Domingo, 04 de marzo de 2007
PRIMER PASO: Manipula las personas para recibir reconocimiento.

Comienza cuando se siembra la semilla del descontento en una herida y se guarda. Absal?n ten?a una herida de rechazo, el rey lo hab?a desplazado, habiendo sido un posible sucesor al reino. En todos esos a?os, ?l se ha estado preguntando: "?Qu? hago? Tengo que restablecer mis relaciones con el rey..." Por
eso manipul? a Joab. Aparentemente arregl? las cosas con su padre, lo reconoci? como rey, se someti? a ?l y prometi?
servirle. Pero, inmediatamente despu?s, comenz? a obrar con esp?ritu de rebeld?a: maniobr? y manipul? a las personas para recibir reconocimiento.
Los cincuenta hombres con carros y caballos pregonaban al paso de Absal?n: "Viene Absalon, viene el hijo del rey". Este buscaba la autopromoci?n. Buscaba lo suyo, no buscaba levantar a David sino su propia gloria. En Filipenses 2:20-21, Pablo dice: "...todos buscan lo suyo propio, lo que no es de Cristo Jes?s...". Est?n promocionando su ministerio, est?n buscando su lugar y declarando su validez. Todo esto proviene de un esp?ritu independiente. Es causado por el que dice: "Yo lo har?...", "Yo voy a hacer tal cosa...". De esta manera, la persona pierde el deseo de servir. Cuando manipula para que se le reconozca, es porque ha perdido el deseo de servir al Cuerpo de Cristo.
Absal?n en ning?n momento demostr? un deseo de servir, sino que empez? a buscar levantarse a s? mismo. No coopera en equipo, prevalece en ?l un esp?ritu independiente. Ya no integra las reuniones de equipo, pues con toda seguridad comienza a moverse en ?l un deseo de reconocimiento personal. Uno que no puede trabajar en equipo y tiene un esp?ritu independiente, est? en peligro. Le falta un coraz?n de siervo y quiere ser reconocido.
Cierta persona busca al doctor Albert Schweitzer, misionero por muchos a?os en Africa. Cierto d?a encontr? a este reconocido hombre, trabajando con una carretilla en la construcci?n de un camino junto a otros hermanos africanos. El hombre sorprendido le pregunt?: "?Pero, c?mo es posible que Ud, se?or Schweitzer, est? haciendo este trabajo?". El misionero le respondi?: "Pues es muy f?cil, se llena con tierra la carretilla y luego de levantarla se la empuja para hacerla andar". Este hombre imaginaba encontrar a un gran hombre siendo servido por los africanos, al estilo de las pel?culas de safaris, aire?ndose con palmas y recostado en una hamaca. Pero no, estaba sirviendo junto a sus hermanos. Dios no nos salv? para ser una sensaci?n, nos salv? para ser siervos.
Los l?deres m?s nuevos son los m?s propensos a sentir estas cosas, a ser el blanco del ataque de Satan?s. Porque de esta forma se puede destruir la obra a trav?s de ellos y cualquier ministerio que ellos levanten despu?s. Tambi?n ser? destruida por el fruto que van a segar.
Hay muchos j?venes ministros que est?n seguros que Dios los ha levantado para ser una sensaci?n, pero se equivocan, Dios los ha levantado para ser siervos. Cuando se pierde el esp?ritu de servicio, entonces se pierde todo lo que se puede ofrecer a la iglesia de Jesucristo. En Mateo 20:27, Jes?s dice: "El que quiera ser el primero entre vosotros ser? vuestro siervo".
A todos nos gustan los dones ministeriales y los t?tulos. Todos preferimos los dones que se ven, que se usan. Queremos reconocimiento y muchos buscan funcionar con estos dones ministeriales, pero pocos sienten el llamado a servir fregando el suelo. En Romanos 12:6-8 se mencionan los dones de servir y de dar con liberalidad. Cuando Dios vea la fidelidad en estos dones de servicio con seguridad va a levantarte a dones ministeriales, pues jam?s Dios toma a alguien de la nada y lo establece como un ap?stol. Dios toma a una persona y ve que tipo de esp?ritu tiene. ?Puede servir? ?Tiene deseos de servir? Si es as?, el Se?or lo va a ir levantando, aunque ?l ni siquiera se de cuenta de lo que Dios est? haciendo. Hasta que no podamos ser fieles en los dones de servicio, demostrando el coraz?n de siervo, Dios no nos va a levantar a ser rey.
Cada ministerio que Dios levanta necesita sus servidores. Mois?s tuvo su Josu?. Durante la vida de Mois?s, nadie hablaba de Josu?, s?lo se hablaba de Mois?s; sin embargo Josu? estaba a su lado continuamente. En ning?n momento Josu? intent? buscar lo suyo, ?l ten?a coraz?n de siervo, y Dios lo hab?a levantado para servir a Mois?s en este per?odo de su vida. Mois?s muri? y el manto del liderazgo cay? sobre Josu?, porque hab?a sido fiel durante los cuarenta a?os en el desierto.
Lo mismo ocurri? con El?as, el gran profeta, ejerciendo dones ministeriales y de milagros. Pero all?, a su lado, encontramos a otro del cual no se dice mucho. Eliseo sirvi? a El?as hasta que el Se?or se lo llev?. ?Qui?n qued? con su manto?, Eliseo. ?Qui?n parti? las aguas del r?o Jord?n? Eliseo. Y, ?qui?n hizo el doble de milagros que hizo El?as? Eliseo. Porque aprendi? a servir al que Dios hab?a levantado sobre ?l.
Pablo ten?a a Timoteo, que le serv?a por donde ?l iba. A?n cuando todos le abandonaron, Timoteo qued? fiel a su lado. M?s tarde, Dios levant? a Timoteo como obispo de Efeso porque hab?a aprendido a servir.
Hay ministerios que no funcionan sin "Timoteos". No perdamos nuestro coraz?n de siervo. Apoyemos a los pastores, sirviendo y levantando otros ministerios en los cuales Dios nos pone como colaboradores. Cada hombre de Dios necesita de estos dones de servicio. Entonces el manto de doble unci?n caer? sobre el que sirve.
Alguien con el esp?ritu de Absal?n no puede funcionar as?, siempre busca promocionar su propia visi?n y menospreciar la visi?n de otros. Cuando le toca predicar, usualmente presenta una nueva revelaci?n o un nuevo tema. Si la iglesia est? tratando el tema de la autoridad u otro, de repente se levanta y dice: "Anoche orando, de pronto tuve una visi?n y Dios me dijo lo que la iglesia necesita ahora: Santidad y oraci?n, ya bastante se ha hablado sobre el tema de la autoridad. Santidad y oraci?n, es lo que se necesita. Generalmente, esas personas est?n funcionando con un esp?ritu de Absal?n. Dios da la visi?n del ministerio al l?der, ?ste presenta la visi?n a la iglesia, y los que ayudan est?n para apoyar esa visi?n. Con esto no estamos hablando de un discipulado dictatorial. "Aqu? est? el rey, y vosotros los peones ah? abajo". No es eso, sino que es la forma que Dios ha establecido para que su cuerpo funcione. Pero ?stos, que est?n funcionando en el esp?ritu de Absal?n, siempre quieren promocionar lo suyo para que se diga: "?Vaya, ?l si que predic? algo distinto! ?El si que tiene nueva revelaci?n! L?stima que los otros pastores no predican as?".

SEGUNDO PASO: Maniobrar para recibir la alabanza de los hombres

"Se levantaba Absal?n de ma?ana (era bien espiritual), y se pon?a junto al camino". Entonces Absal?n le dec?a:

- "Mira, tus palabras son buenas y justas, m?s no tienes quien te oiga de parte del rey. ?Qui?n me pusiera por juez sobre la tierra!".

De esta manera los que le escuchaban dec?an:

- "?T? me har?as justicia?".

- "?Claro hombre, yo te har?a justicia si fuese un juez!".

- "?Oh, que maravilla, voy a orar a ver si Dios te levanta a ti!".

All? ya se maniobr? para recibir la admiraci?n y la alabanza de otros. Aqu? ya comienza a entrar un esp?ritu de actor, ya todo es actuaci?n, todo es espect?culo. Ya no es tanto la oraci?n para recibir la unci?n que Dios da, sino m?s bien, ?Qu? puedo hacer? ?C?mo puedo comportarme? ?Qu? tema puedo tocar para que otros me digan: "que bien lo hiciste"?
todo lo que hace es para que otros lo alaben. Su motivaci?n es el aplauso de los hombres.
Ahora, ?por qu? quieren ser reconocidos? Usualmente quieren ser reconocidos por el pastor o por todo el liderazgo, para que todos digan "que bien lo hiciste". Pero si el liderazgo no lo reconoce no le importa, buscar? a cualquiera para que lo reconozca. "Tienes una buena causa, yo quiero ayudarte". Un servidor leal a Jesucristo, por el contrario, no solo no quiere ser visto sino que no le importa.

TERCER PASO: Actitud de orgullo espiritual.

A causa de haber o?do las alabanzas del pueblo de Dios hacia su persona, comienza a crecer en su pecho el orgullo espiritual. Comienza a decirse a si mismo:

"Por fin la gente se est? dando cuenta de mis habilidades y de que se dirigir".

Y todo esto termina como en el caso de Absal?n:

"Yo deber?a ser el l?der".

