Mi?rcoles, 30 de mayo de 2007
?Dijo tambi?n el Se?or: Sim?n, Sim?n, he aqu? Satan?s os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y t?, una vez vuelto, confirma a tus hermanos?.
Lucas 22:31

Dios quiere hacer de cada una de nuestras vidas algo especial. Hay momentos en que no entendemos los cambios de Dios.

En la Palabra de Dios leemos la historia de un siervo quien Dios le cambi? el tiempo:

?Vuelve y di a Ezequ?as? (6) 'Y a?adir? quince a?os a tu vida, y te librar? a ti y a esta ciudad de la mano del rey de Asiria; y defender? esta ciudad por amor a m? mismo y por amor a mi siervo David.? (9) Respondi? Isa?as: Esta ser? la se?al del SE?OR para ti, de que el SE?OR har? lo que ha dicho: ?avanzar? la sombra diez grados o retroceder? diez grados? (10) Y Ezequ?as respondi?: Es f?cil que la sombra decline diez grados; pero no que la sombra vuelva atr?s diez grados.
2 Reyes 20: 5, 6, 9- 10

Dios a cada uno de nosotros sus hijos nos habla a trav?s de se?ales, porque quiere restaurarnos. Posiblemente en este tiempo en cada uno de nosotros Dios esta moviendo nuestro ?rbol (figura de nuestra vida) para hacer caer cada uno de los frutos que no le son agradables a El. Porque nosotros no comprendemos el proceso por el cual Dios permite que atravesemos; hay momentos en los cuales nos encontramos en toda clase de abundancia, otros tiempos de escasez (material, espiritual, econ?mica entre otras) y otros caminamos por otros tipos de desierto en nuestra vida.

?Por tanto, he aqu?, la seducir?, la llevar? al desierto, y le hablar? al coraz?n. (15) Le dar? sus vi?as desde all?, y el valle de Acor por puerta de esperanza. Y all? cantar? como en los d?as de su juventud, como en el d?a en que subi? de la tierra de Egipto. (16) Suceder? en aquel d?a--declara el SE?OR-- que me llamar?s Ish? y no me llamar?s m?s Baal?. (17) Porque quitar? de su boca los nombres de los Baales, y nunca m?s ser?n mencionados por sus nombres?.
Oseas 2: 14

A continuaci?n mencionaremos algunos prop?sitos por los cuales somos llevados al desierto:

1. Porque hemos permanecido lejos de Dios y necesitamos reconocer en nuestro coraz?n que con Jes?s la tempestad se calma. Cuando nosotros caminamos por un desierto no vemos el camino hacia donde dirigirnos, no vemos el fruto que llegaremos a dar y expeler a otros.

2. Para hablar a nuestro coraz?n y hacernos ver lo que hace falta en nuestro coraz?n y en nuestra vida y que solamente El puede llenarnos a plenitud.

3. Porque es un tiempo de prueba. Muchas veces vivimos tiempos gloriosos, y Dios permite tiempos de derrota tambi?n compartirles a otros, no solo las victorias y los manantiales sino tambi?n los fracasos para comprender a otros y ser misericordiosos con ellos.
Aunque nosotros no lo creamos, Dios permitir? que nos gocemos de nuestro fruto al salir del desierto.

Nuestras Armas en el Desierto

Cuando nos encontramos en tiempo de desierto, la mayor?a de veces nos sentimos solos, apartados, tristes, que nadie comprende ni nos entiende y nos olvidamos que Dios:

?No quit? de delante del pueblo la columna de nube durante el d?a, ni la columna de fuego durante la noche?.
Exodo 13:22

Con el prop?sito que no sinti?semos fr?o y para que nos sintamos cobijados y protegidos cuando es necesario, por medio de la columna de fuego.

