La gente hoy es engañada por el aumento de lo sobrenatural y algunos dirán "què hay de malo en consultar un psíquico o una médium? Algunos pueden decir "Todd, que puedes decir de la probada trayectoria de muchos síquicos los que aun han ayudado a solucionar crímenes policiales y traer esperanza a aquellos que han perdido a un ser querido?"
Yo creo que muchos síquicos y aquellos que practican diversas formas de adivinación pueden ser verdaderos en muchas de sus predicciones y aun muy exactos en sus lecturas proféticas. Hasta en el libro de los Hechos capítulo 16, la niña poseída habló la verdad acerca de Pablo.

Hechos 16:17: "Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo "Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación"

Pero mira lo que dice Dios en

Deuteronomio 18:10: "No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortilegio, ni hechicero"

Solo Dios es la fuente de la profecía y la revelación. No era tan malo lo que la niña esclava habló, lo malo era el espíritu por el cual hablaba.

Deuteronomio 18: 11-14: "ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto seras delante de Jehová tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros
y a adivinos oyen, mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios."

La Historia de Pitón

Para entender mejor cómo este espíritu de Pitón ataca a los creyentes y a la Iglesia hoy, necesitamos primeramente entender alguna de sus características físicas para poder tener un entendimiento espiritual mas profundo.

Pitón- Un género de muy largas y no-venenosas serpientes de Burma, Indochina, India, México, Asia, África, los trópicos y mas allá.
Estas serpientes son conocidas por aplastar a sus victimas hasta la muerte y matarlas por sofocamiento.

Hay varios tipos distintos de Pitones y algunas de estas Pitones, las mas largas, son frecuentemente confundidas con boas. Sus variadas especies se encuentran en los trópicos del mundo. Hemos visto algunas que tienen 30 pies o más, y pesan 200 a 250 libras.
Las Pitones adultas típicamente miden entre 15 a 20 pies de largo.
De todas maneras, especies de Pitones de distintos lugares geográficos, tienen distintos largos, algunas tan pequeñas como de 10 o 12 pies, y otras, que crecerán por sobre los 20 pies. No es poco común ver Pitones que miden mas de 20 pies y pesan de 200 a 250
libras. Una Pitón típica de 15 pies pesará entre 70 y 100 libras.

La matanza de la presa de una serpiente Pitón ocurre por estrangulamiento y sofocación. Cuando una Pitón te tiene agarrado, cada vez que respires te irá apretando mas. Algunos han dicho que este proceso de muerte es lento, siendo la unica forma de matar a la
Pitón, cortándole la cabeza.

Cuando una Pitón ataca, uno o mas rollos de su cuerpo son tirados alrededor de la victima, luego sigue el golpe a la cabeza, y el poderoso cuerpo muscular aplica presión fuerte sobre la persona. La presión ejercida por una gran Pitón debe ser terrible. La presa es muerta, sin embargo, esta muerte es por sofocación mas que por el quiebre de las costillas.

En la creencia Helènica, que una pitón era un espíritu que poseían ciertas personas a través del cual profetizaban a través de sus bocas, asi como lo hace un ventrílocuo, sin el control de su cuerpo. (Enciclopedia Britanica)

La traducción literal de serpiente en el Griego y Hebreo es:

Serpiente: 5175 de 5172; una serpiente de siseo, una serpiente; un siseo, i, e, murmurar un hechizo o maleficio. Pronosticar, adivino, encantador, encantamiento, aprender por experiencia, especialmente observando diligentemente.

Como ataca una Pitón
Control

Este espíritu quiere alejarte de lo que Dios quiere que hagas. Esto es logrado de la mejor forma con la estrategia de la apatía espiritual. Pitón quiere apagar, a través de la sofocación, la vida y aliento de Dios de tus pulmones y aplastar tus esperanzas, fe,
visiones, y sueños.

Proverbios 29:18: "Donde no hay visión el pueblo perece" (se vuelve flojo y complaciente)

Si el Diablo puede aplastar tus esperanzas, tu fe, tus visiones y sueños, entonces no tendrás el fuego que necesitas para "proseguir a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús".

El diablo quiere tomar lo que te impulsa, tu motivación y tu lucha.
Esto es logrado de muchas formas distintas. El diablo te hablará al oído mentiras, acusaciones, condenación, temor e incredulidad.

En la visión vi una mujer envuelta desde su cintura hacia arriba por una larga Pitón, la cabeza de la Pitón estaba en la cabeza de la mujer soplándole al oído; la serpiente estaba estrechando, apretando y ahogando la vida de Dios en ella y aplastándola y, le era muy
difícil a la mujer ser libre y levantarse en la presencia del Señor.

El Salmo 74:14 habla de cortar las cabezas de las serpientes del mar y con ella alimentar a la gente en el desierto.
Yo creo que si no cortamos la cabeza de la pitón, su centro del habla y su autoridad (palabras), vendremos a estar bajo un espíritu de apatía y desesperación que va muy de la mano con la depresión y al espíritu de pesadez. El diablo siempre nos ataca con palabras,
así como en el jardín del Edén, en Génesis 3 ataco con la gran pregunta "así que Dios dijo?" El diablo siempre arroja duda y sospecha sobre la Palabra de Dios y si lo escuchamos por un buen rato, seremos engañados y no llegaremos a conocer la revelación de nuestra herencia y nos desanimaremos y rendiremos.


El Espíritu de Pitón y las drogas

Cuando he tratado con personas atadas a adicciones, he encontrado espíritus de control obrando en ellos, especialmente en los fumadores o drogadictos.
Este es el espíritu de Pitón atándolos. Esto opera especialmente en aquellos que han usado drogas alucinógenas como el LSD (acido) o el hongo mágico y PCP que también es llamado el polvo del ángel.

Durante el oráculo de Delfos antiguamente (pytho) la sacerdotisa usaba pequeñas porciones de una hoja llamada laurel, que es una planta con una dosis pequeña de veneno que producía alucinaciones en el lugar del oráculo. Vemos esta verdad en las escrituras, así como también la raíz de la palabra usada para medicina, "farmacéuticos" es encontrado en la hechicería (brujería).

Hechicería en el Griego es traducida como farmacia (far-mak-eye-ah) Strong’s 5331, "farmacia o farmacéutico"

Generalmente descrita como el uso de la medicina, drogas y maleficios. Mas adelante la palabra fue usada en envenenamiento y en hechicería, acompañada por drogas, encantamientos, y magia. Hemos visto este espíritu obrar en aquellos que han recibido tratamiento de sanidad para aliviar dolores, a través de magias ancestrales y diferentes tipos de adivinación.

Muchas veces cuando se echan fuera los demonios de adicción es necesario romper el espíritu de pitón que los controla. A veces, cuando hemos echado fuera espíritus de adicción, tuvimos que romper el poder de pitón, especialmente cuando los espíritus se manifiestan y salen con ahogos, arcadas, algunos hasta sienten un peso en sus pechos como si estuvieran siendo ahogados.

Cuando yo fui liberado del espíritu de hechicería por mi involucramiento con drogas, especialmente de drogas alucinógenas como el LSD, vimos que fui atado con un espíritu de muerte y este se manifestaba como el espíritu de pitón. El último demonio que me
sacaron fue la muerte.

Visión de Apatía

Recientemente vi una visión del espíritu de apatía en el Norte de Dakota. En esta visión vi una gran nube de smog. Era como estar en Chicago, en la ciudad de Nueva York o una ciudad metropolitana grande. Vi una tremenda nube oscura de polución colgando en el
horizonte, justo encima de la linea del cielo. El Señor dijo que esto era el espíritu de pesadez del que se habla en Isaías 61:3.

Era como una gorra espiritual puesta para que la gente de Dios solo pudiera llegar hasta cierto nivel en el espíritu. Esto se manifiesta por un espíritu de letargo o peso durante la adoración, bajando el ánimo de la gente durante la reunión.

Vi desesperanza y desesperación en sus ojos. Pitón ataca de esta forma, ahogando la vida, el aliento y el gozo del Señor de nuestras vidas. Hasta era difícil sentir la presencia del Señor y me sentía como que tenía que estar continuamente animando a la gente a tener
hambre de Dios y a creer que Dios podría usarlos a pesar de lo que hayan pasado en sus vidas.
Imagínese esto en lo natural, acarreando una serpiente de 100 kilos sobre tus hombros!! Esta serpiente te aplastaría y te haría muy lento. Uno de los ataques principales del diablo es poner desesperanza, desesperación, desánimo y depresión. Todo esto te tira hacia abajo y te cansa.

Cuando le pregunté a Dios por la visión y de dónde venía todo esto fue cuando vi el espíritu de Pitón.

Recientemente en una reunión en Nueva Jersey una mujer vino al servicio. Ella ha tenido un ministerio de adoración por mas o menos 27 años, y fue sanada de un tumor en su pierna. Mientras era ministrada, tuve la visión de un demonio, como un mono sentado sobre
su hombro derecho. El Señor me dijo "saca al mono de su espalda".

El acarrear un peso de dolor y pesar es como acarrear un mono. Este espíritu estaba soplándole al oído todo tipo de mentiras, tormentos, acusaciones, condenación, depresión y desesperación. Después que eché fuera el demonio, no solo fue liberada de la depresión sino que también fue llena del gozo del Señor.
El Señor me dio una palabra y le dije que en el pasado, cuando se levantaba en la mañana y miraba por la ventana, aunque estuviera soleado, para ella siempre veía todo gris. Le dije proféticamente que la mañana siguiente estaría soleado en lo natural y en lo espiritual y, que esto sería una señal física de su sanidad y liberación. También le dije vería un pájaro cantando en un árbol.
Para sorpresa de la mujer, la mañana siguiente no solo se despertó sintiendo que el peso y la carga habían desaparecido, pero también vio al pájaro cantando en su nido fuera de su ventana. Ella recibiría una unción fresca para el canto del Señor!!!

Pitón y la Promesa de Dios

Recientemente también estuve ministrando en San José, California y tuve la visión de un espíritu que operaba en la región. Le pregunté al Señor cómo se manifestaba y me dijo que estaba ahorcando a la gente y tenía una fuerte atadura sobre los corazones de la gente,
una sensación de desconsuelo, de aplastamiento, estrujando de ellos la vida de Dios, su fe, visión y esperanza, sacándolos de las promesas proféticas dadas por el Señor.

En los corazones de la gente había desánimo y apatía espiritual porque la esperanza que demora es tormento del corazón y un sentimiento de derrota y de imposibilidad se había establecido en sus corazones. Este espíritu era la influencia y el poder de Pitón
sobre la región poniendo pesados pesos sobre los corazones de la gente.

En este tiempo el Espíritu Santo me mostró en el libro de Números 13 cuando los doce espías fueron enviados a espiar la tierra de la promesa y volvieron con un mal reporte diciendo que habían gigantes en la tierra.

Números 13:32: "Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura"

Números 13:22: "Y subieron al Neguev y vinieron hasta Hebrón; y allí estaban Ahimán, Sesai y Talmai, hijos de Anac. Y ellos dijeron:

Números 13:28: "Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac"
Ellos también dijeron:

Números 13:33: "También vimos alli gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos"

Aunque Dios había prometido en:

Números 13:2: "Envía tu hombres que reconozcan la tierra de Canaan, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviareis un varón, cada uno un príncipe entre ellos"
Dios lo había prometido, pero por la perspectiva de la situación y su forma de mirar en lo natural el temor y el desánimo tomó sus corazones y comenzaron a tener incredulidad a las promesas de Dios y no pudieron recibir las promesas proféticas de Dios.
Esto es igual que nosotros hoy, tenemos varias promesas proféticas y hemos fallado en poseerlas por desánimo y por nuestra perspectiva de nuestras circunstancias.. Esta es la forma en que el espíritu de Pitón aplasta nuestra fe, visión, esperanza y nuestros sueños. A
través del desánimo causa depresión, un sentido de desesperanza y desesperación. La depresión y el espíritu de opresión trae enfermedades, derrota y dolencias.

Proverbios 29:18: "sin profecía (visión) el pueblo se desenfrena", perece o se vuelve flojo y complaciente es mas bien la palabra.

La apatía espiritual es no tener la violencia o espíritu de lucha por poseer las promesas de Dios.

Recuerda que la estrategia del espíritu de Pitón es aplastar y sofocar el fuego y la vida de Dios, usando estrangulamiento y estrujamiento de la esperanza de los corazones de la gente. Pitón quiere ahogar las promesas a través del estrangulamiento, usando el poder de la desesperanza y el desanimo.

En Hebreo la traducción de la palabra Anac (los gigantes en la tierra) es: ahogar con estrangulamiento usando un collar. A veces en la guerra espiritual llegamos a un enfrentamiento con este espíritu que se manifiesta en un proceso de muerte lenta, un constante sentimiento de ser tirado hacia abajo. Esto nos lleva a querer cometer suicidio y terminar con el dolor.

Publicado por restaurados @ 7:02  | Enseñanzas Biblicas
Comentarios (12)  | Enviar
martes, 27 de febrero de 2007
En este artículo quiero exponer como opera este espíritu.
Cómo se ve este espíritu? Como se puede enfrentar este poder que está afectando a muchas iglesias, regiones enteras y creyentes?

He tenido varias visiones de este espíritu. En una de esas visiones ví una mujer envuelta de la cintura para arriba por una larga pitón.
La cabeza de la pitón estaba levantada hasta la cabeza de la mujer soplándole algo en su oído. La culebra estaba estrujando, apretando y ahogando la vida de Dios en ella y jalándola hacia abajo, haciendo que le sea muy difícil ser libre para elevarse a la presencia de Dios. Creo que este espíritu opera sofocando la vida y el fuego de Dios, como una cobertura que apaga al Espíritu Santo en nuestras vidas e iglesias.

En otra ocasión ví un espíritu de enfermedad como una larga serpiente que estrujaba el pulmón a un hombre. El Espíritu Santo me dijo que rompiera el poder que este espíritu de religión y control tiene sobre la gente afectándolas emocionalmente, espiritualmente y físicamente. Mucha gente fue curada de dolores crónicos, dolores en la espalda y problemas pulmonares.

Muchas veces, cuando echamos fuera demonios y hacemos liberación o, ministramos sanidad, encontramos que se manifiestan siseos y contorciones, como serpientes en el piso. Le pregunté al Señor "Por qué?" Creo que después de leer esta enseñanza podremos entender por qué el Espíritu me guió a estudiar y a escribir un corto artículo acerca de este espíritu.

En este artículo veremos la historia de la antigua la ciudad de Delfos y del dios griego Apolo, que fue hijo de Zeus. Queremos entender la influencia del espíritu de Pitón y de donde viene. En esta primera parte de mi enseñanza quiero establecer algunos hechos históricos y bases bíblicas. "Quién es pitón?" "Donde esta en la Biblia?" Luego me moveré a un nivel más profundo de enseñanza hablando de cómo enfrentar esta fortaleza espiritual. Yo espero que
usted esté listo para esta profundidad.

También hablaremos del espíritu de apatía, depresión, control y otras manifestaciones de este demonio. Algunos de ustedes mismos o sus iglesias se identificarán a sí mismos en este artículo.
Quiero hacer tres cosas en esta enseñanza:

1. Exponer este espíritu: Qué es el espíritu de pitón?
2. Cómo ataca este espíritu y cómo entra?
3. Cómo podemos nosotros enfrentar este poder demoníaco?

Espíritu de Pitón

El primer lugar, vemos este espíritu de Pitón y se menciona este termino en el libro de Hechos.

Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos
hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu:
Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.
Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;

En este pasaje de la Escritura el espíritu de adivinación es literalmente traducido como "espíritu de Pitón" en el griego.

Adivinación 4436
*De puthon (el nombre de la región en Delfos, el lugar donde estaba
localizado el famoso oráculo) una Pitón, i.e. (por analogía, con el
supuesto adivino) inspiración (adivinación) o brujería
¿Qué es Adivinación?

Adivinación es el arte de obtener conocimientos secretos, especialmente del futuro. Es la contraparte pagana de la profecía. Cuidadosas comparaciones de la Escritura revelan que la adivinación viene a través de un poder demoníaco, así como la genuina profecía es por el Espíritu Santo. La actitud bíblica hacia la adivinación es distintivamente hostil. En Dt. 18:10-12 el profeta de Jehová es enfrentado a adivinos de todo tipo y es establecido como el único
mediador con revelación sobrenatural (Diccionario Biblico Unger)

Nm. 22:7: Fueron los ancianos de Moab y los ancianos de Madián con las dádivas de adivinación en su mano, y llegaron a Balaam y le dijeron las palabras de Balac.

Adivinación (Heb) 7081 qecem
*De 7080; también adivinación, sentencia divina, o brujería

Raíz de la palabra
7080 qacam
Una raíz, propiamente, distribuir, i.e. determinada con un rollo
mágico; por implicancia divina

Dt. 18:10: No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

Encantador
5172 nachash (naw-khash’)
Una raíz primitiva; propiamente, siseo i.e. soplar un maleficio mágico; generalmente pronosticar.

Este espíritu de Pitón es la inspiración o fuente de la brujería y adivinación. Para entender como opera este espíritu, veamos un famoso oráculo de Apolo en la antigua ciudad de Delfos.
Yo creo que en esta región donde Pablo ministró en Hechos 16:16, los cielos y el clima espiritual todavía estaba regido por una fortaleza espiritual bajo la influencia de Pitón.

Cuando Pablo predicó en Efeso, se formo allí una batalla con un dios No-conocido y con la diosa Diana (Hch, 19:34-41). Allí hubo un disturbio en contra de Pablo por la adoración que ellos daban Artemisa la diosa Griega, hermana de Apolo. Lo que ocurrió en esta ciudad con la niña esclava poseída, fue una manifestación, en la dimensión natural, del espíritu que regía en esa región por miles de años.
Veamos algo de la historia espiritual de la región para entender este espíritu de Pitón.

El Famoso Oráculo (Historia de Delfos)

En la mitología griega, Pitón era una serpiente que moraba en las cuevas del monte Parnaso y que fue asesinada por el dios griego Apolo, quien luego funda el sagrado oráculo de Delfos tomando su control a través de los guardianes de Pitón.

El oráculo Pagano de Delfos estaba ubicado a 75 NW de Atenas, en el mar interior de Corinto, a 10 millas al sur el monte Parnasos. Allí es sostenido el acantilado del monte Parnaso, cerca de los 1900 pies sobre el Golfo Corintio, donde la sagrada primavera, Castalia fluye al Rió Cephissus. Son dos espectaculares peñascos de un resalte.

El templo pagano Apolo fue localizado. Las escaleras de un rincón llegaban al nivel bajo del Templo y se dice que humos de rosa intoxicantes salían de un hueco en el piso, cerca de la cámara central. Nosotros creemos que este olor de humos intoxicantes es el olor de la decadencia de Pitón, que se dice que Apolo mató. Fue en el Parnaso donde la sagrada Piedra del Rhea aterrizó cuando Cronus la vomitó.

Siglos antes del nacimiento de Cristo, devotos peregrinos fueron, en una ardua expedición a Delfos para pedir consejo del famoso oráculo.
La ciudad estado hizo generosas contribuciones y, algunos también establecieron tesoros en el lugar. Por mas de seis siglos, hasta que el emperador Arcadio en el ano 398 destruyó el santuario, Delfos verdaderamente conformó la historia del mundo.

La tradición dice que Delfos fue fundada por Coretas, un niño pastor, que descubrió que sus ovejas y cabritos actuaban extrañamente cuando se acercaban al área de Delfos. Este niño
comenzó a hacer declaraciones proféticas que prontamente se probaron como verdaderas.
También se sabe que las sacerdotisas de Daphoene dieron sus oráculos en Delfos durante los tiempos Cretenses, por lo menos 200 años y posiblemente 400 años antes de Apolo.

El pastor Coretas, obviamente no descubrió el lugar, pero si descubrió el secreto de las sacerdotisas del Oráculo de la Serpiente de la Diosa Madre que lo presidió.

Fuentes Cristianas aseveran que la sacerdotisa en Delfos (Pitónisa) fue intoxicada por los humos que salían de debajo de la caverna y que hablaba en una jerga que tuvo que ser interpretada por el sacerdote; y mas allá de esto, que estaba tan intoxicada, que las
preguntas de su interrogatorio tuvieron que ser formuladas como para recibir como respuesta un "si" o "no".
Pitonisa – (sacerdotisa) cualquier mujer supuestamente poseída por un espíritu de profecía; una bruja, un espíritu familiar.

Pitonismo- adivinación, agorero, augurio, sortílego, uno que ve la suerte, que ve los cristales o astrólogo.

La gente venía de todas partes del mundo para recibir dirección y revelación. Las sacerdotisas (Pitonisas) podían respirar estos humos que venían del suelo, los que algunos llamaban "el espíritu profético de Apolo" y con ello recibir su conocimiento secreto.
Mujeres sacerdotisas eran poseídas como lo haría una médium hoy en día y algunos dicen que hablaban sin control y aun en trance. La gente realmente creía que el dios Apolo hablaba a través del Oráculo, solamente usando las cuerdas vocales de la Pitonisa para
expresar sus deseos y consejo.

La brujería (adivinación) fue establecida en la adoración a Pitón.
Esta serpiente fue adorada por miles de años antes que Apolo estableciera su famoso oráculo y su templo y era el verdadero símbolo de esta región.

Otra nota interesante que sabemos del dios Griego Apolo, es que es un demonio que se mostraba a si mismo en la mitología antigua con muchas otras fortificaciones o fortalezas. También era conocido como el dios que sanaba distintas dolencias. Encuentro muy interesante que hasta el día de hoy el símbolo natural de la medicina es una serpiente y hasta en el libro de Números 21, cuando la enfermedad azoto a los Israelitas, la enfermedad vino con serpientes y, cuando Dios instruye a Moisés y le muestra como remediar esto, una serpiente de bronce es levantada sobre un poste.

En el antiguo Egipto y, hasta el día de hoy, la serpiente mas común que se adora es la cobra. Yo se que hay una conexión entre el espíritu de enfermedad y el espíritu de Pitón.

Creo que este espíritu de Pitón encuentra su fortaleza hoy en una generación que está hambrienta, buscando lo sobrenatural en los que ven la suerte, los que leen las cartas, las películas de Harry Potter, los movimientos de la Nueva Era, la brujería, los cristales, la música satánica, los médiums en la televisión, las religiones falsas, la meditación trascendental y muchas otras cosas por el estilo.

Aun en la Iglesia de hoy hay una mezcla como en los días del Rey Saúl. Cuando no hay palabra del Señor o una visión profética para la tierra, y necesitamos dirección, a veces nos volvemos una fuente falsa de revelación como lo hizo el Rey Saúl, y llamamos por teléfono a las líneas de los síquicos o dejamos que nuestros niños vean Harry Potter o películas de pokemon. Quizás hasta hacemos un poco de yoga o leemos los horóscopos. Vemos que hay muchas formas de brujería y también de control cristiano, manipulación y rebelión se
encuentran en la Iglesia de hoy; 1 Samuel 15:23 (AMP)

Publicado por restaurados @ 7:58  | Enseñanzas Biblicas
Comentarios (12)  | Enviar
lunes, 26 de febrero de 2007
Por el Apóstol Rony Chaves

Esdras: El Apóstol-Maestro

“Este Esdras subió de Babilonia. Era escriba diligente en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado, y le concedió el rey todo lo que pidió, porque la mano de Jehová su Dios estaba sobre Esdras. Y con él subieron a Jerusalén algunos de los hijos de Israel, y de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros y sirvientes del templo, en el séptimo año del rey Artajerjes.

Y llegó a Jerusalén en el mes quinto del año séptimo del rey.
Porque el día primero del primer mes fue el principio de la partida de Babilonia, y al primero del mes quinto llegó a Jerusalén, estando con él la buena mano de Dios.

Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.”
Esdras 7:6-10

Dos grandes obras

Dos grandes obras serían reconstruidas para restaurar a un pueblo y una nación:

A. Los muros y puertas de la ciudad de Jerusalén
B. El templo o Casa de Dios en Jerusalén.

Es a través de los reyes de Persia, Ciro, Darío, Asuero y Artajerjes que se dan los decretos y permisos para devolver a Judá a los cautivos de Israel en los reinos dominantes.

Esdras es el escriba y maestro fiel, quien participa en el proceso de reconstrucción de la ciudad santa y del santuario de Jehová.

Esdras es el escriba, diligente y escudriñador. Él tenía un corazón en la Palabra y en inquirir en ésta. Su labor sería preparar al pueblo de Israel para la obra de reconstrucción a través de enseñarles la ley y los estatutos de Jehová.

La Escritura dice de él:

“Esta es la copia de la carta que dio el rey Artajerjes al Sacerdote Esdras, escriba versado en los mandamientos de Jehová, y en sus estatutos a Israel.”
Esdras 7:11

En ambos libros del Antiguo Testamento, tanto en Nehemías como en Esdras, el Señor quiso dejarnos testimonio del papel tan relevante que jugó Esdras al leer y enseñar la Ley otra vez a Israel.
Esdras vino a ser un enviado del rey Artajerjes, tipo de Cristo. Esdras es entonces la figura simbólica del Apóstol – Maestro. Es el fundamentador del pueblo, el maestro de los rudimentos y de lo esencial en la revelación bíblica para los judíos. Esto nos indica sobre la importancia hoy en la iglesia de apóstoles maestros que reestablezcan las verdades fundamentales en la Iglesia en estos tiempos finales.
Maestros –Apóstoles son necesarios hoy en el proceso de Restauración de la Ciudad de Dios y de la Casa del Rey. Amén.

“Artajerjes, rey de reyes, a Esdras, sacerdote y escriba, erudito en la ley del Dios del cielo, Paz.

Por mí es dada orden que todo aquel en mi reino del pueblo de Israel y de sus sacerdotes y levitas, que quiera ir contigo a Jerusalén, vaya.

Porque de parte del rey y de sus siete consejeros eres enviado a visitar Judea y a Jerusalén, conforme a la ley de tu Dios que está en tu mano, y a llevar la plata y el oro que el rey y los consejeros voluntariamente ofrecen al Dios de Israel, cuya morada está en Jerusalén...”
Esdras7:12-15

Esdras: El Reformador

Dios puso gracia en Esdras ante la presencia del rey Artajerjes.

“Bendito Jehová Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehová que está en Jerusalén, e inclinó hacia mí su misericordia delante del rey y de sus consejeros, y a todos los príncipes poderosos del rey. Y yo, fortalecido por la mano de mi Dios sobre mí, reuní a los principales de Israel para que subiesen conmigo.”
Esdras 7:12-15

Esta gracia de Dios sobre Esdras le dio un liderazgo para traer un proceso de Reforma y Restauración en Israel.

Este proceso avanzó extraordinariamente por los elementos presentes en la labor de Esdras:

1. Lectura de la Ley de Jehová día y noche.
2. Enseñanza e interpretación correcta de la Palabra para el pueblo.
3. Confesión de los pecados de Israel.
4. Pacto del pueblo y sus líderes de guardar la ley del Señor.
5. Restauración del Altar de Dios.
6. Restauración del Culto a Jehová
7. Restauración de la labor de los levitas y sacerdotes.
8. Restauración de la tarea de músicos y cantores.
9. Restauración del trabajo de los porteros y sirvientes del Templo.
10. Restauración de la autoridad y voluntad del rey.
11. Santificación de las familias en Israel.
12. Restauración del clamor y arrepentimiento a Jehová
13. Restauración de la identidad y llamado nacional.

“Mientras Esdras oraba y hacía confesión, llorando y postrándose delante de la casa de Jehová, se juntó a él una muy grande multitud de Israel, hombres, mujeres y niños; y lloraba el pueblo amargamente.

Entonces respondió: Secanías hijo de Jehiel, de los hijos de Elam, y dijo a Esdras: Nosotros hemos pecado contra nuestro Dios, pues tomamos mujeres extranjeras de los pueblos de la tierra, mas a pesar de esto, aún hay esperanza para Israel,
Ahora pues, hagamos pacto con nuestro Dios.”
Esdras 10:1-3a

En todo proceso apostólico de restauración, Dios traerá una reforma impresionante que transformará la vida de ciudades y naciones. Amén.

domingo, 25 de febrero de 2007
Por el Apóstol Rony Chaves

La Provisión de Dios en la Reedificación del Templo

“Y el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses.
Los sacó, pues, Ciro rey de Persia, por mano de Mitrídates, tesorero, el cual lo dio por cuenta a Sesbasar príncipe de Judá.

Y esta es la cuenta de ellos, treinta tazones de oro, mil tazones de plata, veintinueve cuchillos, treinta tazas de oro, otras cuatrocientas diez tazas de plata y otros mil utensilios.

Todos los utensilios de oro y de plata eran cinco mil cuatrocientos. Todos los hizo llevar Sesbasar con los que subieron del cautiverio de Babilonia a Jerusalén.”
Esdras 1:7-11

En los días de Moisés, Dios le dio la comisión de edificar el Tabernáculo del Desierto. El Señor tocó a egipcios y a judíos para traer las ofrendas y materiales necesarios para la construcción.

“Y hablaron a Moisés, diciendo: ‘el pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga’.

Entonces mandó Moisés pregonar por el campamento, diciendo: ‘Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario’. Así se le impidió al pueblo ofrecer más.”
Éxodo 36:5-7

Lo mismo sucedió en los días de David y Salomón para edificar el Templo de Jerusalén. Aleluya.

Cuando Dios da una visión y nos envía a cumplirla, convirtiendo el trabajo en una comisión divina, Él nos da también la provisión. Amén.

“Y todo el pueblo que tenía piedras preciosas las dio para el tesoro de la casa de Jehová, en mano de Jehiel gersonita.

Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente, porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente... Así mismo se alegró mucho el rey David... Oh, Jehová Dios nuestro, todo esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre de tu mano es, y todo es tuyo” I Crónicas 29:8,10a, 16

En los días de la reconstrucción del Templo en Jerusalén fue Dios el que movió los reyes a los fieles judíos a ofrendar y traer la provisión.

“Y lo que fuere necesario, becerros, carneros y corderos, para holocaustos al Dios del cielo, trigo, sal, vino y aceite, conforme a lo que dijeron los sacerdotes que están en Jerusalén, les sea dado día a día sin obstáculo alguno, para que ofrezcan sacrificios agradables al Dios del cielo, y oren por la vida del rey y por sus hijos.”
Esdras 6:9-10

En los días presentes, Dios nos ha comisionado laborar como apóstoles, profetas y maestros en la reedificación de Su Casa, la Iglesia de Cristo. Él también proveerá lo necesario para la reconstrucción espiritual y física de su morada. Amén.


Zorobabel y Josué: Tipos Apostólicos

“En el año segundo de su venida a la casa de Dios en Jerusalén, en el mes segundo, comenzaron Zorobabel hijo de Salatiel, Jesúa hijo de Josadac y los otros sus hermanos, los sacerdotes los levitas, y todos los que habían venido de la cautividad a Jerusalén; y pusieron a los levitas de veinte años arriba para que activasen la obra de la Casa de Jerusalén.”
Esdras 3:8

Nehemías fue un tipo de apóstol de la oración. Él es el reconstructor de los muros de la ciudad, los cuales representan el ministerio de intercesión de la Iglesia. Nehemías es un tipo apostólico del Antiguo Pacto que simboliza a los apóstoles padres de la Iglesia. Estos tienen autoridad gubernamental, poderes de organización y de convocatoria.
Podemos ver en la labor de Nehemías la figura del trabajo apostólico restaurando la cobertura, la unidad del pueblo, la intercesión, la autoridad pastoral y apostólica y la estrategia de edificación.

En el libro de Esdras podemos ver otros tipos apostólicos en las personas de Zorobabel, el gobernador de la ciudad y en Jesúa, hijo de Josadac, el sumo sacerdote de Israel.

Ellos como edificadores líderes en los días de la edificación del templo arruinado, representan a los apóstoles edificadores de hoy.

El Espíritu de Dios en este Tercer Milenio, está levantando líderes apostólicos que entienden el cómo edificar iglesias fuertes bajo el diseño divino. El deseo de Dios para este tiempo es levantar líderes apostólicos que entienden cómo edificar Su Casa o Iglesia. Amén.

Restauración del Altar y el Culto a Dios

Al retornar del cautiverio los judíos a Jerusalén, se ubicaron en sus ciudades, especialmente los levitas, cantores y porteros del templo. La labor que realizarían Zorobabel y Josué, despertaría el espíritu de los levitas y sacerdotes. Ellos fueron los primeros en dar ofrendas voluntarias para la casa del Señor. Aleluya.

“Y algunos de los jefes de casas paternas, cuando vinieron a la casa de Jehová que estaba en Jerusalén, hicieron ofrendas voluntarias para la casa de Jehová que estaba en Jerusalén, hicieron ofrendas voluntarias para la casa de Dios, para reedificarla en su sitio. Según sus fuerzas dieron al tesorero de la obra sesenta y un mil dracmas de oro, cinco mil libras de plata, y cien túnicas sacerdotales. Y habitaron los sacerdotes, los levitas, los del pueblo, los cantores, los porteros, los sirvientes del templo en sus ciudades; y todo Israel en sus ciudades.”
Esdras 2:68-70

En el proceso apostólico actual, como en los días de Esdras, Dios sacará de prisiones y cautividad espiritual a líderes de alabanza, salmistas y cantores para despertar al resto del pueblo hacia la reedificación del Templo de Dios y de su “verdadera adoración”. Ellos serán primeros en dar su vida y ofrendas por el levantamiento del Nombre de Jehová. La unción que está viniendo activará el verdadero sacerdocio de adoración en la Iglesia. Amén.


s?bado, 24 de febrero de 2007
Por el Apóstol Rony Chaves

La historia de la Reedificación del Templo

“En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la Palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino diciendo:
‘Así ha dicho Ciro rey de Persia; Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está dada en Judá.’”
Esdras 1:1-2

Jeremías había profetizado que la cautividad duraría 70 años. Los judíos estarían 70 años cautivos en tierras extrañas.

Al cumplirse los años del cautiverio, el Señor despertó el espíritu de Ciro rey de Persia.

Esto nos indica que Dios mismo vela por Su obra. Él es quien inicia todo proceso de edificación.

Jehová mismo es el que activa todo en el universo para que se cumpla Su Palabra enviada por los profetas a los hombres. Amén.
El proceso de reedificación de la Casa de Dios lo inicia el Señor, Él todavía está en control.

Hoy, es el espíritu de Dios, el que ha iniciado el proceso de reedificar Su Casa. Él despierta el espíritu de aquellos que son sus reedificadores. Alabado sea Dios!

“Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la Casa de Jehová Dios de Israel (él es Dios), la cual está en Jerusalén.”
Esdras 1:3



Esta es la hora de los reedificadores del Señor. A estos, el Dios Omnipotente entregará las finanzas necesarias para realizar la tarea.

Dios está levantando hoy, hombres entendidos en la tarea y tecnología de cómo edificar. La unción apostólica es una unción de edificación y restauración de la Casa de Dios.

El Señor mismo, activará la prosperidad en aquellos de corazón humilde cuyo sueño mayor ha sido ver levantada la adoración ferviente y constante al Omnipotente en la tierra.

El Señor les dará la riqueza a los dadores apostólicos con propósito, éstos darán sus riquezas para la edificación del Reino y el Santuario de Dios. Aleluya.

“Y a todo aquel que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres desde su lugar, con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la Casa de Dios, la cual está en Jerusalén.”
Esdras 1:4

Debo reiterar que Dios despertará a los dadores con propósito. Hay gente preparada en la Iglesia para ser preparada en sobreabundancia porque su corazón está en las riquezas, sino en la restauración de la Iglesia. Ellos tienen visión apostólica, son misioneros financieros. Ellos entienden lo que es sembrar con propósito apostólico. Su anhelo es tener para engrandecer el nombre de Dios y su Obra. Ellos serán prosperados y darán mucho de su riqueza.

Sus ofrendas serán de lo mejor, oro, plata; ofrendas voluntarias de su corazón con amor para la edificación de la Casa de Dios. Amén.

“Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar casa a Jehová, la cual está en Jerusalén.

Y todos los que estaban en su alrededores les ayudaron con plata y oro, con bienes y ganado, y con cosas preciosas, además de todo lo que se ofreció voluntariamente”.
Esdras 1:5-6

La unción apostólica que el Señor está desatando levantará la ola de prosperidad entre los dadores fieles y alegres, más grande de los últimos tiempos. Gloria al Señor.

Prepárate para recibir un avance financiero apostólico. El Señor hará emerger las columnas financieras que financiarán el proyecto de reedificar Su Tabernáculo entre los hombres, la Iglesia.

El decreto real

Hemos estado usando en el análisis de los personajes bíblicos de la historia de Israel, la idea de que éstos representan oficios o ministerios de la Iglesia.

Así los reyes, según sea el contexto representan apóstoles y sobre todo a Cristo. Personalmente creo que Ciro representa en este tema lo siguiente:

A. Ciro representa al liderazgo apostólico de la Iglesia del Señor, que es despertado en el tiempo profético para reedificar la Casa del Señor.
B. Ciro representa al o los apóstoles de determinada nación que reciben un llamado del cielo para reedificar la Iglesia en el tiempo Kayrós del Señor.
C. Representan a Cristo Jesús, quien como Señor de la Iglesia, da la orden de reedificarla como Morada de la Presencia del Dios Viviente.

Es importante recalcar este último punto. Esta idea revelada nos indica que es Jesucristo mismo el que está empeñado en edificar a la Iglesia.
El decreto es real, con autoridad del cielo. Es el Señor de la Iglesia el que llama a sus apóstoles edificadores a entrar en la tarea de edificar Casa para la Gloria del Señor. Amén.

“Y sobre esta roca, edificaré mi Iglesia.” Mateo 16:18

Los del otro lado del río

“Ahora pues, Tatnai gobernador del otro lado del río, Setar-boznai, y vuestros compañeros los gobernadores que estáis al otro lado del río, alejaos de allí.

Dejad que se haga la obra de esa casa de Dios que el gobernador de los judíos y sus ancianos reedifiquen esa casa de Dios en su lugar.”
Esdras 6:6-7

La expresión “los del otro lado del río”, aparece varias veces en el libro de Esdras para identificar a aquellas personas ajenas al pueblo de Jerusalén.

“Los del otro lado del río”, identifica a los opositores de la reedificación de la Casa de Dios en Jerusalén, ellos son los adversarios de los “edificadores”.

La expresión “los del otro lado del río”, define con claridad a los enemigos de Judá y de los propósitos de Jehová con la ciudad santa.

“Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los de la cautividad edificaban el templo de Jehová Dios de Israel.”
Esdras 4:1

Ellos eran enemigos de Judá y Benjamín, ellos intentarían detener la reconstrucción del templo:

1. Tratarían de mezclarse entre los judíos edificadores para obstruir el plan de construcción.
2. Tratarían de intimidar al pueblo de Judá, amedrentándoles para que no edificaran.
3. Tratarían de sobornar a los consejeros para frustrar el propósito de reedificación.
4. Levantarían acusaciones falsas para provocar reacciones negativas en las autoridades reales.
5. Enviarían cartas a las autoridades del reino con mala intención para detener el proceso de construcción del Santuario de Jehová.

“Pero el pueblo de la tierra intimidó al pueblo de Judá, y lo atemorizó para que no edificara. Sobornaron además contra ello a los consejeros para frustrar sus propósitos, todo el tiempo de Ciro rey de Persia y hasta el reinado de Darío rey de Persia .Y en el reinado de Asuero, en el principio de su reinado, escribieron acusaciones contra los habitantes de Judá y de Jerusalén.
También en los días de Artajerjes escribieron...” Esdras 4:4-7a

Los del otro lado del río eran los opositores a la voluntad del Dios Todopoderoso.

Los opositores de la Reconstrucción

Hemos visto cómo Nehemías, Zorobabel y también Esdras experimentaron, junto a los que volvieron de la cautividad para edificar, la más grande oposición jamás pensada. Esta vino de los de la tierra de Judá, pero que no eran judíos de sangre. Los opositores parece que son del pueblo de Dios, pero están infiltrados para detener el avance de la Obra y no son verdadero pueblo de Dios.

“vinieron a Zorobabel y a los jefes de las casas paternas y le dijeron: Edificaremos con vosotros, porque como vosotros buscamos a vuestro Dios, y a él ofrecemos sacificios desde los días de Esar-hadón rey de Asiria que nos hizo venir aquí...”
Esdras 4:2

Sabiamente Zorobabel y el sacerdote Jesúa, respondieron:

“Zorobabel, Jesúa y los demás jefes de las casas paternas de Israel dijeron: No nos conviene edificar con vosotros casa a nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos a Jehová Dios de Israel, como nos mandó el rey Ciro, rey de Persia.”
Esdras 4:3

Si pudiéramos aplicar esta lección del Antiguo Testamento, a los hechos y vivencias del pueblo de Dios del Nuevo Testamento, especialmente en nuestros días, debemos saber que vendrá mucha oposición si queremos ver restaurar a la Iglesia.

“Los del otro lado del río” son aquellos elementos anti-reino, anti-apostólicos y anti-proféticos que no fluyen en el río del Espíritu Santo.

“Los del otro lado del río” no están en el sentir de la restauración, edificación y reconstrucción de la Iglesia del Señor.

Están metidos dentro de Jerusalén algunos, otros rodean el territorio. Algunos parecen pueblo de Dios, pero no están junto a los reconstructores.

Ellos intentarán detener el mover apostólico y a los apóstoles. Su oposición hará uso de todos los recursos lícitos e ilícitos. Calumniarán, mentirán y amedrentarán si fuere posible a los trabajadores.

Será igual que en los días de Esdras.

“En aquel tiempo vino a ellos Tatnai gobernador del otro lado del río, y Setar-boznai y sus compañeros, y les dijeron así: ‘¿Quién os ha dado orden para edificar esta casa y levantar estos muros?’

Ellos también preguntaron: ‘¿Cuáles son los nombres de los hombres que hacen este edificio?”
Esdras 5:3

Como en los días de Esdras, “los del otro lado del río”, tratarán de amedrentar a los edificadores comisionados por Dios. Estos detractores de la Obra, siempre desconocerán a los que tienen el llamado apostólico o misionero del Señor.

Más, aunque los hombres se oponen a los enviados de Dios, Él siempre respaldará a Sus ungidos. Gloria a Dios.

“Más los ojos de Dios estaban sobre los ancianos de los judíos, y no les hicieron cesar hasta que el asunto fuese llevado a Darío, y entonces respondieron por carta sobre esto.”
Esdras 5:4

Los adversarios enviaron al rey Darío la carta con su reporte anti-judío, esperando una respuesta clara. Darío escudriñó en los tesoros del rey, encontrón el libro escrito de los decretos de Ciro. Él mismo había dado la orden de reconstruir. Darío, hombre fiel, ordenó que la Casa de Dios siguiera edificándose. Aleluya.




viernes, 23 de febrero de 2007

Por el Apóstol Rony Chaves

La importancia de La Ley de Dios en la reconstrucción de la Ciudad y el Templo

“Venido el mes séptimo, los hijos de Israel estaban en sus ciudades, y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel.

Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres, y de todos los que podían entender, y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.”
Nehemías 8:13

Tipos de Apóstoles

Hemos entendido que los apóstoles del Señor, son hombres llamados en medio del ejercicio de un ministerio u oficio. Apóstoles surgen de entre los profetas o maestros. De allí, el Señor toma a algunos que Él escoge y les da una misión.

A estos escogidos se les llama ungidos o apartados por Dios en su elección. A estos ungidos, les da una misión o encomienda, esto los hace misioneros enviados o apóstoles.

“Había entonces en la Iglesia que estaba en Antioquia profetas y maestros... Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado... les impusieron manos y les despidieron.” Hechos 13:1ª,2-3b.

Apóstoles tienen un don primario en ejercicio, éste los caracteriza, distingue y es principal en ellos. Hay Apóstoles-Maestros, Apóstoles-Pastores, o Apóstoles-Profetas, etc. Al comisionarlos y enviarlos, el Señor los hizo apóstoles, sus enviados o ungidos. Amén.

Por eso aunque mencionamos en páginas anteriores que el trabajo de Nehemías en la reconstrucción de los muros de Jerusalén, representa a un tipo de labor apostólica, no es la única.

Esdras, sacerdote y escriba, también representa a los Apóstoles-Maestros, cuya tarea en el proceso de reedificación es restaurar el amor por la Palabra y la Revelación del Señor.

Sacerdote y escriba, Esdras realiza labores proféticas de recopilación de la historia judía, aunque su trabajo es más apostólico ante el retorno de Israel a la Ley de Jehová.

Sacerdotes y gobernadores en el Antiguo testamento son figura de apóstoles. Amén.

Nehemías y Esdras llevan a Judá y especialmente a los moradores de Jerusalén al arrepentimiento, ante el Señor. Conducen a los judíos hacia el Pacto con su Dios a través primero de la confesión de sus pecados individuales y luego de los colectivos.

Para estos reconstructores, confesión, arrepentimiento, humillación y pacto eran determinantes para ser restaurados como pueblo de Dios.

“Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Dios santo es Jehová nuestro Dios, no os entristezcáis, ni lloréis, porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley.” Nehemías 8:9

Con Nehemías, Dios nos entregó en su libro un relato de la reconstrucción de los muros de Jerusalén y del restablecimiento de las ordenanzas sagradas.
Esdras es el escriba que lleva el registro del regreso de los judíos de la cautividad y quien ayuda a Israel a leer la Ley y explicársela, en el proceso de volver a las ceremonias santas del Señor. Aleluya.

La revelación, clave para la autoridad apostólica

Esdras, en su libro, nos lleva a conocer el proceso de reconstrucción del templo.
Es a través de estudiar este proceso histórico que podemos por revelación de Dios entender la Obra del Espíritu Santo en nuestro tiempo para restaurar la Casa de Dios, la Iglesia.

Esdras narra el proceso de reedificación de la casa de Dios. Es necesario entenderlo hoy, pues la obra de apóstoles en el presente es una tarea de reedificación de la Iglesia como Templo o Casa del Señor.

Es necesaria la revelación del Espíritu en la Palabra para entrar en labores apostólicas.

Recordemos que la Autoridad Apostólica es proporcional al nivel de revelación que se tenga de la Palabra.

Las llaves entregadas a Pedro según Matero 16:19 no le fueron otorgadas sino por la revelación dada por el Padre acerca de la persona de Jesús y su mesianidad.

Según el nivel de revelación de la Palabra y sus diseños que un hombre tenga, así será el nivel de autoridad en que él caminará.

La clave para el Ministerio Apostólico es la Revelación, ésta nos da las llaves y la autoridad. En la Biblia, llaves son sinónimo de autoridad.

A través de Esdras nos es revelado el proceso de reedificación de la Casa de Dios.

Hoy en pleno siglo XXI podemos afirmar que Dios nos ha dado avances y revelación sobre el ministerio y autoridad apostólica en los últimos 10 años con más abundancia que en cualquier otro período de la historia.

Por eso el mensaje apostólico de hoy, está revestido de una autoridad especial por la revelación dada por Dios.

El mensaje y análisis apostólico de la Palabra, nos ayudará a entender mejor como ser un “edificador apostólico” de la Casa del Señor.


La Palabra de Dios es esencial

Tanto en la reconstrucción de los muros de Jerusalén como en la reedificación del Templo de Jehová, la lectura y entendimiento de la Ley del Señor fue factor determinante.

“Abrió, pues, Esdras, el libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento” . Nehemías: 8: 5.

La lectura de la Palabra de Dios siempre traerá un impacto al lector u oyente.

“Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande y todo el pueblo respondió:
¡Amén! ¡Amén! Alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra”.
Nehemías: 8:6.


Hoy, igual que ayer, necesitamos entender la Palabra. La revelación apostólica es crucial en esto.

Satanás se opondrá siempre a que tengamos revelación del Señor, pero el Espíritu nos hará entender Su Verdad. Aleluya.

“Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán,y Pelaía, hacían entender al pueblo la ley ; y el pueblo estaba atento en su lugar y leían en el libro de la ley de Moisés claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura”.
Nehemías: 8: 7,8.

Apóstoles con revelación divina son necesarios hoy, para enseñarnos con claridad la revelación de Dios, es decir, Su visión y diseños en la reedificación de la Iglesia como Casa del Señor.

La tarea de Esdras como es la de los apóstoles hoy, era la de explicarles la Palabra a los líderes de la nación.

“Al día siguiente se reunieron las cabezas de las familias de todo el pueblo, sacerdotes y levitas, a Esdras, para entender las palabras de la ley”.
Nehemías: 8:13.

La revelación y el entendimiento del plan profético del Señor con Su pueblo a través de la enseñanza del maestro ungido siempre traerá gozo, alabanza y expresiones de júbilo.

“Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que le habían enseñado.
Nehemías: 8: 12.






jueves, 22 de febrero de 2007
Si usted quiere ver la gloria de Dios en su vida, necesita una disciplinada vida en comunión con el Espíritu Santo.

Hay tres recomendaciones para tal efecto:

1. Una vida de oración.
2. Espere en la presencia de Dios
3. Mantenga el fuego encendido.

1. La vida de oración:
Los siervos de Dios que más han impactado el mundo, han sido sin excepción hombres de oración.

Fueron constantes y profundos y no se contentaban con unos minutos de oración. Nada en su vida fue rutinario. Fueron hombres disciplinados y hacían que la gloria de Dios bajara.

Muchos de nosotros hacemos muchas cosas para Dios: trabajamos, leemos un buen libro, predicamos, enseñamos, etc., pero cuando se trata de orar, arrugamos la cara, nos da sueño, volvemos a ver para otro lado y no podemos profundizar en la oración, o sea, se nos viene el viejo hombre.

Debemos de empezar disciplinadamente todos los días a orar, hay tantas cosas porqué orar.

Nuestra búsqueda espiritual, nuestra comunión con el Espíritu Santo, tiene que ser de rodillas.

Debemos de invertir tiempo en la oración. Hebreos 11:6 – Debemos de creer que Dios es galardonador de los que le buscan, o sea, Dios dice en Su Palabra y asegura que todo aquel que lo busca con sinceridad, basado en su fe en El, será recompensado.

El encontrarnos con Dios a solas, nunca tendrá que ser con métodos pero si se necesita de una buena dosis de disposición.

La alabanza, la adoración, la lectura de Su Palabra, hace que el tiempo sea corto y abre las puertas al Espíritu Santo, también el altar en la Iglesia nos invita a pasar cuando hay tiempos de oración. Allí en comunión con nuestros hermanos, podemos oír la voz del gran Rey.

Al pasar un tiempo largo con el Señor, experimentará la paz, el gozo y la fortaleza del Espíritu Santo.

Filipenses 4:6-7 dice que si usted no quiere estar afanoso en el día, ore más. En el momento que usted empiece a preocuparse, deténgase, haga un alto y ore, y el Espíritu Santo vendrá a usted. La paz de Dios es saber que El controla todo, porque nuestra ciudadanía en el Reino de los Cielos está asegurada y sus problemas han dejado de ocupar un lugar importante en tu vida. ¡Aleluya!.

2. Espere en la presencia de Dios:
Hechos 1:4. El saber esperar en Dios en Su presencia es de suma importancia. Cuando Jesús después de Su muerte se les presentó a sus discípulos y les dijo que no se fueran de Jerusalén y que ahí tenían que esperar la promesa del Padre. Al esperar la promesa fueron investidos de un poder sobrenatural dado por el Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

Ellos supieron esperar. Ver también Lucas 24:49.
Moisés tuvo también que esperar (Éxodo 24:12). La espera tiene grandes beneficios, porque te hace saber que Dios tiene la prioridad y que tus apuros a nada te llevarán, nunca podemos condicionar a Dios porque el merece todo nuestro respeto.

Como dice el Salmo 40:1 “Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mi y oyó mi clamor”. Si usted sigue leyendo el texto, David supo que esperar no era fácil, sin embargo, el recibió beneficios porque Dios lo sacó de la desesperación.

La espera también permite que Dios obre en nosotros y que nuestra voluntad sede a la suya (que se haga Su voluntad).

La búsqueda de Dios no se debe nunca a basarse en emociones sino en una voluntad diaria y constante.

Recuerda que la oración de espera será siempre sobre nuestras rodillas.

3. Mantenga el fuego encendido:
Levítico 6:12-13 – El pueblo de Israel junto con sus sacerdotes presentaban en la mañana y en la caída de la tarde, el holocausto, para mantener el fuego santo sobre el altar. Esto representaba la presencia eterna del Señor en el sistema de sacrificios. Pero el fuego del Espíritu Santo está hoy presente en cada creyente cuando lo buscan de corazón en adoración. El enciende el fuego cuando el Espíritu Santo entró a vivir en nosotros y lo cuida al fin de que podamos crecer en gracia al andar con El.

La Biblia nos dice “no apaguéis al Espíritu” (I Tesalonicenses 5:19), o sea, no podemos apagar los dones que Dios nos dio porque si no el fuego se apaga.

Mantengamos el fuego encendido en nuestra vida. Romanos 12:11 dice “fervientes en el espíritu”. El fuego de Dios quiere estar encendido y ardiendo siempre en tu vida. Mantenga la llama encendida cada día.

Ap. Rony Chaves
·

mi?rcoles, 21 de febrero de 2007

Si has sido llevado a una posicion de liderazgo en cualquier area del quehacer humano, nunca quedaras libre de las criticas. Estara pegada a ti y a lo que haces como la estampilla al sobre.

Tendras que aprender a convivir con ella y lograr que trabaje a tu favor.

La critica es el impuesto que pagamos por ser publicos, nunca la buscamos, pero ella siempre sabe como encontrarnos.


LA CRITICA PUEDE VENIR DE TRES FRENTES DISTINTOS

1.- Puede venir de tus oponentes o adversarios

2.- Puede venir de los lideres de otras iglesias de tu misma ciudad

3.- Puede surgir de la gente que forma tu equipo mas intimo, vale decir, al interior de tus filas, y por lo mismo esta critica es la peor, y la mas dificil de manejar.


? POR QUE SURGEN LAS CRITICAS?

1.- Las criticas surgen porque los lideres tratan con cambios

* los seres humanos por naturaleza nos afincamos en metodos y sistemas que nos funcionaron en un tiempo pasado, pero que en el presente no solo no sirven, sino que estorban.
* Los cambios siempre son incomodos y amenazantes
* La gente promedio ven a sus lideres como producidores de incomodidades, por eso son criticados.


2.- Las criticas surgen porque los lideres trabajan con metas y objetivos futuros

* Si las metas y los objetivos estaran completamente desarrollados en un futuro inmediato o mediato, entonces el presente siempre es incompleto
* Es como entrar en una cocina donde la senora esta preparando una torta; ves harina por un lado, cucharas por otro lado, cremas, etc. Hay tanto desorden alli, que lo unico que tu puedes hacer es criticar, pero la senora esta viendo la torta por encima del necesario desorden.
* En todo trabajo donde hay un lider siempre hay algo no terminado que se puede critica
* El pueblo no puede ver el futuro tan claro y desafiante como lo pueden ver los lideres.


3.- Las criticas surgen porque el pueblo no tiene acceso a toda la informacion que poseen los lideres


Salmo 103: 7

* Aqui vemos dos niveles de informacion divina , el nivel de sus caminos que son los principios por los cuales Dios trabaja, y el nivel de sus obras que son los resultados visibles de esos principios.
* Por eso el pueblo saca conclusiones de informacion incompleta
* Debemos esforzarnos para tener un fluido de informacion excelente, pero no todas las cosas deben ser informadas al pueblo.



4.- La critica surge cuando el ministerio es probado

* Todo ministerio que presta un servicio digno a Dios, sera probado.
* Inevitablemente surgiran infinidades de problemas
* La diferencia significativa que existe entre los problemas y las metas, es el siguiente: los problemas son reales y presentes, mientras que las metas son lejanas e invisibles .

Hebreos 11: 24-27



* El viaje que haras con tu equipo hacia cualquier meta posible y de alto significado, siempre tendra que ser a traves del desierto, por eso dice : que Moises se sostuvo como viendo al invisible”
* Cuando todo va bien y a las mil maravillas, cualquiera puede dirigir y muchas veces los verdaderos lideres parecen hasta innecesarios, pero cuando surgen las crisis y todos quieren regresar atras en ese momento necesitamos a un lider.



5.- Las criticas surgen porque el lider encarna la autoridad

* Todas las personas en el pasado, de una u otra forma hemos sido heridos por alguna autoridad, por eso cuando nos paramos frente a ella la resistimos.
* Esta clase de critica vendra preferentemente de gente que a tenido un liderazgo frustrado, como Maria y Aaron hermanos de Moises.

Salmo 106: 16



6.- Las criticas surgen porque es mucho mas facil encontrar faltas que crear algo nuevo

* La habilidad de ver faltas es un don barato y comun
* La critica lleva incluido consigo la sugerencia tacita de que la persona que hizo la critica, lo hubiera hecho mejor de lo que se hizo, sin tener jamas que demostrarlo en el terreno practico.
* Lo que situa en una posicion ventajosa a la persona que critica un trabajo especifico, es que al criticar deja la idea de que ella lo hubiera hecho mejor , solo que no asumira jamas la responsabilidad de demostrarlo.


COMO MANEJAR LAS CRITICAS

1.- no las rechace automaticamente

* algunas te diran grandes verdades
* aprende a separar la critica de la persona que la hace
* algunas veces el espiritu es incorrecto pero la critica es correcta
* un enemigo te dira lo que no te dira ningun amigo



2.- No te desanimes por causa de las criticas

* el rey David es un buen ejemplo de esto ( 1 Samuel 30: 6)
* no te dejes gobernar por ellas



3.- No personalices las criticas

* muchas veces la critica va dirigida a tu trabajo y no a ti
* usalas como referentes para mejorar tu gestion
* Esfuerzate en descubrir la razon que existe detras de una critica



4.- Cuando la critica toma la forma de ataques personales

* No respondas de la misma forma
* No permitas que tus emociones tales como; el dolor, la ira, etc. Determinen tu respuesta.


Salmos 57:4

"En Dios alabare su palabra; en Dios he confiado; no temeré: ¿Qué puede hacerme el hombre?


En el principio Dios creo los cielos, la tierra, todo estaba en desorden y Elohim, o sea el Dios Trino comenzó a trabajar. Elohim, siendo uno de los tres nombres primarios de la Deidad, contiene dentro del nombre el prefijo EL, que se traduce "poder" o "el que es poderoso". Y Alah, que significa "jurar". Allá en Génesis 1:26 El Poderoso decide hacer, crear. Hay varios detalles que tenemos que saber en cuanto a esta creación:

El hombre es una obra de creación y no de evolución, Mateo 19:4 "¿no habéis oído que el que lo hizo al principio varón y hembra los hizo"?

El hombre fue creado conforme a la imagen y semejanza de Dios. Lo sabemos por su naturaleza tripartita. "espíritu, alma y cuerpo" 1 Ts. 5:23 "y el mismo Dios de paz os santifique por completo y todo vuestro ser espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensiblemente para la venida de nuestro Señor Jesucristo."

El hombre siendo un ser tripartito no esta creado para si, sino para El. Me explico. El alma y el espíritu humanos no son idénticos se comprueba por el hecho de que ellos son divisibles He. 4:12 "porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón". El alma y el espíritu se distinguen de manera muy estricta en lo que toca a la sepultura y resurrección del cuerpo. Se siembra cuerpo natural (soma, psuchikon: cuerpo-alma, pero al resucitar, lo que vemos es un cuerpo espiritual soma-pneumatikon. 1 Co. 15:44. Por tanto queda claro que el alma y el espíritu son dos entidades totalmente separadas una de la otra.

El Espíritu en el hombre es parte por la cual el conoce 1 Co. 2:11, su mente; mientras que el alma es el asiento de los afectos, deseos y emociones, como de la voluntad activa, el yo. "Mi alma esta muy triste", dijo Jesús MT. 26:38. El alma al traducir el termino, es el nephesh, en el AT el equivalente exacto de la palabra que se usa en el NT para alma psuche, "Dios mió, mi alma esta abatida en mi…" Salmo 42:6ª Ahora bien, la palabra neotestamentaria para espíritu es pnewma, y en el AT es ruach, y se traduce aire, aliento, viento, pero su significado predominante es "espíritu", ya sea de Dios como en GN. 1, o del hombre GN 1:8. Debido a que el hombre es espíritu, el es capaz de ser consciente de Dios y de comunicarse con El. Job 32:8, debido a que es alma, el es consciente de si mismo Sal. 13:2, debido a que es "cuerpo" el tiene, por medio de sus sentidos conciencia del mundo que lo rodea.

El alma el lugar donde se sientan la emociones, se compara con el corazón, La palabra de Dios me dice que la "la abundancia del corazón habla la boca" MT 12:34

Amados, una de las cosas que tenemos que saber es que somos creados a imagen y semejanza de Dios en nuestro ser tripartito; sin embargo, no le hemos entendido al asunto de lo que significa ser un ser que es espíritu, alma y cuerpo. Los tres como ya explicamos tienen una función especifica, pero no por eso dejamos de ser humanos, y cuando Dios creo y miro que eso era bueno, no paso mucho tiempo antes que lo bueno se convirtiera en malo.

Dice en Génesis 1:28 que Dios los bendijo… la Primera dispensación: INOCENCIA. Fue creado en estado de inocencia, colocado en un ambiente ideal, sujeto a una prueba absolutamente simple y advertido tocante a los resultados de la desobediencia. Aunque la mujer cae por causa del orgullo, el hombre cae deliberadamente 1 Ti. 2:4. Aunque Dios restaura a sus criaturas pecadoras, la dispensación de la inocencia termino con el juicio de la expulsión de Adan y Eva del Eden Gn. 3:24… Entonces si miramos brevemente las otras dispensaciones vemos en GN 3:23 CONCIENCIA; GN. 8:20 GOBIERNO HUMANO; GN 12:1, PROMESA; Ex. 19:8 LEY; JN. 1:7 GRACIA; Ef. 1:10 REINO.

La caída del hombre no fue como la hemos imaginado. La caída fue todavía más brutal de lo que hemos visto:

En el v. 19 de GN. 2, dice que Jehová Dios de la tierra formo toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y se los trajo a Adán y le dijo que viera como le habría de llamar, y "todo lo que Adán llamo a los animales vivientes, ese es su nombre. V.20 Toda bestia del campo y ave de los cielos y ganado del campo…… En el v. 23 dice esta es ishashah, varona, porque del varón fuiste sacada, pero allá en el 3:20 nos encontramos que la llama EVA. A el se le dio ordenes de ponerle nombre a las bestias del campo y las aves del mar, no a la ayuda idónea que le dio el Señor. PRIMERA CAIDA

EN EL 3:1 nos encontramos a Eva entablando un dialogo con Satanás. Bueno, ¿Dónde estaba Adán cuando esto acontecía? Abandono el campamento, le quito a su esposa la cobertura de sacerdocio que Dios estableció al crearlo SEGUNDA CAIDA

En GN. 3:12 "y el hombre respondió la mujer que me diste"… TERCERA CAIDA, culpo a Dios de todo lo que acababa de ordenar.

Estas tres caídas fueron antes de la so nombrada tentación de Eva. Una y otra vez reprendemos y echamos fuera al hombre fuerte creyendo que es el diablo, sin darnos cuenta que el hombre fuerte, por el pecado del principio de la creación, fue establecido. NO, El hombre fuerte no es el diablo, el hombre fuerte es tu propio yo, tu ego..

Por eso encontramos que si no venimos a Cristo, andamos deambulando reprendiendo, atando, echando fuera demonios y hasta vamos a iglesias que tienen un departamento solamente para sacar demonios. Sin darnos cuenta de que lo que tenemos que hacer es confrontar nuestro propio yo, el alma, el espíritu y el cuerpo, y decirle a los tres "someteos a Dios, resistid al diablo y El huirá de vosotros.

¿Quién es el hombre fuerte?, lo que provocó el pecado en el ser humano. Dice Proverbios 4:18 que estamos llamados a vivir en la luz no en las tinieblas. Entonces ¿Cómo confrontar al hombre fuerte?

Sobreponerse al temor, puede que digas temor a que, a lo desconocido. No podemos entregarnos totalmente a Dios si en nuestra alma se alberga ese monstruo marino, ese Leviatán llamado temor. "En el amor no hay temer, sino que el amor echa fuera el temor…" 1 Juan 4:18

Aprender a vivir con una fe que sobrepase montañas, nuestra meta debe de ser "crecer en gracia", Romanos 14:23

Hay niveles de fuerzas demoníacas que atacan al que no ha decidido hacerle a El dueño y Señor de nuestras vidas

NO fuimos redimidos y luego dejados a nuestra propia suerte. Tampoco para que fuéramos todo el tiempo bendecidos y tener un buen tiempo. Todo cristiano esta aquí con un propósito, y es el de proclamar el evangelio, pero para poder hacer esto, tenemos que matar dentro de nosotros:

a. Espíritu de orgullo,

b. Espíritu de deserción

c. Espíritu de apostasía

d. Espíritu de gula

e. Espíritu de contienda

La lista es larga, el Señor te creo espíritu, alma y cuerpo, ya es tiempo de que ates lo que debilita el alma y la hace todo sentimientos, el espíritu cuya debilidad tupe los sentidos y dejas de escuchar la voz de Dios, y el cuerpo, el cual esta enfermo solamente por falta de comunión con Dios, pues el espíritu de Dios no puede vivir donde habita el pecado, que comenzó en nosotros el DIA que desobedeció Adán a Dios.

Dice Daniel 11:31-32 que "con lisonjas seducirá a los violadores del pacto (estos son los que han permitido que el hombre fuerte, la carne, el pecado que habita en ellos) mas el puedo que conoce a Dios se esforzara y actuara".

Entonces conocerás los "de repente de Dios", estarás en búsqueda de una palabra que te de esperanza en medio de un problema en tu vida, y de repente aparece un profeta.

Estarás en medio de la adoración, preguntando que pasa que no sientes nada, y te darás cuenta que esto no es de sentir, pues aunque eres creado "alma", haz podido vencer las emociones y ahora pensando "no siento nada" de repente, se derrama sobre ti el poder del espíritu de Dios y tu espíritu comienza a decir "mi alma tiene sed de un Dios viviente, mi alma alaba a Dios"

Y sales de la inercia, y sales de la mediocridad, y sales de la pasividad creada por el temor y alcanzas lo que te dice el Señor en Apocalipsis 21:7-8 "El que venciere heredara todas las cosas, y yo seré su Dios y el será mi hijo".

Tocad trompeta en sino, pues el DIA del Señor viene y aquellos que han podido ser libre de su propio concupiscencia, aquellos que han matado el YO, serán bendecidos con ocupar un lugar en el Reino.

Apostol Idalmis García


Cobertura Divina
Efesios 4:1-16

I. Cuando no se tiene una visión de lo que se espera de uno, el evangelio se vuelve monótono, repetitivo, agotador, pero
con una visión, el pueblo avanza.

1. Necesidad de actuar bajo cobertura: La palabra cobertura es mencionada sólo dos veces en el Antiguo Testamento en el libro de Job 24:7; 26:6. En ambas ocasiones es sinónimo de cubrir, cobijar. El Diccionario Océano define así: “Cobertura: lo que sirve para cubrir, acción de cobijar. Cobija, cada una de las plumas pequeñas que cubren el arranque de las grandes del ave. Cobijar, cubrir o tapar, por ejemplo las aves a su cría” (Lucas 13:34)

2. El griego, tres verbos dan significado a la palabra cobertura:
1. Anablepö: compuesto de Ana que significa “hacia arriba” y blepö que significa “ver, mirar, viendo”.
2. Lamanö: De recibir, tomar
3. Epikalumma: De Epi que significa “sobre”, kalumma, velo de la raíz, kaluptö, cubrir, que cubre.

3. En el Nuevo Testamento la palabra cobertura aparece sólo una vez en I Pedro 2:16, versión de 1602 Reina Valera.

Hablar de cobertura es entender que cuando nos sometemos a las normas establecidas por la Biblia, debemos de mirar hacia arriba a fin de reconocer sobre su vida la autoridad concedida por Dios, quien nos cubre con la unción de su llamamiento:

a. Delante de Dios, intercediendo por los débiles; exhortando a los desanimados; orientando sus vidas.

b. Ante los demonios atándolos, neutralizando su labor contra los creyentes, reprendiéndolos.

c. Delante de los hombres no redimidos, ofreciendo la representación de su cargo espiritual.

La cobertura como medio de protección espiritual nace de la visión dada de arriba a quien Dios pone como administrador de sus bienes, vidas compradas por el sacrificio de Su Hijo. (Hechos 20:28; I Cor. 4:1; 3:5-11)
A fin de que sean cubiertos por la visión que viene con la unción necesaria como manto de protección: medios divinos y económicos (Números 18:6-8, 21-24; Deut. 18:1-8)


II. ¿Quiénes sirven como cobertura?

a. La persona maravillosa del Espíritu Santo como sombra de protección (Lucas 1:35; 3:21-22; 4:16-21; Hechos 13:2; 4:16; 6:10) cubre con el llamado a quienes elige como ministros.

b. La cobertura siempre será acorde con la unción con que Dios unge a sus siervos (II Cor. 1:20-21) y estará íntimamente ligada a la visión que el siervo tenga de la obra a realizar. (Filemón 10)

1. Esto nos habla de relación (Salmo 25:14; Jeremías 23:18). Para engendrar a otros conforme la visión de Dios que seamos hechos conforme a la imagen de Su Hijo (Romanos 8:29; Efesios 4:13; ***) Necesitamos estar en la comunión de aquel que nos hizo el llamado.

2. La cobertura está estrechamente ligada al sometimiento que el siervo manifieste ante esa visión de formación en una comisión: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio; haced discípulos” Marcos 16:15; Mateo 28:19-20)

3. ¿Quién es un discípulo? Es alguien que aprende a vivir una conducta de vida ajena a la suya, al lado de un formador, quien va mostrándole, exponiéndole el plan y propósito vivencial del modelo recibido en las Escrituras. (Lucas 6:12-13; Marcos 3:13-15; Mateo 10:5-10; Lucas 10:1-2; Juan 20:21) Los Apóstoles continuaron bajo la cobertura de esa visión (Filipenses 4:9; I Cor. 4:14-17; II Timoteo 2:2) ¿Y nosotros, hacia donde creemos que debemos guiar al rebaño? El Señor espera que le devolvamos el corazón del pueblo discipulado

Ap. Rony Chaves
·

martes, 20 de febrero de 2007
Promesas en el Servicio Antes De

Debido a la alta demanda de obreros en la viña del Señor, sin darnos cuenta hemos estado cayendo en el error de aceptar y reconocer a todo tipo de personas que manifiestan de una u otra manera deseos de servir en las cosas espirituales, ¡sin medir en qué disposición de obediencia están!, ¡después nos damos cuenta cuán difícil es monitorear a esas personas!

Cuando el Señor Jesucristo resucitó de entre los muertos, fue puesto en posición de autoridad sobre la Iglesia, y El mismo constituyó a los que luego seguirían la labor que por su ausencia física requeriría la Iglesia (Efesios 4:11). El Señor Jesús dio estas funciones de servicio superior. Excepto El, nadie más puede poner a alguien en esas posiciones de autoridad sobre el Cuerpo.

En el momento en que alguien dentro de la Congregación de los Santos asume una posición de autoridad sin el nombramiento de Dios, el Espíritu Santo, se está exaltando a sí mismo. Esto incluye a aquellos que han sido llamados, pero que aún deben ser nombrados por las autoridades. Son personas que al ser auto-comisionadas, al final de cuentas servirán a ellas mismas, ya que la gracia de Dios no está con ellos plenamente para esa posición tomada “antes de tiempo”.

La vida del Señor Jesús estableció un patrón espiritual a actualidad. Hebreos 5:1-5, narra que aún el Señor no asumió su posición sino que fue nombrado por el Padre. Lo mismo se dice de Pablo. Aunque fue escogido desde el vientre de su madre para el ministerio, no fue puesto en el oficio hasta el momento en que fue reconocido en su servicio interno en la Iglesia, desde donde fue escalando posiciones.

Durante su primer año en Antioquia, Pablo no ocupó ninguno de los cinco oficios instituidos por Cristo, aunque era un evangelizante (NO Evangelista). En cambio, sirvió en el ministerio de ayuda apoyando a los líderes que ya estaban en posición. Una vez que Pablo pasa la prueba de fidelidad en el ministerio de ayuda, e iba predicando a diestra y a siniestra, fue promovido al oficio del Maestro (Hechos 13:1).

Pablo no solo fue probado en el campo de la ayuda sino también en el oficio de la enseñanza. Cuando fue promovido de Maestro a Apóstol, vemos nuevamente como el Espíritu Santo escoge y separa a aquellos que desea poner en ciertas posiciones. Fíjese que Saulo, más tarde llamado Pablo, fue contado entre los maestros de Antioquia (verso 1b). Fíjese que el Espíritu Santo dice “apartadme”, el tiempo había llegado. Durante años, Pablo fue consciente de que había un llamado apostólico en su vida. Le fue revelado tres días después de su encuentro con Jesús (Hechos 9:15). Ahora vemos al Espíritu Santo apartando al que Jesús había llamado varios años antes. Pablo había servido fielmente, sin promoverse a sí mismo. Con sobrada razón, más tarde puede amonestar: “AHORA BIEN, SE REQUIERE DE LOS ADMINISTRADORES QUE CADA UNO SEA HALLADO FIEL” 1 Corintios 4 10. Pablo pasó por el proceso obligatorio establecido por el Señor. Primero usó a los líderes Eclesiásticos ya establecidos en la Iglesia donde Pablo servía fielmente. Esos Apóstoles, Profetas y Ancianos habían sido nombrados de la misma manera en el pasado.

Pablo y Bernabé fueron promovidos por el Espíritu Santo a través DEL LIDERAZGO YA ESTABLECIDO, Jesús fue quien lo hizo, apartó a Pablo y a Bernabé a través del Liderazgo ya establecido localmente. Note que Jesús no llamó al grupo de oración intercesora de Antioquia, ni envió a Pablo y Bernabé a una Conferencia Profética en otra ciudad, o del otro lado de la ciudad, a otra Iglesia a la cual Pablo no estaba sometido. El Señor usó la autoridad que El ya había establecido en la Iglesia de Antioquía.

El liderazgo local debe monitorear la fidelidad de aquellos que sirven de corazón en la Iglesia que los alimenta, los cuida, los reconoce. Cuando Dios habla a sus corazones para nombrar a alguien, ellos tienen la confianza de que es el nombramiento del Señor quien promueve a quienes sirven, no al ojo (para que lo vean). Este es el método del Señor para colocar individuos en la posición de liderazgo efectivo, porque han pasado la prueba del sometimiento en el servicio a los demás ¡Esos son los promovidos por el Espíritu Santo!

Ap.Rony Chaves
·


II Reyes 4:6
“La unción de Dios se multiplicará en nuestra vida cuando cumplamos con el ministerio que Dios nos ha dado cuando damos a otros lo que hemos recibido.”


La Iglesia es la luz del mundo (Mateo 5.16). Si vivimos para Cristo tenemos que brillar como luces mostrando a otros como es Cristo.

Cuando como cristiano pasas desapercibido, sin hablar de Cristo a aquellos que están a tu alrededor estás:

1. Callando, cuando de Jesús debes de hablar.
2. Negando la luz de Cristo.
3. Dejando que el pecado nuble la luz de Cristo.
4. No dando a conocer que tu eres la luz como Cristo.
5. No comprendiendo que esa luz de Cristo puede salvar una vida de las garras del enemigo.

Debes ser un faro de verdad y no esconder la luz del mundo. El aceite de la viuda cesó cuando ya no hubo vasijas donde ponerlo. Esta viuda junto con sus hijos recogió vasijas de sus vecinos y comenzaron a llenarlas con el aceite de una única vasija que tenían. Ese aceite era de oliva que se usaba para cocinar y para las lámparas. El número de vasijas que consiguieron fue el indicio de su fe. La provisión de Dios fue tan grande como su fe y su disposición a obedecer.

Esta es una buena lección para todos nosotros para no limitar a Dios en sus bendiciones por falta de fe o de obedecer.

Dios puede darte mucho más abundantemente de lo que pedimos (Efesios 3:20).
Mucha gente dice: “no sirvo, no tengo talento, no estoy preparado para esto o para aquello”, pero quiero decirte que Dios dice: “te voy a usar, pon tu vida en mis manos porque la unción está sobre ti”.

No debemos de ser mediocres, ni conformistas. Tú no puedes tener a menos lo que Dios te ha dado. Pon el don que hay en ti. Tu vida entera debe de tener su fuente principal en el Espíritu Santo, para enfrentar al mundo con sus necesidades diarias, como Jesucristo lo hacía. La gente está cansada de palabras huecas, vacías, sin sentido.
Hay una frase importante que dice: “no podemos tocar al mundo si Dios no nos toca primero”. La unción vendrá cuando entras a tu aposento de oración y entras en contacto con Dios.

Necesitamos ser revestidos espiritualmente todos los días de ese aceite de la unción dada por el Espíritu Santo, porque cuando eres un ungido del Señor, todos reconocerán en ti tu autoridad espiritual.

El aceite de la unción te hará resplandecer en este mundo de oscuridad. Estamos en días de tinieblas, el mundo gira hacia algo desastroso, pero tú eres la luz de Cristo y la gente vendrá a ti para recibir la Palabra del Señor.

¿Sabes? el Salmo 89:20-23 dice:
“Hallé a David mi siervo, lo ungí con mi santa unción. Mi mano estará siempre con él, mi mano también lo fortalecerá. No lo sorprenderá el enemigo, ni hijo de iniquidad lo quebrantará; sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos, y heriré a los que le aborrecen” Aleluya, Gloria a Dios.

En Hechos 10:8 dice que “como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazareth y como este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

Hechos 2:22 (leerlo)
Tienes que actuar como un siervo de Dios ungido por el Espíritu Santo. Tienes que llevar el mensaje a las naciones, a tu barrio, a tu pueblo, a tus vecinos. La unción debe salir de las 4 paredes de la Iglesia. El mundo nos llama para evangelizar. Todo ese gozo debe de salir para aquellos que no conocen al Señor.
Somos el candelabro de oro que los sacerdotes ponían en el Tabernáculo, para que alumbrase de continuo.

Tenemos que alumbrar porque somos la luz del mundo.

Hechos 10:38, Lucas 4:18; Isaías 49:8-2; II Corintios 6:2
El aceite es tipo del Espíritu Santo porque se le designó divinamente en el Antiguo Testamento. El aceite más puro se obtenía del fruto aún verde en el mes de Noviembre y se echaban en receptáculos, era de gran valor.

Los olivos se exprimían en piedras en forma circular y se sometían a una gran presión. De ahí el nombre de Getsemaní, de la palabra hebrea Gat – Semen, que quiere decir “prensa de aceite”, debe su nombre al hecho de que había algunas prensas de aceite en las cercanías.

El aceite servía para varios ritos de Israel como la consagración de los sacerdotes (Éxodo 29:1-7) en ofrendas, sacrificios (Levítico 2:1; Números 7:19) en la consagración del Tabernáculo (Éxodo 30:22-29; 40:9-10), en las lámparas del Tabernáculo (Éxodo 25:6; Levítico 24:2). En la época del Nuevo Testamento se ungía a los enfermos (Santiago 5:14).

El aceite simboliza alegría (Salmo 4:7; Hebreos 1:9), también prosperidad y abundancia (Deut. 32:13; 33:24), pero también denotaba pobreza cuando escaseaba (Hageo 1:11; Joel 1:10). El poder de Dios venía cuando se ungía con aceite, o sea, la unción del Espíritu Santo.

La necesidad de la obra del Espíritu Santo en la preparación par el Ministerio está señalada en el Antiguo Testamento cuando se ungía con aceite en la instalación de los sacerdotes (Éxodo 40:9-16). Por eso el ministerio del Espíritu Santo es indispensable para un ministerio fructífero por parte del creyente hoy (Hechos 1:8). Aquí el Espíritu Santo no se limita a una energía ordinaria, si no que El da entrega, confianza, conocimiento, habilidad y autoridad, por eso tienes que experimentar el poder del Espíritu Santo.

La única luz del Tabernáculo lo daba el aceite santo donde iluminaba el lugar donde Dios era adorado (Exodo 27:20-21). Hoy es el Espíritu Santo el que proyecta la luz sobre aquel que es la verdad y es El quien glorifica a Cristo ante los ojos del cristiano (Juan 16:13-15; I Juan 2:20). El aceite se empleaba para la purificación y la santificación (Levítico 8:30). Hoy día el Espíritu Santo santifica a los creyentes en el día de hoy.I Juan 2:20 “Pero vosotros tenéis la unción del santo, y conocéis todas las cosas” Necesitamos la unción de ese aceite especial. Se ha dado a usted el Espíritu Santo, por el Padre y el Hijo.

domingo, 18 de febrero de 2007
¿Cómo deben actuar los Profetas en la Iglesia local?


La presencia de profetas en la iglesia local, no implica que ellos puedan hacer lo que quieran y como lo quieran. La Palabra establece un orden en la ministración de los profetas dentro de la iglesia local, de acuerdo a 1ª Corintios 14:29-33a:
* v. 29: Deben hablar dos o tres profetas y los demás juzgar. Los profetas que están escuchando a aquellos que están profetizando, tienen la capacidad de juzgar en el espíritu las profecías.

* v. 30: Cuando la revelación está fluyendo, todos los profetas pueden recibirla y entonces deben hablar lo que el Espíritu Santo les está dando.

* v. 31: Deben profetizar “uno por uno”, así todos aprenden y todos son exhortados (no solamente los profetas, sino todos los creyentes).

* v. 32: No es verdad que un profeta no puede contenerse o detenerse; el espíritu siempre está sujeto al profeta. Él puede esperar, hablar o detenerse en el momento que sea necesario. De no hacerlo así, entonces se genera el desorden.

* v. 33a: Este comportamiento por parte de los profetas, muestra al Dios de paz que tenemos y no de confusión.



¿Cómo reconocer a los falsos Profetas?


Este tema es muy discutido dentro del cuerpo de Cristo, porque la mayoría de las veces se utilizan parámetros equivocados para juzgar si los profetas son verdaderos o falsos. Por ese mismo error, hay muchos creyentes confundidos que aún ni quieren hablar de los profetas. Sin embargo, la Biblia da una enseñanza precisa y contundente con respecto a los falsos profetas. Comenzaremos con la enseñanza de Jesús, quien habló de ellos y de cómo reconocerlos.
En el pasaje de Mateo 7:15-20, se pueden ver en primer lugar ciertas características de los falsos profetas, como ser:
* Se visten de ovejas, esto es, tienen una apariencia externa de piedad y bondad.
* Por dentro son lobos rapaces, o sea, en su interior están buscando a quien devorar con su falsedad y engaño.
Si estas son sus características, entonces ¿cuál es la manera de reconocerlos? La respuesta es categórica: Por sus “frutos”.
Esta palabra en su original griego, significa “la expresión visible del poder que obra interna e invisiblemente, siendo el carácter del fruto evidencia del carácter del poder que lo produce” (Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento, W. E. Vine).
Lo que da a entender este significado es que si el poder que mueve a un profeta es malo en esencia, entonces su fruto también lo será; esto lo convierte en un falso profeta.
Lo que se debe evaluar en el profeta es su vida en diferentes aspectos, como por ejemplo: personal, matrimonial, familiar, ministerial. Es necesario observar su madurez, su mensaje, su motivación, su objetivo, su interdependencia, su moralidad, su administración del dinero. Estas son las cosas que muestran qué clase de profeta es el que está ministrando.

Otro pasaje muy revelador y que concuerda con la enseñanza de Jesús, es Deuteronomio 13:1-5. Aquí se nos muestra que puede levantarse un profeta, tener palabra o sueño y anunciar señal o prodigios, los cuales se pueden cumplir.
Dada tal situación, podríamos juzgar que se trata de un verdadero profeta. Pero la evaluación no debe estar hecha por el cumplimiento o no de una palabra, sino por lo que produce la ministración del profeta en la vida del pueblo.
En este caso, el profeta está inclinando el corazón del pueblo hacia dioses ajenos, cuando su verdadero propósito siempre debiera ser exaltar a Jesucristo y darle toda la gloria a Dios.
Es muy importante observar que Dios permite la intervención del falso profeta, porque tiene un objetivo: “Probar a su pueblo”. Es incorrecta la inclinación del corazón del ser humano, en cuanto a saber exclusivamente acerca de su futuro. Más bien, debe estar dispuesto a recibir toda la ministración de un profeta, porque el Señor siempre quiere bendecir a sus hijos.
En Deuteronomio 18:18-22 se puede ver nuevamente que un falso profeta no necesariamente tuvo que haber dado una palabra que no se cumpliera para calificarlo como tal. Más bien, tuvo que guiar al pueblo hacia dioses falsos.
Aún puede ocurrir que un profeta hable en nombre del Señor, pero que la palabra profética no se cumpla, debido a que el Señor nunca habló tal palabra. Entonces ese profeta habló con “presunción” (arrogancia, soberbia), sin ser necesariamente un falso profeta.
Para cerrar este tema tan crucial, es oportuno analizar 1ª Juan 4:1 que dice: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”.
Se necesita una actitud madura del pueblo de Dios para poder probar los espíritus que impulsan a los profetas, ya sea verdaderos o falsos, a actuar.
La palabra probar tiene que ver con: Saber distinguir, someter a prueba, comprobar, examinar. Por lo tanto, los creyentes llenos del Espíritu Santo pueden distinguir qué clase de espíritu es el que dirige a un profeta.
La finalidad de toda esta enseñanza es que podamos evaluar a un profeta como verdadero o falso, no por lo que “habla” sino por lo que “es”.


Tipos de Apóstoles y Profetas en el Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento hay varias referencias tipológicas de las funciones apostólicas y proféticaque nos podrían ser de ejemplo. Analizaremos sólo una, para entender el trabajo conjunto de estos ministerios y de cómo ambos han sido llamados por Dios a poner el fundamento de la iglesia.
En Zacarías 4:1-9 vemos al profeta recibiendo una revelación del Señor para la vida de Zorobabel. Como profeta, Zacarías debió animar a Zorobabel, mostrándole los planes y propósitos que el Señor tenía para su vida: Reconstruir la casa de Dios. Zorobabel debería comenzar echando los cimientos, lo cual representa una clara tarea apostólica. Al igual que resulta para los apóstoles de la actualidad, la tarea no podría ser hecha con el esfuerzo o capacidad personal, sino con el Espíritu de Dios.
En el libro de Esdras capítulo 5, versículos 1 y 2, observamos un complemento del pasaje inicial. Esta vez vemos a Zacarías trabajando conjuntamente con el profeta Hageo, trayendo palabra del Señor a todo el pueblo. Esta palabra activó a los judíos a realizar la tarea de reconstrucción. Pero lo notable es que Zorobabel junto con Jesús o Josué, comenzaron la tarea apostólica de echar los cimientos y una vez que ellos iniciaron, los profetas ayudaron en la misma tarea de reedificación.
Los ministerios apostólicos y proféticos son los iniciadores de profundos cambios en la vida de la iglesia, haciendo que ella tenga bases sólidas, a la vez que pueda reconocer su posición delante del Señor.




El poder de la unión de Apóstoles y Profetas?


Aquello que estaba en el corazón de Dios cuando la iglesia iniciaba, el Espíritu Santo lo está restaurando en estos últimos tiempos. No hay mayor bendición para la iglesia que entender el gobierno teocrático y sujetarse a él. De esta manera, la unión de apóstoles y profetas lleva a la iglesia a una mayor dimensión permitiéndole ser la que, en su conjunto, represente al Señor sobre la tierra.
1ª Corintios 12:28 expresa: “Y a unos puso Dios en la iglesia, PRIMERAMENTE apóstoles, LUEGO profetas,…” Aquí se manifiesta un orden puesto por Dios.
Los apóstoles primeramente y lo profetas en segundo lugar, son los dones ministeriales de más alto rango y jerarquía, y ambos tienen una gran autoridad en el reino espiritual.
La tarea de poner el fundamento referida en Efesios 2:20, conlleva la idea de tener que luchar con el sistema de creencias y pensamientos de los creyentes. Los apóstoles y profetas siempre tienen que desafiar lo previamente establecido por la sociedad, la cultura, la educación, la familia, la religiosidad, la mediocridad, etc.
Con esta autoridad delegada de Dios, los apóstoles y profetas pueden desafiar a todos los cimientos erróneos establecidos por el hombre y las fuerzas demoníacas que los sustentan, para deshacer lo humano y establecer lo divino.
Debido a que son ministerios de fundamento, los apóstoles y profetas necesitan de una unción especial para llevar a la iglesia a un mayor nivel espiritual.
Efesios 3:5 dice: “…misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu…” Es notable ver cómo los apóstoles y los profetas en perfecta unidad traen a la Iglesia una revelación sobrenatural del Espíritu, la cual da a conocer los misterios de Dios con un entendimiento claro a los creyentes de los planes y propósitos del Señor.
Sin esta revelación, la visión de los creyentes sería muy corta y sin la posibilidad de alcanzar la plenitud a la cual el Espíritu desea llevarlos.
Este es el bendito tiempo, en el cual la iglesia se verá siendo desafiada por el Señor a romper con todas las tradiciones de hombres y remontar las alas para volar sobre nuevas alturas espirituales y así ser “la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Efesios 1:23).




LES ENVIO ESTE MATERIAL PARA QUE LO ENSEÑEN EN EL MINISTERIO, IGLESIA, ESCUELAS, O GRUPOS EN LOS CUALES MINISTRAN EN LOS DIFERENTES PUNTOS DE LAS NACIONES DONDE SE DESARROLLAN....

...DE GRACIA HEMOS RECIBIDO, DE GRACIA DAMOS

BENDICIONES!!

A tu Servicio

Pr. Armando Pereyra
restauradosporlapalabra@yahoo.com.ar

s?bado, 17 de febrero de 2007
Características y Funciones del Oficio del Profeta



1) MINISTERIO DE FUNDAMENTO (Efesios 2:20):
Los profetas junto con los apóstoles son los encargados de poner el fundamento correcto, el cual es Cristo. Ellos “NO SON” el fundamento, sino que “colocan” el fundamento, trayendo a los creyentes la verdadera comprensión de la persona de Cristo.
Es por la autoridad recibida del manto de Cristo, que los profetas han sido llamados a poner el fundamento adecuado de la iglesia. Entre sus funciones no puede haber una más importante que ésta, ya que una iglesia basada en la verdad de la Palabra revelada por el Espíritu, es una iglesia que alcanza una mayor dimensión y autoridad sobre la faz de la tierra.



2) PERFECCIONAR A LOS SANTOS (Efesios 4:12):
Esta es la obra integral que el ministerio profético realiza con los otros cuatro ministerios. “Perfeccionar” tiene que ver con: Adecuar, preparar, entrenar, calificar plenamente para el servicio. La idea original de la palabra tiene dos acepciones:
a) Recuperar la integridad, como ocurre con un hueso fracturado que se vuelve a soldar por la colocación de un yeso.
b) Hallar la función de un miembro como tal.



3) TENER AUTORIDAD DE GOBIERNO SOBRE POTESTADES DEMONÍACAS Y SOBRE LA IGLESIA DE CRISTO (Jeremías 1:10):
El ministerio profético ha sido dotado por Dios de una autoridad especial que abarca la tierra (naciones) y las esferas celestiales (reinos).
Muchas veces la guerra es contra las cosas de la carne que luchan contra el Espíritu; pero otras, debe ser contra espíritus demoníacos que gobiernan en las regiones celestes.
Las primeras cuatro acciones mencionadas en el versículo tienen que ver con aquello que está errado, torcido, contrario a la voluntad y Señorío de Cristo.
Sin ejercer estas primeras cuatro acciones no se podrían ejercer las últimas dos, que tienen que ver con todo aquello proveniente del Espíritu Santo y que está basado en la persona de Jesucristo.
Esta faceta del ministerio profético, en ocasiones no es bien recibida por el cuerpo de Cristo debido a que todas las estructuras religiosas y deterioradas de la iglesia se ven afectadas. Hay formas y métodos dentro de la iglesia que posiblemente alguna vez fueron útiles, pero que hoy se han transformado en tradiciones y legalismos que impiden el fluir del Espíritu Santo.
La Biblia dice en Hebreos 8 versículo 13: “…y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”. No es posible mantener tradiciones y estructuras que son contrarias al Espíritu de Dios. Es necesario vivir en “novedad de vida” permanente, como lo dice 2ª Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.
La palabra “nuevas” en su original griego, tiene que ver con: no usado, fresco, novedoso. La palabra designa lo nuevo en cuanto a la forma o calidad, más bien que nuevo en relación con el tiempo.
Es por esto que el profeta ha recibido de Dios la autoridad de arrancar, destruir, arruinar y derribar todo lo que en la iglesia está luchando contra la acción del Espíritu, aquello que está viejo y necesita desaparecer. Esas cosas son las que se han transformado en la base errónea de sustentación de la iglesia.
Sólo cuando todo esto es deshecho por la autoridad profética, es posible establecer el único fundamento que nunca debió haberse quitado: Cristo. A partir de allí es que la iglesia puede “estar en Cristo” para disfrutar de la novedad de vida que trae el Espíritu Santo y Su gobierno.



4) TRAER REVELACIÓN (Amós 3:7; Efesios 3:5):
Es tal el agrado que el Señor tiene de sus siervos los profetas, que la Biblia declara que Él no hace nada sin revelárselo primeramente a ellos.
La revelación tiene dos aspectos:
a) Dar a conocer los planes y propósitos de Dios para una persona, familia, congregación, pueblo o nación.
b) Traer un entendimiento especial de las Escrituras para la comprensión de la Iglesia.
Ambos aspectos están interrelacionados y el uno sin el otro no puede subsistir. A los creyentes muchas veces les gusta saber los planes y propósitos que Dios tiene con ellos, pero por no haber una clara comprensión de las Escrituras se toman caminos errados para que esa voluntad de Dios se cumpla.
El Señor nunca cumple una palabra profética específica a través de procedimientos contrarios a las Escrituras.



5) MOVERSE EN LOS DONES ESPIRITUALES:
El don de profecía está implícito en el ministerio profético, por lo cual a través de un profeta hay edificación, exhortación y consolación.
Pero también es habitual ver otros dones espirituales a través del ministerio profético como: palabra de sabiduría, palabra de ciencia, don de fe, dones de sanidades, etc.



6) CONFIRMACIÓN PROFÉTICA (Hechos 15:32):
Confirmar significa: Hacer apoyar sobre, fortalecer, establecer.
Cuando un profeta ministra, los creyentes se sentirán firmes, constantes, creciendo en la obra del Señor (1ª Corintios 15:58).
Uno de los resultados de la confirmación es que los creyentes son establecidos en la fe, en su creencia firme en el Señor y su doctrina.
Por otro lado, la confirmación despeja las dudas, el doble ánimo, etc.
Por último, la confirmación tiene que ver con el establecimiento de más de un testimonio del Señor acerca de sus planes y propósitos.



7) PREDECIR EL FUTURO (Hechos 11:28; 21:10-11, 33):
Esta es la faceta de “vidente” (RO'EH) del profeta, ya que puede “ver” el futuro de algo o alguien por revelación del Espíritu Santo.



8) PREPARAR UN PUEBLO BIEN DISPUESTO PARA EL SEÑOR (Lucas 1:13-17):
El ministerio profético prepara a la Iglesia para su encuentro con el Señor, denunciando el pecado, proclamando la justicia, trayendo restauración y verdadera conversión.
Así como Juan el Bautista preparó el camino para la venida de Jesús, Dios está levantando una compañía de profetas para preparar el camino de la segunda venida del Rey de Reyes y Señor de Señores.



9) IMPARTICIÓN PROFÉTICA (1ª Timoteo 1:18; 4:14; Romanos 1:11):
La palabra impartir está referida a “dar, compartir, conceder”.
El ministerio profético, por la unción recibida, tiene la capacidad de impartir dones y unciones al pueblo de Dios para confirmar a los santos en su tarea y función dentro del cuerpo.
Esta impartición es hecha a través de la imposición de manos y las profecías.



10) ACTIVACIÓN PROFÉTICA (Ezequiel 37:10; Hechos 13:1-3):
El profeta tiene la unción de ministrar el soplo sobrenatural del Espíritu Santo a los dones y ministerios de los creyentes, como así también vida del Espíritu a todo el cuerpo de Cristo.
Por el ministerio profético, la Iglesia toma su verdadero lugar y su correcta posición para implantar el Reino de los cielos en la tierra.
Por otra parte, el ministerio profético activa los dones ministeriales en el cuerpo de Cristo y los envía a realizar su labor.
En importante destacar que la imposición de manos es hecha por un Presbiterio, esto es, un cuerpo de ancianos, de hombres maduros, cuyas características son la dignidad, sabiduría y madurez.

viernes, 16 de febrero de 2007


El terreno Profético en la Iglesia


Al analizar el ámbito profético dentro del cuerpo de Cristo, la iglesia, es posible observar que su manifestación abarca tres áreas, las cuales son:



1) EL ESPÍRITU DE LA PROFECÍA (Apocalipsis 19:10)
Cuando los miembros del cuerpo de Cristo están juntos, congregados en Su nombre, alabándole y adorándole, entonces el Rey establece Su trono en medio de ellos. Es en este ámbito de la presencia y la gloria de Dios, que se manifiesta “el espíritu de la profecía”. Es allí que cualquier creyente puede ser tomado por el Espíritu Santo y declarar la palabra del Señor (Amós 3:8).
La esencia del espíritu de la profecía es el testimonio de Jesús, la manifestación de la persona de Cristo y Su Señorío.
Es importante destacar dos de las funciones del Espíritu Santo que se relacionan con el testimonio de Jesús.
El Señor Jesús dijo acerca del Espíritu Santo: “…el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mi” (Juan 15:26). Y también dijo: “Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber” (Juan 16:14).
El Espíritu Santo se encarga de dar testimonio de Jesús como el Salvador, el Señor y Rey. Al hacer esto, su única intención es darle toda la gloria. Cuando el Espíritu de Dios inspira una palabra profética, entonces la atención de todos se centra en Jesús; Él es visto, admirado, reconocido y recibe toda la gloria.
El espíritu de la profecía está basado en dos aspectos:
a) Dios siempre quiso y quiere levantar un pueblo profético (Números 11:24-29; 1ª Corintios 14:5).
Es muy clara la evidencia del deseo de Dios por tener un pueblo que se mueve en fe para hablar Su Palabra sobrenaturalmente.
b) El Espíritu Santo es un espíritu profético (Hechos 2:14-18).
Al derramarse, su influencia se deja ver en una abundancia de profecía en todos los sentidos. Es de hacer notar que en este mismo pasaje se reafirma la intención divina de que “todos” profeticen, al hablar de los niños ("vuestros hijos y vuestras hijas"), de los jóvenes, de los ancianos o adultos y de los líderes ("mis siervos y mis siervas").



2) EL DON DE PROFECÍA (1ª Corintios 12:10)
Esta es una de las nueve manifestaciones o “regalos” del Espíritu Santo. El don no es dado de acuerdo a la madurez cristiana, sino que es una gracia inmerecida para bendecir a la Iglesia.
Este don da una cierta fuerza al creyente que lo posee para hablar la palabra específica de Dios.
Según 1ª Corintios 14:3, el don de profecía es para:
a) Edificación
b) Exhortación (incitar, animar, aconsejar, advertir, despertar)
c) Consolación (confortar y animar)

Este don es una extensión del ministerio del Espíritu Santo y una función del cuerpo de Cristo.
Ninguna de las dos áreas mencionadas, hacen a una persona un profeta.



3) EL OFICIO DEL PROFETA (1ª Corintios 12:28; Efesios 4:11)
Ésta es totalmente diferente a las otras dos áreas.
El oficio del profeta es una extensión del ministerio de Cristo y una función de la cabeza del cuerpo.
El profeta opera en un poder y una autoridad mayores que quienes lo hacen en las otras dos áreas. Por lo tanto, el profeta tiene la gracia de ir más allá de la edificación, exhortación y consolación.
Su ministerio trae entre otras cosas revelación, dirección, corrección, confirmación, impartición, activación, etc.

jueves, 15 de febrero de 2007
La Respuesta de Dios: ¡Un Profeta!
Zacarías y Elisabet pidieron a Dios un hijo, no un Profeta.
Dice la Escritura que Dios responde más allá de lo que pedimos o pensamos, y que nuestros pensamientos y caminos no son los de Él. (Efesios 3:20; Isaías 55:8).
Zacarías y Elisabet seguramente fueron muy felices con la llegada de este hijo, pero Dios en sus designios estableció que este hijo fuera más que la alegría de la respuesta a la oración de unos «viejos padres estériles». Este hijo venía con la misión de transformar toda la vida religiosa del pueblo de Israel. Dios les dio un hijo que sería odiado y rechazado por muchos «amigos religiosos» de Zacarías y Elisabet, que al igual que ellos eran de familia sacerdotal. Sin duda muchas veces sus corazones habrán estado dolidos al ver como muchos de esos líderes «amigos» rechazaban a su hijo, aunque en verdad rechazaban al «Profeta» que Dios había levantado, y que denunciaba el pecado de esos religiosos en su propia cara.
De igual modo la Iglesia ha estado orando, ayunando, sirviendo, y esperando ver el fruto de su esfuerzo y trabajo. Dios está respondiendo a la oración de Su Iglesia, como Él quiere y no, como la Iglesia espera.
El Señor dice: «...Para que haya fruto visible debo enviar profetas...».
A mucho sector de líderes de la Iglesia no le agrada «la función espiritual de este hijo que recibió de Dios, como respuesta a su oración».
Estos líderes, no están dispuestos a aceptar la autoridad, la reprensión y la palabra de estos Profetas que son enviados a destruir todo lo que conlleva la religión organizada sin vida, que no ha dado fruto ya que por su pecado se ha vuelto estéril en la sociedad actual. Estos Profetas producen en sus organizaciones situaciones muy difíciles de manejar, y todo comienza a desmoronarse dentro de ellas, ya que están «perdiendo el control», de lo que antes dominaban con efectividad.
Estos Profetas siguen realizando la misma tarea que el profeta Jeremías: «...Para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar» (Jeremías 1:10). El Profeta enviado por Dios, no puede edificar y plantar, hasta que haya realizado cuatro acciones que destruyan todo lo que no ha sido edificado por la voz de Dios en su pueblo. Juan el Bautista, realizó esta obra de destrucción de toda la apariencia e hipocresía, religiosidad vacía, y piedad falsa, que existía en los líderes religiosos de su tiempo. Así también la compañía de profetas que Dios está levantando en este tiempo, realiza la obra de desenmascarar toda falsedad, hipocresía y religiosidad vacía de los líderes de este tiempo.
Muchos de estos líderes no comprenden que la llegada de los Profetas, son nada más ni nada menos que la respuesta a sus propias oraciones de ver fruto en la obra. Les está sucediendo al igual que Zacarías que no creyó al anuncio del ángel, y quedó mudo. Estos hombres han quedado como «mudos espirituales», sin revelación, sin palabra ungida de Dios, sin visión venida de lo alto. Sólo trabajan y se esfuerzan por mantener la estructura, a fin de que no caiga para no perder su posición de liderazgo.




El Profeta y el Ungido

La llegada de Juan el Bautista, el Profeta, trajo como resultado la aparición del ungido de Dios, Jesucristo. Fue Juan, quien enviado por Dios trabajo como el precursor, y aquel responsable de preparar el camino para la llegada del ungido, el Mesías, Cristo. (Lucas 1:76-79, 3:3-9).
El día de hoy, la llegada y el levantamiento del ministerio profético prepara el camino del Señor, a fin de que la Iglesia esté lista y radiante para Él en el día del arrebatamiento. En el tiempo presente el ministerio profético es precursor de la llegada del «varón perfecto», o sea la preparación de un pueblo bien dispuesto para recibir al Señor. Es imperioso que la Iglesia llegue a ser «un varón perfecto» (Efesios 4:13), «El Cuerpo de Cristo», «El Ungido».
La unción no puede venir a la Iglesia sin que antes se levanten los Profetas para preparar la misma como «un pueblo bien dispuesto», a fin de que sea una vasija sana para poder recibir, contener y derramar esa unción, sobre la faz de la tierra.
Luego de que la Iglesia recibe «con gozo» la llegada del ministerio profético, viene como consecuencia lo mismo que le sucedió a Zacarías con el nacimiento de Juan: «...Y Zacarías su padre fue LLENO DEL ESPÍRITU SANTO Y PROFETIZÓ, diciendo...» (Lucas 1:67). La Iglesia es llena del Espíritu Santo y habla la ungida Palabra de Dios.
Esto mismo sucedió con nuestro Señor. Cristo es «El Ungido», «El Mesías», «El Varón Perfecto», «El Mayor», «Emanuel», «La Cabeza del Cuerpo que es la Iglesia», etc. Aunque todo esto y mucho más es cierto acerca de Él, la Escritura nos hace saber que Cristo como «el Mayor», se SOMETIÓ a Juan «el Menor».
En Mateo 3:13-17, vemos a Jesús que se acerca a Juan para ser bautizado por él. Juan teniendo plena comprensión del «principio espiritual», que la Palabra establece al decir: «y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor» (Hebreos 7:7), se le opone sabiendo que era necesario que él como «el Menor», fuera bautizado por Jesús «el Mayor», con el bautismo que sólo Él podía dar: «el Espíritu Santo». Ante la insistencia de Jesús a fin de identificarse con el hombre pecador, y que de ese modo se cumpliera toda justicia, es que Juan accede. Hasta ese momento Jesús no había hecho ninguna señal ni milagro. Sólo después de ser bautizado por Juan, sometiéndose voluntariamente al menor, es que recibe la unción del Espíritu Santo sobre Él.
En ese instante, se abrieron los cielos, descendió el Espíritu sobre Jesús, y se oyó la voz del Padre como respuesta a la complacencia en Su Hijo.
La Iglesia es el Cuerpo de Cristo, el Ungido. Cristo es «el Varón Perfecto», que siendo el mayor se sometió al menor. La Iglesia, al ser el «Cuerpo de Cristo», tiene la responsabilidad de poder llegar a la estatura del «varón perfecto», para ello es imprescindible que realice los mismos pasos de «su cabeza, Jesucristo». Debe someterse con gozo «al menor» o sea, al ministerio profético que Dios está levantando, de tal manera que esté habilitada por Dios a recibir la unción para la conquista del mundo que está a su alrededor.
Si la Iglesia, y sobre todo los líderes que son los responsables de las decisiones de la misma, no se someten «al menor», al ministerio profético, se estará privando de la unción que el Señor tiene preparada para ella en estos últimos tiempos.
Dios desea darle lo mismo que le dio a Su Hijo Jesús: Cielos abiertos, el Espíritu Santo descendiendo con poder sobre ella para permanecer, y la clara voz del Padre en toda obra a fin de que sea triunfante y victoriosa como Jesucristo. (Mateo 3:16-17; Juan 1:33).
Dios no ha cambiado; El no hace ningún tipo de acepción de personas. Desea bendecir a su pueblo con las más grandes y variadas bendiciones; sus planes para con nosotros son grandes y de gran estima. El Señor espera de cada uno, la respuesta correcta en fe y obediencia a lo que nos da a conocer por su Espíritu. El arrebatar o no, la bendición de la que nos ha hablado personalmente, y a la Iglesia como Cuerpo, depende enteramente de nosotros.
Este es el tiempo y la hora del Espíritu, por lo tanto, es necesario que andemos diligentemente detrás del Señor, a fin de no rechazar la dulce y quieta voz de Su Espíritu. Estos últimos tiempos de la Gracia, nos inspiran a caminar bajo una sola voz y dirección, la que nos llega por medio del Espíritu Santo. Dios ha determinado para su pueblo tiempos de gloria; la fuerza y potencia de esa gloria, dependerá enteramente del corazón y la actitud de cada uno de aquellos que conformamos el Cuerpo de Cristo, la Iglesia.
" Sin profecía el pueblo se desenfrena;
mas el que guarda la ley es bienaventurado".
(Proverbios 29:18)

mi?rcoles, 14 de febrero de 2007
La Llegada de los Profetas y el Fin de la Esterilidad:

En Lucas 1:6-7,13, se muestra a Elisabet y Zacarías como siervos justos e irreprensibles ante Dios, pero Elisabet era estéril. Eran avanzados en años y habían orado por muchos años para que el Señor les concediera un hijo.
Todo lo que refiere la Palabra en cuanto a Zacarías, Elisabet y el nacimiento de Juan el Bautista, posee una importantísima revelación espiritual, acerca de la condición de la Iglesia y el nacimiento y desarrollo del ministerio profético en el Cuerpo de Cristo.

El Ministerio profético nace de:
1. Ministros activos del Señor: Zacarías y Elisabet eran de familia sacerdotal; aún Zacarías ministraba como sacerdote en el altar de Dios.
2. Irreprensibles ante Dios: Su entrega, dedicación, servicio y obediencia al Señor eran de todo su corazón.
3. Sin hijos debido a la esterilidad de Elisabet: Aunque eran dedicados, fieles al Señor y a su servicio, oraban y confiaban en Dios, NO HABÍA FRUTO SINO SÓLO ESTERILIDAD.
4. Edad avanzada: Personas que honraron y esperaron en Dios. Años largos y continuos de servicios, sin poder ver la gran manifestación de Dios para sus vidas. A pesar de toda su confianza y espera, no habían obtenido aún lo que esperaban en Dios: UN HIJO.
El matrimonio de Zacarías y Elisabet es como una señal profética que apunta y representa a LA IGLESIA DE JESUSRISTO.
Zacarías representa los LÍDERES del pueblo; Elisabet las OVEJAS, o sea, los demás MIEMBROS del Cuerpo de Cristo. La unión de éstos dos: líderes y ovejas en su totalidad forman LA IGLESIA.
¿Por qué decimos esto?, debido a la función de cada uno. Zacarías era sacerdote, se desempeñaba como ministro activo y responsable del pueblo de Dios, por lo tanto representa al liderazgo de la Iglesia el día de hoy.
Por otra parte, Elisabet, tenía la función de madre, o sea la que procrea hijos, pero no podía realizar su función debido a la esterilidad. Esta procreación de hijos, representa la función normal de los miembros del Cuerpo de Cristo: las ovejas, que tienen la responsabilidad de procrear hijos espirituales fuertes, maduros, entregados al Señor.
La realidad de la unión de líderes y ovejas con el objetivo único de procrear hijos espirituales en las naciones, no ha estado resultando en toda su potencia de acuerdo al plan de Dios, debido a que hay esterilidad espiritual.
En el relato bíblico encontramos una manifestación gloriosa de Dios, en RESPUESTA, a la ORACIÓN de Zacarías y Elisabet. El ángel Gabriel les anuncia la llegada de un HIJO, Este hijo no sería común, sino que Dios le enviaba a Su Pueblo como PROFETA.
El resultado de tantos años de entrega, oración y servicio sin ver fruto, sin ver la manifestación del poderoso brazo del Señor, hace que aflore la incredulidad de Zacarías y NO CREA al anuncio del Ángel (vs.18-20). Por lo tanto la sentencia de Dios a través del ángel es: «...Y ahora QUEDARÁS MUDO y no podrás hablar, HASTA EL DÍA EN QUE ESTO SE HAGA, por cuanto NO CREÍSTE MIS PALABRAS, las cuales SE CUMPLIRÁN A SU TIEMPO» (V.20).
Del mismo modo que le sucedió a Zacarías, muchos líderes de la Iglesia han orado, trabajado, y confiado en ser testigos de un avivamiento para multiplicación, pero la respuesta aparentemente nunca ha llegado. Esto trae como resultado que ante la inusitada respuesta de Dios, mucho más allá de lo imaginable, esos líderes NO CREAN, cuando Dios habla. La sentencia del Señor es la misma, QUEDARÁS MUDO, es por ello que gran parte del liderazgo de la Iglesia ha quedado sin Palabra, sin visión, sin revelación. En todos los trabajos, servicios, y sermones aparece todo como en orden, pero no fluye la frescura, la vida, la revelación y fresca unción del Espíritu en sus palabras.
Así como la mudez de Zacarías permaneció hasta el advenimiento de Juan a Israel, de igual modo la falta de revelación espiritual en muchos líderes de la Iglesia ha permanecido en ellos hasta el tiempo de la llegada del ministerio profético a la Iglesia.
Cuando Zacarías recibió con gozo la llegada de su hijo: el profeta, fue desatada su lengua, y lleno del Espíritu Santo: Fue entonces que comenzó a bendecir a Dios y a profetizar (Lucas1:67-79). Desde ese momento SE QUEBRÓ LA ESTERILIDAD, e inicio un nuevo tiempo espiritual para Zacarías; la unción y frescura del Espíritu se apoderaron de sus labios y de todo su ser, haciendo que sus palabras fueran ungidas y poderosas.
Así sucede con los líderes de la Iglesia, cuando reciben al ministerio profético como la respuesta de Dios a sus oraciones; no sólo son renovados en el Espíritu, sino que reciben la invalorable bendición de que la ESTERILIDAD ES QUEBRADA en muchos aspectos del desarrollo de sus ministerio




La relación del nacimiento de Juan con la llegada del Ministerio Profético en la actualidad es:

1. La respuesta a la oración de la Iglesia: (v.13). La oración de Zacarías y Elisabet fue contestada con el nacimiento de un hijo: un Profeta. Así también la llegada del ministerio profético a la Iglesia.
2. Gozo, alegría y regocijo «para muchos»: (V.14). El levantamiento de los Profetas es un motivo de gozo, pero no «para todos», sino «para muchos». Para aquellos del Cuerpo de Cristo que han estado esperando por años el resurgimiento y la fuerza de la palabra de Dios en el Espíritu, una palabra de ARREPENTIMIENTO que desafía a una verdadera espiritualidad, y rompe con todos los moldes y formas religiosas que están ahogando al pueblo en un activismo sin sentido, ni fruto, donde todo es estéril. Una palabra ungida, con autoridad y poder que produce el rechinar de dientes y rechazo de parte de los líderes de la religión organizada y hueca.
3. Grande delante de Dios: (v.15). Los Profetas son grandes y amados delante de Dios. No necesariamente son considerados grandes por la gente, o por los líderes religiosos. Son grandes para Dios debido a que están dispuestos a hablar todo Consejo y Palabra de Dios, sin ambigüedades, ni componendas de ninguna clase.
4. Lleno del Espíritu Santo desde el vientre de su madre: (v.15). Los Profetas nacen del seno de la Iglesia, son personas llenas del Espíritu Santo, que no concuerdan dentro del sistema religioso de la Iglesia tibia. Es muy difícil entender lo que sienten, y no parecen encajar porque no viven sus vidas como los demás creyentes. Así como Juan se ven ermitaños, porque han comido de la Palabra de Dios que es fuego en sus entrañas, con el fin de llevar al pueblo al arrepentimiento y entrega absoluta al Señor como rey (Ezequiel 3:1-3, Apocalipsis 10:9-11, Jeremías 15:16).
5. El instrumento de Dios para que los HIJOS DE ISRAEL, se conviertan al Señor: (v.16). El texto no habla de la conversión de los paganos, sino de que los Profetas son enviados por Dios para la conversión de sus HIJOS, LA IGLESIA. El resultado de una Iglesia entregada a Dios, produce como consecuencia natural que los paganos vuelvan sus ojos al Señor. Por ello es que todo comienza y depende del estado real de la Iglesia.
6. El instrumento de Dios para que descienda el espíritu y el poder de Elías: (v.17). Elías hizo muchos milagros y portentos en nombre del Señor, pero ¿dónde están los milagros hechos por Juan el Bautista? Ni un solo milagro hecho por Juan relata la Escritura. ¿En dónde se ve ese poder?, en producir por la Palabra ungida de Dios a su Iglesia, un arrepentimiento de corazón a fin de que al convertirse la Iglesia, los demás sean salvos por la Palabra de una Iglesia santa, gloriosa y triunfante. Para hacer volver el corazón de los creyentes al Señor, es IMPRESCINDIBLE EL MINISTERIO PROFÉTICO, QUE RESTAURA A LA IGLESIA EL ESPÍRITU Y EL PODER DE ELÍAS. No es posible la llegada genuina de un avivamiento sin que antes sea restablecido en la Iglesia el ministerio profético, que es el encargado de preparar al Cuerpo de Cristo para la manifestación gloriosa del Señor en las naciones. Para la gran cosecha final.
7. El instrumento para hacer volver el corazón de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos. (v.17). Los Profetas son enviados a hacer que lo torcido del pueblo se enderece, de tal modo que las relaciones de familia espiritual que es la Iglesia estén sanas, curadas de toda herida, agresión, división, desamor, deslealtad y carnalidad entre las partes. Esto produce sanidad de toda rebelión contra Dios, para volver a la prudencia del Señor.
8. Es el instrumento para preparar al Señor: UN PUEBLO BIEN DISPUESTO. (v.17). La llegada del Señor a buscar SU AMADA, SU IGLESIA, requiere que ésta primeramente alcance la madurez y la estatura de la plenitud de Cristo (Efesios 4:13b). De esta manera será "un pueblo bien dispuesto". Para poder realizar dicha labor, es necesario un ministerio profético fuerte en la faz de la tierra, que posea el espíritu y el poder de Elías




martes, 13 de febrero de 2007
El Cumplimiento de la Profecía Personal

En 1ª Corintios 13:9 leemos: «Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos».
En Deuteronomio 29:29 dice: «Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley».
Estos versículos nos hacen notar que lo que Dios revela al hombre, tiene el objetivo de que podamos cumplir cabalmente su voluntad, andando en fe y obediencia a Su palabra. Esto incluye el Logos de Dios, o sea todo su consejo; como así también el Rhema de Dios, es decir, una Palabra específica, o una profecía personal.
Dios, en su infinito conocimiento posee los detalles paso a paso de nuestra vida. La profecía personal sólo nos dejará conocer aquello que sea necesario para que andemos en su perfecta voluntad, encaminados hacia su cumplimiento. Esto se asemeja a que Dios tuviera en sus manos el libro de nuestra vida, y a través de la profecía sólo nos dejara leer algunas páginas; es por ello que la Escritura dice: «...En parte conocemos, y en parte profetizamos».
Las diferentes profecías que recibamos en el transcurso de nuestra vida, nos darán algo más del conocimiento que nos sea necesario para el buen desarrollo del plan de Dios. Esto nos permite ver que Dios siempre nos habla en forma «progresiva» y «parcial». Nuestra obediencia y fe a la Palabra Rhema recibida, hará que la misma se cumpla o no; por lo tanto, es «condicional».




En Parte...

Sabiendo que la profecía es «en parte», debemos cuidarnos de creer que el silencio de Dios en algún punto particular de nuestra vida signifique «aprobación». El esconder ataduras, desobediencia, o pecado, aunque no sean mencionados en las profecías, no presupone que Dios aprueba nuestro pecado.
Hay un ejemplo contundente de lo que venimos expresando, y es Moisés. Este patriarca recibió de Dios palabras personales acerca de su llamado de liderar a Israel para sacarlos de Egipto, e introducirlos en Canaán. Cuando Moisés realiza su viaje de regreso a Egipto con el fin de iniciar su misión, leemos que: «...Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo» (Éxodo 4:24-26).
Si Dios le había llamado, equipado, y él estaba obedeciendo al llamado, ¿por qué motivo Jehová deseaba matarlo? El motivo era la desobediencia en un punto específico, falló en no circuncidar a su hijo de acuerdo al Pacto de Dios con Abraham. Al invalidar el Pacto, el incircunciso quedaba excluido del pueblo de Dios (Génesis 17:14). Al ser el hijo de Moisés un bebé, era inocente de invalidar el Pacto, por lo tanto, el juicio de Dios venía sobre su padre, Moisés.
Al leer la extensa Palabra de Dios a Moisés en Exodo 4, el Señor no le hace a Moisés ninguna mención acerca de este pecado. Este relato pone de manifiesto que: el silencio de Dios respecto al pecado no significaba aprobación.
Muchos cristianos en diferentes ministerios caen en el error de pensar que debido a que Dios en su profecía no habló acerca del área de pecado, o porque su ministerio se desarrolla exitosamente, eso significa que Dios les está aprobando. No comprenden que Dios en su misericordia obra con paciencia, para su arrepentimiento. No podemos olvidar lo que Jesús enseña: «Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido que no haya de ser conocido, y de salir a luz» (Lucas 8:17).




Progresiva...

La vida de Abraham es un muy buen ejemplo de la realidad progresiva de la Palabra de Dios, sea ésta venida como un Rhema a nuestro espíritu por el Espíritu Santo, o que el Señor utilice a alguna persona para darnos una Palabra profética.
Dios le da su primer palabra, cercano ya a los cincuenta años: «...Y llegaron a Harán».
La segunda, ocurrió aproximadamente a sus setenta y cinco años; la misma fue más explícita, hacía referencia a que dejara Harán y siguiera moviéndose, Dios agregó: «Y haré de ti una nación grande...» (Génesis 12:1-5).
La tercera, se encuentra en Génesis 12:7 «Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra...»
Una cuarta palabra le hace saber que la nación sería muy numerosa: «Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada» (v.16).
En esta misma oportunidad, le hace saber que deberá recorrer la tierra a lo largo y a lo ancho (Génesis 13:14-17).
La quinta, cuando Abram tendría unos ochenta y tres años. Dios le mostró su propósito y plan en forma más clara. Le hizo conocer que Eliezer su siervo, no sería su heredero, sino que le prometió que su descendencia sería multiplicada como las estrellas; le habló acerca de Israel y su exilio, como así también que un hijo suyo le heredaría (Génesis 15:1-21).
La sexta, cuando tenía noventa y nueve años (Génesis 17:1-21). Dios le indicó nuevos requisitos: «...Sé perfecto» (v.1). Cambio de nombre: «Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham...» (v.5). De ser padre de una gran nación a muchas naciones: «...Y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti» (v.6). Un nuevo pacto: «...Será circuncidado todo varón de entre vosotros» (v.10). Por primera vez Dios le dice que Sara le dará hijo, que será madre de naciones: «...Y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones;...» (v.16).
La séptima palabra se encuentra en Génesis 18. Dios le habla de Isaac, y su plan para Sodoma y Gomorra. A los cien años (Génesis 21), nace Isaac. Dios vuelve a hablar con Abraham, para que echara a Agar y a Ismael (vs.12-13).
Por último, cuando tenía ciento veinticinco años. En Génesis 22:1-14, Dios le ordenó que sacrificara a Isaac. Dios transformó su «Profecía personal condicional», a un «Juramento incondicional»: «...Por MÍ MISMO HE JURADO, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto,...» (Génesis 22:16).
Abraham atravesó todas las pruebas de fe y obediencia, y por primera vez en su vida a causa de su caminar en perfección en pos del Señor, recibe como bendición que la palabra condicional, le sea transformada en un juramento incondicional.
La obediencia de Abraham durante toda su vida, fue la prueba más grande con relación a su fe en lo que Dios le había prometido.
Abraham es un gran ejemplo para tener cuenta, pues su vida demuestra como las profecías personales a través de los años, son usadas por Dios para revelar su plan hacia una persona.




Profecía Condicional e Incondicional

La profecía incondicional está relacionada con los decretos divinos irrevocables.
Este tipo de decretos se cumplirán irremisiblemente; nada puede interferir, ni en el cielo, ni en la tierra, para que el propósito universal de Dios sobre la raza humana se lleve a cabo. No depende de la respuesta del ser humano, sino del poder de Dios. En este tipo de decretos se encuentran: El Arrebatamiento, La Venida de Cristo, los tiempos del fin, el anticristo, los enemigos de Cristo bajo sus pies, etc.
Hay profecías incondicionales que no se cumplen en la persona, la nación o la generación a la cual se le profetizó originalmente. En el jardín del Edén, Dios dijo que de la simiente de la mujer se levantaría quien iba a herir la cabeza de la serpiente, pero esto no ocurrió por medio de Eva, sino muchos años después a través de la virgen María.
Cuando una nación en forma individual o colectiva se arrepiente, puede posponer el que se cumpla sobre sí una profecía, pero no puede cancelarla.
Jonás es un claro ejemplo de ello. Profetizó la destrucción de Nínive en cuarenta días, pero toda la ciudad, a una, se arrepintió. El efecto que produjo este arrepentimiento por la misericordia de Dios, fue que el Señor pospuso la destrucción de Nínive. Más adelante, encontramos que Nínive volvió a su maldad, y Dios reactivó la profecía de Jonás por medio del Profeta Nahúm, quien profetizó el juicio que ocurrió «cien años» más tarde. Dios en su misericordia, puede posponer el tiempo del cumplimiento de una «profecía incondicional» de acuerdo a la actitud del corazón humano; pero es necesario conocer que esas profecías, no pueden ser canceladas bajo ninguna circunstancia.
Al referirnos a las «profecías condicionales», estamos hablando de las declaraciones de Dios a individuos, que pueden ser: Canceladas, alteradas, o disminuidas. Ej: 2º R 13:14-19, Joás no recibió lo profetizado por su mala actitud. Mateo 19:27-28, Jesús profetiza 12 tronos, pero Judas perdió el suyo a causa de su traición. En este caso la actitud de quien recibe la profecía, su fe, obediencia, comportamiento, cooperación, serán la causa del cumplimiento o no, de la profecía personal.
Todas las profecías personales son condicionales, aunque no se expresen en ellas condiciones explícitas.
El pueblo de Israel es un gran ejemplo de esta verdad; de toda una generación, sólo entraron a la tierra Josué y Caleb, ellos fueron los únicos que poseyeron un espíritu diferente.
Cuando Dios entrega una palabra profética, ___evalúa al hombre con una expresión clave: «POR CUANTO». «...POR CUANTO no me rehusaste tu hijo, tu único...» (Génesis 22:12). «...POR CUANTO has hecho esto...» (v.16). Por su fe y obediencia Abraham recibió una profecía incondicional; realizó acciones que demostraron su fe en hechos y verdad. En cambio el rey Saúl, falló en escuchar y obedecer a Dios, y, por tal motivo, fue quitado de su reino. «...Locamente has hecho; NO GUARDASTE el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera CONFIRMADO TU REINO SOBRE ISRAEL PARA SIEMPRE. Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, POR CUANTO TÚ NO HAS GUARDADO lo que Jehová te mando» (1º Samuel 13:13-14). La profecía para Saúl fue anulada por Dios a causa de su desobediencia.
Lo antes mencionado nos muestra con absoluta claridad, que las profecías personales requieren fe en su cumplimiento, lo que significa camino de obediencia para poder ser recibidas.
La única base para esperar el cumplimiento de lo que se nos ha profetizado, es andar en los pasos correctos para con el Señor. Es nuestra responsabilidad responder adecuadamente a la palabra profética personal.
Después de haber considerado varios temas muy importantes con relación al funcionamiento del ministerio profético, como así también del correcto desenvolvimiento de la profecía, es necesario relacionar el ministerio de Juan el Bautista con el oficio del Profeta el día de hoy.
Así como el Profeta Juan preparó el camino del Señor en su primera venida como el Hijo del hombre, ahora la compañía de Profetas de la actualidad, tienen la responsabilidad de preparar el camino del Señor, en su gloriosa Segunda Venida, ya sin relación con el pecado.
Siendo que la tarea de los Profetas es tan trascendente el día de hoy para la Iglesia y el mundo, mostraré sus funciones y la impostergable responsabilidad que ellos poseen ante Dios.

lunes, 12 de febrero de 2007
Diferencias al juzgar la Profecía y al Profeta

Con el propósito de ser objetivos, juzgamos una profecía considerando el contenido de las palabras para determinar si es falsa o verdadera. Del mismo modo, juzgamos a un Profeta por su calidad de vida, a fin de determinar si es falso o verdadero.
Un ejemplo claro, es el Profeta Balaam. Este Profeta comenzó su ministerio como un Profeta verdadero de Dios. Dio profecías verdaderas inspiradas por el Espíritu del Señor, y más aún, la única profecía mesiánica en el libro de Números fue dada por él (Números 24:15-24).
Balaam, era un hombre injusto en sus motivos de vida y curiosamente fue él mismo quien definió lo que ocurrió con su persona cuando profetizó: «Dijo el varón que oyó los dichos de Jehová, y el que sabe la ciencia del Altísimo, el que vio la visión del Omnipotente; CAÍDO PERO ABIERTO LOS OJOS» (v.16).
Llama poderosamente la atención que en medio de su profecía mesiánica, habla de sí mismo, definiendo su persona como alguien «caído», pero que aún así permanecía con «sus ojos espirituales abiertos». Su don Profético permanecía intacto en él, ya que «...irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios» (Romanos 11:29). Balaam comenzó su ministerio como un verdadero Profeta de Dios, pero terminó como un falso Profeta. Su condición de falso Profeta no tuvo nada que ver con lo que profetizaba, ya que su profecía fue completamente verdadera. Lo que hizo que llegara a la condición de «falso», fue que su corazón se desvió del amor a Dios y del propósito para lo cual el Señor le había levantado como Profeta.
La Palabra de Dios condena su actitud diciendo: «...El cual amó el premio de la maldad» (2ª Pedro 2:15-16).

La Palabra de Dios nos muestra dos grandes Profetas: SAMUEL y NATÁN.
En el primer libro de Samuel, en su capítulo 16, encontramos el momento en el cual el Profeta Samuel es enviado a la casa de Isaí para ungir como rey a uno de sus hijos. Los versículos 6 y 7 nos muestran algo de gran importancia, Samuel al ver a Eliab, se deja llevar por su apariencia creyendo que éste iba a ser el ungido de Dios como rey. En ese instante, Dios habla a Samuel: «Yo no miro como lo hace el hombre, viendo su aspecto y apariencia; yo miro el corazón».
El contexto de este relato, nos deja ver que el diálogo entre Dios y Samuel no fue externo, ni oído por los presentes; fue un diálogo y un trato directo de Dios al corazón de Samuel. Aún en un Profeta tan importante de Israel como Samuel, «Dios trata con el hombre para que no sea engañado por su propio corazón y entendimiento». Si Samuel no hubiera sido sensible a la voz de Dios, habría permanecido en su error. Lo referido es de gran importancia, ya que estamos hablando de un Profeta del cual la misma Palabra dice: «Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, Y NO DEJÓ CAER A TIERRA NINGUNA DE SUS PALABRAS» (1° Samuel 3:19).
En 2° Samuel 7:1-17 tenemos otro ejemplo: En esta ocasión entre David y el Profeta Natán. En los versículos 2 y 3, David le expresa a Natán su deseo de construir un templo al Señor.
La respuesta del Profeta es: «...Anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo» (v.3). Al juzgar por esta palabra, deberíamos decir que Dios está aprobando la construcción del templo por mano de David, pero el versículo 4, nos hace saber, que en aquella noche vino Palabra de Jehová a Natán para David. En este pasaje, encontramos que Dios le dice a David por el Profeta Natán, que él no edificaría la casa de Dios, sino un descendiente suyo, que por la Palabra sabemos, que sería su hijo Salomón (vs. 12-14).
La construcción del templo por Salomón se certifica en el primer libro de Reyes, capítulos 5 y 6.
Una vez más podemos observar como el corazón humano puede ser llevado por los sentimientos, y así errar en cuanto a la perfecta voluntad de Dios. Estos grandes hombres de Dios, fueron librados del error, por ser «sensibles» en todo tiempo a la voz de Dios.

Veamos un último ejemplo, pero esta vez, del Nuevo Testamento:
En Hechos 21:10-11, el Profeta Agabo, da una profecía con respecto a lo que le ocurriría a Pablo, diciendo: «... Esto dice el Espíritu Santo: Así ATARÁN LOS JUDÍOS en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles» (v.11).
Al leer los versículos siguientes, encontramos «el total y absoluto» cumplimiento de esta profecía sobre la vida de Pablo. Al ver con detalle el versículo 33 del mismo capítulo, se observa una «diferencia» entre lo que profetizó Agabo «estrictamente hablando», y lo que en verdad ocurrió.
«Entonces, llegando el tribuno, le prendió, y le MANDO ATAR con dos cadenas, y preguntó quién era y qué había hecho».
Agabo dijo en el versículo 11 «así atarán los judíos», y en el verso 33 leemos que fue el «tribuno romano» quien le prendió y le mandó atar con cadenas. Este incidente nos hace saber, que los judíos echaron mano de Pablo, pero no fueron ellos quienes por así decir, «literalmente lo ataron», sino que fueron en verdad los romanos. Esta mínima diferencia en cuanto a lo profetizado por Agabo, no autoriza a nadie bajo ningún punto de vista a desacreditar a Agabo como Profeta del Altísimo, sin duda Agabo habló Palabra verdadera de Dios.




Infalibilidad

La enseñanza que venimos analizando, nos muestra que no podemos adelantarnos en juzgar a alguien como «falso Profeta» simplemente porque algo de lo que dijo no fuera absolutamente exacto. Podemos decir que dio una palabra inadecuada o incorrecta, pero no podemos hablar de la persona como falsa en sí misma, pues este tipo de juicio la descalificaría como siervo de Dios.
Todos los siervos de Dios por ser mortales, son falibles. Jesús es el único hombre que fue y será por siempre infalible. Sin importar el ministerio o los años de experiencia, «ninguno» puede alcanzar la posición de «infalible».
Es necesario notar que no sólo los profetas pueden errar mal interpretando lo que Dios dice.
Todo siervo de Dios en cualquier ministerio puede fallar en alguna oportunidad al ministrar, sea en la predicación, en la enseñanza, en un consejo, o al profetizar. El Espíritu Santo nos va dando revelación progresiva de la Mente de Cristo, y en algunas ocasiones al intentar ministrar el puro consejo de Su mente, podemos fallar en su interpretación y aplicación. Es por ello que todos los ministros, sean o no profetas, deben estar dispuestos a admitir que son falibles.
Un Profeta puede equivocarse por ser inmaduro en oír la voz de Dios, o usar de mucho celo con poca sabiduría y unción, pero esto no prueba que el Profeta es falso.
Si vamos a establecer el juicio de un Profeta como verdadero o falso sólo por lo acertado de sus palabras, entonces el mismo Profeta en un mismo culto, podría pasar muchas veces de verdadero a falso, y esto dependería de lo acertado de sus profecías. Si profetiza en forma adecuada a uno, sería verdadero; si lo hace inadecuadamente con el siguiente, sería falso.
Todo esto nos enseña a ser muy cuidadosos con nuestras palabras y juicios, como así también comprender cabalmente a diferenciar entre una «profecía falsa» y un «Profeta falso». Es hora de tener muy en alto el consejo de Dios al hablar de sus Profetas, cuando dice: «No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis Profetas» (1° Crónicas 16:22).

domingo, 11 de febrero de 2007
Jesús enseña cómo reconocer a los falsos Profetas

Otro de los puntos importantes acerca de este ministerio, es aprender a reconocer aquellos que son falsos.
En Mateo 7:15-20, encontramos lo que Jesús enseña acerca de los falsos Profetas.

Características:
Aparentan ser corderos, pero son lobos. Dicen, enseñan, predican, pero no viven lo que predican, no son verdaderos siervos de Dios. Su profesión es aparentar lo que no son, para engañar.

¿Cómo reconocerlos?
Por sus frutos. El buen árbol da buen fruto, así como el mal árbol da malos frutos. Se debe observar los frutos de la vida del Profeta. Para evaluarlo correctamente, es necesario detenernos en algunos puntos trascendentes, como ser: su vida a nivel personal, matrimonial, ministerial, su madurez, su motivación, su mensaje, su moralidad, y administración del dinero. Estos aspectos son claves, para evaluar bíblicamente a un Profeta.
En el Antiguo Testamento el falso Profeta se indica con toda claridad. En Deuteronomio 13:1-5 encontramos Profeta que se levanta en medio del pueblo, y sueña o profetiza señal o prodigio; en este pasaje vemos algunas pautas que arrojan luz sobre el tema.
«...Si se cumpliere la señal o prodigio...» (v.2).
Puede cumplirse lo que profetizó, e igual es llamado falso, ¿por qué?, porque llevó al pueblo a la adoración de dioses ajenos.
«...Porque Jehová vuestro Dios os está “probando”, para saber...» (v.3).
Dios permite la tarea de estos hombres, para «probar» el corazón de su pueblo, para saber si le aman con todo el corazón y el alma. Cuando el pueblo aceptaba a un Profeta como tal, por el sólo hecho de que «su profecía se cumplió», sin tener en cuenta si por ella era apartado de la devoción a Dios y llevado hacia la idolatría, entonces su corazón era «descubierto» demostrándose que en verdad no amaba a Dios.
«Tal Profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios...» (v.5).
Esta Palabra nos enseña que a pesar de cumplirse la señal o prodigio, el Profeta era considerado falso porque conducía al pueblo a la idolatría, y por tal motivo, debía morir.
En Deuteronomio 18:15, Dios levanta Profeta a quien el pueblo debe escuchar. Los versículos 18 y 19 nos hacen saber, que es Dios quien pone las palabras en el Profeta, para que las hable. Aquel que no le oyere, Dios le pedirá cuentas.
Si algún Profeta habla con «presunción» en nombre de Dios, sin que Él le haya enviado, o si habla en nombre de dioses ajenos, ese Profeta morirá (v. 20).
En el caso de que hable en nombre de Jehová y no se cumpliere lo que dijo, es presunción del Profeta; Dios dice: «...No tengas temor de él...» (v.22).
Estos pasajes nos muestran una diferencia en la enseñanza sobre los Profetas en el Antiguo Testamento. El Profeta que anuncia algo como de Dios, «y que aún se cumpla», pero que su palabra lleve a la «rebelión» contra Dios, debe morir. Así también aquel que hable con presunción, llevando el corazón del pueblo a la adoración a otros dioses. Sin embargo, el que habla de su propio corazón, sin que se cumpla, ni acontezca lo que diga, habló presumidamente, por lo tanto, el pueblo no debía tenerle temor.
Con el propósito de no errar, es imprescindible tener muy en cuenta que el sólo cumplimiento de una profecía no determina la veracidad o falsedad del Profeta. Para ello, se deben analizar una serie de factores de gran importancia, que ejemplificaremos para una exacta comprensión.




Ejemplos Bíblicos

En Jeremías 27:10; 14-16 y 18, Jeremías dice de parte de Dios, que los Profetas hablaban mentira, y profetizaban en nombre de Jehová falsamente, sin embargo, estaban vivos en medio del pueblo y no les daban muerte. Esto muestra claramente que no por cualquier palabra se daba muerte a un Profeta, sino solamente en el caso de profetizar «rebelión contra Dios», e incitar a la «adoración de otros dioses».
En el mismo libro, en el capítulo 28 encontramos un relato que nos brinda una gran enseñanza:
En los primeros versículos vemos al Profeta Hananías, profetizando que el yugo de Babilonia se había roto y que en dos años volverían los utensilios de la Casa de Jehová; también volvería el rey, Jeconías, y todo el pueblo transportado de Judá (v. 1-4).
Cuando un Profeta hablaba paz a su pueblo, sería conocido como Profeta de Dios cuando su palabra, se cumpliera (v.9).
Más adelante Hananías rompe el yugo del cuello de Jeremías, y dice: «...Así ha dicho Jehová: de esta manera romperé el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, del cuello de todas las naciones dentro de dos años...» (v.11).
Jeremías responde que el yugo de Nabucodonosor sobre las naciones, ahora sería de hierro: «...Yugos de madera quebraste, mas en vez de ellos harás yugos de hierro» (v.13).
Agrega Jeremías: «...Ahora oye, Hananías: Jehová no te envió, y tú has hecho confiar en mentira a este pueblo» (v.15).
«Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí que yo te quito de sobre la faz de la tierra; morirás en este año, porque HABLASTE REBELIÓN contra Jehová. Y en el mismo año murió Hananías, en el mes séptimo» (v.16-17).
En el contexto arriba citado, vemos que al Profeta Hananías no le mata el pueblo, lo hace Dios mismo en la sentencia profetizada por Jeremías. En el caso de Hananías, aunque habló presumidamente de su propio corazón, y su palabra no se cumplió, no era posible que quedara sin castigo debido a que la gravedad de su pecado, consistió en hacer creer al pueblo que estaban bien ante Dios, cuando en realidad estaban sufriendo el justo juicio de Dios a causa de su pecado. Hananías no sólo habló rebelión, sino que por su palabra el pueblo se conformaba con una actitud rebelde que los conducía a seguir viviendo indiferentes al llamado de arrepentimiento de su maldad. Esta situación era muy peligrosa para el pueblo, debido a que aparentemente las palabras de Hananías no llevaban abiertamente a la idolatría, o a la rebelión contra Dios, pero en una forma muy sutil (que es de las más peligrosas), les profetizaba una paz ficticia, que no era nacida de la perfecta comunión del pueblo con Dios.
Esto nos deja ver cómo Dios se encargaba de los profetas que hablaban rebelión contra Él, con presunción. En cambio, en aquellos profetas que sólo auguraban acontecimientos que no se cumplían, pero que no llevaban a la rebelión contra Dios, ni a la adoración de dioses ajenos, se aplicaba la palabra de Deuteronomio 18:22 donde dice: «...Es presunción del Profeta, no tengas temor de él».
En este contexto la enseñanza de Jesús en Mateo 7:21-23, afirma una gran verdad, hacia todos aquellos que digan «hacer sin ser»: «...Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?» (v.22).
Estos obreros no tienen buenos frutos, son árboles malos, son desarraigados, porque no son plantas plantadas por el Padre Dios (Mateo 15:13). No tienen experiencia con Dios, ni comunión íntima que produzca el buen fruto, por lo tanto son: «...hacedores de maldad» (v.23).
Los versículos 24 al 29, nos hacen saber quién es verdadero. El que oye, lo cual significa «poner por obra la Palabra», ése es verdadero. Cuando la casa del prudente es embestida, no cae. La casa del insensato, al ser embestida, es la que cae. ¿Cuál es el motivo? El que es de Dios, tiene fruto bueno y se manifiesta en su vida, por lo tanto, la vida de Dios le sostiene. El obrador de maldad, no tiene vida de Dios, ni sostén.

Cuando Jesús predicaba la gente quedaba admirada de su doctrina, «...Porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas» (v.29).
Jesús poseía una autoridad, que era su sostén, pues Él vivía y hablaba lo que el Padre le daba. En cambio, los religiosos de su época, no vivían la Palabra; su enseñanza era para condenar a otros. «Si vivimos en Dios, tendremos autoridad de Dios».

s?bado, 10 de febrero de 2007
La Profecía

"Es la comunicación de los pensamientos e intenciones de Dios a la humanidad".




Características de la Palabra Profética:

Una verdadera profecía es aquella en la cual el Espíritu Santo inspira a alguien a comunicar las palabras puras y exactas de Dios para un individuo o grupo al cual el Señor quiere hablar. Es entregada por la persona que profetiza «sin añadir ni sustraer».
Para su efectividad máxima es necesario que se cumplan condiciones precisas:
* En el tiempo de Dios.
* Con la actitud y el espíritu adecuado.

La profecía por lo general es dada vocalmente, pero puede hacerse también por escrito o por medio de símbolos:
* El Profeta Jeremías al tomar y quebrar una vasija de barro (Jeremías 19:1,10-11).
* El Profeta Agabo al tomar el cinto de Pablo y atarse pies y manos (Hechos 21:10-11).

La Biblia, es la revelación total de los pensamientos y la voluntad de Dios, por lo tanto es la Palabra Profética completa (2ª Pedro 1:19-21), es perfecta y suficiente para acercarnos a la revelación de Dios. No debe añadirse, ni quitarse palabras de las Escrituras (Deuteronomio 4:2; Lucas 21:33; Apocalipsis 22:18-19). Toda Palabra Profética que se entregue el día de hoy, debe estar en total acuerdo con el contexto y el espíritu de la Palabra de Dios.
Ante lo que venimos expresando, el interrogante es: ¿Por qué necesitamos la profecía en el tiempo presente? Para la correcta respuesta a esta pregunta, debemos comprender el significado de dos palabras importantes del griego bíblico del Nuevo Testamento: «Logos», y «Rhema».
Logos y Rhema son términos traducidos al castellano como «Palabra». La utilización de cada uno de estos términos se ha escogido para expresar diferentes significados.

Logos

Es utilizada al referirse a la «Palabra de Verdad», la Biblia (2ª Timoteo 2: 15). En Juan 1:1 y 14 habla de Jesucristo como el «Verbo hecho carne», el Logos de Dios. Cristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos; el cielo y la tierra pasarán mas su Palabra nunca pasará.
El Logos de Dios es: creativo, verdadero, poderoso, infalible, completo, eterno, da vida.
El Logos es la «norma eterna» de Dios; toda expresión, revelación, doctrina, predicación o profecía, debe ser medida y sujetada a ese Logos Eterno. No hay nada en el universo, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, que puedan impedir que el Logos llegue a ser todo lo que proclama. Podemos entonces definir el logos como: «Todo el Consejo de Dios señalado en la Santa Biblia, las Escrituras en su totalidad».




Rhema

Se le puede definir como: «Una palabra de la Palabra».
El Diccionario Expositivo de palabras del Nuevo Testamento de W. Vine, lo define de la siguiente manera:
«Denota aquello que es hablado, lo que es expresado de palabra o por escrito», en particular, una palabra. El significado de Rhema (en su distinción de Logos) es ejemplificado en la instrucción a tomar «la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios» (Efesios 6: 17). Aquí la referencia no es a la Biblia entera como tal, sino al pasaje individual de las Escrituras que el Espíritu trae a nuestra memoria, para su utilización en tiempos de necesidad; siendo el requisito previo el conocimiento de las Escrituras.
Por todo lo expresado, el Rhema, proviene del Logos y es una Palabra específica y puntual inspirada por el Espíritu Santo como respuesta o guía para una situación definida.
«...La fe viene por el oír, y el oír, por la Palabra (Rhema) de Dios»
(Romanos 10:17).

Para que el Rhema pueda cumplir su misión, es imprescindible que sea recibida con fe por el oyente. El Rhema es una Palabra específica del Señor que se aplica a nosotros como individuos en forma personal. «El Rhema siempre depende del Logos». Si comparamos el Logos con el cuerpo humano y el Rhema con un miembro específico del cuerpo, podemos decir con certeza que el cuerpo «Logos» puede sobrevivir sin algunos miembros (Rhema), pero ningún miembro (Rhema) puede sobrevivir sin el cuerpo (Logos).




¿Vivir por el Logos o por el Rhema?

Hoy en día tenemos el privilegio de contar con «la Biblia», la verdad eterna de Dios que es «el Logos»; pero Dios en su amor nos ha provisto también del «Rhema» que nos provee la Palabra necesaria para una situación específica.
El cristiano debe vivir basado firmemente en el Logos de Dios; a la vez que debe ejercitar una relación íntima con el Espíritu Santo para recibir el Rhema de Dios que se adecua a cada necesidad o decisión específica.




Despejando Dudas

Profecía del Logos: El Logos de Dios nunca cambia. Las profecías escritas en la Palabra de Dios, se han cumplido, se cumplen y se cumplirán; nada impedirá que los propósitos eternos de Dios y sus planes para con la humanidad y el universo, se cumplan (Apocalipsis 9:14-15).
Profecía del Rhema: En la Biblia, podemos encontrar a individuos, que recibieron un Rhema de Dios que no llegó a cumplirse. En todos estos casos, no fue el Rhema de Dios el que falló, sino que las personas fueron las que no obedecieron, ni respondieron, ni creyeron, ni actuaron, ni esperaron, en conformidad con esa Palabra (1ª Samuel 9:17; 10:1; capítulos 13 y 14; Hebreos 3:12-19).
Profecía Personal: Está relacionada con la revelación de la voluntad, intenciones y pensamientos de Dios para una persona, una familia, o un grupo en particular. Es una Palabra directa y específica del pensamiento de Dios, para una persona o grupo.
A decir verdad, la Profecía Personal es un Rhema, pero viene a nosotros por intermedio de otra persona; es Dios, que viene a nosotros por intermedio de un vaso humano.
Rhema – Revelación Interna: Un Rhema es una comunicación directa de Dios, por su Santo Espíritu a nuestro espíritu.
Puede venir a nosotros en diferentes maneras: Al leer la Biblia, de pronto, el Espíritu Santo da nueva vida a un versículo o palabra con un poder sobrenatural en nuestro espíritu para que la tomemos para nuestra vida. Este Rhema, puede tener diversos objetivos, tales como: enseñarnos, dirigirnos, consolarnos, ubicarnos en una función o un ministerio específico, etc.

Profecías y Rhemas Bíblicos, que no deben ser aplicadas personalmente el día de hoy:
No se deben aplicar universalmente profecías personales que se encuentran en las Escrituras, y que fueron dadas a individuos o grupos en una ocasión especial. Como ejemplos tenemos:
1. Noé, cuando Dios le habló para que construyera el arca (Génesis 6).
2. Abraham, cuando por mandato de Dios debía entregar a Isaac en sacrificio (Génesis 22).
Estas ilustraciones bíblicas específicas, ocurridas a estos varones de Dios, nos proveen de enseñanzas y verdades eternas para nuestras vidas. De este modo, podemos ver palabras personales que Dios habló a sus Profetas, como así también actos específicos que realizaron, los cuales fueron para ellos, o para el pueblo de Dios una orden concreta, en un determinado momento. Al observar al Profeta Ezequiel, leemos en su libro, en el capítulo 4, órdenes estrictas de Dios, acerca de cómo se debía acostar, cocinar, y comer su pan. Estas órdenes fueron específicas para Ezequiel, por lo tanto, nadie puede tomar esas palabras el día de hoy y decir: ¡Está en la Biblia, Dios me dijo que lo hiciera!
Para usar correctamente la Palabra de Verdad, es imprescindible diferenciar entre el Rhema de la Profecía Personal que encontramos en las Escrituras, y la Palabra en general, que es el Logos Eterno de Dios, para todos.


viernes, 09 de febrero de 2007
Profetas:


Hay tres términos hebreos de importancia para designar a los profetas; el más importante es «Nabhi» que se traduce «Profeta», este término deriva de una raíz que significa «anunciar», Éxodo 7:1.
Los otros dos términos mucho menos usados son «Ro'eh» 2º Sam 15:27 y «Hozeh» 2º Cr 16:7, que significan «ver» y se traducen como «Vidente».
También encontramos un cuarto término, menos usado que es «Varón de Dios» (Ish Elhoim), que significa que el Profeta es escogido y enviado por Dios. 1º Samuel 9:9, cambio de nombre: «Vidente» por «Profeta».
La tarea de los Profetas en el Antiguo Testamento es resumida básicamente en una doble función:
* Recibir de Dios el mensaje mediante revelación.
* Declarar al pueblo el mensaje de Dios.


La Biblia nos muestra la existencia de cuatro tipos diferentes de profetas, los cuáles coloco en orden de importancia:
1. Jesús (Lucas 13:33).
2. Los Profetas del Antiguo Testamento, que fueron los encargados de:
* Recibir y oír la revelación del mensaje (1º Sam 9:15, Ez 2:1-3, 8).
* Comunicar las Palabras de Dios (Ezequiel 2:4-7).
* Dejarlas escritas para testimonio (Isaías 30:8).
Lo que hoy conocemos como Antiguo Testamento, es la revelación divina dada a los Profetas, a la cual no se le puede quitar ni añadir.
3. Profetas del Nuevo Testamento (Hechos 21:10; 15:32, 11: 27).
4. Los Profetas en la era actual de la Iglesia (Efesios 4:11).

Los Profetas son individuos por medio de los cuales Dios se puede comunicar y hablar a su pueblo; son canales de comunicación de Dios.
El ministerio del Profeta no debe añadir ni sustraer nada de la Palabra de Dios. Sin embargo, tiene la responsabilidad de traer iluminación e instrucción específica sobre lo que ha sido escrito en la Palabra, a lo cual se le denomina «Revelación». El ministerio del Profeta fue establecido por Dios desde el Antiguo Testamento como el primer método de comunicación de Dios con la humanidad. Así como Juan el Bautista (Lucas 3:4) es mencionado como el encargado de preparar el camino para la manifestación del Mesías, Jesucristo; del mismo modo, Dios está levantando en la actualidad una compañía de Profetas que prepararán el camino para la venida de Jesucristo, como Rey de Reyes y Señor de Señores.
Los Profetas en la actualidad preparan el camino para la Segunda Venida de Cristo proclamando un mensaje conducente al arrepentimiento, y proveyendo revelación y entendimiento sobre las Escrituras que deben cumplirse antes que Cristo vuelva.
Los Apóstoles y Profetas de la Iglesia han sido comisionados con esa unción y responsabilidad.





Los Profetas activan y confirman dones y ministerios a los miembros de la Iglesia:


Los Profetas y el Presbiterio (Hechos 13:1-2), tienen el don divino de activar los dones y talentos de los santos y ministerios por la imposición de manos (1ª Timoteo 1:18; 4:14), y profecías, como también revelar y confirmar a aquellos que tienen un llamamiento a uno de los cinco dones ministeriales. Cristo ha dado a los Profetas la habilidad de reconocer los dones y llamados que Dios ha depositado en la vida de alguna persona. Cuando el Profeta impone sus manos y profetiza a una persona dones y llamados, sus palabras tienen el poder creativo impartido por Cristo para hacer y activar ese ministerio en un miembro.
Los Profetas funcionan dentro de la Iglesia de la siguiente manera:
* Son proclamadores de la Palabra de Dios, llenos del Espíritu Santo, llamados por Dios para advertir, animar, fortalecer y consolar:
" Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación" (1ª Corintios 14:3). Exhortar en el original es Parakaleo – Lejis: Llamar a una persona al lado. Instar a alguien a seguir una conducta.
* En ocasiones son videntes que predicen el futuro. (Hechos 11:28) «Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio» (Hechos 21:10-11).
* Tienen la misión de poner al descubierto el pecado, proclamar la justicia, advertir del juicio venidero y combatir la mundanalidad y tibieza en el pueblo de Dios (Lucas 1:14-17).

Los mensajes de los Profetas no se han de considerar infalibles. Sus mensajes se sujetan a la evaluación de la Iglesia, a otros Profetas y a la Palabra de Dios. Se requiere que la congregación discierna y pruebe si lo que contiene es de Dios:
«Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios;
porque muchos falsos profetas han salido por el mundo».
(1ª Juan 4:1)



Diferencia entre Profetizar y ser Profeta

Queremos aclarar que el Profeta es uno de los cinco dones ministeriales que se desprenden del Manto de Cristo, y que fueron instituidos por Él. Los Profetas poseen el don de profecía, como así también otros dones espirituales que son señal de su llamado ministerial. Sin embargo, es muy importante señalar que no todo aquel en el que opere el don espiritual de profecía es Profeta. Esta confusión es habitual dentro del pueblo del Señor y ocurre a consecuencia de colocar al mismo nivel el don de profecía y el oficio del Profeta.
La profecía es una de las manifestaciones del Espíritu en la vida de cualquier creyente lleno del Espíritu Santo «según Él desee usarlo» en momentos determinados. En cambio, el oficio del Profeta no es una manifestación del Espíritu, sino un don ministerial dado directamente por Cristo. No es un don esporádico sino un «oficio permanente» de una persona llamada por el Señor para desarrollar junto con el Apóstol la trascendente misión de establecer la doctrina de fundamento.
Lo anterior se hace muy claro en Efesios 2:20. Cuando ese pasaje hace referencia al fundamento que por supuesto es Cristo, lo relaciona con la labor de los Apóstoles y Profetas. Si analizamos ese versículo desde el original griego, evitaremos cometer un error muy común. Este error resulta de la lectura de la porción del versículo que dice:
«...sobre EL FUNDAMENTO DE LOS APÓSTOLES Y PROFETAS,...»
(Efesios 2:20)
El entendimiento más habitual de esta frase bíblica, es afirmar que “los Apóstoles y Profetas SON EL FUNDAMENTO”. Si fuera así habría una severa contradicción con lo que el mismo apóstol Pablo escribió cundo dijo que:
«...nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto,
el cual es Jesucristo» (1ª Corintios 3:11).

El texto del original griego comentado por W. E. Vine, permite deducir que la preposición clave que facilita la correcta interpretación de Efesios 2:20, es la palabra «de». Este término «de», no afecta al sujeto conformado por los «apóstoles y profetas», sino que afecta al objeto, que es el «fundamento». La acción de edificar que menciona el versículo, no puede ser ejercida por el objeto (fundamento), sino por el sujeto (Apóstoles y Profetas).
Para visualizar con claridad el texto en cuestión, nos ayudará una versión facilitada del mismo:
« ...edificados (la Iglesia) sobre el fundamento
(Jesucristo y su doctrina)
PUESTO POR, O COLOCADO POR,
LOS APÓSTOLES Y PROFETAS,
siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,...»
Esta importante aclaración, nos deja ver que los Apóstoles y Profetas son aquellos delegados con autoridad de Dios, para establecer el fundamento de Cristo y su doctrina. De este modo, la voluntad de Dios es regresar a la Iglesia al principio en donde todos
«perseveraban en la DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES»
(Hechos 2:42).

jueves, 08 de febrero de 2007
Analizando Posición y Función


1ª CORINTIOS 12:28… PRIMERO APÓSTOLES
Primero (gr. Protón). Primero en tiempo, lugar, orden e importancia. Antes, al principio, principalmente, ante todo.
Cuando una Iglesia infringe este principio, está violando el principio de las cosas primeras.
Muchas iglesias locales sufren porque no han reconocido este principio de Dios. Una iglesia fuera de orden no experimentará la plenitud de la unción. La unción fluye a través del orden. La Iglesia primitiva empezó con apóstoles.
APÓSTOL: "Apóstolos". Delegado, enviado, embajador, comisionado, un comisionado oficial de Cristo con señales y milagros.
El significado básico de la raíz de "Apóstol" es "uno enviado como representante de otro con el poder y autoridad del representante procediendo del que lo envía”. Un Apóstol es como un embajador que representa a un país (Bill Hamon "Apóstoles, Profetas y los movimientos divinos venideros").
El Dr. David Cannistraci en su libro LOS APÓSTOLES Y EL EMERGENTE MOVIMIENTO APOSTÓLICO define "Apóstol" como "uno llamado y enviado por Cristo para tener la autoridad espiritual, carácter, dones y capacidades a fin de alcanzar con éxito y establecer a las personas en la verdad y orden del Reino, especialmente mediante la fundación y supervisión de Iglesias locales”.
Es interesante observar tanto en Mateo 10:1-5 y Lucas 6:12-16 cómo Jesús cambia el rango y la posición de sus discípulos, llamándolos apóstoles.




¿Qué hace un Apóstol?


1) UN APÓSTOL ES UN PERITO CONSTRUCTOR, ARQUITECTO ESPIRITUAL (1ª Corintios 3:10).
Un arquitecto es uno que diseña edificios y supervisa su construcción.
A los Apóstoles concierne:
• Diseñar
• Estructurar
• Formar
Por ejemplo, el fundamento de la Reforma bajo Martín Lutero fue la doctrina de la justificación por fe. La Iglesia tuvo que ser reconstruida y estructurada sobre este fundamento doctrinal.

2) EL APÓSTOL TIENE COMO PRIORIDAD LA PALABRA Y LA ORACIÓN (Hechos 6:1-6, 20:26-32).

3) EL APÓSTOL TIENE UN ESPÍRITU REFORMADOR (2ª Corintios 11:1-4; Gálatas 1:6-9; 3:1-3; 5:1; 2ª Tesalonicenses 2:15).
Cada una de las tareas apostólicas es elevar a la Iglesia a su forma apropiada. Los apóstoles tienen la preocupación de ajustarse al orden bíblico.
Los grandes enemigos de una reforma son los sistemas religiosos, legalistas, tradicionales, denominacionales, que han estado asentados por años. Los sistemas religiosos que necesitan ser reformados están al servicio de los intereses del liderazgo de ese sistema y comúnmente, ellos se oponen a la reforma.
En los días de Jesús como en los días de los apóstoles, los líderes religiosos fueron los fariseos y saduceos. Durante la Reforma, ellos tuvieron mucho que perder, su posición, su poder y control sobre el pueblo.

4) EL APÓSTOL TIENE AUTORIDAD PARA JUZGAR, SENTENCIAR Y DECRETAR (1ª Corintios 5:1-5).

5) EL APÓSTOL PLANTA IGLESIAS (Hechos 14:19-23; 1ª Corintios 3:6).

6) CONFIRMA Y ESTABLECE (Hechos 15:41; 16:5; 18:23; Tito 1:5).

7) EL APÓSTOL PONE ORDEN (1ª Corintios 11:34; 14:40; Colosenses 2:5).

8) BRINDA PATERNIDAD (1ª Corintios 4:15; 1ª Tesalonicenses 2:11).

9) PROVEE COBERTURA APOSTÓLICA (Pablo a Timoteo y Tito) (1ª Timoteo 1:3-4; 2ª Timoteo 4:11-12; 3:14-15; Tito 1:5, 2:15, 3:8-10).

10) IMPARTE-CONFIRMA DONES ESPIRITUALES (Romanos 1:11).

11) ESTÁ PROVISTO DE UNA GRACIA APOSTÓLICA (Romanos 1:5; 12:3; 1ª Corintios 3:10; Gálatas 2:9).
La gracia es una capacidad singular dada por Dios de hacer lo que ordinariamente no se puede hacer.




Una Iglesia Apostólica... ¿Qué es?


La Iglesia de Jesucristo es, debe ser, una Iglesia apostólica. El nacimiento de la Iglesia y su fundamento es apostólico. Así nació y comenzó a desarrollarse la primera Iglesia. Dado que el término “apóstol” significa “enviado”, se deduce que la Iglesia es una Iglesia “enviada, comisionada por Jesucristo con autoridad apostólica”; es decir, una Iglesia apostólica.
Es importante observar la actitud y práctica de la Iglesia naciente en Hechos 2:42: “Y perseveraban en la DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES…”
La Iglesia apostólica tiene unción y carácter apostólico, tiene una identidad definida. En razón de que la Gran Comisión -vayan por el mundo, prediquen el evangelio, hagan discípulos a todas las naciones- es una comisión dada a gente apostólica, la autoridad de una Iglesia que reconoce su identidad apostólica, es única.
Una Iglesia apostólica es una Iglesia que tiene una fuerte dimensión apostólica.
Una dimensión es definida como la medida en longitud, ancho y espesor. Esto es: proporción, extensión, rango, alcance o peso de una cosa. La dimensión apostólica es por lo tanto la medida de la unción apostólica que fluye a través de un creyente como también de una congregación. No todos los creyentes serán apóstoles, pero sí todos, la iglesia misma, tendrán UNCIÓN Y VISIÓN APOSTÓLICA.
Cuando una Iglesia llega a ser apostólica, romperá todo lo que antes no fue posible. Adquirirá una capacidad para hacer lo que antes no podía. Esto sucede por causa de la GRACIA APOSTÓLICA que es derramada y recibida a través del ministerio apostólico. La gracia nos da una capacidad para realizar lo que hemos sido llamados y enviados a hacer. La unción apostólica libera gracia a la Iglesia.
Una Iglesia que no tiene dimensión apostólica, con los cinco ministerios trabajando en equipo reflejará la tendencia de su líder o pastor. Si la tendencia del pastor es el evangelismo, toda la Iglesia se volcará al evangelismo; si la unción del pastor es de maestro, toda la Iglesia tendrá gran conocimiento de la Palabra; si se orienta hacia lo profético, su inclinación será hacia la profecía.
Las Iglesias por lo general, reflejarán la fuerza de sus pastores, porque ellas reciben las dimensiones que tienen sus líderes.
La diferencia entre el ministerio apostólico y el del pastor, reside en que un pastor piensa en términos de seguridad, protección y preservación; en cambio el pensamiento de un apóstol está basado en términos de progresión y expansión.
Los creyentes necesitan ser orientados y enseñados a través de los cinco ministerios, recibiendo de cada uno de ellos su unción, ya que ningún don por sí solo puede perfeccionar a la Iglesia.




Características de una Iglesia Apostólica


1) CUMPLE LA “GRAN COMISIÓN” CON SENTIDO Y AUTORIDAD APOSTÓLICOS (Mateo 28:18-20).
2) NO PIENSA EN TÉRMINOS DE SUS NECESIDADES, SINO EN LAS NECESIDADES DE SUS HERMANOS Y DE LOS DE AFUERA (Hechos 2:43-47; 3:1-6; 20:35; Efesios 4:28; Tito 3:8-14).
3) UNA IGLESIA APOSTÓLICA ES GENEROSA EN DARLE A DIOS; DIEZMOS, OFRENDAS, PRIMICIAS Y LIMOSNAS PARA LOS NECESITADOS (Malaquías 3:8-12; Hechos 2:43-47; 4:32-35; 2ª Corintios 9:6-15; Filipenses 4:18-19).
4) LA IGLESIA APOSTÓLICA MANIFIESTA PODER AL TESTIFICAR (Hechos 1:8; 4:33).
5) RECONOCE LA AUTORIDAD QUE TIENE Y LA EJERCE (Mateo 10:1-5; Marcos 16:17-20).
6) LA IGLESIA APOSTÓLICA TIENE LA CAPACIDAD PARA LUCHAR CONTRA LAS FUERZAS DEL MAL (Marcos 16:17ª; 2ª Corintios 10:3-5).
7) LA IGLESIA APOSTÓLICA SE MUEVE EN SANIDADES (Marcos 16:18b; Hechos 5:12; 14:3).
8) ES RECONOCIDA POR LA MANIFESTACIÓN DE LA PRESENCIA DE DIOS (Hechos 2; 4:24-33; 2ª Corintios 2:14).
9) EN LA IGLESIA APOSTÓLICA LA ALABANZA Y ADORACIÓN SON DIFERENTES (Juan 4:23-24; Efesios 5:18-20; Hebreos 13:10-15). La gloria y la presencia de Dios va a afectar el espíritu de las personas y se desatarán los dones (Hebreos 2:11-12). La danza, los gritos, la celebración, son normales (Salmos 149-150; Gálatas 4:21-28; Hechos 2:46-47).
10) LA IGLESIA APOSTÓLICA DISFRUTA DE LIBERTAD ESPIRITUAL. LA RELIGIÓN Y TRADICIÓN SE ROMPEN Y LAS PERSONAS SON LIBRES PARA EXPERIMENTAR Y DISFRUTAR LA PRESENCIA DE DIOS (Gálatas 5:1; 2ª Corintios 3:17; Hebreos 10:19).
11) LA IGLESIA APOSTÓLICA SE IDENTIFICA CON LOS PECADOS DEL PUEBLO Y DE SU CIUDAD, ARREPINTIÉNDOSE (2° Crónicas 7:14-15; Nehemías 9:1-3; Daniel 9:1-19).
12) LA IGLESIA APOSTÓLICA TOMA CIUDADES, PORQUE SERÁ UNA IGLESIA SOBRE UNA CIUDAD O REGIÓN (Salmo 2:8; Hechos 13:42-44; Romanos 15:17-20; 1ª Pedro 2:9).
13) LA IGLESIA APOSTÓLICA PREPARA, ENTRENA Y ABRE EL CAMINO PARA LAS SIGUIENTES GENERACIONES (Hechos 20:17-28; Filipenses 2:19-24; 2ª Timoteo 2:1-2; 3:10; 4:1-5).





EL PROFETA Y LA PROFECÍA EN LA ACTUALIDAD I
La voz profética es el ministerio más antiguo registrado en las Escrituras a través del cual Dios ha comunicado Su Palabra y Voluntad al ser humano.
Con el propósito de comprender la importantísima función del ministerio profético en la actualidad, es imprescindible comenzar observando dicho ministerio desde el Antiguo Testamento, tomando como base algunos ejemplos que describan las características de los Profetas antiguos. De este modo, y sobre un firme fundamento, podemos adentrarnos en el conocimiento del funcionamiento de los Profetas en el Nuevo testamento y en nuestros días.
Comenzaré definiendo los términos que se utilizan en el original hebreo para referirse a los Profetas. Las características de este ministerio; la importancia de diferenciar el Logos de Dios del Rhema de Dios; cómo saber reconocer a los falsos profetas; cómo entender el término «infalibilidad» de los Profetas en el contexto adecuado, y profundizar en algunos ejemplos bíblicos.
Por último, al analizar el ministerio de Juan el Bautista, tendremos una clara revelación del funcionamiento, la responsabilidad, y la tarea encomendada por el Señor a los Profetas del día de hoy, quienes han sido levantados por Él para estos últimos tiempos, «los tiempos del fin».
Todo lo anterior nos conducirá y servirá de base para saber cómo entender la profecía y el correcto desenvolvimiento del ministerio profético en el presente

mi?rcoles, 07 de febrero de 2007
Tiempos de Restauración


El tiempo de oscurantismo espiritual dejó a la Iglesia sorda y ciega espiritualmente. Perdió su dependencia del Espíritu Santo y ya no había guía y dirección hacia toda la verdad. Los líderes y la Iglesia en un sistema religioso institucionalizado, tenían ojos pero no podían ver, no escuchaban la voz del Espíritu dirigiéndoles. De esta forma la Iglesia fue traicionada por la tradición de los hombres, robada y saqueada de su heredad espiritual en Cristo.
Sin embargo, el Señor en su fidelidad promete ¡restauración! (Isaías 42:16-22). La promesa de restauración llevaría a su pueblo no sólo a la posición original, sino que podría proyectarse hacia un lugar más alto.
Es clave analizar lo dicho por el apóstol Pedro en Hechos 3:21 “…a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los TIEMPOS DE LA RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS, DE QUE HABLÓ DIOS POR BOCA DE SUS SANTOS PROFETAS, que han sido desde tiempo antiguo” (ver Amós 3:7).




Definición del término Restauración


En el Nuevo Testamento se usa sólo una vez la palabra griega “apokathistemi” (restaurar) en Hechos 3:21. Literalmente significa regresar algo otra vez a su lugar, en su orden original.
De todas maneras, en la Palabra cuando algo es restaurado se multiplica de forma que la condición de aquello que es restaurado, supera su estado original (Joel 2:21-26).
Si en la ley de Moisés una persona robaba un buey o una oveja, además de restaurar el animal que había robado, tenía que pagar por el equivalente de cinco bueyes o cuatro ovejas (Éxodo 22:1). Otro ejemplo claro es que cuando Job, luego de sus terribles pruebas fue restaurado, “su postrer estado vino a ser mejor que el primero” (Job 42:10-12); todo le fue restaurado al doble.
También Jesús les dijo a sus discípulos que todo aquel que dejara algo por seguirle “recibiría aquí cien veces más” (Marcos 10:29-30).




Los profetas hablaron de Restauración


El versículo de Hechos 3:21, señala que las cosas que serán restauradas habrán de ser “LAS QUE HABLÓ DIOS POR BOCA DE SUS SANTOS PROFETAS”.
Es decir que no todo será restaurado en este tiempo, pero sí se verá la restauración de “las cosas que hablaron los profetas desde tiempo antiguo”. Será importante a continuación analizar algunas de “esas cosas”.

1) El libro de Génesis declara el propósito de Dios para el ser humano (Génesis 1:26-31).
La caída en pecado corrompe la imagen y semejanza de Dios en el hombre; pierde el derecho al árbol de la vida, es expulsado del huerto, se corta la estrecha comunión con Dios, pero también se vislumbra la redención. Todo lo que tiene su principio en Génesis, tiene su terminación el Apocalipsis. En Apocalipsis se ve el estado de redención completo; el hombre restaurado con derecho al árbol de la vida (Apocalipsis 21 y 22), con cielos y tierra nuevos. La restauración abarca de Génesis a Apocalipsis.

2) Los profetas hablaron al pueblo de Israel sobre la idolatría, apostasía y el juicio de Dios sobre ellos. Posteriormente anunciaron su restauración, liberación de la cautividad y mediante el arrepentimiento, el restablecimiento de la justicia y la comunión con Dios (Jeremías 29:14-30; 30:3; 33:7-11, 26; Joel 3:1; Amós 9:14-15; Sofonías 3:20).

3) Ezequiel proclamó restauración al pueblo en visiones interesantes que abarcan los capítulos 33 al 48. En Ezequiel 36:24-27, se anticipa el “corazón nuevo, espíritu nuevo” y... ”pondré dentro de vosotros mi Espíritu”, asegurando “habitación en la tierra que di a vuestros padres… y me seréis por pueblo y yo seré a vosotros por Dios” (vs. 27-28). El capítulo 37 habla de los “huesos secos”, describiendo el tema de la restauración para un pueblo desposeído y una obra de regeneración espiritual que alcanzaría a judíos y a gentiles hoy.

4) La Iglesia hoy está experimentando la restauración de la verdad. Proféticamente el Salmo 100:5, expresa: “Porque Jehová es bueno, para siempre es su misericordia, y SU VERDAD por todas las generaciones” (énfasis añadido).
La Iglesia debe ser expuesta a LA VERDAD. No hay varias verdades. Las interpretaciones “privadas” o “denominacionales” de “la verdad”, se apoyan sobre deducciones y puntos de vista humanos y sin revelación, acomodadas a un contexto propio y de conveniencia doctrinal o eclesiástica. Jesús dijo: Yo soy EL CAMINO, y LA VERDAD, y LA VIDA (Juan 14:6, énfasis añadido). Él dijo que el Espíritu Santo es un Espíritu de VERDAD (Juan 14:17; 15:26) y Él, nos guiaría a TODA LA VERDAD (Juan 16:13).

5) La Iglesia comienza a ser testigo de la restauración del Tabernáculo de David (Amós 9:11; Hechos 15:16-18).
Este tabernáculo se estableció al tiempo de ser David rey, en lugar de Saúl. El arca del pacto, representación de la presencia y el poder de Dios, había sido tomada por los filisteos. Fue devuelta y David la hizo retornar a Jerusalén, colocándola en una tienda sobre el Monte de Sion (1° Samuel 4 a 7:1; 2° Samuel 6; 1° Crónicas 13 al 16).
El arca había estado en el tabernáculo de Moisés. Su ubicación era el Lugar Santísimo. Sólo el sumo sacerdote tenía acceso a ella una vez al año, salpicando sangre de animal sobre su cubierta (Hebreos 9:1-7).
El pueblo se acercaba sólo al atrio exterior del tabernáculo para ofrecer sacrificios y adorar a Dios.
El tabernáculo de David, produce un cambio importante, ya que la separación del pueblo, de Dios y Su presencia, se cambia a una relación de intimidad.
La restauración del tabernáculo de David para la Iglesia hoy, es una restauración de la verdadera adoración en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24). Esta es la expresión de un pueblo que ha sido restaurado, conoce la verdad y tiene un espíritu integrado al Espíritu de Dios, vive en la presencia de Dios, camina en la luz, en plenitud de gozo (Jeremías 31:12; Salmo 16:11) y ofrece sacrificios de alabanza (Hebreos 13:15). Es la restauración de la presencia del Señor en la casa de Dios. Esto produce una alabanza con acción de gracias, libertad y alegría.
La restauración del tabernáculo de David hoy, deja de lado rigidez, formalismo, tradición, legalismo y costumbrismo. Son “tiempos de refrigerio” viviendo en la presencia del Señor (Hechos 3:19; Jeremías 31:12-13).

6) La restauración de la voz de la Iglesia en el mundo.
Jeremías 33:11, habla de “voz de desposado y voz de desposada”. La voz del desposado, del mismo Señor, está siendo oída hoy por el pueblo de Dios.
La Iglesia de la Edad Media, perdió su comunión personal con el Espíritu cuando sus líderes taparon sus oídos. Pero Cristo viene una segunda vez a la Iglesia y se oye “el espíritu de la profecía” (Apocalipsis 19:10). Una vez que la Iglesia oye “la voz del desposado”, se proyecta como la “voz de la desposada”; la Iglesia como portavoz al mundo.
La Iglesia profetiza al mundo, gobierna, decreta; la ley está saliendo de Sion (Isaías 2:3).

7) La restauración trae liberación y salida de la esclavitud espiritual (Salmo 126; Jeremías 33:7; Gálatas 4:22-31 y 5:1).
La Iglesia ha estado en esclavitud mucho tiempo por las tradiciones de los hombres. La restauración incluye un derramamiento del Espíritu Santo con libertad al aplicar los principios del Nuevo Testamento.

8) Restauración del gobierno teocrático.
Cuando la Iglesia perdió la noción de gobierno teocrático (el gobierno de Dios), se levantaron gobiernos humanos, decididos por la misma Iglesia, entre los que se cuentan:

* GOBIERNO ESPISCOPAL (gobierno por obispos, centralizado en una persona o grupo de personas).

* GOBIERNO CONGREGACIONAL (ancianos y diáconos de la iglesia local, elegidos y ordenados por la misma congregación; prima la democracia).

* GOBIERNO PRESBITERIANO (grupo de ancianos y presbíteros que forman el Consistorio y que está por encima de la congregación local con poderes casi absolutos).

* LA INDEPENDENCIA (en este sistema se considera que cualquier forma de gobierno es invención humana, esclaviza a la Iglesia y obstaculiza la libre acción del Espíritu Santo. Tienen un líder muy carismático (al que llaman pastor), con cualidades que atraen a la gente. Este líder afirma ser un enviado de Dios, por lo tanto nadie debe tocarlo ni ponerlo en tela de juicio).

* OTROS MOVIMIENTOS COMBINAN EL GOBIERNO CONGREGACIONAL CON EL PRESBITERIANO.

Los gobiernos elegidos y puestos según el criterio humano, desaparecerán. Dios está restaurando los cinco ministerios: Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, para equipar y perfeccionar a la Iglesia a fin de que haga la obra del servicio, “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe” (Efesios 4:11-16; ver Jeremías 33:12-13; Isaías 30:20-21), sin sectarismos, sin divisiones y con una doctrina unificada.
La Iglesia no puede ser equipada ni perfeccionada sin el trabajo conjunto de los cinco ministerios que son un regalo de Jesucristo para Su cuerpo y significa llevar a ese cuerpo a la madurez, implementando el gobierno teocrático.
Si Dios va a restaurar LA VERDAD en la Iglesia, lo hará a través del trabajo de los cinco ministerios, y de Su gobierno.

9) La Iglesia será restaurada en amor y poder.
La premisa de Dios desde siempre fue: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5).
La Iglesia va a practicar el mismo tipo de amor que Jesús manifestó mientras estuvo en el mundo. Él mismo les dijo a sus discípulos que serían conocidos por su amor (Juan 13:34-35). La restauración incluye también la manifestación del poder ilimitado de Dios por medio de la Iglesia.
Cuando a través del pueblo de Dios fluyan los dones del Espíritu y se desarrollen sin restricciones en la vida de las personas, poder y amor harán una conjunción perfecta. La gente será atraída por el amor y el poder que evidencie la Iglesia.

10) La restauración del concepto “Reino de Dios”.
Jesús oró: “Venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo”. Siempre estuvo esta idea en el corazón del Padre.
El pueblo de Israel a través de sus líderes y profetas oyó una y otra vez que tenía que escuchar a Dios y hacer su Voluntad. Con la restauración del gobierno teocrático, la Iglesia está preparada para restaurar el gobierno de Dios en su vida y en la nación.
Jesús enseñó los principios para vivir en el Reino de Dios en Mateo capítulos cinco al siete. Cuando la Iglesia los aplique verá cambios profundos en la sociedad, “porque el Reino de Dios no es comida ni bebida sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17).
Notamos que hay “tiempos de restauración”. Estos son tiempos cuando el Señor dará a la Iglesia lo que perdió. Hechos 3:21, no dice que todas las cosas serán restauradas, pero debemos inferir que “todas las cosas” incluye solamente las cosas que fueron habladas por los profetas.
Cristo no puede regresar hasta que sea cumplido todo lo que los profetas hablaron. Él podría venir en cualquier momento, pero no vendrá por la Iglesia, hasta que todo sea cumplido. De hecho, es necesario que el cielo lo “reciba” (reserve, retenga), hasta aquel tiempo, porque cuando Él retorne, vendrá por una Iglesia restaurada, una Iglesia gloriosa (brillante, llena de honor, esplendor y belleza, irradiando la hermosura de su Cabeza), sin mancha (sin impurezas que desfiguran), ni arruga (con la lozanía de una novia preparada, sin señales de deterioro), ni cosa semejante (deformación, contaminación) (Efesios 5:27).
Jesucristo quiere presentarse a sí mismo una Iglesia santa y sin mancha. ¿Está la Iglesia actual en esas condiciones? NO. Por lo mismo hay que trabajar en la vida de santidad de la Iglesia, hermoseándola para el Amado.




Repasando la historia

Así como lo primero que se perdió en la Iglesia fueron los ministerios apostólico y profético, lo último que se está restaurando son estos ministerios.
* Con Juan Calvino, quien vivió entre 1509 y 1564, comienza la restauración del ministerio del MAESTRO, intensificándose su restauración en la década de los años 1970.
* Luego aparece John Wesley entre 1750 y 1900. Su énfasis fue la santidad, pero también quitó las imágenes y las ropas sacerdotales. Se restaura el ministerio del PASTOR.
* De 1900 a 1950 viene una restauración del ministerio del EVANGELISTA con SEÑALES y MILAGROS. Dios usó a hombres como T. L. Osborn, Oral Roberts, Kenneth Hagin, Tommy Hicks y otros.
* Entre 1950 y 1990, con énfasis en la década de los 80 se restaura el ministerio PROFÉTICO. Destacan hombres como Kenneth Hagin y Bill Hammon.
* De 1990 a la fecha está siendo restaurado el ministerio APOSTÓLICO. Hombres como Peter Wagner, John Kelly, John Eckhardt y David Cannistraci destacan entre otros.

que se puede vislumbrar prácticamente de la Restauración


* Están siendo restaurados los CINCO MINISTERIOS, (gobierno teocrático).
* Está siendo restaurada la sana doctrina con revelación, para llegar a la unidad de la fe y a la madurez.
* Están siendo restaurados el poder y la autoridad de Dios.
* Hay una restauración del evangelismo, con señales y milagros.
* Se está viendo un despertar espiritual y avivamiento genuinos en algunos sectores de la Iglesia.
* Se está observando libertad en el área financiera.
* Hay una restauración de la SANIDAD BÍBLICA, RECHAZANDO LA ENFERMEDAD.
* Las personas están siendo libres de demonios y ataduras del pasado.
* Se evidencia una nueva y fresca revelación de los planes y propósitos de Dios a la Iglesia.
* La Iglesia está comenzando a gobernar espiritualmente sobre ciudades, regiones y países.

martes, 06 de febrero de 2007
¿Cómo la Iglesia perdió el Fundamento?


