lunes, 26 de marzo de 2007
Para entender la posición poderosa de la oración y la intercesión a la cual Dios le ha llamado debe tener una revelación fresca de Cristo como el Gran Intercesor.
Es muy importante que entienda que su posición como intercesor, depende de su relación personal con Cristo. Es a través de su relación con El que usted tendrá acceso completo al Padre. Jesús dijo: "Si permanecéis en Mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho". (Juan 15:7)
Esta es la llave maestra para ¡orar e interceder! Para tener poder de Dios en la oración, debemos vivir en una comunión inquebrantable con Cristo.
Jesús dijo: "si permanecéis en Mi"... y Sus palabras permanecen EN NOSOTROS, ENTONCES, podremos pedir y ¡será cumplido!
Debemos permanecer en comunión con Cristo... grabar Su Palabra en nuestros corazones y hacerla parte de nuestra vida diaria, viviendo de acuerdo a ella. De lo contrario, nuestras oraciones serán sólo palabras... vanas repeticiones. Jesús dijo, "Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos ". (Mateo 6.7)
La oración verdadera requiere la entrega de la persona entera delante de Dios con todo su ser, no sólo repitiendo vanas palabras o siguiendo una "fórmula de oración".
Es a través de su relación con Cristo como su Sumo Sacerdote Intercesor que usted tendrá acceso completo al Lugar Santísimo y podrá venir ante la Presencia del Dios Todopoderoso.
Nuestro total y libre acceso a la Santa Presencia de Dios es posible a través de la sangre de Cristo derramada en la cruz por nosotros.
La vida entera de Jesús fue un acto de intercesión... El se puso en la brecha entre Dios y el hombre. Isaías profetizó sobre El:
«Y la verdad fue detenida, y el que se apartó del mal fue puesto en prisión; y lo vio Jehová, y desagradó a sus ojos, porque pereció el derecho. Y vio que no había hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia. Pues la justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto ". (Isaías 59:15-17)

Jesús, viendo que no había intercesor alguno... nadie que se pusiera en la brecha por el pecado del mundo... se puso Su armadura espiritual y vino a la Tierra.

COMO NUESTRO INTERCESOR,
JESUS SE IDENTIFICO CON EL HOMBRE

Jesús no se exaltó a Sí mismo sobre nosotros, sino que se humilló y fue hecho semejante a los hombres. (Filipenses 2:7)
Identificándose con nosotros, El se despojó de Sus propios atributos divinos y ser como uno de nosotros... compartiendo la misma naturaleza humana y siendo como nosotros en todos los aspectos.
"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, El también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo... Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo ". (Hebreos 2:14, 16-17)
Como nuestro intercesor, el Señor Jesús quiso ponerse en nuestro lugar. En nuestra condición de pecado estamos separados de Dios. El hombre le dio la espalda a Dios y decidió seguir sus propios caminos. Estábamos muertos. Pero Jesús, como nuestro Intercesor, quiso venir a la Tierra y ponerse en la brecha. Él quiso dar Su propia vida y morir en nuestro lugar, para reconciliamos con Dios.

COMO NUESTRO INTERCESOR, JESÚS PAGÓ POR NUESTROS PECADOS Y RECIBIÓ EL JUICIO DE DIOS

Como nuestro Intercesor, Él lloró por el pecado y el juicio que venía porque la gente no oyó Su advertencia. En Su entrada triunfa] a Jerusalén, donde Él iba a ofrecerse a Sí mismo como sacrificio por los pecados del mundo, Jesús lloró. Puede usted ver a Jesús en Su entrada a Jerusalén oyendo los gritos de "Hosanna, Bendito el que viene en el nombre del Señor", cuando Él se paró sobre el lado de la colina mirando a Jerusalén con lágrimas en Sus ojos y dolor en Su corazón dice:

"¡Oh, si también tú conocieres a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a Tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación".
(Lucas 19:42-44)

Después de proclamar estos juicios que vendrían sobre Jerusalén, Jesús clamó con angustia:

¡Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta a sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste, He aquí vuestra casa os es dejada desierta, porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el Nombre del Señor". (Mateo 23:37-39)

Nuestra salvación no fue adquirida fácilmente. Le costó TODO al Señor Jesús. En el Huerto de Getsemaní, Jesús gimió en oración. Isaías profetizó sobre esto: "Con todo esto Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento. Cuando haya puesto Su vida en expiación por el pecado... Verá el fruto de la aflicción de Su alma, y quedará satisfecho..." (Isaías 53:10-11)

La palabra "aflicción" es tomada del hebreo cuyo significado es comparado con el dolor que una mujer siente en los últimos momentos antes de dar a luz.

COMO NUESTRO INTERCESOR,
JESÚS TOMÓ NUESTRO LUGAR EN LA CRUZ

Cuando los soldados romanos golpearon, a Jesús sin misericordia, El tomó nuestro lugar. Cuando ataron Sus manos y pies a la cruz y colocaron la cruz en el suelo, Jesús se "puso en la brecha" por usted y por mí. Ahí en la cruz Él intercedió y nos reconcilió con Dios. Él tomó nuestro dolor, nuestros pecados y los puso sobre Sí mismo.
Dios habló a través de Isaías: "Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó Su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. (Isaías 53:12)

Como nuestro intercesor, Jesús ascendió al cielo, y está ahora sentado a la diestra del Padre en donde está en la brecha intercediendo por nosotros. El conoce todas sus flaquezas y tentaciones. El conoce su dolor y sufrimiento. El ve todos sus pecados. El está ahí en el cielo intercediendo por usted ante el Padre: "Mas este (Jesús), por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; por lo cual también puede salvar perpetuamente a los que por El se acercan a Dios, viviendo siempre para INTERCEDER por ellos". (Hebreos 7.24-25)

¡CRISTO VIVE PARA INTERCEDER POR USTED!

Como nuestro Sumo Sacerdote Intercesor, Cristo se identificó con nosotros de una manera total viniendo en carne y sangre, a pesar de ser Dios, dejó Sus atributos divinos y se hizo hombre.

"El cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres".
(Filipenses 2:6-7)

Cristo, como nuestro Sumo Sacerdote Intercesor, no permaneció en los cielos, sino que escogió venir a la Tierra y habitar en medio de nosotros. A pesar de que Él es Dios, El se identificó con el hombre, sintiendo el rechazo, el dolor, el sufrimiento y la muerte. Él estaba sujeto a las limitaciones de un cuerpo físico. Fue tentado en todas las formas en que un hombre puede ser tentado y sin embargo no cometió pecado. Él experimentó todo esto por lo cual ahora Él puede entender nuestros sentimientos, nuestras enfermedades y por lo tanto interceder delante de Dios por nosotros.
Él se identificó con el hombre tomando la forma de carne y sangre de tal manera que a través de Su muerte, Él destruyó la maldad y liberó al hombre de las ataduras del pecado y del miedo a la muerte.
Cristo experimentó el dolor y el sufrimiento de la muerte en la cruz. Él tomó nuestro lugar ofreciendo Su propio cuerpo en sacrificio por los pecados de toda la humanidad.

LA BASE DE
NUESTRAS ORACIONES

Cuando sabemos, no solo en nuestra mente o en nuestro corazón, que Cristo vive para interceder por nosotros, entonces seremos capaces de venir delante de Dios con la certeza de que Cristo está ahí intercediendo por nosotros y que nosotros recibiremos lo que necesitamos de Dios.
Nuestra certeza no se trata simplemente de una confianza humana; es un derecho que Dios nos da a través de la sangre de Cristo derramada por nosotros. Esta certeza no está en nosotros mismos, sino en el poder de Cristo. Tenemos fe de que recibiremos lo que pedimos, no por nuestro propio mérito, sino por la sangre de Jesús.

A causa del pecado de Adán y Eva el hombre perdió el derecho a tener acceso directo a la Presencia del Padre y a la comunión con Él. Desde el tiempo de Moisés hasta Cristo, el hombre era incapaz de vivir en la Presencia de Dios. Durante 15 siglos, Israel tuvo un templo que tenía un Lugar Santísimo en donde estaba la Presencia de Dios. Bajo pena de muerte, ninguno tenía permitida la entrada. Ningún hombre tenía acceso a la Presencia de Dios. Los sacerdotes no tenían derecho a entrar sino a ministrar afuera en el atrio ofreciendo sacrificios a Dios. Sólo una vez al año, el Sumo Sacerdote, después de haberse purificado él mismo, podía entrar y colocar la sangre ofrecida por sus pecados y los del pueblo sobre el propiciatorio.
Jesús como nuestro Sumo Sacerdote puso Su Propia Sangre en la cruz. Él ascendió al cielo y la ofreció delante del Padre como un sacrificio por el pecado del hombre.
" Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por Su propia sangre entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. (Hebreos 9:12)

A través de ese único sacrificio, Jesús destruyó por siempre a Satanás, rompiendo las cadenas del pecado, de la enfermedad y de la muerte; dando una salvación total en la cual nuestros pecados son perdonados y tenemos poder sobre el pecado.
El gran velo en el templo que separaba al hombre del Lugar Santísimo, de la Presencia de Dios, ¡fue destruido! A través de la sangre de Jesús tenemos derecho a entrar en la Presencia de Dios. Pablo dijo: "Así que hermanos, teniendo libertad para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo... " (Hebreos 10:19)
No sólo tenemos la certeza y la confianza de acercarnos a Dios a través de la sangre de Cristo, sino también tenemos fe sabiendo que Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, está en la Presencia de Dios intercediendo por nosotros. Pablo dijo:

"Y teniendo un Gran Sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura. (Hebreos 10.21-22)
En estos versículos vemos claramente la posición espiritual que tenemos cuando venimos delante de Dios en oración. Pablo dice que nos acerquemos a Dios con corazón sincero. Cuando venimos a la Presencia de Dios, tenemos que hacerlo con un corazón sincero, ya que así está escrito en Su Palabra. Debemos venir también ante Dios con una "plena certidumbre de fe". Debemos creer que Dios oye y contesta nuestras oraciones. Cuando oramos debemos liberar nuestra fe y tomar lo que necesitamos de Dios.
La oración no es lo que salva al enfermo. Es "la oración de fe" la que salva al enfermo. (Santiago 5:15)
Sabiendo que Jesús está en la Presencia del Padre orando, intercediendo por nosotros, usted puede venir a la Presencia del Padre con la plena seguridad de victoria sobre cada situación que esté enfrentando.
Sabiendo que Jesús es Su Abogado, usted puede venir a la Presencia del Padre sabiendo que Él actuará en misericordia, puesto que El conoce sus sentimientos y sufrimientos.
Él siente su dolor, su dificultad para vencer la tentación y está listo para darle la gracia y la fortaleza que usted necesita.

Comentarios
miren por favor que dios les bendiga, por fvor en el nombre de jesusu quiero que oren por mi hermano oscar chavez timana,el esta perdido,oren para que quiebren toda maldad del diablo,oren por favor, para que el quede liberado y sea un instrumneto de dios
Publicado por digno chavez
martes, 01 de julio de 2008 | 18:36
por favor les pido apoyo en oracion mi salud mental soy intercesora pero hace bastante me vienen dando dolores de cabeza mucho sueño y quiero el avivto pues necesito que mi flia sea convertida y que le sirva al señor gracias
Publicado por soraya cairasco mora
viernes, 18 de diciembre de 2009 | 15:44