El orgullo espiritual lo comienza a inflar, y pronto lo que sale de su boca es:

"Si soy tan ungido, y el Se?or me usa tanto, ?quien me pusiera como juez!". "Dios lev?ntame, es tiempo ya de jubilar al otro. Lev?ntame como l?der!".
Este orgullo espiritual generalmente lleva a presentar sus ideas y proyectos al liderazgo. Como este no las recibe dice:

"?Qu? pasa con el liderazgo y con su discernimiento espiritual? ?Qu? pasa? ?Ya no pueden percibir cu?ndo las cosas son de Dios y cu?ndo no lo son?".
Esto es orgullo espiritual.

CUARTO PASO: Cuestionar y poner en tela de juicio la autoridad y la espiritualidad de los l?deres.

Ya que no ha sido aceptada su propuesta y sus ideas, o siente que lo est?n poniendo a un lado, entonces empieza a cuestionar la autoridad espiritual de los l?deres. Esto sucede especialmente con personas cuyas ideas han sido ?tiles en su momento. Al quedar ofendido, comienza a buscar personas que est?n de acuerdo y que apoyen lo que ?l siente.
Absal?n comenz? a minar la confianza en el rey. "El rey no quiere o?rte", "est? siempre ocupado", "?l no est? orando", "no tiene discernimiento espiritual", "si tu vas al rey, ?l te va a enviar por all? nom?s, pero yo....yo te escucho porque te amo".
Y si esto progresa, llegamos al quinto paso.

QUINTO PASO: Cr?tica contra el liderazgo.

Ya es algo externo, ya empieza a criticar abiertamente. El
hombre o la mujer que ha llegado a este punto empieza a usar tanto sus propias ideas como el criterio sobre el cual juzgar las decisiones del liderazgo. Esto lleva a un esp?ritu cr?tico. La cr?tica es una de las cosas m?s destructivas que puede existir, ya que mina la confianza m?s r?pido que cualquier otra cosa. Si te vuelves una persona cr?tica, te aseguro que dentro de un tiempo no tendr?s amigos, porque a cada uno de ellos, le criticar?s la conducta del otro. Proverbios 16:18 dice: "El perverso siembra la contienda".
El que se interesa en las heridas de otros para usarlas a su favor, est? manipulando a la gente para su propio beneficio. El que est? funcionando en este esp?ritu absal?nico va por la iglesia buscando personas heridas, los que en alguna circunstancia no han estado del todo de acuerdo con el pastor o el liderazgo.
Las busca y las encuentra, porque todo pastor y liderazgo tienen fallas o cometen errores. Pero el que se interesa en las heridas de otros para usarlos y no para salvarlos, no es de un esp?ritu correcto.
Esto no implica que el pastor y el liderazgo est?n exentos de correcci?n. Por el contrario, deben estar abiertos a ideas o a personas que no han entendido muy bien lo que se hace o que han pasado por alg?n mal entendido.
Pero si a cada cosa que el liderazgo hace, t? est?s diciendo: "Yo no lo har?a as?, yo lo har?a de otra manera", entonces cu?date.

SEXTO PASO: Esp?ritu competitivo.

Toma las decisiones del liderazgo y las distorsiona, present?ndolas a sus seguidores. Generalmente es una verdad a medias. Manipula la verdad como a ?l le conviene, para comenzar una competencia entre ?l y el liderazgo. Lo que comenz? a hacer Absal?n se prolong? en especial por 4 a?os, hasta el desenlace fatal de los hechos. No es algo que ocurre de inmediato. Dios siempre quiere poner l?deres s?lidos y arraigados en la Palabra. Por eso el enemigo tiene tanto inter?s en atacar a los futuros l?deres. Por eso debemos anticiparnos a los peligros futuros, y trabajar en consecuencia, siendo m?s astutos que ?l, para que no logre sus objetivos.
La persona que el enemigo quiere usar, es alguien con grandes dones, habilidades y cualidades especiales. Todos cifran en ?l grandes esperanzas como futuro l?der, por eso mismo el enemigo da contra ?l con este esp?ritu absal?nico. Absal?n era el m?s hermoso de todo Israel. No se contentaba con eso, quer?a reemplazar al rey, no quer?a autoridad sobre ?l mismo. David le hab?a protegido, dado su favor, pero ?l quer?a mucho m?s. El diablo busca a los l?deres para usarlos, y su estrategia es dividir y conquistar (Mr 3:24-25). Un reino dividido no puede mantenerse en pie. Si la iglesia se divide, caer?.
Bendiciones!

Publicado por restaurados @ 7:24  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Bendiciones!
Publicado por isaac
Martes, 12 de enero de 2010 | 20:51

gracias,por ste aporte importante,a veces no lo encontramos en nuestras iglesias, gracias y q DIOS LOS BENDIGA,..

Publicado por Invitado
Martes, 19 de octubre de 2010 | 22:09