Lunes, 23 de abril de 2007
Estamos viviendo un tiempo prof?tico en el que Dios est? a punto de comenzar a cumplir sobre toda la tierra una etapa de su prop?sito eterno. Ec.3:1,17: "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.... Al justo y al imp?o juzgar? Dios; porque all? hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace.". Salom?n, el gran sabio de Israel nos dej? una tremenda revelaci?n sobre el prop?sito de Dios y como El trabaja para cumplirlo. El Se?or estableci? que su prop?sito eterno ser? plenamente cumplido: Is. 46:10 "Mi consejo permanecer?, y har? todo lo que quiero". Ya que Dios estableci? que su prop?sito se cumplir?, el tiempo es un factor determinante dentro de su prop?sito. "Todo tiene su tiempo..." Esto significa que Dios no hace nada ni antes ni despu?s del tiempo determinado, por eso es muy importante conocer el tiempo de Dios.


Cuando estudiamos la palabra de Dios podemos ver que Siete est? directamente conectado al tiempo de Dios. Dios, despu?s de haber establecido su reino en los cielos y en la tierra descans? en el s?ptimo dia (Gn. 2:2). Eso nos habla de un tiempo que Dios us? para crear los cielos y la tierra y establecer su reino y su gobierno sobre ellos.


Noe pas? siete d?as dentro del arca antes que las aguas del diluvio inundaran la tierra Gn.7:10: "Y sucedi? que al s?ptimo d?a las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra". Gn. 7:11 y 12: "... a los diecisiete d?as del mes, aquel d?a fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas". Esa fue la primera vez en que las corrientes de las aguas vinieron sobre la tierra y trajeron un juicio sobre el mundo de los injustos (Gn.7:21). Despu?s que la lluvia ces? No? envi? una paloma y cuando ella regres? trayendo una hoja de olivo, el qued? siete d?as m?s en el arca hasta que apareci? la tierra seca (Gn. 8:11 y 12); y a los veintisiete d?as del mes, se sec? la tierra que hab?a sido inundada (Gn. 8:14). Esta cronolog?a nos habla del tiempo que Dios necesit? para exterminar a los imp?os y establecer a la generaci?n de No? en el gobierno de la tierra (Gn. 9:1).


Josu? y todo su ej?rcito derribaron los muros de Jeric?, que representaba el mayor impedimento para que el pueblo de israel entrara en la tierra prometida y poseyera su herencia, Cana?n, que es la figura del reino de Dios, utilizando siete sacerdotes, siete trompetas, dando siete vueltas al s?ptimo d?a alrededor de los muros de la ciudad (Js. 6:1-5; 15 y 16). Este hecho nos habla de un tiempo en que Dios cumpli? la promesa que hab?a hecho a Abraham, Isaac y Jacob, que dar?a a su descendencia una tierra como poseci?n perpetua.


A trav?s de todos estos acontecimientos vemos un tiempo en que todo lo que Dios no plant?, estableci? y aprob?, fue arrancado, derribado y destruido, para que su prop?sito pudiera ser plantado y establecido. Todos estos hechos comenzaron o terminaron con siete, esto nos revela que debemos estar atentos, porque estamos en un tiempo en que Dios cumple sus promesas, ?2007 puede ser un tiempo muy especial para su vida!.


Como podemos entender, el siete para Dios no es solo un n?mero m?s o un n?mero cualquiera, es un n?mero que preestablece un tiempo en su calendario de cumplimiento de prop?sito. Necesitamos comprender en que tiempo estamos dentro del calendario de Dios. En Su calendario ya estamos en el s?ptimo d?a porque de Ad?n a Abraham tenemos dos d?as; de Abraham a Jes?s tenemos dos d?as m?s, y de Jes?s hasta hoy tenemos dos d?as m?s, por lo tanto, ya pasaron seis d?as y hemos entrado en el s?ptimo d?a.


En este s?ptimo d?a las cosas ocurrir?n de d?cada en d?cada, o sea, si usted entiende que el reino de Dios vino antes de la iglesia y de los ministerios y por eso es mayor y m?s importante que todas las dem?s cosas, y que por esta raz?n el Se?or va a restaurar su reino y su gobieno sobre la tierra, restaurando su iglesia a trav?s de los ap?stoles y profetas para cumplir el prop?stio de la expansi?n del reino y el establecimiento de Su gobierno. En esta d?cada del 2007 al 2017, Dios lo llevar? a niveles mayores de comprensi?n sobre su reino como usted nunca tuvo, pero si no entiende quedar? fuera por toda esta d?cada de cumplimiento de esta etapa del prop?sito de Dios. Estamos viviendo un tiempo en que Dios est? enviando a sus ap?stoles y profetas para la restauraci?n de la iglesia y aquellos que pierden este tiempo, tal vez en la pr?xima d?cada sus ojos se abran y puedan ser usados por Dios para ayudarlo a cumplir otra etapa de su prop?sito para aquel otro tiempo, pero si aun sus ojos no fueren abiertos, permanecer?n dando vueltas en el desierto hasta morir, y Dios levantar? a otros en su lugar, que entiendan su tiempo y su prop?sito.


Nehem?as fue el hombre que Dios us? en su tiempo como un profeta para restaurar a Jerusal?n que estaba en ruinas (Neh. 1:4-6; 2:5). Y tan pronto hubo restaurado los muros y las casas en Jerusal?n, Dios levant? a Esdr?s, como un ap?stol para establecer los fundamentos que guiar?an la vida del pueblo de Israel en aquella generaci?n; ahora, lo m?s impresionante es que Dios comenz? a hacer esto en el s?ptimo mes (Neh. 8:1) el primer d?a del mes (Neh. 8:2). En cincuenta y dos d?as la ciudad, que es figura del reino, fue restaurada (Neh. 6:15). Pero en el s?ptimo mes el Se?or comenz? a restaurar a los israelitas que son figura de los justos que reinar?n sobre la tierra. Entienda que en una escala de valores el reino es m?s importante que las dem?s cosas porque en los d?as de Nehem?as, Jerusal?n, que es la figura del reino, fue restaurada primero que las personas. Los justos que ser?n restaurados por la palabra rhema, o sea, por la palabra revelada que los ap?stoles y profetas traen de parte de Dios (Neh. 8:6-8).


Cuando entramos en el tiempo en que Dios establece que va a cumplir una etapa de su prop?sito, debemos alegrarnos porque la alegr?a del Se?or es nuestra fuerza "D?a santo es a Jehov? nuestro Dios; no os entristezcais ni llor?is.." (Neh. 8:9-12) Israel ahora pod?a alegrarse en la esperanza de las promesas que Dios hab?a hecho a sus padres Abraham, Isaac y Jacob y orar reinvindicando el cumplimiento de estas promesas para su generaci?n. (Neh. 9:7-8) "Tu eres, oh Jehov?, el Dios que escogiste a Abram, y lo sacaste de Ur de los caldos, y le pusite el nombre de Abraham; y hallaste fiel su coraz?n delante de ti, e hiciste pacto con ?l para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo, y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo."


Ahora que Israel estaba regresando a sus or?genes como un pueblo restaurado y sab?a que Dios lo estableci? para poseer las tierras de sus enemigos, por eso comenz? a orar con una cultura de reino y una mentalidad de gobierno, reinvindicando la poseci?n de su herencia. Es de esta forma que una iglesia apost?lica debe orar reinvindicando la tierra como su herencia y trabajar para poseerla como su territorio de gobierno. Neh. 9:25: "Y tomaron ciudades fortificadas y tierra f?rtil, y heredaron casa llenas de todo bien, cisternas hechas, vi?as y olivares, y muchos ?rboles frutales; comieron, se saciaron y se deleitaron en tu gran bondad.". Cuando Israel fue restaurada en el s?ptimo d?a, su mentalidad cambi? completamente, por eso comenz? a ver que lo mejor de la tierra es para los justos y no para los imp?os. No es legal que el imp?o posea la mejor empresa, el mejor carro, la mejor casa, el mejor salario, las mejores ropas, mientras que los justos no pos?en nada de eso. Yo pregunto: ?qui?n est? reinando, el justo o el imp?o?: El imp?o. Pero esta realidad va a cambiar a partir del momento que el justo comienze a entender que quien fue creado para reinar y gobernar la tierra fue ?l y no el imp?o.


Estamos muy cerca del tiempo en que el mundo ver? a los justos ser levantados para ocupar las mejores posiciones en todas las ?reas de la sociedad porque, en este s?ptimo d?a, ?los justos van a comenzar a gobernar sobre la tierra!. El s?ptimo d?a es un tiempo para romper muchos paradigmas y la mentalidad del hombre sea cambiada, pues la realidad hoy es que la iglesia vive como esclava en su propia tierra, por muchos a?os viene permitiendo que los imp?os reinen y gobiernen en su territorio; por eso la tierra est? gobernada por el sistema de la injusticia, donde los imp?os disfrutan lo mejor de la tierra mientras que la gran masa de cristianos vive una vida miserable, en escasez y muchas limitaciones. Esa mentalidad esclava tiene que salir de la vida del pueblo de Dios porque los justos fueron creados para gobernar su herencia y disfrutar de sus riquezas. Neh. 9: 35 y 36: "Y ellos en su reino y en tu mucho bien que les diste, y en la tierra espaciosa y f?rtil que entregaste delante de ellos, no te sirvieron, ni se convirtieron de sus malas obras. He aqui que hoy somos siervos; henos aqu?, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien". Esa fue la oraci?n que Israel hizo despu?s de haber regresado del cautiverio babil?nico, reconociendo que hab?a sido creado para reinar y gobernar la tierra, pero debido a su pecado estaba viviendo como esclavo en su propia tierra; sin embargo, despues de su restauraci?n comenz? a reinvindicar la poseci?n de su herencia.


Despu?s de setenta a?os de cautiverio babil?nico, Israel sigui? menteniendo una mentalidad esclava, pero en el s?ptimo mes Dios levant? a Esdras como ap?stol, para cambiar esa mentalidad de esclavo por una mentalidad de reino y de gobierno, para eso Israel fue engendrado por Dios, para ser una naci?n de gobierno sobre las dem?s naciones de la tierra. Eso se aplica a nosotros como verdaderos israelitas en esta generaci?n (Ro. 2:28-29), pues legalmente formamos parte de la descendecnia de Abraham Gl. 3:29: "Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos seg?n la promesa". En este tiempo el Se?or est? enviando ap?stoles y profetas para restaurar todas las cosas, pero la restauraci?n comenzar? por la casa de Dios que somos nosotros, con un profundo cambio de mentalidad; el que no estuviere dispuesto a cambiar su mentalidad va a quedar preso del sistema de este mundo: en la econom?a, en la pol?tica, en lo social y en lo religioso; quedar? dando vueltas en el desierto por una d?cada m?s.


Dentro del prop?sito eterno de Dios, estamos en el tiempo en que Dios est? enviando a sus ap?stoles y profetas para anunciar la llegada de su reino sobre la tierra. No me estoy refiriendo a la salvaci?n de los pecadores porque eso viene ocurriendo desde que Ad?n pec?; y m?s all? de eso, la salvacion no nos da una posici?n de gobierno en el reino, solo nos otorga la condici?n de ser salvos para ver el reino (Juan 3:3); para la salvacion de los pecadores, Dios nunca dej? de enviar evangelistas y pastores, pero los ap?stoles y profetas son enviados para anunciar la llegada del reino, o sea, una posici?n de gobierno que los justos asumiran en este s?ptimo d?a de Dios. Ap. 11:15 : "El s?ptimo angel toco la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que dec?an: Los reinos del mundo han venido ser de nuestro Se?or y de su Cristo; y ?l reinar? por los siglos de los siglos". Solamente en el s?ptimo d?a, el s?ptimo ?ngel (ap?stoles y profetas) toc? la trompeta anunciando la conquista del reino de Dios sobre las naciones del mundo. Este es un tiempo de posesi?n y establecimiento del gobierno de Dios sobre la tierra. Fundamentado en estas revelaciones creo que estamos viviendo un tiempo de restauraci?n que viene acompa?ado de la expansi?n del reino de Dios, a trav?s de una gran cosecha de almas y del establecimiento de su gobierno sobre la tierra.



Publicado por restaurados @ 7:00  | Ense?anzas Biblicas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios