Martes, 22 de mayo de 2007
?M?s valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneraci?n por su trabajo. (10) Porque si uno de ellos cae, el otro levantar? a su compa?ero; pero ?ay del que cae cuando no hay otro que lo levante! (11) Adem?s, si dos se acuestan juntos se mantienen calientes, pero uno solo ?c?mo se calentar?? (12) Y si alguien puede prevalecer contra el que est? solo, dos lo resistir?n. Un cordel de tres hilos no se rompe f?cilmente?.
Eclesiast?s 4:9-12

?Y design? a doce, para que estuvieran con El y para enviarlos a predicar,... de dos en dos, d?ndoles autoridad sobre los esp?ritus inmundos?.
Marcos 3: 14 y 6: 7

Jes?s da dicha instrucci?n porque el uno le iba a servir al otro y mutuamente se necesitan ayudar. Luego de haber enviado a los doce el Se?or Jes?s manda a setenta y de igual manera los env?a de dos en dos.

?Despu?s de esto, el Se?or design? a otros setenta, y los envi? de dos en dos delante de El, a toda ciudad y lugar adonde El hab?a de ir?.
Lucas 10: 1

Lo mismo sucede cuando el Se?or Jes?s da ?rdenes espec?ficas a sus disc?pulos; por ejemplo: cuando los env?a para que preparen el aposento alto para celebrar la Pascua con ellos y cuando los env?a a buscar el asno para entrar a la ciudad. Pareciera ser que Dios nos quiere hablar por medio del n?mero ?dos?; El act?a de dos en dos porque cuando nosotros le reconocimos como Se?or y Salvador de nuestras vidas entraron dos esp?ritus en nosotros, el Esp?ritu Santo y el Esp?ritu de Cristo, paracletos, que traducido quiere decir el que ayuda.

Dios permite que caminemos juntos con un amigo(a), con nuestra(o) esposa(o), para cubrir nuestras espaldas, para batallar con alguien m?s y compartir nuestras bendiciones. Por ello es necesario encontrar a alguien con quien uno se pueda identificar en la congregaci?n, alguien con quien uno pueda tener algo en com?n como por ejemplo metas, anhelos, sue?os, etc.

Leemos en la Palabra de Dios que los grandes milagros que acontecieron en la vida de los disc?pulos, sucedieron porque caminaban de dos en dos.

?Y cierto d?a Pedro y Juan sub?an al templo a la hora novena, la de la oraci?n. (2) Y hab?a un hombre, cojo desde su nacimiento, al que llevaban y pon?an diariamente a la puerta del templo llamada la Hermosa, para que pidiera limosna a los que entraban al templo. (3) Este, viendo a Pedro y a Juan que iban a entrar al templo, les ped?a limosna. (4) Entonces Pedro, junto con Juan, fijando su vista en ?l, le dijo: ?M?ranos!?
Hechos 3:1-4

?Mas Pablo escogi? a Silas y parti?, siendo encomendado por los hermanos a la gracia del Se?or?.
Hechos 15: 40
?En la iglesia que estaba en Antioqu?a hab?a profetas y maestros: Bernab?, Sim?n llamado Niger, Lucio de Cirene, Mana?n, que se hab?a criado con Herodes el tetrarca, y Saulo. (2) Mientras ministraban al Se?or y ayunaban, el Esp?ritu Santo dijo: Apartadme a Bernab? y a Saulo para la obra a la que los he llamado. (3) Entonces, despu?s de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron?.
Hechos 13: 1- 3

Dios deja escrito en Su Palabra estos ejemplos para darnos a conocer a cada uno de sus hijos que nos necesitamos como hermanos mutuamente, que solos en la vida si caemos no habr? quien nos ayude a levantarnos y por ello env?a de dos en dos a realizar Su obra, es decir orar por sanidades, por liberaciones, milagros, para predicar la Palabra, etc.

?Adem?s os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aqu? en la tierra, les ser? hecho por mi Padre que est? en los cielos?.
Mateo 18: 19

Cuando nosotros caminamos de dos en dos nuestro trabajo tiene mayor remuneraci?n, somos fortalecidos en nuestras debilidades, podemos conocer la grandeza de su amor al caminar unidos en el esp?ritu con alguien m?s. Nosotros no podemos tener un compa?ero si antes, no nos hemos puesto de com?n acuerdo, porque si no hablamos para estar de acuerdo dif?cilmente podremos caminar acompa?ados. Seg?n leemos lo siguiente:

??Andan dos hombres juntos si no se han puesto de acuerdo??
Amos 3:3

Nosotros necesitamos buscar a alguien con quien podamos compartir juntos, alguien quien nos apoye porque si uno cayere el otro lo levantar?.

?Pero las manos de Mois?s se le cansaban. Entonces tomaron una piedra y la pusieron debajo de ?l, y se sent? en ella; y Aar?n y Hur le sosten?an las manos, uno de un lado y otro del otro. As? estuvieron sus manos firmes hasta que se puso el sol?.
Ex?do 17:12

Uno de los secretos de la vida cristiana consiste en caminar con alguien mas para obtener apoyo y siempre lo encontraremos en Jesucristo y el Esp?ritu Santo y necesitamos pedirles ayuda con un coraz?n sincero porque as?:

Nuestro trabajo ser? efectivo y eficiente por cuanto prosperar?. Nunca nos quedaremos a mitad del camino porque Dios enviar? a alguien que nos ayude a levantarnos cuando nos encontremos cansados o seamos derrotados en una batalla, aclarando que no es la batalla final.

Si bien es cierto que Dios nos creo ?nicos tambi?n creo una ayuda id?nea para nosotros. Esto no se refiere ?nicamente al matrimonio, sino amigos, tambi?n compa?eros de batalla. Debe existir un hermano que se mueva igual que uno, quien pueda compartir de com?n acuerdo nuestra visi?n, anhelos, sue?os, metas, procesos similares, batallas, logros por alcanzar, rhemas, ministerio, crecimiento espiritual. En nuestra congregaci?n encontraremos alguien com?n a nosotros alguien a quien podamos llegar a ser amigos en el Se?or.

Se obtienen mayor resultado al batallar con alguien m?s que solo porque el cordel de tres no se rompe f?cilmente. Porque se encuentran unidos entre s? por el Esp?ritu Santo a Jes?s, entonces nada les ser? dif?cil de alcanzar y obtener, sencillamente porque est?n unidos. Si hasta el d?a de hoy no has compartido con alguien, es tiempo de buscar a esa persona.

Posiblemente has llegado a pensar que no necesitas tener a alguien con quien compartir rhemas y pelear por tus bendiciones as? como David tocaba el arpa para el rey Sa?l seg?n leemos en 1 Samuel 16: 16- 17. Esta actitud de David significa que al amigo no le importa darse, ni lo que dicen las personas al respecto. Debemos comprender que si Dios nos env?a un amigo es para amarlo y hacernos comunes y suplir ambos las necesidades uno del otro, a?n cuando hemos sido traicionados debemos dar nuestro coraz?n y Dios comenzar? a guardarlo en la palma de Su mano, porque necesitamos llorar en el hombro de un amigo.

?Porque donde est?n dos o tres reunidos en mi nombre, all? estoy yo en medio de ellos?.
Mateo 18: 20

Porque siempre habr? un testigo de parte de Dios para que se pueda gozar junto con nosotros por nuestras bendiciones y respuestas a nuestras oraciones.

Por ello debemos orar a Dios por encontrar amigos sinceros, transparentes, leales que nos ayuden y ense?en a darnos a otros, quien ayude a ver nuestras faltas y errores, porque quien encuentra a un amigo encuentra un tesoro; por ello a nuestros amigos debemos cuidarlos y sembrar en ellos amor en el Se?or, ser detallistas con ellos, llamarlos, preocuparnos por nuestros amigos no s?lo de nuestro bienestar sino tambi?n del bienestar de nuestro amigo.

La mayor?a de veces tomamos la actitud de que cuando encontramos un amigo; s?lo uno de los dos comienza a llamar, s?lo uno se dedica a sembrar en dicha relaci?n y por ello la amistad no contin?a y se pierde por no ser de doble v?a.

Sin embargo hay quienes prefieren y deciden estar solos y no compartir con nadie sus tristezas, sus sufrimientos, victorias, ni sus bendiciones.

Lo importante es que cada uno de nosotros decida buscar un amigo porque es un tesoro en nuestras manos a quien uno puede cuidar y compartir. Aunque algunas veces llegues a pensar que no lo necesitas porque tienes a Jes?s como tu mejor amigo y El nunca te fallara ni abandonar?.

Pero, es necesario que decidas en t? coraz?n buscar un amigo porque:

?En todo tiempo ama el amigo, y el hermano nace para tiempo de angustia?.
Proverbios 17: 17

Nunca debemos olvidar que primero necesitamos ser amigos de Jes?s quien nos mostrar? los secretos escondidos en la Palabra, El puede y quiere conocer la intimidad de nuestro coraz?n. Porque el Se?or Jes?s nos habla en Su Palabra:

?He aqu?, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrar? a ?l, y cenar? con ?l y ?l conmigo?.
Apocalipsis 3: 20
Despu?s de nosotros conocer a Jes?s, El mismo se encargar? de enviar amigos a nuestra vida quienes no nos lastimar?n ni sembrar?n ciza?a en nuestros corazones, porque:

?El hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigo: Y amigo hay m?s conjunto que el hermano?.
Proverbios 18:24 RVA

Un amigo ayudar? a cada uno de los hijos de Dios a recibir y compartir las bendiciones. Pero es importante buscar y encontrar a alguien con quien compartir. Por ello necesitamos preparar nuestros corazones para que alguien m?s pueda extendernos la mano en el momento de prueba y que nos ayude a levantarnos en el momento de dificultad.

No olvides que Jes?s es tu mejor amigo y debes buscarlo en todo momento y en todo tiempo y que El nunca te dejar? ni abandonar?.


Publicado por restaurados @ 13:43  | Reflexiones
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Este articulo es una bendici?n. Ciertamente la amistad con Jes?s es vital, pero dicha amistad tambien se meterializa en personas que comparten diferentes aspectos de nuestras vidas y hacen que el amor de Dios se algo real en nosotros. ?Bendiciones!
Publicado por Samuel Blanco
S?bado, 13 de febrero de 2010 | 13:13

Muchas gracias por brindarnos esta ayuda en la web, son de bendicón. Dios los bendiga aún más.

Publicado por Invitado
Domingo, 16 de enero de 2011 | 20:49