Jueves, 03 de mayo de 2007
Dios nos di? autoridad para revertir la maldici?n por bendici?n. Dios nos puso por cabeza y no por cola, adelante y no atr?s. Es tiempo de profetizar vida y no muerte sacando la queja, el pesimismo, la incredulidad y las mentiras.
No estoy diciendo nada nuevo, pero si quiero recordar lo que hace tiempo Dios nos habl? como iglesia.
Existe un paralelo entre la iglesia y la ciudad: Dios esta levantando una iglesia transformadora que reconoce su pasado (lo bueno y lo malo) pero libre de ataduras, sabe pararse en el presente y caminar hacia el futuro.
Los cambios que est?n ocurriendo hoy dentro de la iglesia, (cuando hablo de iglesia me refiero a mi y a usted), son esos cambios que se conocen mas por su otro nombre: "crisis". Podr?amos decir que la iglesia esta en plena crisis de cambio, para el legalismo esto es ofensivo y punzante, para la tradici?n esto es destructivo pero para Dios esto es levantar una iglesia sana y transformadora de influencia en una Naci?n, Provincia o Ciudad, es por eso que los que generan cambios, (como iglesia hablo), tienen vida y donde hay vida hay ruidos, ese ruido a veces molesta.
No importa en que etapa de desarrollo se encuentre usted, pero si quiere vida tiene que estar dispuesto a los cambios... Si lo prefiere, ll?melo, crisis.
"Conocer?is la verdad y la verdad os har? libres"
Comience a profetizar vida sobre usted, sobre su generaci?n y sobre su congregaci?n deje que la unci?n prof?tica se desarrolle en usted a trav?s de la oraci?n y adoraci?n, sea un portador de la palabra y abra nuevos caminos de bendici?n para usted y su generaci?n

Jerem?as 29: 5- 7
Edific?is casas, y habitadlas: y plantad huertos, y comed del fruto de ellos.
Casaos, y engendrad hijos e hijas. Dad mujeres a vuestros hijos, y dad maridos a vuestras hijas, para que tengan hijos e hijas: y multiplicaos ah?, y no disminuy?is.
Procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehov? porque en su paz tendr?is vosotros paz.

Le animo a que haga conmigo esta oraci?n.
Padre Amado:
En el nombre de Jes?s declaramos que no estamos exiliados del Reino de Dios, sino que somos ciudadanos del Reino de Dios. Tomamos esta palabra y profetizamos que tenemos el derecho legal a trav?s de la f? en Jesucristo y sus promesas, hoy avanzamos desat?ndonos de un pasado de esclavitud y tomamos posesi?n de nuestra herencia como iglesia del Dios viviente, multiplic?ndonos como buen fruto de generaci?n en generaci?n.
Profetizamos sobre nuestros hijos naturales y espirituales que ellos crecer?n a niveles y dimensiones m?s altos y grandes que nosotros sus padres y se multiplicar?n en gran manera a?n desde su temprana edad.
Profetizamos que vienen cambios en lo espiritual y en lo natural, en lo estructural e individual y vamos rumbo a donde Dios nos quiere llevar para trasformar y revolucionar nuestras ciudades, con su Gloria, Poder y Autoridad.
En el nombre de Jes?s oramos, Am?n.


Publicado por restaurados @ 7:00  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios