Viernes, 04 de mayo de 2007

Muchas Bendiciones y que Dios te bendiga en una forma especial y recuerda eres una persona muy importante y que Dios te ve como un real tesoro.
Esperamos que tu vida este tomando un rumbo diferente y bien causado, ya que en esta vida existen dos camino una de salvaci?n y uno de perdici?n

SOLO EXISTE DOS CAMINOS

Nuestro se?or Jes?s lo dijo en:
Mateo 7:13-14 Entren por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdici?n, y son muchos los que entran por ella. Pero ?qu? estrecha es la puerta, y qu? angosto el camino que lleva a la vida!, y pocos son los que la hallan.
Dios por su misericordia te muestra que delante de ti existen dos camino uno de bendici?n y uno de perdici?n en el camino de perdici?n encontramos todo tipo de placeres y todo tipo de pecado que a Dios no le agrada y es por ello que el desea que nos entreguemos a el y vivamos para el y debes saber que Dios quiere bendecirte pero en nosotros queda la decisi?n de escoger, cuando caminamos en el camino angosto no hay forma de volver a tras si no de seguir porque al final existe una victoria. Lee lo que dice

Deuteronomio 28: 1-68
UN CAMINO DE BENDICIONES
1- Acontecer? que si oyeres atentamente la voz de Jehov? tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, tambi?n Jehov? tu Dios te exaltar? sobre todas las naciones de la tierra.
2 Y vendr?n sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzar?n, si oyeres la voz de Jehov? tu Dios.
3 Bendito ser?s t? en la ciudad, y bendito t? en el campo.
4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cr?a de tus vacas y los reba?os de tus ovejas.
5 Benditas ser?n tu canasta y tu artesa de amasar.
6 Bendito ser?s en tu entrar, y bendito en tu salir.
7 Jehov? derrotar? a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldr?n contra ti, y por siete caminos huir?n de delante de ti.
8 Jehov? te enviar? su bendici?n sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecir? en la tierra que Jehov? tu Dios te da.
9 Te confirmar? Jehov? por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehov? tu Dios, y anduvieres en sus caminos.
10 Y ver?n todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehov? es invocado sobre ti, y te temer?n.
11 Y te har? Jehov? sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el pa?s que Jehov? jur? a tus padres que te hab?a de dar.
12 Te abrir? Jehov? su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestar?s a muchas naciones, y t? no pedir?s prestado.
13 Te pondr? Jehov? por cabeza, y no por cola; y estar?s encima solamente, y no estar?s debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehov? tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,
14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.

UN CAMINO DE MALDICIONES
15 Pero acontecer?, si no oyeres la voz de Jehov? tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendr?n sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzar?n.
16 Maldito ser?s t? en la ciudad, y maldito en el campo.
17 Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar.
18 Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cr?a de tus vacas, y los reba?os de tus ovejas.
19 Maldito ser?s en tu entrar, y maldito en tu salir.
20 Y Jehov? enviar? contra ti la maldici?n, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habr?s dejado.
21 Jehov? traer? sobre ti mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para tomar posesi?n de ella.
22 Jehov? te herir? de tisis, de fiebre, de inflamaci?n y de ardor, con sequ?a, con calamidad repentina y con a?ublo; y te perseguir?n hasta que perezcas.
23 Y los cielos que est?n sobre tu cabeza ser?n de bronce, y la tierra que est? debajo de ti, de hierro.
24 Dar? Jehov? por lluvia a tu tierra polvo y ceniza; de los cielos descender?n sobre ti hasta que perezcas.
25 Jehov? te entregar? derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldr?s contra ellos, y por siete caminos huir?s delante de ellos; y ser?s vejado por todos los reinos de la tierra.
26 Y tus cad?veres servir?n de comida a toda ave del cielo y fiera de la tierra, y no habr? quien las espante.
27 Jehov? te herir? con la ?lcera de Egipto, con tumores, con sarna, y con comez?n de que no puedas ser curado.
28 Jehov? te herir? con locura, ceguera y turbaci?n de esp?ritu;
29 y palpar?s a mediod?a como palpa el ciego en la oscuridad, y no ser?s prosperado en tus caminos; y no ser?s sino oprimido y robado todos los d?as, y no habr? quien te salve.
30 Te desposar?s con mujer, y otro var?n dormir? con ella; edificar?s casa, y no habitar?s en ella; plantar?s vi?a, y no la disfrutar?s.
31 Tu buey ser? matado delante de tus ojos, y t? no comer?s de ?l; tu asno ser? arrebatado de delante de ti, y no te ser? devuelto; tus ovejas ser?n dadas a tus enemigos, y no tendr?s quien te las rescate.
32 Tus hijos y tus hijas ser?n entregados a otro pueblo, y tus ojos lo ver?n, y desfallecer?n por ellos todo el d?a; y no habr? fuerza en tu mano.
33 El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo comer? pueblo que no conociste; y no ser?s sino oprimido y quebrantado todos los d?as.
34 Y enloquecer?s a causa de lo que ver?s con tus ojos.
35 Te herir? Jehov? con maligna p?stula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado.
36 Jehov? te llevar? a ti, y al rey que hubieres puesto sobre ti, a naci?n que no conociste ni t? ni tus padres; y all? servir?s a dioses ajenos, al palo y a la piedra.
37 Y ser?s motivo de horror, y servir?s de refr?n y de burla a todos los pueblos a los cuales te llevar? Jehov?.
38 Sacar?s mucha semilla al campo, y recoger?s poco, porque la langosta lo consumir?.
39 Plantar?s vi?as y labrar?s, pero no beber?s vino, ni recoger?s uvas, porque el gusano se las comer?.
40 Tendr?s olivos en todo tu territorio, mas no te ungir?s con el aceite, porque tu aceituna se caer?.
41 Hijos e hijas engendrar?s, y no ser?n para ti, porque ir?n en cautiverio.
42 Toda tu arboleda y el fruto de tu tierra ser?n consumidos por la langosta.
43 El extranjero que estar? en medio de ti se elevar? sobre ti muy alto, y t? descender?s muy abajo.
44 El te prestar? a ti, y t? no le prestar?s a ?l; ?l ser? por cabeza, y t? ser?s por cola.
45 Y vendr?n sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguir?n, y te alcanzar?n hasta que perezcas; por cuanto no habr?s atendido a la voz de Jehov? tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que ?l te mand?;
46 y ser?n en ti por se?al y por maravilla, y en tu descendencia para siempre.
47 Por cuanto no serviste a Jehov? tu Dios con alegr?a y con gozo de coraz?n, por la abundancia de todas las cosas,
48 servir?s, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehov? contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y ?l pondr? yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.
49 Jehov? traer? contra ti una naci?n de lejos, del extremo de la tierra, que vuele como ?guila, naci?n cuya lengua no entiendas;
50 gente fiera de rostro, que no tendr? respeto al anciano, ni perdonar? al ni?o;
51 y comer? el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; y no te dejar? grano, ni mosto, ni aceite, ni la cr?a de tus vacas, ni los reba?os de tus ovejas, hasta destruirte.
52 Pondr? sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que t? conf?as, en toda tu tierra; sitiar?, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehov? tu Dios te hubiere dado.
53 Y comer?s el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehov? tu Dios te dio, en el sitio y en el apuro con que te angustiar? tu enemigo.
54 El hombre tierno en medio de ti, y el muy delicado, mirar? con malos ojos a su hermano, y a la mujer de su seno, y al resto de sus hijos que le quedaren;
55 para no dar a alguno de ellos de la carne de sus hijos, que ?l comiere, por no haberle quedado nada, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimir? en todas tus ciudades.
56 La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie intentar?a sentar sobre la tierra, de pura delicadeza y ternura, mirar? con malos ojos al marido de su seno, a su hijo, a su hija,
57 al reci?n nacido que sale de entre sus pies, y a sus hijos que diere a luz; pues los comer? ocultamente, por la carencia de todo, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimir? en tus ciudades.
58 Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que est?n escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOV? TU DIOS,
59 entonces Jehov? aumentar? maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas;
60 y traer? sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejar?n.
61 Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no est? escrita en el libro de esta ley, Jehov? la enviar? sobre ti, hasta que seas destruido.
62 Y quedar?is pocos en n?mero, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehov? tu Dios.


63 As? como Jehov? se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, as? se gozar? Jehov? en arruinaros y en destruiros; y ser?is arrancados de sobre la tierra a la cual entr?is para tomar posesi?n de ella.
64 Y Jehov? te esparcir? por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo; y all? servir?s a dioses ajenos que no conociste t? ni tus padres, al le?o y a la piedra.
65 Y ni aun entre estas naciones descansar?s, ni la planta de tu pie tendr? reposo; pues all? te dar? Jehov? coraz?n temeroso, y desfallecimiento de ojos, y tristeza de alma;
66 y tendr?s tu vida como algo que pende delante de ti, y estar?s temeroso de noche y de d?a, y no tendr?s seguridad de tu vida.
67 Por la ma?ana dir?s: ?Qui?n diera que fuese la tarde! y a la tarde dir?s: ?Qui?n diera que fuese la ma?ana! por el miedo de tu coraz?n con que estar?s amedrentado, y por lo que ver?n tus ojos.
68 Y Jehov? te har? volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: Nunca m?s volver?s; y all? ser?is vendidos a vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habr? quien os compre.


ESCOGE TU CAMINO

Si escogemos el camino a Dios lo dem?s no te debe preocuparte el dijo

Mateo 10:26-33
26 As? que, no los tem?is; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.
27 Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que o?s al o?do, proclamadlo desde las azoteas.
28 Y no tem?is a los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar; temed m?s bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.
29 ?No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.
30 Pues aun vuestros cabellos est?n todos contados.
31 As? que, no tem?is; m?s val?is vosotros que muchos pajarillos.
32 A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo tambi?n le confesar? delante de mi Padre que est? en los cielos.
33 Y A CUALQUIERA QUE ME NIEGUE DELANTE DE LOS HOMBRES, YO TAMBI?N LE NEGAR? DELANTE DE MI PADRE QUE EST? EN LOS CIELOS.

Para Dios somos de gran valor que el mismo dio su propia vida por nosotros solo tenemos que venir a El y confiar en el no importa cuan grande sea tu pecado o problema el tiene la soluci?n y el dijo.

Mateo 11:28 Venid a m? todos los que est?is trabajados y cargados, y yo os har? descansar
El quiere bendecirte y darte vida Satan?s quiere destruirte La Biblia dice

San Juan 10.10 El ladr?n no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
El enemigo quiere destruirte y el esta haciendo todo lo posible de robarte y matar lo que queda de tu vida en tu coraz?n, pero Jes?s te dice que el quiere darte vida y vida en abundancia.

Abre tu coraz?n a las bendiciones que tiene preparado para ti. y recuerda todo pasa a un la tristeza y el dolor pero ahora tienes que aceptar que Dios te quiere bendecir y darte mas y mas bendiciones.

El?as tuvo de confrontar al Pueblo de Israel dici?ndole as?.

1 reyes 18:21 Y acerc?ndose El?as a todo el pueblo, dijo: ?Hasta cu?ndo CLAUDICAR?IS VOSOTROS ENTRE DOS PENSAMIENTOS? Si Jehov? es DIOS, SEGUIDLE; y si Baal, id en pos de ?l. Y el pueblo no respondi? palabra
Hasta cuando vas a claudicar en dos pensamiento solo es cuesti?n de tomar una decisi?n hoy tu t?mala y busca a Dios de coraz?n y para ello tenemos que ac?rcanos a el y Arreglar el altar que es nuestro coraz?n

1 reyes 18:30 Entonces dijo El?as a todo el pueblo: ACERCAOS A M?. Y todo el pueblo se le acerc?; Y ?L ARREGL? EL ALTAR DE JEHOV? QUE ESTABA ARRUINADO.

Si tu coraz?n por el pecado esta arruinado es tiempo de arreglarlo y si lo arreglas tendr?s la Bendici?n de Dios y adem?s te librara de la condenaci?n eterna y recuerda solo existen dos camino.

EL CAMINO DEL BIEN TIENE UN FIN MUY BUENO

Apocalipsis 21: 3-7
1 Y o? una gran voz del cielo que dec?a: He aqu? el tabern?culo de Dios con los hombres, y ?l morar? con ellos; y ellos ser?n su pueblo, y Dios mismo estar? con ellos como su Dios.
4 Enjugar? Dios toda l?grima de los ojos de ellos; y ya no habr? muerte, ni habr? m?s llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aqu?, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
6 Y me dijo: Hecho est?. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le dar? gratuitamente de la fuente del agua de la vida.
7 El que venciere heredar? todas las cosas, y yo ser? su Dios, y ?l ser? mi hijo.


EL CAMINO DEL MAL TIENE UN FIN MUY MALO

Apocalipsis 20: 12-15
12 Y vi a los muertos, grandes y peque?os, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, seg?n sus obras.
13 Y el mar entreg? los muertos que hab?a en ?l; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que hab?a en ellos; y fueron juzgados cada uno seg?n sus obras.
14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
15 Y el que no se hall? inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Apocalipsis 21: 8
8 Pero los cobardes e incr?dulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los id?latras y todos los mentirosos tendr?n su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.


Te invito a que te rindas y le pidas perd?n al SE?OR.

Padre en este momento en el nombre de Jesucristo tu hijo amado me rindo ante ti, y reconozco con mis fuerzas he querido solucionar todos mis problemas y la verdad no he tenido resultado solo decepciones y mis problemas son cada d?as mayores, pero el d?a de hoy quiero que me perdones todos mis pecados reconozco que te he fallado en (especificar aun sean muy dif?ciles y privadas e intimas) pero en este momento me acepto el sacrificio que hiciste en la cruz del calvario y se que en este momento me das una nueva oportunidad de seguir, ahora renuevo mis votos delante de ti y acepto tu perd?n y justicia y todo lo que me agobia lo dejo en tus manos como dice tu palabra hecho sobre ti mi carga y acepto tu redenci?n, en este momento te declaro como mi Se?or y salvador sobre todas las cosas mi ayudador, y en este momento invito a tu esp?ritu santo que me fortalezca y me gu?e por el camino adecuado porque se que el es el mejor guiador y confieso con mi boca que ya no estoy solo porque se que a partir de hoy tu ser?s mi amigo y ayudador, gracias se?or. Y ahora me declaro libre por tu sangre y por el sacrificio que hiciste por mi en la cruz, gracias soy libre y se que hoy tengo la victoria. Amen.,


y recuerda solo existen dos camino y cualquier petici?n de oraci?n o alg?n consejo con mucho gusto te atenderemos.


Publicado por restaurados @ 7:00  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios