S?bado, 05 de mayo de 2007
Mateo 6:9 Vosotros, pues, orad de esta manera: "Padre nuestro que est?s en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 "Venga tu reino. H?gase tu voluntad, as? en la tierra como en el cielo. 11 "Danos hoy el pan nuestro de cada d?a. 12 "Y perd?nanos nuestras deudas, como tambi?n nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. 13 "Y no nos metas en tentaci?n, mas l?branos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jam?s. Am?n."

INTRODUCCION
Jes?s nuestro Se?or vino al mundo no solamente a darnos salvaci?n sino el conocimiento de las cosas, a ense?arnos el Evangelio y la forma de vida a seguir. Dentro de sus ense?anzas, esta el hacer oraci?n en todo tiempo y sin cesar, que es la comunicaci?n directa con nuestro creador y Dios para tener comuni?n y acercarnos al Padre. Es importante y muy hermoso seguir las instrucciones que Jes?s nos dej? para que aprendi?ramos a orar en secreto. Hoy vamos a analizar la Oraci?n que nos dej? en Mateo. Cuando vemos este texto nos podemos dar cuenta de la realidad que encierra esta oraci?n:

I. Padre nuestro: nos demuestra el parentesco que tenemos con el Se?or, de que somos hijos de Dios. Porque Jes?s no lo llam? Padre M?o, sino Padre Nuestro. Y que ninguno en el antiguo testamento, ni Mois?s que vi? a Dios cara a cara, ni Abraham, ni Isaac, ni Jos?, ni Jacob, ni a?n El?as que se fue sin ver muerte tuvieron el privilegio de saber el parentesco con Dios. Con esta frase nos damos cuenta de dos situaciones: primero que somos hijos de Dios y segundo que es padre no solo m?o sino tambi?n suyo. Cuando nos damos cuenta de este parentesco, de que es nuestro padre, dice la Biblia: Mat. 6:8? vuestro Padre sabe de qu? cosas ten?is necesidad, antes que vosotros le pid?is. Cuando sabemos el parentesco entendemos que Dios es nuestro padre y tenemos la confianza de acercarnos a nuestro padre. Pongamos de ejemplo a un ni?o, el cuando quiere algo simplemente se acerca a su padre, no pide citas, ?l pide lo que quiere. El ni?o entiende bien el parentesco y el sabe que el padre lo va a atender, no importando lo que est? haciendo en ese momento y si no, llora para lograr la atenci?n de su padre. Como Dios es nuestro Padre, cuando El mira nuestro llanto, cuando oye nuestra oraci?n, El deja lo que est? haciendo para atendernos. Seamos como ni?os en la oraci?n para acercarnos confiadamente a nuestro Dios, llam?ndolo Padre sabiendo que Dios como buen padre nos dar? cosas buenas, no nos dejar? tirados en el desierto, no nos dejar? heridos ni hambrientos. De todo lo que el tenga nos va a dar.

II. que est?s en los cielos: nos muestra donde esta Dios y nos revela Mi Visi?n. La visi?n nuestra es como dice la escritura en Col 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. ?D?nde realmente est? puesta nuestra mirada? Entendamos que nuestra visi?n es saber que todo lo que nos va a venir, va a venir de arriba. No va a depender de nuestros contactos y si se nos d? es porque Dios lo ha permitido. Este a?o va a ser de gran bendici?n, se puede palpar y sentir que la unci?n de Dios est? sobre nosotros y aunque haya crisis, los hijos de Dios no la van a pasar, por eso nuestra visi?n tiene que estar arriba, nuestros ojos tienen que estar all? arriba, porque donde est? nuestro tesoro all? estar? nuestro coraz?n. A veces ponemos los ojos en las cosas de abajo. Y cuando empezamos a poner los ojos en las cosas de la tierra comienzan los celos, pleitos, las contiendas y sabemos que Dios tiene a la iglesia como depositaria de toda cosa buena. Entonces pongamos los ojos en las cosas de arriba y las cosas de abajo se nos dar?n.

III. santificado sea tu nombre: nos habla de Mi Naturaleza nos est? hablando de la Santidad. Esta es nuestra naturaleza, porque el que est? en Cristo es nueva criatura. Antes de conocer a Dios nos encomend?bamos a los Santos para lograr sus virtudes o cualidades pero ahora hemos entendido que las cualidades de una iglesia pura, virgen, madura y sin manchas vienen impl?citas a nuestra nueva naturaleza espiritual. Nuestra naturaleza y apellido es Iglesia de Cristo. Entonces, espiritualmente hablando, en nuestras venas corre la sangre de Cristo Jes?s, nuestro hermano Mayor que nos hace santos. La Santidad ya est? en nuestra naturaleza y El Esp?ritu Santo nos va a estar guiando y ense?ando para mantenernos como la iglesia madura digna de ser tomada en el rapto. 2Co 5:17 De modo que si alguno est? en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aqu? todas son hechas nuevas.

IV. Venga tu reino: nos marca nuestra Mi posici?n. Estamos invocando que venga un reino y sabemos que quien gobierna en un reino es un REY. Y JESUS es nuestro Rey y nosotros sus siervos. Todos somos siervos, s?bditos de Dios. Y as? como es el Rey as? ser? el Reino. Si dejamos reinar al Rey Jes?s, si dejamos que el Esp?ritu Santo gobierne nuestros corazones, as? como es el Rey ser? el reino. Cuando las cosas no van bien es que no oramos bien, hay que invocar que venga el reino de Dios. Dejemos que nuestro rey reine en nuestro reino, nuestra familia, iglesia, trabajo, vida propia. V. H?gase tu voluntad: indica Mi Rendici?n. Hay que estar dispuestos a que Dios haga su voluntad en nosotros, para que nos salgan bien las cosas, porque dice la palabra que Ni una hoja cae a tierra sin que la voluntad de Dios lo permita y en Mat 10:29 ?No se venden dos pajarillos por un cuarto? Y sin embargo, ni uno de ellos caer? a tierra sin permitirlo vuestro Padre. Mat 10:30 Y hasta los cabellos de vuestra cabeza est?n todos contados. Mat 10:31 As? que no tem?is; vosotros val?is m?s que muchos pajarillos. Esto indica que el nos conoce personalmente y tiene un plan maravilloso para cada uno. Dios nos tiene el mejor futuro, pero tenemos que hacer su voluntad.La voluntad de Dios ya est? hecha, la voluntad de Dios fue hacernos tal como somos y fuimos hechos a su imagen y semejanza. Dios tiene un lugar para cada uno y all? donde Dios nos tiene nos va a prosperar. Hay que conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas, porque siempre es de bendici?n. Hay un lugar espec?fico, hay una iglesia, hay un talento para que nos desarrollemos y que por la voluntad de Dios es para nuestra bendici?n. Y cuando no andamos en el lugar o el camino que Dios marc? para nosotros no hay bendici?n. Cuando nosotros confesamos: H?gase tu voluntad, es duro pero los resultados valen la pena?el mejor ejemplo es Jes?s que fue obediente a la voluntad de su padre hasta la muerte, y en el Getseman? el confes?: Padre h?gase tu voluntad y no la m?a.

VI. as? en la tierra como en el cielo: habla de Mi Clonaci?n Lo que pedimos al decir esta frase de esta hermosa oraci?n es que as? como se hacen las cosas en el cielo se hagan en la tierra porque El Dios Soberano merece que le agrademos, lo honremos y glorifiquemos como lo hacen en el cielo. El plan de Dios es tallarnos en su mano para hacernos igual a su hijo amado, igual a Cristo. Que seamos clones de Cristo. Su plan es hacer millones de Cristos (Ungidos) ?Nos parecemos a Cristo??? Queremos hacer las cosas en la tierra como en el cielo, ?C?mo hacemos para que la gente venga? ?Que alabanzas tendremos para atraer a la gente? No se trata de estrategias humanas, ya todo esta hecho, hay que hacer como esta escrito en la Biblia que se hacen las cosas en el cielo y que sirvan para darle la gloria a Dios.

VII. "Danos hoy el pan nuestro de cada d?a: encontramos que este vers?culo muestra Mi provisi?n. Podemos pedir la bendici?n cada d?a, sin embargo, Dios nos puede enviar toda la bendici?n de una vez, y se vale pedirle la provisi?n para todo el a?o, pero Dios nos hace ex?menes, porque unos se preparan y otros no para recibir las bendiciones. Por eso Dios nos manda las pruebas para prepararnos y que tengamos la madurez para recibir las bendiciones. Las pruebas no es solo de sufrimiento, sino de cosas buenas, Dios nos va a dar mejores cosas pero nos va a probar. Tenemos que humillarnos cuando Dios nos d? cosas buenas. Debemos o?r a la voz de Dios. Cuando Dios nos diga que hagamos algo y nos est? bendiciendo es cuando m?s debemos hacerle caso. Todas nuestras peticiones Dios nos las va a conceder pero cuando nos las conceda no vengamos a llorar a la iglesia sino a gozarnos y regocijarnos delante de El con corazones agradecidos. Cuando nos est? dando buenas cosas es cuando m?s debemos obedecerlo. Una prueba es la prosperidad y la bendici?n (Una buena Provisi?n) de Dios y si pasamos esta prueba nos va a dar mas, y si no la pasamos nos quitar? la bendici?n. Dice la palabra en Lucas 16:10 El que es fiel en lo muy poco, es fiel tambi?n en lo mucho. Seamos fieles a las bendiciones que Dios nos d?.

VIII. "Y perd?nanos nuestras deudas como tambi?n nosotros hemos perdonado a nuestros deudores: este verso nos ense?a sobre Mi ley de Siembra y Cosecha. El Se?or nos ense?a sobre la Ley Universal de La Siembra y la cosecha, y una de las consecuencias de esto es el perdonar. Porque nos puede tocar el momento de perdonar o pedir perd?n. Uno de los disc?pulos de Dios que le costaba perdonar era a Pedro, y hasta que el fall? y recibi? el perd?n de Dios pudo entender y perdonar a los que le fallaban. Jes?s predicaba sobre perdonar a los que nos persiguen, a los que los ofenden, a los que nos fallan as? como El nos ha perdonado. Mat 18:21 Entonces se le acerc? Pedro, y le dijo: Se?or, ?cu?ntas veces pecar? mi hermano contra m? que yo haya de perdonarlo? ?Hasta siete veces? Mat 18:22 Jes?s le dijo*: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Perdonemos para ser perdonados.

IX."Y no nos metas en tentaci?n: esta es Mi Petici?n. Le pedimos a Dios que nos libre de la tentaci?n, que no permita que caigamos en tentaci?n. Dice la Biblia, Pro 24:16 porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse as? que tenemos la seguridad que si caemos el Se?or nos levantar? y tambi?n dice la Biblia 1Co 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentaci?n que no sea com?n a los hombres; y fiel es Dios, que no permitir? que vosotros se?is tentados m?s all? de lo que pod?is soportar, sino que con la tentaci?n proveer? tambi?n la v?a de escape, a fin de que pod?is resistirla. Y tambi?n dice la palabra de Dios que El libra al Justo de la tentaci?n. Nuestro Creador sabe que somos d?biles y que fallamos y nos entiende. Si caemos, levant?monos y sigamos adelante, pero procuremos hasta la sangre no caer en pecado y huir de la tentaci?n, porque Dios siempre da una salida.

X. m?s l?branos del mal: esta es Mi Esperanza que tenemos de ser librados del mal. Pidamos a Dios que nos libre de todo peligro, de toda asechanza del diablo, de toda obra de las tinieblas que quiera operar en nosotros y eso lo pedimos en oraci?n intercesora por nosotros o nuestra familia. Apart?monos del mal.

XI. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jam?s: esta es Mi Adoraci?n. El Se?or nos ense?a a adorar al Padre. El termina esta oraci?n con la adoraci?n que es Universal. Nuestro Dios es adorable y a?n Jes?s su hijo comprende que todo lo que respira Alaba a Jehov? y lo adora. Reconoce que El Reino es del Padre, el Reino Universal, y el Poder que es eterno, porque nuestro dios es Sempiterno y Todopoderoso y la Gloria le pertenece para siempre jam?s. Solo El es merecedor de todo porque es hechura suya.

CONCLUSI?N
Lo que Jes?s nos ense?a con esta oraci?n es a ser como El, a aprender a orar con conocimiento de lo que somos. En esta oraci?n aprendemos:

? Parentesco? Visi?n? Naturaleza? Rendici?n? Clonaci?n? Provisi?n? Ley de Siembra y cosecha? Petici?n? Esperanza? Adoraci?n

(Ebenezer, Honduras)
Comentarios