Lunes, 19 de marzo de 2007

Dios nos ha delegado su autoridad para que la usemos para su gloria y nuestro bien. Pero, como toda autoridad delegada, se convierte en una responsabilidad para nosotros, y como tal, daremos cuenta de su uso.

I. La historia le pertenece a los intercesores

Jerem?as 1:5-9-10
Dios habla, el primer impulso de Jerem?as es exponer el paradigma. Dios le dice qu? hacer, poner la Palabra de Dios en su boca.

Jerem?as, como nosotros ten?a una ciudadan?a terrenal, y otra, celestial. Respecto al gobierno humano, estaba en su calidad de ciudadano, sujeto a las autoridades. En su calidad de Embajador del Reino de Dios (2 Corintios 5:20), en el plano espiritual, Jerem?as ejercit? su autoridad sobre los mismos gobernantes a quienes estaba sujeto.

Todos los creyentes tenemos doble ciudadan?a. Somos argentinos pero a trav?s de Cristo somos ciudadanos del Reino de los Cielos (Filipenses 3:20). Como ciudadanos del Reino, tenemos derechos y obligaciones. Estamos sujetos a las Leyes inmutables del Reino de Dios, y por el otro lado, participamos de Su autoridad y participamos de ella.

A. Salmo 103:19
?Jehov? estableci? en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos??El Reino de Dios rige, gobierna, es superior a todos los dem?s reinos.

B. Daniel 4 (en especial Vs. 13, 17,25 y 26)
Y ?Qu? hizo Dios con el Reino?

C. Lucas 12:32
?No tem?is manada peque?a, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.?

D. Efesios 1:11
?En El asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al prop?sito del que hace todas las cosas seg?n el designio de su voluntad.?

E. Efesios 2:4-6
?Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos am?, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos) y juntamente con El nos resucit?, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jes?s? (Nos ?entron? con El)...

F. Efesios 2:10
?Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jes?s para buenas obras, las cuales Dios prepar? de antemano para que anduvi?semos en ellas?.

G. Efesios 1:17-23
?No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Se?or Jesucristo, el Padre de gloria, os de esp?ritu de sabidur?a y revelaci?n en el conocimiento de El, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sep?is cu?l es la esperanza a que El os ha llamado, y cu?les las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cu?l la supereminente grandeza de su poder para con nosotros (Condicional) los que creemos, seg?n la operaci?n del poder de su fuerza, la cu?l oper? en Cristo resucit?ndole de los muertos y sent?ndole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado, y poder y se?or?o, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino tambi?n en el venidero; y someti? todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.?

H. La Iglesia es Su cuerpo (Jes?s es la cabeza), el cuerpo est? pegado a la cabeza. La iglesia es la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.

I. 1 Corintios 2:7-8
?Mas hablamos sabidur?a de Dios en misterio, la sabidur?a oculta, la cual Dios predestin? antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los pr?ncipes de este siglo conoci?; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Se?or de gloria. Vs.12: Y nosotros no hemos recibido el esp?ritu del mundo, sino el Esp?ritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios (?ya!) nos ha concedido.? Vers?culos 14-15-16 ?pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Esp?ritu de Dios, porque para ?l son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero ?l no es juzgado de nadie. Porque ?qui?n conoci? la mente del Se?or? ?Qui?n le instruir?? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo? (1 Corintios 2:16).

J. 1 Corintios 1:30
?Mas por El est?is vosotros en Cristo Jes?s , el cual nos ha sido hecho por Dios sabidur?a, justificaci?n, santificaci?n y redenci?n.?

K. La religi?n nos dice: cuando seas... m?s justificado,...m?s santificado,...m?s redimido,...m?s sabio. Contradiciendo la Biblia que dice que todo esto ya ha sido hecho.

II. El Dominio

A. G?nesis 1:26-28
?Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre,
(1) a nuestra imagen,
(2) conforme a nuestra semejanza, y
(3) se?oree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y cre? Dios al hombre, a imagen de Dios lo cre?, var?n y hembra los cre?. Y los bendijo Dios y le dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla, y se?oread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.?

Lo que nos fue robado por la Ca?da, (a causa de la desobediencia) fue redimido (comprado de nuevo) por Cristo, y nos fue entregado nuevamente, junto con la nueva naturaleza. No fue la misma criatura que le hab?a fallado a Dios la que recibi? de nuevo el dominio y la autoridad, sino que una criatura nacida de nuevo, participante de la naturaleza de Dios, , (1 Juan 5:18) ?Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue entregado por Dios le guarda y el maligno no le toca?.

Esto es lo que la Biblia dice que somos. El hombre no est? en estado ca?do. Cristo vino a REDIMIR (volver a comprar). El prop?sito de la Redenci?n en Cristo Jes?s nos regresa al prop?sito original de la Creaci?n.

B. ?xodo 19:5-6
?Ahora, pues, si diereis o?do a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros ser?is mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque m?a es toda la tierra. Y vosotros me ser?is un reino de sacerdotes y gente santa...?

El heredero dice: ?Denme todo r?pido, quiero mi herencia completa. No voy a dejar que me lo quiten?. De igual manera debemos tomar aquello que nos dej? nuestro Padre. Es m?s importante que la herencia natural (cosas) pues esta herencia es trascendente, es del ser.

C. 1 Pedro 2:5
?Vosotros tambi?n, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.? Vers?culo 9: ?Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, naci?n santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunci?is las virtudes de aquel que os llam? de las tinieblas a su luz admirable.?

D. Apocalipsis 1:5-6
?y de Jesucristo el testigo fiel, el primog?nito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos am? y lav? de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios su Padre; a El sea la gloria e imperio por los siglos de los siglos. Am?n.?

E. Apocalipsis 5:10
?y nos ha hecho reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.?

Ahora toma un sentido totalmente nuevo: 1 Timoteo 6:15 y Apocalipsis 17:14 y 19:16
?EL ES EL REY DE REYES Y EL SE?OR DE LOS SE?ORES?

III. El ejercicio del Reino y el Sacerdocio

A. Salmo 110:1-4
?Jehov? dijo a mi Se?or: Si?ntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado a tus pies. Jehov? enviar? desde Si?n la vara de tu poder. Domina en medio de tus enemigos. Tu pueblo se te ofrecer? voluntariamente en el d?a de tu poder. En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora. Tienes t? el roc?o de tu juventud. Jur? el Se?or y no se arrepentir?; T? eres sacerdote para siempre seg?n el orden de Melquisedec.?

B. Hebreos 7:1-2
?Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios alt?simo, que sali? a recibir a Abraham que volv?a de la derrota de los reyes, y los bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo, cuyo nombre significa primeramente Rey de Justicia, y tambi?n Rey de Salem, esto es, Rey de Paz.?

Este es el ministerio de Cristo: Como Rey, El rige, gobierna. Y como Sacerdote, El intercede (Hebreos 7:25). ?Por lo cual puede tambi?n salvar perpetuamente a los que por El se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos,?

Como reyes, nosotros regimos, gobernamos con El. Como sacerdotes compartimos su ministerio de intercesi?n. La pr?ctica de nuestro ministerio sacerdotal es la llave de nuestra autoridad Real. Es a trav?s de la oraci?n, la intercesi?n, y la acci?n prof?tica que nosotros administramos la autoridad que nos ha sido dada en Cristo Jes?s y determinamos el destino de las naciones.



Publicado por restaurados @ 7:00  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios