domingo, 27 de enero de 2008

La comprensión y visión del plan de Dios que se tenga, hace que los llamados a
cumplir crezcan en lo que concierne a la unción o autoridad para efectuar dicha
encomienda. Jesucristo hombre es quien ha tenido la mayor visión de la obra de Dios
en toda la historia del hombre; por tanto, la Escritura Santa afirma que "en Él habita
toda la plenitud de la Deidad" (Colosenses 2:9), y que por la visión que tuvo y la
encomienda gloriosa que debía cumplir, le ungió Dios con todo poder (Lucas 4: 16-21).
Al cumplir a cabalidad el plan de Dios, le fue dada toda autoridad en el cielo y en la
tierra (Mateo 28:18).
Notemos que Jesús es llamado en la Escritura el Apóstol de nuestra fe (Hebreos 3:1).
El tenía visión y con ella unción.
Debemos recalcar que Jesucristo no vino a levantar obras, sino Su obra, Su Iglesia, no
hecha por las manos del hombre, sino por el Espíritu Santo. Sí aclaro que aunque un
apóstol es llamado a cumplir en muchos casos la orden divina de ir abriendo y
consolidando congregaciones a lo largo de los pueblos, lo cierto es que el Cristo de la
Gloria tuvo su galardón como Apóstol Máximo de la Iglesia al venir como Enviado del
Padre, con una visión clara de Su obra, con una Unción propia de aquél que es
Comisionado del cielo y para cumplir esa visión y consumarla plenamente. Aleluya.
De ahí que para el presente estudio diremos que la Unción que se movió en Jesús
dependió en gran manera del llamado de Dios para El aquí en la tierra; de la claridad
que había en El acerca del propósito de Dios y de su obediencia a la Palabra Divina
para estar en el momento preciso y lugar indicado para consumar Su obra. He aquí el
por qué de su unción extraordinaria.
Necesario es recordar un pasaje sencillo pero lleno de profundidad, Filipenses 2:5-11,
donde la Escritura enseña que "El se despojó de ser igual a Dios y no le tuvo como
algo a lo cual aferrarse", sino que por causa del hombre, para salvarle y redimirle, y
por sobre todo por el plan de Dios,"se sujetó hasta la muerte, fue obediente hasta lo
sumo y habitó bajo la cobertura y abrigo del Altísimo" (Salmo 91), no haciendo su
propia voluntad sino la del Padre. Aleluya.
Esto significa que el Hijo de Dios no se movió haciendo uso de los poderes que como
Dios podía utilizar, sino que se manifestó en la carne, humillándose a la condición de
hombre; es decir, de criatura, para que en su humillación el Padre pudiera cumplir sus
planes, dejándose guiar sólo por el Espíritu Santo. Amén.
Jesús como Enviado o Ungido, tuvo visión clara. Pero también tuvo la cobertura del
Padre, esto por cuanto fue obediente a la Palabra y se sometió a las directrices
divinas, de ahí su poder y unción extraordinaria.¡Gloria a Dios!. Como consecuencia,
Dios le cubrió con su Sombra Omnipotente. La unción divina sobre un hombre está
íntimamente relacionada a la visión que él tenga de la obra de Dios y Su plan para
ella. Además, se relaciona muy estrechamente al sometimiento que ese hombre tenga
ante esa visión divina.
Unción implica tener visión y tener visión y unción implica necesariamente estar bajo
autoridad espiritual. Estar bajo autoridad implica estar bajo cobertura espiritual y tener
la protección o cobertura espiritual. Amén.
Lamentablemente en nuestros días modernos, la visión del Padre Celestial, expresada
gloriosamente a través de Jesucristo y proclamada luego por los apóstoles y profetas
de la Iglesia primitiva, visión de una sola obra: Su Iglesia, Su Esposa, ha sido
52
suplantada por visiones localistas u organizacionales. Esto ha implicado que muchos
ministros hayan dejado de lado aspectos fundamentales de la Biblia, como la Unidad
del Cuerpo, la Comunión y respeto entre los mismos hermanos, el apoyo y la ética
entre los diversos ministerios del Señor, e inclusive han dejado el amor y cariño
fraternal, para cumplir sus planes terrenos de conquista y expansión denominacional.
Se ha cambiado la Visión maravillosa de Dios, por visiones humanísticas de nuestros
"apóstoles modernos".
Pero glorias sean dadas a Dios porque hoy Su Espíritu Santo está poniendo en
hombres y mujeres sencillos de Su pueblo la visión clara y precisa acerca de Su obra.
El ha prometido moverse en pos de cumplir Su Palabra, y sin lugar a dudas lo hará.
¡Aleluya!.
Hombres de Dios, líderes organizacionales, volvamos los ojos al Padre y llevemos
nuestras visiones particulares a la Visión poderosa del Omnipotente. Cuando decimos
"ungidos o apóstoles" hemos entendido según la Escritura , ministros al Cuerpo,
enviados a edificar el Organismo vivo, la Iglesia.
Cuando decimos "apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros", entendemos
según la Escritura que no son ellos ministros enviados y ungidos para edificar sólo a
una organización o grupo particular, sino al Cuerpo de Cristo en todos sus miembros.
El hombre de Dios debe ver la obra de Dios como Dios la ve, el ministro de Cristo
debe conocer Su unción y a quiénes ha sido enviado. Es el tiempo de romper las
vendas y ataduras que limitan a los ungidos de Dios. Cuando entendamos que somos
simples siervos, enviados y comisionados por Dios para conocer y cumplir Sus planes
y no los nuestros, esta tierra será alcanzada por Su gloria. Amén.
Siervo de Dios, despierta a la realidad, tu visión en la obra de Cristo no debe ser
localista, debes ver más allá de tu templo y tus cuatro paredes. Tu visión no debe ser
partidista, debes ver más allá de tu nación. Depende de lo que mires y te muevas a
alcanzar, así añadirá Dios la unción y con ello autoridad y enorme bendición. Aleluya.
Entra en la gloriosa y universal visión de Dios. Aleluya.
¿QUÉ IMPLICA COBERTURA ESPIRITUAL?
Los conceptos antes emitidos permiten entrever que hay un factor muy importante
para recibir una visión clara para servir al Señor y la unción poderosa para cumplirla,
esta es "La Cobertura Espiritual". No es tan sólo el conocido concepto de que toda
oveja debe tener un pastor (lo cual es necesario y bíblico), o aquel otro muy citado de
que todo pastor debe tener su pastor (lo cual es cierto). Cobertura espiritual es mucho
más que eso. En nombre de estas citadas ideas dominantes en la Iglesia, he conocido
cantidad de evangelistas que se hacen de un pastor al cual ni consideran pastor, sólo
para que nadie les llame insujetos. En nombre de estos conceptos he visto cantidad de
ovejas solicitar la membresía o carné de identificación en diversas congregaciones
para decir "soy sujeto y obediente", pero en su corazón lejos está el amor al pastor o
bien apoyar a su iglesia y mucho menos el deseo de sujetarse.
Así, por ideas que han ido perdiendo su esencia espiritual por culpa de nosotros los
hombres, muchos pastores llamados independientes buscan en tiempos de
persecución religiosa unirse a una u otra organización, esperando como resultado de
ello, dinero para construir un templo, una credencial que diga que es ministro y un
respaldo jurídico en caso de pleitos. Es lamentable, pero esos son nuestros conceptos
de lo que es la cobertura espiritual. Que Dios nos ayude a entender su verdad. Amén.
53
Cobertura espiritual es moverse como se movió Jesús; bajo la visión de Dios y así
obtener su respaldo y cuidado. Cobertura espiritual implica tener la misma visión de
Dios. Cobertura espiritual es caminar acorde al verdadero plan de Dios con los
humanos. Es ni más ni menos actuar en Su santa voluntad. Aleluya.
Más que un simple pastor, membresía o credenciales para ministrar en una
organización determinada o contar con un abogado defensor, lo que el creyente
necesita es visión, dirección divina y conocimiento de los planes de Dios para su vida,
para que al actuar en apego a los mismos, el maligno no pueda tocarle. Y no se crea
que estoy rechazando la idea de tener un pastor, o pertenecer a una determinada
agrupación (lo que más bien reafirmo), lo que estoy queriendo decir es que la
cobertura espiritual de Dios para cada uno de nosotros, es decir, su protección,
bendición, provisión, ministración y guianza espiritual, vendrá en forma plena cuando
El nos ubique bajo apóstoles con visión clara de Su obra y bajo la guianza de pastores
que sean los que Dios ha determinado para edificar nuestras familias. Ellos serán los
ministros prometidos para el fin de los tiempos a la Iglesia. Llenos de sabiduría divina
(visión) y conforme a Su corazón (según el Espíritu Santo). Amén. La cobertura o
protección divina para Su pueblo vendrá a través de ministros ungidos que nos lleven
a caminar conforme a las directrices del Altísimo.
La experiencia me ha enseñado a lo largo de los años que el cristiano de hoy está
desubicado, inclusive, lamentablemente muchos de los ministerios también. Tenemos
cantidad de evangelistas metidos a pastores, dirigiendo congregaciones sin visión que
casi perecen y hermanitos en la fe que agonizan de hambre espiritual. Como Dios no
ha llamado a estos ministros para este campo, escasea la Palabra y la Visión en
medio de ellos; no hay unción ni respaldo divinos, mucho menos, protección del cielo
contra los ataques del diablo. Tenemos cantidad de maestros y profetas que se han
ido frustrando en medio de la ignorancia de nuestros tiempos. Hoy, tristemente hay
que reconocerlo, nadie cree necesaria su existencia y funcionamiento en la Iglesia.
Son confundidos estos dones-hombre (ministerios) con el maestro de escuela
dominical de niños, y por aquél que de vez en cuando levanta la voz en la reunión
pública, ejercitando el don de profecía por el Espíritu Santo.
Hay temor, o quizás celo y envidia por reconocer apóstoles en nuestros días; como si
fuera pecado. Por eso es que la estructura de la Iglesia está tan arruinada, pues los
ministerios llamados a poner el fundamento (apóstoles y profetas) y brindar cobertura
son ignorados por el pueblo. Son los menos espirituales, y a veces personas sin
llamado las que han estado dirigiendo en las últimas centurias el derrotero de la
Iglesia. Por ello el diablo la ha encontrado sin protección ni cobertura ministerial, con
las consecuencias que ello acarrea.
Hay mucho ministerio solitario, que gira y gira como cometa en el universo, repitiendo
el tan sonado estribillo: "yo no me sujeto a los hombres, sino sólo a Cristo", y quién los
ordena y los pone en su lugar; a la menor reprensión, cambian rápido de organización,
como si esto fuese el inicio de contrataciones y fichajes nuevos en las grandes ligas
del beisball americano.
Y el pueblo como no va a andar; de brinco en brinco, de salto en salto. No sabe cuál
es su puesto en el Cuerpo de Cristo, mucho menos, el lugar donde tienen que
sujetarse. Jesús dijo:"Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?"
Lucas 18:8. Yo pregunto: ¿Cuándo venga el Hijo del Hombre, hallará obediencia,
hallará visión y hallará unción en la tierra? Desde luego este mal redunda en que
ministros, creyentes y familias enteras estén desprotegidas ante los embates del
infierno.
Son muchos los meses de caminar por diferentes obras cristianas de mi país y de
otras naciones y hay una pregunta que me he hecho cientos de veces, al ver esas
54
congregaciones sin guía y sin timón naufragando en el mar de la desesperanza con
todo y su pastor; ¿para qué se les ocurrió constituir esta asamblea como una
congregación ya ordenada e independiente de la obra madre?. Lástima me ha dado
observar en muchos lugares iglesitas sin pastor (esto implica sin cobertura espiritual),
o bien congregaciones dirigidas y manipuladas por hombres orgullosos que componen
una junta directiva o por familias enteras que desconocen temerariamente en su
totalidad la autoridad del pastor. Así podría seguir mencionando situación tras
situación, como la falta de consejo, o de asesoría matrimonial para los siervos del
Señor, evidenciando muchas veces que quien les brinda ese apoyo o cobertura
ministerial tampoco entiende su llamado o no siente la carga para ministrarles.
Hemos señalado anteriormente que Dios se compromete con el que llama. El lo
escoge, seleccionándolo y dotándolo de autoridad y equipo para cumplir los propósitos
a él encomendados. La efectividad de este ministro llamado, estará supeditada a que
como siervo de Dios se mueva de acuerdo a la Visión Divina y en pos de realizar los
planes determinados por el Señor, para llevar a cumplimiento la visión encomendada.
Por cuanto el diablo, Satanás, o bien nuestro adversario, ha venido a matar, a robar y
destruir no sólo a las criaturas de Dios, sino también Sus planes, es indispensable que
el que sirve a su Creador, tenga la protección total contra ese enemigo infernal. Esta
protección tan importante y necesaria es lo que hemos definido como "cobertura
espiritual", la cual es provista por Dios a través de movernos en obediencia y sujeción
a la voz de su Palabra. Esta Palabra divina, llena de visión y autoridad, es dada a sus
apóstoles y profetas, y será llevada por ellos a la Iglesia, para que ésta al moverse
guiada por la visión del Espíritu a través de sus ungidos, tenga protección y sustento
en el caminar indeciso de la vida.
Dios ha establecido un orden claro de autoridad para la Iglesia; orden que al ser
respetado en absoluta obediencia por su pueblo traerá la cobertura espiritual requerida
para vencer las fuerzas del abismo, y proveerá los elementos necesarios para
conducirle a una vida espiritual llena de conocimiento, sabiduría, abundancia y gozo
en el Espíritu Santo.
Es entonces notorio, que la protección espiritual que Dios da a Su Iglesia, nos llega
por estar ubicados en el Cuerpo de Cristo, bajo la guianza de ministros ungidos y por
estar en obediencia y sujeción a los designios divinos puestos en la boca de los
mismos. Dios nos protege bajo Su visión y por este sometimiento a los poseedores de
la misma. Es decir, la cobertura espiritual nos es dada a través de los ministros de
Dios, lo que significa que Dios guarda Su obra mediante Su cuerpo ministerial y la
visión a ellos entregada. El Ministerio del Señor o bien, Su Cuerpo Ministerial debe
poseer la visión de Dios para la tierra, y al poseerla, llevarla a la Iglesia para que así
ella toda sea cubierta por la protección y misericordia del Padre. Amén. Es por ello, por
cuanto Jehová Dios guarda su obra mediante la autoridad delegada a sus ungidos,
que la cobertura espiritual no puede darse en la Iglesia, si no es sinónimo de cobertura
ministerial. Es decir, la cobertura o protección espiritual para el pueblo de Dios sólo
puede darse cuando hay un sometimiento al cuerpo ministerial llamado por Dios. La
cobertura espiritual es entonces cobertura ministerial.
En estos días postreros de Restauración, el Espíritu Santo está volviendo a su lugar la
autoridad de sus ungidos, colocando también en su debido lugar el orden de autoridad.
Cientos de ministros y congregaciones así como los creyentes que las conforman,
serán llevados a una vida de sujeción y obediencia, pues por años han sido como
cometas, sin orden ni camino definido, no dando cuenta de sus actos ni respondiendo
a la Autoridad por Dios establecida. El Señor repartirá sus dones como en los días
primitivos, dará la Palabra de fundamento por sus ungidos y privará de las bendiciones
a los rebeldes y testarudos.
55
La Biblia dice en I de Corintios 11:10: ".. .la mujer debe tener señal de autoridad sobre
su cabeza, por causa de los ángeles...". Es interesante notar que la mujer en símbolos
bíblicos figura a la Iglesia o bien a sus ministros y aunque este pasaje habla de la
mujer literalmente, podemos extraer del símbolo la aplicación práctica a nuestro tema.
Lo trascendental de este pasaje es la frase "por causa de los ángeles", ya que la
expresión original griega no denota algo respecto a los ángeles de Dios o del bien,
sino a demonios, indicando con ello que en ese caso particular la mujer debía y debe
estar sujeta por causa de los demonios.
Llevando esta lección a nuestro contexto, diremos que todo ministro, congregación y
creyente que forme parte del Cuerpo de Cristo, debe estar sujeto a la Autoridad de
Dios (señal de autoridad), por causa de los demonios. Es decir, debe tener autoridad
espiritual sobre sí (ministros ungidos), para poder tener también cobertura o protección
ministerial o espiritual y así no ser lesionado por las huestes satánicas. Que Dios nos
ayude a entender plenamente este tremendo misterio espiritual en nuestros días de
tantísimo movimiento demoníaco contra los ministros y congregaciones del Señor.
Creo con convicciones muy profundas que hemos llegado a la época de Restitución de
lo que comió la oruga, el pulgón, el saltón, el revoltón y la langosta (figura de la
actividad de los demonios contra la Iglesia), Dios traerá de nuevo en forma
extraordinaria el Mosto (el gozo por la alabanza pura), el Aceite (la unción y el poder) y
el Trigo (la palabra vivificada por el Espíritu Santo), Joel 2:19. Dios volverá a levantar
bandera en medio de su Iglesia, más para ello será necesario avergonzar la sabiduría
de este siglo, la cual con tristeza reconozco, ha tenido lugar de privilegio en nuestros
altares y pulpitos. Pero gloria a Dios porque la hora viene y la hora es cuando los que
no son ministros llamados por Dios, y mucho menos ungidos ni comisionados por El,
serán bajados de sus tronos y colocados en su lugar siervos sencillos, pero con visión
y autoridad del cielo para encaminar al pueblo de Cristo por la senda de la santidad y
el gozo. Aleluya.
La hora viene y la hora es donde Dios restituirá todo lo que el diablo robó de la vida de
la Iglesia y para ello será necesario decirles a nuestros líderes modernos que la era de
los apóstoles y profetas, pastores, evangelistas y maestros ungidos por Dios no ha
terminado, sino que más bien vuelve a brillar con todo su esplendor, para que no sea
más el razonamiento y la inteligencia del humanismo secular la que gobierne la Iglesia
de Cristo, sino su Espíritu Santo a través de sus ungidos ministros.¡ Aleluya!.
En II de Reyes 4 se nos narra una experiencia entre Elíseo, una viuda, sus dos hijos y
unos acreedores de la viuda, que podría ser la propia historia de cualquier
congregación sin vida aparente del Espíritu o quizás la de cualquier ministro sin
cobertura ministerial, por ende sin unción. Veamos: "Una mujer, de las mujeres de los
hijos de los profetas, clamó a Elíseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú
sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse
dos hijos míos por siervos...".
La mujer es figura de una congregación o bien de una organización o de un ministerio
o familia de la fe.
El marido es símbolo de la cabeza o guía espiritual, es decir, de un pastor, ministro, o
padre y su muerte implica su falta de vida espiritual, lo cual redunda en falta de unción,
poder, visión y autoridad. Los acreedores son figura de demonios que acechan y
persiguen. Los dos hijos, símbolos de miembros de la iglesia, familia, etc..
El cuadro es una figura fúnebre, es una congregación o ministerio sin cabeza (está
muerta), perseguida por los demonios y a punto de caer en esclavitud (algo que hoy se
56
ve en todas las partes de la tierra, cantidad de ministros y congregaciones sin vida
aparente, atadas y paralizadas por el diablo).
Pero hay un ministerio ungido, Eliseo, con visión y autoridad, símbolo del ministerio
que cubre, el apostólico que da la cobertura y protección en el plan de Dios. La mujer
clama a él desesperada, y la unción de Eliseo opera proveyendo para ella aceite
abundante para llenar todas las vasijas existentes. El aceite es vendido y los
acreedores pagados, sobrando un resto para vivir de éste por muchos días (ver II de
Reyes 4:1-7).
La enseñanza es clara y precisa. Eliseo, símbolo del ministro llamado como apóstol,
brinda la cobertura ministerial a la mujer, que representa a ministros o congregaciones
a punto de ser esclavizadas, proveyendo esa cobertura las bendiciones prometidas en
la obediencia y la sujeción. Dios dio suficiente unción y poder (aceite) para pagar a los
acreedores (reprenderlos) y también para que siguieran viviendo por mucho tiempo de
la misma unción (aceite).
Dios restaure en Su pueblo la cobertura ministerial para bien de Su obra es nuestro
mayor anhelo. Amén.
57

Tomado del libro "Apuntes sobre el ministerio apostolico". Apostol Rony Chaves
Comentarios
Que buena esta enseñanza que nos deja el apostol Rony Chaves sobre la cobertura espiritual, bendito sea el señor, aleluya! solo Él es santo y digno
Publicado por Invitado
domingo, 07 de septiembre de 2008 | 11:04
Hola soy de Honduras como me gustaria que la iglesia sonde asisto tuviera su cubertura.
que Dios les Bendiga
Publicado por Mary
lunes, 31 de agosto de 2009 | 17:05
miles de bendiciones yo asisto a una iglesia que tiene la cobertura del apostol y estoy muy agradecida con Dios por averme puesto en esta casa...
Publicado por Invitado
martes, 13 de octubre de 2009 | 15:03
deseo en mi corazon consejeria de el Aposto Rony Chavez es importante somos una congregacion pequeña el Señor les bendiga
Publicado por georgina
martes, 01 de diciembre de 2009 | 16:40