Lunes, 21 de mayo de 2007
?Y edific? No? un altar al SE?OR, y tom? de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreci? holocaustos en el altar. (21) Y el SE?OR percibi? el aroma agradable, y dijo el SE?OR para s?: Nunca m?s volver? a maldecir la tierra por causa del hombre, porque la intenci?n del coraz?n del hombre es mala desde su juventud; nunca m?s volver? a destruir todo ser viviente como lo he hecho?.
G?nesis 8: 20- 21

Cuando nosotros cristianos nacidos de nuevo nos presentamos delante de Dios, nos enfrentamos a muchas cosas que no sabemos como confrontarlas; entonces Dios env?a una palabra prof?tica para iluminar nuestro caminar y confirmar la promesa que nos ha dado. Por ello, debemos preparar nuestro coraz?n para recibir lo que Dios nos quiere dar as? como un agricultor prepara la tierra para recibir la cosecha, de igual manera es preparado nuestro coraz?n para gozarnos con nuestra promesa.

As? sucedi? en la vida de Noe, Dios le dijo: ?Yo voy a cambiar la manera de la lluvia, por que antes s?lo llov?a de abajo hacia arriba y Yo voy a hacer que llueva de arriba hacia abajo, entonces te voy a mandar a que hagas un arca y tu la calafatees primero por dentro y despu?s por fuera, le estaba diciendo primero voy a preparar tu coraz?n Noe para que luego puedas ver lo que viene.

Dios nunca nos dejar? ni seremos avergonzados porque le creemos a El y caminamos dentro de Su prop?sito y por ello cumplir? la promesa que a dado a cada uno de sus hijos.

Nosotros necesitamos preparar nuestro coraz?n para recibir la bendici?n que ha sido preparada para nosotros, no debemos retrasarla por nuestras actitudes o incredulidad y recibirla en la medida que Dios ha dispuesto para cada uno de sus hijos.

Dios permite concebir en nuestros corazones la bendici?n, la promesa, para que luego se manifieste literalmente a nuestros ojos.

As? como en el caso de Noe el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento cada vez que recib?a una bendici?n levantaba un altar, de igual manera nosotros hoy en d?a debemos estar dispuestos a levantarlo antes de recibir la bendici?n.

?Llegaron al lugar que Dios le hab?a dicho y Abraham edific? all? el altar, arregl? la le?a, at? a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la le?a. (10) Entonces Abraham extendi? su mano y tom? el cuchillo para sacrificar a su hijo. (11) Mas el ?ngel del SE?OR lo llam? desde el cielo y dijo: ?Abraham, Abraham! Y ?l respondi?: Heme aqu?. (12) Y el ?ngel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora s? que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu ?nico. (13) Entonces Abraham alz? los ojos y mir?, y he aqu?, vio un carnero detr?s de ?l trabado por los cuernos en un matorral; y Abraham fue, tom? el carnero y lo ofreci? en holocausto en lugar de su hijo. (14) Y llam? Abraham aquel lugar con el nombre de El SE?OR Proveer?, como se dice hasta hoy: En el monte del SE?OR se proveer?.
G?nesis 22: 9- 14

Abraham llevaba todos los elementos requeridos para el sacrificio de Isaac quien al llegar al lugar not? que no hab?a una ofrenda. Abraham sabiendo que su ?nico hijo era la ofrenda decidi? levantar un altar.

La actitud de Abraham nos habla que a?n seamos nosotros mismos la ofrenda, debemos estar dispuestos a levantar un altar y colocarle un nombre.

Ana levant? un altar por su promesa llamada Samuel. Debemos tener presente que nosotros al levantar un altar recibimos nuestra bendici?n y luego podremos entregarla al Se?or como una ofrenda grata ante sus ojos.

?E hizo voto y dijo: Oh SE?OR de los ej?rcitos, si t? te dignas mirar la aflicci?n de tu sierva, te acuerdas de m? y no te olvidas de tu sierva, sino que das un hijo a tu sierva, yo lo dedicar? al SE?OR por todos los d?as de su vida y nunca pasar? navaja sobre su cabeza?.
1 Samuel 1:11

Nombres de altares

1. Estandarte

Nosotros debemos saber que es lo que debemos hacer y a quien debemos levantar por se?al en nuestras casas.