* SIGLO I: Jesús, luego de resucitar y antes de ascender al cielo, reúne a los apóstoles y les da instrucciones de no moverse de Jerusalén, hasta recibir la “promesa del Padre”, el bautismo con el Espíritu Santo, del cual Él mismo les había hablado (Lucas 24:49). Este bautismo tenía como objetivo “equiparlos con poder para ser testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).
El Señor asciende al cielo. El grupo de apóstoles y fieles, se reúne en el Aposento Alto para orar; era un número de ciento veinte. Días mas tarde, en la celebración de la fiesta de Pentecostés, el Espíritu Santo descendió sobre los que estaban reunidos.
A partir de ese día la Iglesia comenzó a tomar forma. El apóstol Pedro predica un poderoso mensaje de arrepentimiento y tres mil personas creyeron y fueron bautizadas (Hechos 2:41).
La característica de la Iglesia naciente fue: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42).
La Iglesia nace con apóstoles y crece, aún en medio de gran persecución. Los miembros de la Iglesia en Jerusalén fueron esparcidos por toda Judea, Samaria y lo que hacían era llevar adelante la misión: Predicar a Jesucristo.
Además de soportar la persecución, la Iglesia tuvo que luchar con herejías como el gnosticismo. Este movimiento insistía en la salvación mediante una sabiduría secreta o “gnosis” (conocimiento). Proclamaban el conocimiento superior basado especialmente en principios filosóficos, misterios de iniciación y elementos de magia. Los gnósticos estaban descontentos con lo que consideraban “la simplicidad del cristianismo” y querían convertirlo en una filosofía, para alinearlo con otras filosofías que dominaban en ese tiempo.
Los gnósticos sostenían que la materia es enteramente mala y el espíritu totalmente bueno. Surgía entonces una contradicción: Cómo un Dios bueno podía haber creado un mundo malo. La conclusión era que Dios no fue el agente de la creación.
Los gnósticos también negaban la plena divinidad y plena humanidad de Jesucristo. Decían que Jesús podía haber sido una de las tantas emanaciones de Dios. Aún en medio de tantas ideas confusas y heréticas, la Iglesia se mantenía firme, predicando el poderoso mensaje de salvación.
Los apóstoles fueron muriendo y el último que muere es Juan al final del Siglo I. Los hombres que, discipulados por los apóstoles, los sucedieron, fueron llamados LOS PADRES APOSTÓLICOS (Clemente, Ignacio, Papías, Policarpo). El nombre de “padres” era una designación popular, dada la ternura paternal que reflejaban. La tarea de estos padres culmina en el siglo II.

* SIGLO II: A comienzos de este siglo el cristianismo estaba bien establecido, especialmente en Asia Menor. Las comunidades cristianas se encontraban bien organizadas e iban madurando rápidamente, mientras el mensaje de Cristo se esparcía notablemente no sólo dentro del Imperio Romano, sino más allá de sus fronteras.
Los creyentes desbordaban de entusiasmo, confesaban su fe acompañados de señales, prodigios y maravillas obradas por el Espíritu Santo. Había sensibilidad a las operaciones del Espíritu, la gente continuaba siendo bautizada con el Espíritu Santo y los dones fluían con libertad.
La conducta de los cristianos llamaba la atención del Imperio Romano que veía en los cristianos una secta que seguía algo extravagante y que además despreciaba a las religiones conocidas. Comienza entonces una presión notable por parte del Imperio hacia los cristianos. Las herejías continuaban y de adentro se levantaban voces disidentes que ponían en peligro la fe tal como la habían enseñado los apóstoles.
El Canon (regla de medir) del Nuevo Testamento comienza a establecerse en este siglo. La Iglesia debe definir cual es su confesión de fe, cómo definiría sus ministerios, qué actitud asumiría frente al Estado con las persecuciones de las que era objeto y otras cuestiones importantes. Mientras tanto se mantenía firme la doctrina apostólica y no dejaba de experimentar poderosas manifestaciones del Espíritu Santo.
En el último tercio del Siglo II, aparece la idea de universalidad y comienza a denominarse a la Iglesia como IGLESIA CATÓLICA (no romana).
Ireneo, uno de los más grandes teólogos de este siglo y obispo de Lyon, enseñó la unidad de la Iglesia. Una unidad espiritual y no orgánica.
Lamentablemente, y a pesar de esta enseñanza, se tergiversó el concepto de unidad espiritual y surge una tendencia de transformar esa unidad en unidad organizacional.
Ireneo también enseñó que Pedro y Pablo fundaron la Iglesia de Roma, designando sucesores. (No hay apoyo bíblico e histórico fidedigno para sostener esta teoría).

* SIGLO III: Este siglo fue un tiempo de grandes oportunidades para el testimonio de la Iglesia, pero al mismo tiempo de enormes dificultades.
La Iglesia continuaba creciendo en especial en Asia Menor, pero hacia mediados del siglo, fuertes persecuciones pusieron en serio peligro su supervivencia en varias regiones. Esto creó muchos problemas internos entre los cristianos.
A lo largo de este siglo, la Iglesia, a pesar de todo, continuó con el mensaje, expandió sus fronteras geográficas y sociales a un ritmo asombroso. Poco a poco, se fue transformando en un imperio dentro del Imperio.
A mitad del Siglo III, Cipriano, obispo de Cartago, enseñó que la Iglesia Universal (fuera de la cual no había salvación), debía ser gobernada por los obispos sucesores de los apóstoles. Él sostuvo que la autoridad apostólica había sido dada primero a Pedro. Así fue como la Iglesia de Roma se hizo predominante, porque se creía que él la había fundado.

* SIGLO IV: Con la supuesta conversión de Constantino (entre 312 y 325 D. C.) la suerte del cristianismo en el ámbito del Imperio Romano, comenzó a cambiar. De religión perseguida pasa a ser favorecida por el Imperio. En el año 379, el cristianismo se transformó en la religión oficial del Estado, a través del emperador Teodosio.
Con todos los privilegios y condiciones favorables, la Iglesia relaja sus convicciones. No hay ética, ni preocupación evangelística y misionera; se pierde el compromiso con el estilo de vida del Reino.
El cristianismo se fue institucionalizando poco a poco, cediendo a las presiones imperiales. El Imperio utilizaba la fe cristiana para sus fines políticos con el propósito de unificar el Imperio que estaba en decadencia.
Fue inevitable que el liderazgo de las Iglesias se identificara con el Estado, y con su protección, aprendiera a confiar más en los mecanismos del poder humano que en el poder de Dios. Es así que el proceso de institucionalización del cristianismo estuvo acompañado de la pérdida del poder y los dones del Espíritu Santo.
En este estado de debilidad espiritual surgen controversias teológicas muy fuertes. Había problemas para resolver la relación entre las tres personas de la Trinidad y a pesar de que se declara la divinidad del Espíritu Santo, en el Concilio de Constantinopla en el año 381, paradójicamente el Espíritu comienza a ser reemplazado por la devoción a la virgen María.
En este contexto, el sacerdocio universal de los creyentes, dio lugar al surgimiento de un clero (conjunto de sacerdotes o eclesiásticos, clase sacerdotal), y este clero se transformó en el símbolo de lo sagrado.
Los dones espirituales que el pueblo ejercía, pasaron al ejercicio exclusivo del clero. Se pensaba que el pueblo era ignorante espiritualmente, y que la clase sacerdotal era la única capaz de ministrar la Palabra, a enfermos y afligidos; tener a su cargo la adoración, administrar el bautismo, el matrimonio y la muerte. Eran los únicos que podían hablar en lenguas, los únicos que podían echar fuera demonios, etc.
De este modo, es a partir de este período y bajo estas circunstancias, que comienza a robársele al pueblo cristiano el derecho de ejercer los dones bajo la guía del Espíritu y el privilegio de servir como agentes del poder recibido por la presencia y operación del Espíritu Santo.
Los obispos fueron ampliando su radio de acción y estaban por todo el Imperio para suplir las necesidades administrativas de la Iglesia.
Una conclusión lamentable de este siglo es que en este proceso de institucionalización, el modelo de la “ekklesia” (la asamblea de los llamados afuera), pasó a ser la congregación de los “llamados adentro”. La Iglesia, el mundo y el Imperio eran una sola cosa. Ser ciudadanos del Imperio, era ser cristiano y viceversa. Ciudadanía imperial y condición cristiana, llegaron a ser sinónimos. El poder del sistema y de la carne, comenzó a imponerse sobre el poder del Espíritu. ¿Podría haber gobierno apostólico allí? Imposible.

* SIGLO V: Por este siglo, Roma pretende tener supremacía sobre los otros obispos argumentando que esa Iglesia había sido fundada por Pedro. Se intensifica la idea de sucesión apostólica, o secuencia de nombramiento de obispos. Finalmente, Roma sale airosa en su debate y el papa, el obispo de Roma, llegó a ser reconocido como el obispo superior a todos. De ahí el nombre de Iglesia Católica Romana.
La Iglesia ingresa al período conocido como "EDAD MEDIA" que va del siglo V al siglo XV, durante el cual la Iglesia institucional gana un inmenso poder político y social lo cual produce oscurantismo espiritual. De esta forma se alejó de la verdadera enseñanza y práctica apostólica.
Más tarde, la REFORMA PROTESTANTE del siglo XVI empezó a sacar a la Iglesia de las tinieblas espirituales que había cegado su mente por varios siglos. Esto, gracias a Martín Lutero.
La Reforma, desafió la doctrina monopólica de la sucesión apostólica, ya que Lutero consideraba que la autoridad apostólica sólo está en la Biblia, más que en la Iglesia y sus instituciones.
Desafortunadamente, algunos de los más prominentes reformadores, también creyeron que el período apostólico había cesado al mismo tiempo que el Nuevo Testamento estuvo en vigencia (CESACIONISMO).
La teoría del cesacionismo ha hecho mucho daño a la Iglesia. Este concepto de que hay cosas que cesaron sostiene que los dones espirituales y las manifestaciones del Espíritu Santo, desaparecieron de la Iglesia a finales del primer siglo. Lo mismo se dice del ministerio apostólico (que incluye al profético); los cesacionistas afirman la terminación del ministerio apostólico con la muerte del último de los apóstoles. Con ello entonces se está negando tácitamente el carácter apostólico de la Iglesia.
Es de suma importancia tomar en cuenta que si bien es cierto los apóstoles murieron, no “murió” el ministerio u oficio; de igual manera que el presidente de un país puede morir, pero por eso no “muere” la función o el cargo.
Por otra parte, y esto es superlativo: ¿En que pasaje bíblico, en que libro o carta del Nuevo Testamento, se afirma que éste ministerio cesó? En ninguno, ya que el plan de Dios es desde el principio para la Iglesia.

lunes, 05 de febrero de 2007
LA RESTAURACION APOSTOLICA

* Efesios 3:9-11. Los propósitos de Dios son eternos y la Iglesia tiene una participación ineludible.
• EL MISTERIO ¿Cuál es? Que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo. (v. 6; aquí ya se introduce la Iglesia).
• ¿CUÁL ES EL MEDIO DE UNIÓN? “Por medio del evangelio” (v. 6), que es… “el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo” (v.8).
• ¿QUIÉN ES EL AGENTE? La Iglesia “…dada a conocer por medio de la Iglesia” (vs. 9-11).
* Efesios 4:10-16. Dios tiene un plan, una estructura y una estrategia para que el cuerpo de Cristo, la Iglesia funcione, se edifique, crezca con sentido de destino y cumpla el plan en la tierra, a través de: Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros.
* Efesios 2:20. El fundamento que colocaron apóstoles y profetas.
* JESÚS: El primer apóstol (Hebreos 3:1); el primer profeta (Lucas 24:19; Mateo 21:11); el primer evangelista (Mateo 9:35-36); el primer pastor; (Juan 10:11; 1ª Pedro 5:4); el primer maestro (Marcos 4:38; Juan 13:13-14).
* EL MINISTERIO APOSTÓLICO: Tiene que ver con fundamento, implantación, solidificación, edificación, enseñanza, corrección, cobertura, paternidad, gobierno, autoridad y unción espiritual.
* EL MINISTERIO PROFÉTICO: La palabra profética llama al arrepentimiento, a la confesión, a arreglar las cuentas con Dios, a que el pueblo viva en santidad. La palabra profética activa y libera el plan y los propósitos de Dios, para una persona o una Iglesia. La palabra profética es creativa. La profecía no sólo nos informa de lo que Dios está haciendo, sino que impulsa el movimiento. La profecía hace algo más que confirmar: LIBERA.

s?bado, 03 de febrero de 2007
Porque asì dice Jehová a todo varòn de Judà y de Jerusalén: Arad campo para vosotros….
Jeremìas 4:3 (a)

Ya vimos en dìas anteriores que estamos a las puertas de un gran avivamiento. Si hoy estas haciendo alguna tarea para el Señor no te quedes con eso solamente, este es el tiempo en el que Dios te pide que vayas por màs.

El Señor te ha entregado un ministerio especìfico. El texto que he elegido para encabezar este devocional nos habla de que tenès que esforzarte y desarollar lo que el Señor te ha encomendado.

TU ERES IMPORTANTE EN EL CUERPO DE CRISTO!!!.

En los primeros 19 versiculos del libro de Jeremìas encontramos 9 veces el texto “Me dijo el Señor”.
Dios habla de diferentes formas. Cuando recibimos una palabra a lo intimo de nuestro corazòn produce en nosotros valentia y a consecuencia confianza.
Cuando nos habla específicamente sobre nuestro ministerio ò al respecto de alguna circunstancia de nuestra vida, NO IMPORTA LA SITUACION EN QUE ESTEMOS, ESA PALABRA NOS VA A SOSTENER EN MEDIO DE LAS LUCHAS Y LAS PRUEBAS. SEGUIREMOS ADELANTE SIN DESMAYAR. Hoy mas que nunca tenes que caminar conforme la Palabra que EL te ha dado, porque LO MEJOR DE DIOS ESTA POR LLEGAR.!!!.
.
Escucha palabras frescas para la Iglesia hoy, para tu propia vida,
“ Tu, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos. Porque he aquí que yo


te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra…..
…..Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice el Señor , para librarte”.
Jeremías 1:17-19


Esto es para aquellos que tuvieron un encuentro especial con el Señor y viven de continuo en su Presencia. Si no es tu caso, te aconsejo: Humillate, arrepentite de tus errores y pecados. Entregale fracasos, problemas y familia; en fin, toda tu humanidad al Señor; dobla las rodillas y bùscale con todas tus fuerzas. Comienza a caminar en integridad delante de EL.

¡DESPIERTA!, INVIERTE TUS FUERZAS Y RECURSOS PARA ENGRANDECER EL REINO DE DIOS. EL NO TARDARA EN MANIFESTARSE EN TU VIDA, YA NO VAS A SER UN SIMPLE RELIGIOSO Y VAS A LLEVAR EL FUEGO DE DIOS A DONDE TU VAYAS.
EL TE PUSO UN ANHELO EN TU CORAZON, DESARROLLA ESE SUEÑO PARA SERVIRLE. ATREVETE A COSAS GRANDES, EN EL NOMBRE DE JESUS…..AMÉN!!!

Pr. Armando

Publicado por restaurados @ 7:29  | Prédicas
Comentarios (0)  | Enviar
viernes, 02 de febrero de 2007
Y Jehová los llenò de pavor ante Israel y les causò una gran mortandad en Gabaòn; los siguió por el camino que sube a Bet-horòn, y los hiriò hasta Azeca y Maceda. Mientras iban huyendo de los isrealitas, a la bajada de Bet-horòn, Jehová arrojò desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron. Fueron màs los que murieron por las piedras del granizo que los que los hijos de Israel mataron a espada.

Josué 10:10-11


La vida cristiana es una continua batalla, pero es Dios quien pelea por nosotros y nos da la victoria.
Dios nos respalda peleando por nosotros.ALELUYA!!!.
ESTO NO SIGNIFICA VAGANCIA ESPIRITUAL, ahora no vamos a decir:
¡Como Dios pelea por mi, aquí voy a descansar en paz! ¡Si Dios pelea por mi, no me congrego! ¡Si Dios pelea por mi, ya no pago esa deuda! ¡Si Dios pelea por mi, no asisto al juicio que tengo! ¡Voy a ver por T.V la batalla!, AUNQUE DIOS PELEA POR NOSOTROS, NUESTRA LABOR ES LA DE ESTAR PRIMEROS EN LA LÍNEA DE BATALLA.
Debemos esforzarnos, no podemos quedarnos en la tienda de campaña (conformarnos), y esperemos a que El nos traiga el botín, nuestra confianza es que nunca vamos a ir solos, nuestro capitán y el que irà EN NOSOTROS es El Rey de reyes y Señor de señores.

Josué 10:7y 9.
Josué subió desde Gilgal junto con toda la gente de guerra y con todos los hombres valientes. Josué cayó sobre ellos de repente, tras haber caminado toda la noche desde Gilgal.

El quiere verte en el campo de batalla, cuando hagas tu parte, Dios te dirá: hiciste tu parte, ahora me toca a mí para darle a estos enemigos tuyos.
Que nuestros pensamientos no nos engañen: "tranquilo Dios va a pelear por ti,no ayunes, que esto ya paso de moda" "no te congregues, porque te va a dar una sobredosis de espiritualidad"
"la Biblia hay que irla recibiendo poquito a poco, apréndete un versículo por año".

Josué nos enseña, sabiendo que Dios iba a pelear por el, estuvo en el lugar que le correspondía, esto denota actitud, sin ella no hacemos nada. El espíritu del guerrero es importante. Podemos ponerle a un soldado el mejor armamento que haya en este mundo, pero si no tiene un espíritu corajudo, se va dar a la fuga.

En la Biblia, poner el pie en el cuello de un enemigo era un símbolo de una derrota total.
¿Cuántas veces los problemas han puesto el pie sobre nuestro cuello?
El Señor nos dice: que ahora por su poder, podremos derrotar totalmente al problema que tengamos en frente, porque tú y yo vamos a tomar posición en la línea de batalla.

Josué 10:22-25
Entonces dijo Josué: «Abrid la entrada de la cueva y sacad de ella a esos cinco reyes». Así lo hicieron; sacaron de la
cueva a aquellos cinco reyes: al rey de Jerusalén, al rey de Hebrón, al rey de Jarmut, al rey de Laquis y al rey de Eglón.
Cuando los llevaron ante Josué, llamó Josué a todos los hombres de Israel y dijo a los principales de la gente de guerra
que habían venido con él: «Acercaos y poned vuestros pies sobre los cuellos de estos reyes». Ellos se acercaron y pusieron
sus pies sobre los cuellos de ellos. «No temáis, ni os atemoricéis-les dijo Josué-; sed fuertes y valientes, porque así
hará Jehová con todos los enemigos contra los cuales peleáis».


Somos vencedores por el poder de Dios, debemos esforzarnos mas no envanecernos.

Salmo 62:11
Una vez habló Dios; dos veces he oído esto: que de Dios es el pod
er.

Vemos en el versículo 11 que los 5 reyes se asustaron, se sintieron menos, no porque el ejercito israelita era poderosísimo, sino porque Dios estaba con ellos.

Ahora dirás como voy a realizar estas cosas. ¿Con las pocas habilidades que tengo, voy a poder impresionar a la gente que tengo en frente?
No se orar, no me se los versículos de la Biblia muy bien, no se como hacer las cosas.

Lo que hace Dios llena de consternación al enemigo:
UNA ORACIÓN TUYA VA A SER COMO UNA BOMBA DE HIDROGENO, CUANDO ENFRENTES A LOS PROBLEMAS O PERSONAS TE VEAN COMO UN GIGANTE, CUANDO ALABES VEAN QUE ES LA MEJOR ALABANZA QUE EXISTE, QUE TU AUTORIDAD ES LA MAYOR AUTORIDAD QUE PUEDA TENER, VAS A ABRUMAR, IMPRESIONAR, ASUSTAR A LO QUE SE TE PONGA EN FRENTE, NO POR TUS CUALIDADES, SINO POR QUE DIOS ESTARÁ SIEMPRE CON VOS.
En esos tiempos las batallas eran cuerpo a cuerpo, pero las piedras caían solo sobre los amorreos, Dios enviaba piedras específicamente a las personas que debería caerles, Dios hará lo mas mínimo y detallado, con tal de que tu tengas la victoria y que la guerra que peleas sea una guerra ganada para la Gloria de Dios. ALELUYA!!

Pr. Armando


Publicado por restaurados @ 10:05  | Prédicas
Comentarios (0)  | Enviar
jueves, 01 de febrero de 2007
“Tus puertas estaràn de continuo abiertas……”
Isaias 60:11 (a)


Leer Nehemias Cap. 1 al 12.

La historia de Nehemías ha sido una historia de inspiración para nosotros el pueblo de Dios. Este hombre antes de gobernar en Jerusalén Dios lo había colocado en un lugar estratégico en el reino del rey Artajerges usándolo como hombre íntegro, fiel y leal sirviendo de copero para proteger, cuidar y cubrir al rey.
Aunque Nehemías está sirviendo en el reino de Artajerges no había olvidado a su pueblo a quien llevaba siempre en su corazón. Dice la palabra que cuando Nehemías escuchó lo que habia pasado con el pueblo y la destrucción de la ciudad lloró, hizo duelo, ayunó y oró al Dios de los cielos. Dejándonos a nosotros, la Iglesia, un ejemplo de vida que cuando tú enfrentes situaciones o noticias tristes vayas ante Dios en similar actitud.
CUANDO DIOS IDENTIFICA UN CORAZÓN SENSIBLE EN UNO DE SUS HIJOS LE LLAMA A FORMAR PARTE DE SUS PLANES Y DISEÑOS.

El Señor encomienda a Nehemias la reconstrucción de los muros (incluidas las 10 puertas de la ciudad). SABEMOS QUE LAS PUERTAS TIPIFICAN EL PASO HACIA OTROS NIVELES ESPIRITUALES.

INGRESA POR ESAS PUERTAS A LO NUEVO DE DIOS!!!

Puerta nº1
La Puerta de las Ovejas:

Esta puerta te habla de un rebaño que será el remanente de justos que mantendrá encendida la llama del fuego del Espíritu. Hombres y mujeres entendidas en los

tiempos dispuestas y disponibles. Fértiles y fructíferas. Gente de crecimiento espiritual que no se conformaron a donde han llegado.Las que ingresen por aquí seran bendecidos, victoriosos, prosperos, llenos del Espíritu Santo. Ovejas que conozcan al Pastor de Pastores , que tienen intimidad con Dios, sujetas y que aman a su pastor terrenal. Ovejas que seràn humildes y usadas para su gloria.

Puerta nº2
la Puerta del Pescado:

Esta puerta te habla del renacimiento de gente que ame la evangelización, gente que quiera salir de las cuatro paredes impactando barrios, residenciales, hogares, escuelas, orfanatorios, cárceles, hospitales, para llegar a los inancalzados, gente con pasión por las almas que lleven calzados los pies con el apresto del Evangelio. Que sepan llevar las buenas nuevas sin presionar a nadie sabiendo que quien termina la obra es el Espíritu Santo de Dios.

Puerta nº3
La Puerta Vieja:

Te habla de aquello que fue de edificación años atrás de lo cual fuimos grandemente bendecidos. Así hoy estamos sensibles a correr con lo que sigue, con el mover fresco de hoy y con lo que Dios quiere revelarnos.

Puerta nº4
La Puerta de las Aguas:

Nos habla de esa nueva y fresca revelación de su palabra que impacta nuestras vidas y nos limpia de todo aquello que no agrada a Dios pues la verdad nos hará libres. Esa palabra cuando se nos mete en nuestros huesos corren ríos de aguas vivas que nos retan a ya no ser los mismos.

Puerta nº5
La Puerta de los Caballos:

Nos habla de la renovación y el carácter sacerdotal que nos llama a una vida de integridad, santidad y consagración. Nuestra función de servicio a Dios será una de excelencia y de identificación con el pueblo de Dios para interceder por ellos. Como Nehemías cabalgaremos por las puertas de la ciudad identificando con discernimiento lo que está bien de lo que no lo está. Dice la palabra en el libro de Nehemías que esta puerta la restauraron los sacerdotes comenzando primero con el frente de sus casas PUES EL ORDEN COMIENZA SIEMPRE CON LA CASA.

Puerta nº6
La Puerta Oriental:

como dice el profeta Ezequiel 43:2 “La gloria de Israel viene del oriente y su sonido era como sonido de muchas aguas y la tierra resplandecía a causa de su gloria”. Esta puerta te habla de esos tiempos de avivamiento que tanto anhelamos. Parándonos en al brecha por nuestra ciudad Jehová inclinará sus oídos y vendrán los tiempos donde experimentaremos cada día prodigios, milagros, señales, maravillas de todo el que entrare por esta puerta.

Puerta nº7
La Puerta del Valle:

Es allí en los valles espirituales donde vamos a conocer más a Dios cara a cara. En cada valle en que me encuentre y nos encontremos aprendamos a depender cada día más de Dios, como dice el salmista: “Aprendí en el valle de sombras de muerte que no temeré mal alguno porque tu estarás conmigo”.


Puerta nº8
La Puerta del Juicio:

El pueblo que entre por aqui conocerá su posición en Cristo y tendremos no solamente el logos-conocimiento sino también el rhema-revelado al Espíritu, que somos justificados por la sangre del Cordero y que el juicio ya está predestinado a Satanás que es el lago de azufre y fuego. Conoceremos que somos más que vencedores en Cristo Jesús.

Puerta nº9
La Puerta del Muladar:

Te habla de que nuestra mente, alma y espíritu estarán cubiertos con la sangre de Cristo. Ya no traeremos a memoria la vieja manera de vivir ni al viejo hombre pues ellos fueron echados al muladar donde se quema lo viejo, lo que no sirve más, al hombre viejo del cual hemos sido despojados. Nuestro pasado quedó en el muladar y ya no vendrá más a memoria porque tenemos vida y vida en abundancia.

Puerta nº10
La Puerta de la Fuente:

A los afligidos y a los sedientos Dios los enviará aquí para que hagan de este lugar su fuente de abastecimiento porque encontrarán la fuente de su presencia aquí en esta ciudad. Somos fuente de agua viva la cual nunca dejará de fluir como dice el profeta Isaías 41:17-20 “Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está su lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé. En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de agua en la tierra seca. Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes y olivos; pondré en la soledad cipreses, pinos y bojes juntamente, para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo creó”.


ESTE ES UN TIEMPO DE PUERTAS ABIERTAS. ENTRA POR ELLAS Y HALLARAS EL VERDADERO PROPOSITO DE TU VIDA……

BENDICIONES!!!

Publicado por restaurados @ 9:53  | Prédicas
Comentarios (3)  | Enviar