Existen siete elementos que nosotros podemos utilizar durante el tiempo de desierto, los cuales mencionaremos a continuaci?n:

? Su sangre
? El nombre de Jes?s
? Su Esp?ritu Santo
? La palabra de Dios
? La alabanza y la adoraci?n
? El amor de Dios
? El ayuno y la oraci?n

Si nos encontramos en tiempo de desierto es para:

ᚼ Ya no sentirnos lejos de Su presencia, ni de El.
ᚼ Mostrarnos quien es nuestro Dios, en quien hemos decidido confiar.
ᚼ Darnos de beber sobrenaturalmente. Porque all? se destapan los pozos. Seg?n leemos en G?nesis 16:7 y 21:15 Agar se sinti? cerca de Dios y por ello le nombr? al pozo: ?el pozo del viviente que me ve?.
ᚼ Entregar lo que m?s amamos.
ᚼ Conocer a Dios como nuestro esposo.
ᚼ Alzar nuestros ojos a El y creer en nuestro coraz?n que Dios nos puede sacar de all?.

?En aquel d?a har? tambi?n un pacto por ellos con las bestias del campo, con las aves del cielo y con los reptiles de la tierra; quitar? de la tierra el arco, la espada y la guerra, y har? que ellos duerman seguros. (19) Te desposar? conmigo para siempre; s?, te desposar? conmigo en justicia y en derecho, en misericordia y en compasi?n; (20) te desposar? conmigo en fidelidad, y t? conocer?s al SE?OR. (21) Y suceder? que en aquel d?a yo responder?--declara el SE?OR--, responder? a los cielos, y ellos responder?n a la tierra?.
Oseas 2: 18- 21

El vers?culo 21 quiere decir lo siguiente, cuando nosotros oremos, nada se va a interponer entre nuestra oraci?n y Dios. Al encontrarnos en ese momento de intimidad estaremos cerca de nuestro Dios, cuando le hablemos El dar? orden desde los cielos para que nosotros podamos comer trigo, el cual es figura de la palabra (Dios siempre mandar? a alguien para darnos aliento), mosto, es gozo y aceite es unci?n.

?Nos encontramos en desierto? ?Tenemos fruto en nuestras vides, semilla para sacar aceite y trigo? Si no, es porque Dios est? hablando a nuestro coraz?n y por ello nos dej? solos por un breve momento. A veces Dios quiere tratar con nosotros en la soledad y por ir en busca de otros no escuchamos la voz de Dios.

En esta oportunidad, entiendes todo lo que esta sucediendo a tu alrededor y en tu propia vida?

Dios tendr? compasi?n de cada uno de nosotros y nunca nos fallar?. Nosotros podremos llegar tarde o no llegar a una cita con El pero Dios no falla, el hombre si por su naturaleza humana.

Cuando salgamos del desierto no veremos las situaciones, circunstancias y personas de la misma manera. Nuestros ojos ver?n lo que viene para nosotros, las bendiciones abundantes de parte de Dios, la prosperidad a nuestra vida y Dios comenzar? a levantarnos. Para que esto suceda necesitamos creer. Quienes no reciben sus bendiciones es porque no est?n peleando por ellas.

Si cada uno de nosotros estamos pasando un desierto en el cual sentimos que todo esta terminando, es porque Dios quiere que nosotros dependamos totalmente de El.

Lo que Dios quiere de nosotros es una dependencia plena de El y de Su Palabra.

Dios nos sacar? del desierto, porque nos llev? para hablar a nuestro coraz?n. Ciertamente nos dej? solos (sin, amigos, hermanos y sin Pastor) porque, es necesario tener intimidad plena con El.

En esta oportunidad Dios nos dice a cada uno de nosotros:

?Cuando yo trato de hablar al coraz?n de mis hijos, los llevar? al desierto pero, habr?n quienes van a tratar de desviar su atenci?n y entonces seguir?n a baales (dioses)
S?lo quien conozca el prop?sito por el cual lo llev? a ese lugar saldr? victorioso?.

Publicado por restaurados @ 6:00  | Reflexiones
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Dios les bendiga en todo y a?ada gracia sobre gracia, muy bueno el art?culo acerca del Desierto, muy apropiado en estos tiempos dificiles en la vida de todo creyente genuino.AMEN. Freddy Rodr?guez, Rep?blica Bolivariana de Venezuela,
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 25 de noviembre de 2009 | 1:42