?Entonces dijo el SE?OR a Mois?s: Escribe esto en un libro para que sirva de memorial, y haz saber a Josu? que yo borrar? por completo la memoria de Amalec de debajo del cielo. (15) Y edific? Mois?s un altar, y le puso por nombre El SE?OR es mi Estandarte?.
?xodo 17:14-15

El Se?or siempre debe ir delante de nosotros levantando Su estandarte, porque El Padre dijo: ?Yo voy a levantar mi estandarte en alto para que todo el que lo vea reciba sus bendiciones, entonces iz? a Jes?s, quien fue maldici?n por cada uno de nosotros para que todos lo veamos, y digamos al igual que el salmista:

?Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que t? has establecido, (4) digo: ?Qu? es el hombre para que de ?l te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? (5) ?Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ?ngeles, y lo coronas de gloria y majestad!?.
Salmo 8: 3- 5

Levantemos nuestro altar, y llam?mosle ?Jehov? es mi Estandarte?, as? cuando el enemigo quiera venir en contra nuestra temer? porque somos justos delante de Dios

Cuando el estandarte se colocaba en alto en el campamento significaba que el pueblo deb?a empezar a caminar. Cuando era ondeado significaba que hab?an ganado una batalla y se daba la orden de retirada. Y cuando el estandarte era tremolante quer?a decir que el pueblo pod?a correr hacia su promesa porque ya no hab?an enemigos.



2. Testigo

?Y la respuesta agrad? a los hijos de Israel; y los hijos de Israel bendijeron a Dios, y no hablaron m?s de subir a pelear contra ellos para destruir la tierra en que habitaban los hijos de Rub?n y los hijos de Gad. (34) Y los hijos de Rub?n y los hijos de Gad llamaron al altar Testigo; pues dijeron: Es testigo entre nosotros de que el SE?OR es Dios?.
Josu? 22:33-34

Cuando Dios nos da una promesa debe ser nuestro testigo que nuestra bendici?n vendr? a nuestras vidas y nuestros ojos la ver?n. Dios mismo testific? y del testimonio de la vida de Job, porque Job sab?a quien era Dios y Dios sabia quien era Job.

El Esp?ritu Santo descendi? en forma corp?rea como paloma y testific? que Jes?s era su hijo amado. Cuando el Esp?ritu descienda sobre cada uno de nostros podremos levantar altar y llamarlo ?Jehov? es mi testigo?. Por ello cuando recibamos la promesa todos la ver?n.

3. Jehov? Shalom

?Al ver Gede?n que era el ?ngel del SE?OR, dijo: ?Ay de m?, Se?or DIOS! Porque ahora he visto al ?ngel del SE?OR cara a cara. (23) Y el SE?OR le dijo: La paz sea contigo, no temas; no morir?s. (24) Y Gede?n edific? all? un altar al SE?OR y lo llam? El SE?OR es Paz, el cual permanece en Ofra de los abiezeritas hasta hoy?.
Josu? 6: 22- 24

Muchas veces el coraz?n de nosotros se desespera cuando vemos la promesa de lejos y no la recibimos. No tengamos por tardanza su promesa. No debemos perder la paz; no nos debemos desanimar porque no vemos r?pido lo que nos ha prometido Dios porque quiere que encontremos descanso y as? reposar en nuestro coraz?n con la certeza y convicci?n de lo que har? por y en nosotros. Recuerda:

?As? que la fe viene del o?r, y el o?r, por la palabra de Cristo?.
Romanos 10: 17

?Y Jacob lleg? sin novedad a la ciudad de Siquem, que est? en la tierra de Cana?n, cuando vino de Pad?n-aram, y acamp? frente a la ciudad. (19) Compr? la parcela de campo donde hab?a plantado su tienda de mano de los hijos de Hamor, padre de Siquem, por cien monedas, (20) y levant? all? un altar, y lo llam?: El-Elohe-Israel?.
G?nesis 33: 18-20

Lo que quiere decir Dios, es que El es el Dios de Israel, mira que no dijo de Jacob, porque Jacob es enga?ador.

Es decir el Dios de Israel es quien afirma y reafirma la promesa en nuestros corazones.



Publicado por restaurados @ 17:04  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios