Domingo, 22 de abril de 2007
LA CAIDA DEL REBELDE

A veces el pich?n de ?guila es sacado del nido pero se rehusa a volar, no quiere probar sus alas. Toda vez que la madre lo suelta en el vac?o, se queda quiete esperando que el ?guila madre lo tome sobre sus alas y lo lleve nuevamente a las alturas. El proceso es repetido hasta que el ?guila madre se convence de que no hay ninguna esperanza para ?l, que ella no puede ense?arle a volar con sus propias alas. Si fuese una gallina alguien cuidar?a de ?l, lo alimentar?a y lo proteger?a; pero, es un ?guila. O aprende a planear solo, o pasa hambre hasta la muerte, o se transforma en una presa de animales salvajes. Conociendo esto, el ?guila madre lo lleva a lo alto del cielo para un ?ltimo paseo. Entonces, con un graznido salvaje de dolor y decepci?n, ella se encoge en el espacio saliendo de debajo del pich?n. Vuela muy lejos, y lo deja caer a la muerte sobre las afiladas piedras de abajo.

Los santos ?guilas tiene un entrenamiento especial para cada uno. El temblor de Sus alas nos hace pensar, a veces, que El nos va a conducir a la muerte. Pero la Biblia dice que si nosotros no recibimos su correcci?n, es una buena se?al de que no somos sus hijos. Cuando queremos finalmente dejar el nido y confiar completamente en ?l, entonces, ?l nos lleva a las alturas de gloria nunca antes experimentada. Entonces todo nos parece maravilloso, y nos regocijamos en nuestras nuevas y gloriosas experiencias. Entonces, de repente, el sustento huye de nuestros pies y nos encontramos en el vac?o, y ?l ya no est? m?s all?.

A medida que vamos cayendo de las alturas desbordantes de gloria a las profundidades de la oscuridad y la desesperaci?n, agitamos nuestras d?biles alas desesperada e in?tilmente, e imaginamos: ?Porqu? Dios nos dej? perecer de esta forma?. De repente, ?all? est? ?l!, nos ampara con sus alas de ?guila y nos lleva nuevamente a los cielos. Nuestra fuerza y alegr?a retornan solo para ver que el proceso debe ser repetido muchas veces m?s, hasta que, finalmente, nos sintamos capaces de usar nuestras "alas" dadas por Dios, y nos sostengamos en las alturas por el poder de Su fuerza dentro de nosotros.

Sin embargo, algunos a los cuales es ofrecida la filiaci?n como santos ?guilas, se reh?san a caminar en esta dimensi?n, y se revelan contra el proceso de Dios. Se resienten cuando son colocados en la hornalla de fuego. Ellos aman el nido en las alturas, la seguridad de las alas del Padre, y menosprecian la correcci?n, la disciplina y la necesidad de aprender a sustentarse solos en las alturas. ?l es paciente, long?nimo; trabaja con ellos d?ndole oportunidad tras oportunidad. Pero algunos no aprender?n, y en su esp?ritu de rebeld?a no se rendir?n al deseo de ?l. As?, finalmente, ?l los dejar? caer a la destrucci?n en las piedras escarpadas de una naturaleza terrenal y carnal. ?Usted ya los vio?. Yo tambi?n.

Quise saber como fue que esos que una vez planeaban entre las estrellas pudieran caer a tan bajos niveles y llegar a ese lamentable fin. ?C?mo es que algunos que tuvieron tal revelaci?n, tales dones y ministerios maravillosos, pudieran llegar al punto de aceptar doctrinas her?ticas del enemigo?, O liquidar sus ministerios y vender el don de Dios a cambio de fama y fortuna?

Esto ha pasado y usted lo sabe. Esto no quiere decir que la revelaci?n del Esp?ritu Santo que hayan tenido fuera errada, ni los aparta de la realidad del don que Dios les dio. Hubiera sido mejor si hubieran permanecido como gallinas y en la seguridad del gallinero. Pero ellos oraron para ser ?guilas y Dios les respondi?. Sin embargo, durante las pruebas de vuelo les brot? la naturaleza rebelde y no se sometieron a los procesos y a la disciplina del Esp?ritu Santo, y cayeron.

Una gallina puede caer de un palo del gallinero o hasta salir fuera, pero ella nunca cae de muy alto ni llega muy lejos, porque nunca sube a grandes alturas. Pero cuando un ?guila cae, lo hace por un camino largo y su ca?da es vista por muchos. Pero eso es necesario, amado, porque ning?n rebelde debe estar entre esos que hacen los nidos en la cumbre de las monta?as y planean sobre las nubes tormentosas.

APRENDIENDO A MOVERSE EN LOS LUGARES CELESTIALES.



Aquellos que resucitaron en Cristo deben dominar los cielos, porque es all? donde est? el trono. Muchos cantan: "Yo volar?.", y sue?an con un arrebatamiento que los sacar? de esta maldita tierra pecadora, y los llevar? m?s all? de la luna, en los insondables cielos azules, a alg?n punto geogr?fico de este universo f?sico, donde ellos participar?n en un gran banquete con derecho a todo tipo de golosinas para comer. Ellos no saben nada de los prop?sitos de Dios para sus santos ?guilas que, a la verdad, ser?n elevados hasta el trono para dominar y reinar. M?s la hora es ahora, y el Esp?ritu est? develando y revelando secretos escondidos en su palabra para los que son llamados con el llamado superior de Dios en Cristo Jes?s.

De esa forma, ?l nos est? ense?ando a movernos en los lugares celestiales. A veces esto es terrible, pero su presencia gloriosa est? all?, confort?ndonos y levant?ndonos. ?Alabado sea el Se?or!



El terreno de la gallina es muy limitado. Se puede ir hasta un cierto punto, nunca m?s all? del l?mite determinado. Las que son de la Hacienda de los Placeres deben permanecer en el redil de la Hacienda de los Placeres, y las que son de la Chacra Babilonia, tienen que permanecer en la Chacra Babilonia, nadie debe apartarse del lugar que le fue asignado. Ser?a un esc?ndalo si las gallinas del Coronel Pedro se escaparan a la Chacra del Dr. Lucero, comiesen de su ma?z y pusiesen los huevos en el lugar equivocado. No importa si usted est? en el redil Metodista, Bautista o Pentecostal. Usted puede cacarear y gritar de alegr?a propagando las ventajas de su terreno de gallina en particular, sobre los otros, mientras permanece confinado al espacio fijo que le fue determinado para quedarse.

Pero las ?guilas no son as?. Ning?n terreno de gallinas puede retenerlas. Ponga un ?guila en una jaula y ella morir?. Ella solo puede vivir y encontrar felicidad en la libertad de los cielos abiertos. Hay muchas moradas donde las ?guilas se re?nen: Revelaci?n ilimitada ; la verdad fluye como un poderoso r?o; no hay creencias, estatutos, reglamentos ni declaraciones r?gidas que separen el Cuerpo de Cristo. Apenas hay un dulce compa?erismo entre todos los que habitan en estas alturas; no existe ninguna divisi?n ni l?mites artificiales dise?ados por el hombre. Adoraci?n celestial, Dones del Esp?ritu, Liberaciones gloriosas est?n al ?rden del d?a aqu?. La rutina mon?tona y est?pida del terreno de gallinas del sistema religioso, para los que suben con alas de ?guilas a este lugar en Dios, es para siempre una cosa del pasado. ?Que variedad de tesoros gloriosos en el Esp?ritu Santo hay para aquellos que osan creer, los cuales "son llamados seg?n su prop?sito".

LOS ISMAEL Y LOS ISAAC

Algunos pueden no creer que esto sea verdad. "Nosotros sabemos lo que tenemos ahora", ellos dicen: "Nosotros podemos ver lo que tenemos, puede no ser mucho, pero es lo que tenemos; no podemos ver este sue?o fant?stico que tu est?s deseando", "mejor un p?jaro en la mano que mil volando", "No dejaremos el presente ?rden, a menos que veamos algo real y mejor".

Abraham tuvo a Ismael. Isaac era solo una promesa, pero era una promesa de Dios. Fue Abraham quien dijo: "Ojal? Ismael viva delante de Ti, oh Dios", Pero Dios le dijo: "En Isaac te ser? llamada descendencia". Ismael era un guerrero poderoso para ser admirado por el hombre natural; era productivo y era hijo de Abraham; pero ?l era hijo de la rebeld?a, y se burlaba de Isaac cuando este destet?, y Dios lo rechaz?.

Por muchos a?os Isaac, fue solo una promesa, algo que parec?a imposible de hacerse realidad. ?Como se cumplir?a tal promesa?. Sin embargo, ?l solo hizo confundir las cosas. Dios vel? para que esas promesas se cumplieran. Poco sabemos sobre la infancia de Isaac. Solo que fue circuncidado, que creci?, y fue destetado. Gloria a Dios!, por los que hoy est?n siendo destetados de la leche de las viejas tradiciones, y est?n comenzado a comer el alimento s?lido de la Palabra de Dios!

Isaac era un ni?o de esp?ritu sumiso. El subi? a lugares altos con su padre y, cuando ?l subi? al monte Moriah, alegoricamente, el volvi? con una vida renovada. El se estaba viendo a la im?gen de aquel que hab?a sido muerto antes de la fundaci?n del mundo.

Oh amado, no se conforme con la existencia terrena de Ismael. La vida de Isaac est? esperando por aquellos que creen en ella. Puede demorarse, pero recuerde, Dios puede tardar pero nunca faltar. Este llamado superior es para los que con paciencia y fe no se conformar?n con menos que aquello que es la verdad y la realidad. ?Aleluya!


Publicado por restaurados @ 7:00  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
luis excelente dios bendiga
Publicado por Invitado
S?bado, 01 de agosto de 2009 | 17:12
As?, como las ?guilas... Gloria a Dios!
Publicado por Invitado
S?bado, 26 de diciembre de 2009 | 15:44
As?, como las ?guilas... Gloria a Dios!
Publicado por Invitado
S?bado, 26 de diciembre de 2009 | 15:45