Lunes, 02 de abril de 2007
EL PERD?N, LA PUERTA DE LA LIBERTAD
Efesios 4:32

OBJETIVO: Romper las cadenas de amargura por medio del poder que tiene el perd?n, habilitando nuestra alma para amar.

INTRODUCCION: La liberaci?n del gobierno tormentoso del alma herida radica en el perd?n, muchos cristianos son oprimidos por el diablo, dando origen a cadenas de amargura por la ausencia de perd?n.

El no perdonar afecta nuestra capacidad de dar y recibir amor.

El perd?n es el factor determinante para mantener saludable la comuni?n y armon?a con Dios y con nuestro pr?jimo.

En esta clase estudiaremos como romper las cadenas de amargura por medio del poder del perd?n.

DESARROLLO:

1. La liberaci?n de las cadenas de amargura radica en el perd?n.

a) El perd?n es un deber.
a. El perdonar para el cristiano no es simplemente una opci?n, sino un mandamiento divino. Lea Mateo 18:21-22.

b. El perd?n se debe otorgar cuantas veces sea necesario. Lea Mateo 18:21-22.

c. Si no perdonamos no seremos perdonados por Dios. Lea Mateo 6:14-15.



b) Las consecuencias de no perdonar son:
a. Mantener vivo el rencor endurece el coraz?n hacia Dios y hacia el pr?jimo, abriendo la puerta a Satan?s. Lea Mateo 18:23-35 y 2? Corintios 2:10-11.

b. Retener la amargura y el resentimiento nos iguala y nos ata a la persona que nos hiri? y a su naturaleza; con facilidad repetimos nosotros mismos los pecados que cometieron contra nosotros y a?n en mayor escala. Lea Mateo 18:23-35

c. La persona que no perdona lleva consigo sus heridas cautivas por las ofensas del pasado y atada con la gente que la lastimo hace mucho tiempo atr?s, el correr del tiempo no borra las ofensas, antes las arraiga amargamente a?n m?s. Lea Efesios 4:26-27 y Filipenses 3:13


c) Las consecuencias de perdonar son:
a. El perdonar es una cualidad que nos identifica con la naturaleza divina. Lea Efesios 4:32.

b. Al perdonar renunciamos al pecado de juicio y venganza y entregamos ese derecho a Dios. Lea Romanos 12:19.

c. El perd?n al pr?jimo le permite a Dios entrar a restaurar por completo el alma herida y a?n el que hiri?. Cuando soltamos el perd?n sobre alguien dejamos en libertad a Dios para tratar con ambos para regresarlos a la comuni?n con ?l en unidad. Lea Marcos 11:23-26 y Mateo 18:19-22.


CONCLUSION: Las heridas m?s profundas muchas veces son provocadas de aquellos que m?s amamos y est?n m?s cerca de nosotros, produci?ndose rompimientos y separaci?n que en muchos casos son definitivos por falta de perd?n.

La amargura sigue siendo una arma grande y poderosa del diablo para la destrucci?n de v?nculos familiares y amistosos, empezando por una ofensa no perdonada que da pie a un resentimiento que luego se convierte en amargura, dando paso al odio agresivo.

Es necesario salir del gobierno del alma herida por medio de recibir el amor de Dios sanando nuestro coraz?n.


REFLEXION:

Enumere las relaciones que no est?n funcionando bien entre Usted y su pr?jimo.

Haga un an?lisis para encontrar la raz?n.

Ore a Dios y comprom?tase ante ?l a perdonar.

Perdone y pida perd?n a la persona que Dios le ha indicado, con una actitud
reconciliadora y amorosa.


Publicado por restaurados @ 8:00  | Sanidad interior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios