Martes, 12 de junio de 2007
Y despu?s te pones a pensar. Luego que ha pasado el dolor, luego que la tormenta ha dejado heridos y muertos, uno se pone a pensar. Cosa rara, porque cuando no hay nada de eso, ni nos preocupamos de pensar. Pero cuando llega el dolor, quita esa pesada y oscura venda para permitirnos... pensar.

Y en ese pensar te das cuenta de lo chico que eres. Que hace un tiempo atr?s no ve?as salida, y ahora vez que ese aparente encierro no era m?s que la vitamina que necesitaba tu vida. S?, ahora piensas. Y piensas en eso y en muchas cosas m?s.

Eso es lo que pasa cuando el dolor pas?. Cuando el dolor doli? tanto que ya no puede doler m?s. Es entonces cuando te das cuenta que la vida sigue. Y que las cosas m?s simples (las m?s grandiosas) siguen grit?ndote con fuerza "?Vive!". Abres los ojos y puedes ver que hay gente que te quiere y se atreve a llamarse tu amigo(a). Que hay gente llamada familia que est? ah? (aunque eso depende del tipo de familia...).

Tantas cosas que las que te das cuenta. Todo por el simple ejercicio de pensar. Todo gracias a esa venda que te fue quitada. Y quiz?s lo m?s importante para ti ahora no es fijarte en lo que siempre estuvo ah?, sino en lo nuevo, en lo que ese dolor, esa tormenta dej?...

?Qu? podr? dejar el dolor? ?Podr? algo bueno dejar? ?Podr? una tormenta con olor a muerte terminar siendo vital para tu vida?

No puedo generalizar... eso es cierto. Pero de lo poco que conozco puedo decirlo: s?, las huellas que deja el dolor son buenas... y ahora que lo ves de lejos y de arriba, puedes ver que hasta se ven hermosas. Y es porque esas huellas del dolor cambiaron algo en ti, esas gotas de lluvia llamadas l?grimas hicieron un milagro en ti. Como dir?a un amigo: "lo que no te mata, te hace m?s fuerte".

S?... y el dolor no mata. No, si tienes la posibilidad de levantarte y mirarlo como algo pasado. Es entonces cuando te das cuenta que ya no eres el mismo. Que creciste, te fortaleciste, aprendiste y hasta sin darte cuenta, viviste.

Por eso y por mucho m?s, no dejes de dudar en vivir la vida, a?n en el dolor, sabiendo que es Dios quien puede cuidar tu vida, si t? le dejas. Y cuando mires del otro lado de la lluvia, cuando el arcoiris se refleje en tus ojos, entonces sabr?s... "Dios estuvo ah?, y estuvo para hacer un milagro, un milagro de vida en medio de un valle de muerte".


?nimo, el dolor no es tan malo. Lo sabr?s cuando te pongas a pensar, como hoy lo hago yo.

?Por qu? te abates, OH alma m?a, y por qu? te turbas dentro de m?? Espera en Dios; porque a?n he de alabarle, salvaci?n m?a y Dios m?o Salmo 41

Y levant?monos, y subamos a Betel; y all? har? un altar a Dios, quien me respondi? en el d?a de mi angustia, y que ha estado conmigo en el camino por donde he andado. G?nesis 35:3

Si tu te acercas a El, El te promete Librarte.
Pero vosotros hab?is rechazado hoy a vuestro Dios, que os libra de todas vuestras calamidades y vuestras angustias, y hab?is dicho: "No, sino pon un rey sobre nosotros." Ahora pues, presentaos delante del SE?OR por vuestras tribus y por vuestras familias. 1 Samuel 10:19

Y t? podr?s decir como David dijo:
En medio de mi angustia invoqu? al SE?OR; el SE?OR me respondi? y me puso en un lugar espacioso. Salmo 118:15

Publicado por restaurados @ 6:30  | Reflexiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios