S?bado, 07 de abril de 2007
Algunos est?n argumentando que ellos tienen un ?padre en su ministerio? por lo tanto, esto es suficiente. Suena bien, pero es falso. La Biblia es de donde debemos sacar los principios de conducta.
Mateo cap?tulo 3 nos narra el bautismo de Jes?s ?Entonces Jes?s vino de Galilea a Juan al Jord?n, para ser bautizado por ?l. Mas Juan se le opon?a, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ?y t? vienes a m?? Pero Jes?s le respondi?: Deja ahora, porque as? conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dej? Versos 13-15.
Es en este pasaje donde encontramos verdades profundas para el Ministerio. Nadie duda que Jes?s era mayor que Juan; Su Ministerio era ?nico e incomparable. El mismo Juan lo reconoce y se opone a bautizar a Jes?s. La lecci?n es important?sima, Jes?s tiene un ?padre en Su Ministerio?, este es Su Padre Celestial, pero para cumplir las determinaciones y ?rdenes de Su Padre, debe someterse a un ministerio como el de Juan. Jes?s necesit? la cobertura de Juan para ser desatado a un ministerio de alto nivel. El nunca despreci? la autoridad del Bautista ni se opuso al orden de autoridad establecido por su Padre. Paternidad nos brinda identidad, alta autoestima, seguridad personal y ministerial, direcci?n, entrenamiento y cobertura. Esta cobertura muchas veces significa la orden de someternos a otro ministro y su autoridad antes de ser promovidos ministerialmente.
No podemos negar que muchas veces como ap?stoles somos ?el padre? de alg?n ministro pero no necesariamente somos su cobertura ministerial si ?l no se somete a los principios de respeto a la autoridad establecida por Dios. Hoy tenemos en la Iglesia muchos l?deres y ministros que no tienen ?padre en su ministerio? aunque tienen una ?cobertura ministerial? y muchos ?hijos pr?digos? que tienen un ?padre? en su ministerio pero al no respetar el orden de la Casa del Padre, caminan sin cobertura espiritual para su ministerio y lo que hacen. Esto se convierte en un gran peligro, pues la Ley de la Impartici?n funciona tanto para impartir bendiciones y dones como insujeci?n, independencia y rebeli?n.
Lo m?s cr?tico de este asunto es que pastores y ap?stoles siguen cayendo en el error de seguir apoyando estos ministerios independientemente de la autoridad de Dios. Lamentablemente, el efecto de sus ministraciones no se ve al d?a siguiente, pero a los meses la obra destructiva es terrible.

?Ap?stoles y pastores, lleg? la hora de poner orden en la Casa del Se?or!

Adorar no es solo cantar, es un estilo de vida

Es elemental pero parece que pasan los a?os y seguimos sin entenderlo: la adoraci?n que Dios recibe bien no es la de la boca, es la del coraz?n puro que se expresa a veces cantando.
Si el coraz?n est? correcto, la adoraci?n entonces est? correcta. Pero si el coraz?n est? contaminado y rebelde, la aparente adoraci?n es rechazada en el Cielo.
La adoraci?n m?s que tratar con tu calidad de voz o con tu habilidad musical, trata con tu coraz?n y el m?o.
Hoy tenemos demasiada m?sica abominable al Se?or, no por la m?sica en s?, sino por las malas actitudes y la mala condici?n del coraz?n de los ministros del altar.
Todos estos ministerios que cambian de cobertura y congregaciones a conveniencia est?n equivocados. Creen que su don los libera de vivir conforme a las normas de obediencia del Reino de Dios. Esto es falso, un gran don sin sujeci?n, es un peligro para la Iglesia, m?s un don en obediencia y sujeci?n es una gran bendici?n.


Adoraci?n en Esp?ritu y verdad o fuego extra?o

La Biblia est? llena de ejemplos de adoraci?n profana y abominable al Se?or de pueblos paganos, pero tambi?n de adoraci?n del pueblo de Dios, la cual fue una abominaci?n al Se?or por violar los principios de autoridad y sujeci?n del Reino. Veamos algunos ejemplos:

A. G?nesis 4:4-7. Dios acept? la ofrenda de Abel y rechaz? la de Ca?n. En el verso 7 se nos da la raz?n del rechazo ?mal vivir; el pecado?. La ofrenda y la adoraci?n pueden ser rechazadas por Dios cuando el ofrendante vive mal.
B. Lev?tico 10:1-2. Nos narra el pecado de Nadab y Abi?, hijos de Aar?n. Ellos eran sacerdotes y ofrecieron a Dios incienso. Es curioso pero el Se?or lo rechaz? y los castig? con la muerte. La explicaci?n vino en la Palabra; ofrecieron fuego extra?o que El nunca les pidi?. Ellos irrespetaron el orden de autoridad establecida por Dios.
C. I Samuel 13. Este pasaje narra los momentos en que Sa?l usurpa el lugar de Samuel como sacerdote para dar a Dios ofrendas ante la tardanza del profeta. Dios a trav?s de Samuel, censura al Rey y le decreta el fin de su reinado. Su adoraci?n viol? los principios de autoridad, por tanto, su adoraci?n y sus ofrendas se volvieron abominables ante Jehov?.
?Un mal coraz?n anula el poder de una buena ofrenda!


La ca?da del Ed?n: Independencia

El libro de G?nesis nos narra en el cap?tulo 3 la ca?da de Ad?n y Eva en la tentaci?n de la serpiente. Libros se han escrito sobre el tema para determinar quien fue realmente el culpable. Se ha dicho de todo, pero poco se ha hablado de que la ca?da se debi? al af?n del hombre por ser INDEPENDIENTE DE DIOS.
El hombre no pec? o cay? porque fue tentado; fue tentado y pec? porque se hab?a salido antes de la protecci?n del Reino. Ad?n y Eva cayeron porque se salieron del Reino. Ellos violaron los principios de autoridad del Reino del Se?or.
Siguieron viviendo, pero las consecuencias persisten hasta hoy.

?Independencia de Dios es Rebeli?n!

Lo Apost?lico brega con el Orden Divino. No nos enga?emos queridos ap?stoles y profetas, apreciados ministros; hoy la demanda del Se?or es mayor. Ministerios independientes solo implican que estos ministros est?n enfermos o son ni?os inmaduros que necesitan correcci?n.
La Independencia de Dios y de Su autoridad Delegada solo anticipa la ca?da y es evidencia de la necesidad que tiene un hombre de ser liberado y sanado de la aflicci?n de un esp?ritu de rebeli?n.
Si vamos a levantar altares de adoraci?n en toda Am?rica, hag?moslo bien. El Orden de Dios debe ser respetado por todos. Dejemos de contratar rebeldes e insujetos para dirigir la Alabanza en la Casa de Dios; evitemos que fuego extra?o suba hacia el trono del Se?or. Santidad, Rectitud y Obediencia son parte de la ?Adoraci?n en esp?ritu y verdad? que busca el Padre. David lo escribi? de esta forma:
??Qui?n subir? al monte de Jehov??
?Y qui?n estar? en su lugar santo?
El limpio de manos y puro de coraz?n;
El que no ha elevado su alma a cosas vanas,
Ni jurado con enga?o.
El recibir? bendici?n de Jehov?,
Y justicia del Dios de salvaci?n? Salmo 24:3-5

Ap?stoles del Reino, Pastores del Se?or; exijamos ya a nuestros salmistas, cantores, intercesores y profetas la sujeci?n y la obediencia que nos demanda la Palabra a todos en la Casa de Dios. Cerremos filas a la insujeci?n y ense??mosle a ellos y al pueblo que la adoraci?n nunca ser? verdadera adoraci?n si no est? vestida con el manto del respeto a la autoridad, de la sujeci?n a las coberturas del Se?or y de la obediencia total a los principios de gobierno del Reino de Dios.
?Y Samuel dijo: ?Se complace Jehov? tanto en los holocaustos y v?ctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehov?? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atenci?n que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinaci?n es la rebeli?n, y como ?dolos e idolatr?a la obstinaci?n. Por cuanto t? desechaste la palabra de Jehov?, ?l tambi?n te ha desechado para que no seas rey?. I Samuel 15:22-23

?Antes de levantar altares de adoraci?n en Am?rica, pongamos en orden la Casa del Se?or!


Ap.R.CHaves
Publicado por restaurados @ 7:00  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Excelente. Plenamente de acuerdo.
Carlos V.
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de enero de 2009 | 17:15
Excelente exposici?n, s?lida, b?blica, concisa, clara.
Quiera Dios que de esto abunde!!!
Publicado por Jacqueline
Viernes, 01 de enero de 2010 | 22:20